Escapó otra vez – Capítulo 106: Bola de arroz y Xiao Long Bao

Traducido por Army

Editado por Ayanami


En el tercer día en que Xia Yuqing regresó al salón del palacio de Xiefang y también el segundo día que despertó, todo tipo de personas, desde la emperatriz viuda hasta los oficiales civiles y militares, personas que ella conocía y no conocía, todos invadieron su Palacio. Todos se habían apresurado a la entrada de las puertas para felicitar el regreso de la Consorte Qing.

Para mantener su compostura digna y su imagen hermosa y accesible de siempre, Xia Yuqing sonrió todo el día. Al final, logró endurecer la sonrisa en su rostro con toda su cara crispada.

¿Por qué no sabía que era tan amada? Una vez que sucedió algo, ¡todos se apresuraron a adularla! Después de todo, hay pocas personas en el mundo que enviarían carbón a la nieve[1]. ¡Hubo muchos más que agregarían flores en brocados[2]!

En la multitud de personas que fluían hacia el salón del palacio de Xiefang, en comparación con Xia Yuqing, quien sonrió rígidamente, había otra persona que estaba llena de fuego. Esa era la bestia de la familia de Xia Yuqing: el emperador más honorable del Reino Ye, Feng Tingye.

Con gran dificultad, finalmente había traído de vuelta a Ai Fei. Debería haber sido una reunión familiar, ellos disfrutando de un mundo de dos… romántica… no, ¡un mundo de tres personas! Pero, estas personas ciegas vinieron pululando hacia adelante una por una, ¡deben estar… demasiado ociosas!

♦ ♦ ♦

Por lo tanto, durante la mañana del día siguiente, aquellos funcionarios complacientes que pensaban que se habían ganado el favor de Xia Yuqing, descubrieron que no sólo no habían sido promovidos, sino que en realidad habían bajado algunos niveles. De hecho… había muchas más cosas complicadas con las que lidiar. Entonces, no subestimes los celos de un hombre, especialmente aquellos que están insatisfechos = 皿 =

Xia Yuqing no sabía nada sobre estos métodos utilizados en secreto por Feng Tingye. Por supuesto que no necesitaba saberlo, estaba demasiado ocupada en este momento tratando con los invitados no invitados en el salón de su palacio. Además, no tenía energía para saberlo.

Aunque Feng Tingye era el emperador, que podía detener a los funcionarios civiles y militares, no podía detener a las personas fuera de la corte. La persona parada frente a Xia Yuqing en este momento era ese caso especial.

—Tos, ¿por qué estás aquí, hermano mayor?

—Por supuesto que vine aquí para ver si a mi hermana menor le va bien en el palacio. ¿Por qué, hermana menor, no me das la bienvenida?

¿A ver si estoy pasando bien el tiempo en el palacio? Si quieres ver lo bien que vivo en el palacio, ¿no deberías estar mirándome? ¿Por qué tus ojos siempre miran a alguien detrás de mí? ¿Crees que soy ciega? Los ojos de esta hermana son más brillantes que una perla en un dormitorio por la noche, ¡de acuerdo!

—…Por supuesto que no. Si el hermano mayor vino al palacio para visitar a la hermana menor, la hermana menor no podría estar más encantada. ¿Cómo puedo no darle la bienvenida? Es solo que… el hermano mayor que se supone vino a verme, como esos ojos deberían estar mirándome, no deberían estar mirando alrededor viendo cosas que no deberían verse.

Xia Yuqing se movió hacia un lado con una mirada de disgusto y bloqueó la mirada de alguien que miraba detrás de ella. Ella le mostró una gran sonrisa de dientes blancos.

Su Wuduan enarcó las cejas y dio un paso adelante sosteniendo los hombros de Xia Yuqing a ambos lados. Habló con una sonrisa:

—Hermana menor, no lo entiendes. Para entender si alguien está viviendo una buena vida, si está feliz y cómodo, no se juzga solo por su apariencia, sino que debería…

Xia Yuqing solo sintió un ligero toque y Su Wuduan la movió hacia un lado en el momento siguiente.

Cuando Xia Yuqing lo miró con horror, alguien terminó inocentemente su oración:

—Debes mirar a las personas y los elementos que los rodean.

—…

Hermano mayor, sé que no soy tan inteligente, pero no me mientas. ¿No puedes decirme directamente por qué viniste a mi casa? ¿Por qué tienes que tomar una curva tan grande en torno al tema, no puedes simplemente jugar honesta y felizmente?!

Cuando Feng Tingye resolvió los desagradables terceros invitados no deseados, regresó al salón del palacio de Xiefang. Cuando vio la escena frente a él, sus ojos sonrientes se enfriaron. Rápidamente dio un paso adelante suavemente y golpeó la mano del pervertido que estaba en el hombro de su amada Ai Fei. Sonrió y dijo:

—¿Cómo es que Su Gongzi está aquí? ¿No necesita Xu Lao tu ayuda?

Al escuchar las advertencias ocultas en las palabras de Feng Tingye, Su Wuduan entrecerró los ojos. Perezosamente, arregló el cabello que estaba fuera de lugar y dijo de forma frívola:

—Gracias a Su Majestad por preocuparse, pero mi padre ahora está recluido para estudiar el arte de los mecanismos. Nadie puede verlo. Quedarme allí solo perturbará su entorno. Sería mejor para mí salir y buscar a mi hermana menor, a quien solo he visto unas pocas veces, pero con la que soy muy cercano.

¿Xu Lao está recluido? No es de extrañar que no haya visto su sombra desde que regresó. Hablando de esto, en el corazón del Maestro, ¿esta pequeña aprendiz no era tan importante como las habilidades mecánicas? ¡Esto realmente la hizo sentir amargada!

Xia Yuqing se sumergió en silencio en los brazos de Feng Tingye en busca de consuelo, pero después de un tiempo, Xia Yuqing sintió que algo andaba mal. ¿Por qué sintió un poco de frío?

Al levantar la vista, vio que los dos hombres silenciosos crujían y estaban enzarzados en una batalla con los ojos. Xia Yuqing se redujo a ser la víctima del sacrificio entre ellos.

Xia Yuqing se dio la vuelta y miró a Su Wuduan que estaba cubierto de hormonas. Pensando en sus ambiguas palabras en ese momento, pensó que era necesario explicarlo.

 —Tos, hermano mayor.

El sonido de Xia Yuqing atrajo de inmediato la atención de ambos. Tomando la mirada complaciente de su hermano mayor y la mirada irritada del Ultra Seme, Xia Yuqing sintió profundamente la presión:

—Hermano mayor, un conejo no come la hierba en su propia madriguera[3].

La sonrisa en el rostro de Su Wuduan se congeló rígidamente y el aura emitida por su cuerpo mostró un giro momentáneo:

—Hermana menor, tú…

—Hermano mayor, tú y yo somos imposibles. Ya tengo a Su Majestad. —Xia Yuqing tenía una expresión que decía: “Entiendo todo lo que quieres decir, no hay necesidad de explicar, es imposible que tú y yo tengamos un futuro”.

La boca de Su Wuduan se torció. Recuperó su apariencia de malhechor y puso los ojos en blanco: —Tendría que ser ciego para interesarme en ti.

—… —Xia Yuqing estaba aturdida. Cuando finalmente reaccionó, se sorprendió y señaló la espalda de Su Wuduan y preguntó: —Su Majestad, hermano mayor… ¿qué quiso decir con eso?

Feng Tingye miró a Su Wuduan y abrazó a su amada: —Quiere decir que Ai Fei es un talento incomparable que no tiene comparación en esta generación. Tu resplandor es excesivamente brillante, por lo que solo puede mirar desde lejos. Es algo en lo que alguien de su nivel ni siquiera puede pensar, por lo que tiene que buscar refugio con otros como último recurso.

—… —Su Wuduan que caminaba hacia Cui Er… Sus labios se crisparon. Miró al hombre que consoló a Xia Yuqing en sus brazos, sorprendido.

Después de tumbarse en un gran canal, en realidad había un hombre en este mundo que puede revertir el bien y el mal mejor que él mismo. ¿Su frase contundente podría ser torcida de esta manera por él? ¡Realmente era cierto que siempre hay una montaña más alta ahí afuera! ¡El esposo de su hermana menor no tenía en absoluto un temperamento ordinario! ¡Es mejor mantenerse alejado de él ahora en adelante! ¡Esta pareja es realmente molesta!

Después de que Su Wuduan tomó una decisión, tiró a la pareja al fondo de su mente y salió corriendo en busca de su futura esposa.

El corazón de cristal roto de Xia Yuqing fue reparado con éxito por Feng Tingye. Miró la sonrisa barata no muy lejos que adulaba a su sirvienta y frunció el ceño: —¿Es posible que lo hayan vuelto tonto por un golpe de suerte y haya sido manipulado por la esposa del maestro? Su Majestad, ¿cree que el hermano mayor tendrá éxito?

Feng Tingye miró la curiosidad en los ojos de Xia Yuqing. Él no respondió y solo miró a la sirvienta que se estaba retirando mientras actuaba indiferente. No pudo evitar pensar en la noche en que finalmente llevaron a Xia Yuqing de regreso al palacio.

♦ ♦ ♦

Esa noche, él, Shao Zitong y los demás se reunieron en la sala de estudio para interrogar a una sirvienta. Sin embargo, aún cuando esa sirvienta estaba bajo la presión de varios Daren no se inmutó en lo más mínimo. No se inclinó ni se acobardó, sino que permaneció erguida todo el tiempo.

Nubi dijo que después de que el emperador rescatará de forma segura a Niang Niang, Su Majestad puede manejar a Nubi de cualquier manera.

—¿No tienes nada que decir?

Nubi no tiene nada que decir.

Feng Tingye miró a la mujer inflexible que estaba arrodillada en el suelo. Se burló, —Debes pensar que Zhen no te matará debido a Ai Fei. Desafortunadamente, nunca dejaré ningún riesgo potencial alrededor de Ai Fei.

El rostro de Cui Er no cambió. Inclinó la cabeza y dijo: —Ya sea que su majestad lo crea o no, Nubi no hará nada para dañar a Niang Niang, ni dará a otras personas la oportunidad de dañar a Niang Niang. Nubi nunca pensó que Su Majestad perdonaría fácilmente a Nubi, solo estaba apostando, apostando a que su majestad no sólo quitará vidas humanas como si estuviera arrancando malas hierbas, apostando por la relación de su majestad con Niang Niang y que no querría que Niang Niang estuviera triste.

La cara de Feng Tingye se puso pesada. Su corazón era feroz, pero tuvo que admitir que los pensamientos de Cui Er eran meticulosos y le pisaron el talón de Aquiles.

Varias personas vieron que el rostro de Feng Tingye se volvía sombrío. Sin una palabra, se miraron el uno al otro, luego dieron un paso adelante para ayudar:

—Ni siquiera sabemos quién eres, ¿cómo sabemos si lo que dijiste es cierto o no? En lugar de arriesgarse a que Niang Niang resulte herida, es mejor dejar que Niang Niang se sienta triste por un tiempo. Después de mucho tiempo, Niang Niang naturalmente se olvidará de tu existencia y tu puesto será reemplazado por otros.

Cui Er se sorprendió. Sabía que si no decía la verdad hoy, estas personas nunca la dejarían ir. Afortunadamente… afortunadamente, había esperado ese momento.

Nubi no es la persona de alguien ni está siendo controlada, Nubi… —Cui Er miró hacia arriba, aparentemente, había tomado una decisión. Ella dijo: —Nubi es miembro de los tokharianos.

—¿Tokharianos?

Después de este comentario, varias personas en la sala cambiaron de rostro.

Los tokharianos tenían una existencia muy especial, no solo en el reino Ye, sino también en los otros tres reinos. No pertenecían únicamente a ningún país, sino que existían en cada país. Nadie sabía dónde vivían y nadie sabía cuántas personas eran.

Se rumoreaba que los tokharianos eran las personas más cercanas a Dios. Eran los portavoces de Dios en el mundo humano y ayudaron a transmitir su voluntad. Eran como sacerdotes, pero tenían sangre noble y habilidades que los sacerdotes no pueden igualar. Todas las familias reales tenían muchas esperanzas de obtener la ayuda de los tokharianos. Con su ayuda, tendrían éxito en todos sus esfuerzos y serían realmente los señores supremos de su territorio.

Sin embargo, todo tiene un precio. Los tokharianos pueden echar un vistazo al destino, pero no pueden usarlo para cambiar el destino del mundo. De lo contrario, sufrirían el desastre de la extinción. Por lo tanto, siempre habían estado viajando al borde de los Cinco Reinos y nunca se involucrarían directamente.

Por supuesto, desde la antigüedad, el poder siempre ha sido tentador. Naturalmente, entre los monarcas del pasado, no había escasez de personas que intentaran obligar a los tokharianos a usar su poder para servirlos. Sin embargo, el resultado de esto fue, a menudo, la destrucción del país.

La historia le dice a la gente con la realidad que los tokharianos están protegidos por Dios y aquellos que albergan malos pensamientos hacia ellos serán castigados.

Precisamente es por ello y por su condición especial, que su existencia fue desapareciendo poco a poco en los años venideros.

A los ojos de Feng Tingye y los demás, los tokharianos siempre han sido solo una leyenda. Ahora que esta leyenda había aparecido frente a ellos sin previo aviso, ¿cómo podrían no sorprenderse?

—¿Qué evidencia tienes?

Feng Tingye fue el primero en recuperarse de la sorpresa. Entrecerró los ojos y miró a Cui Er arrodillada en el suelo, como si tratara de confirmar si lo que decía era cierto o falso.

—Desde el nacimiento de los tokharianos, las marcas del clan tokhariano se tatuarán en el brazo.

Cui Er hizo una pausa, luego se estiró para levantar la manga de su brazo derecho.

En un instante, un patrón de luna rodeado por una llama sangrienta llamó la atención de todos. Después de eso, los ojos de todos se concentraron en Feng Tingye. Entre las personas presentes, solo Feng Tingye había visto las marcas de los tokharianos.

Feng Tingye no respondió a las sospechas de la gente y solo miró de cerca a Cui Er y preguntó:

Ai Fei… ¿también es miembro de los tokharianos?

Esta sentencia equivalía a admitir la identidad de Cui Er. Las caras en el costado cambiaron ligeramente.

Cui Er estaba atónita, aparentemente, no esperaba que Feng Tingye quisiera preguntar esto. Ella guardó silencio por un momento, luego negó con la cabeza.

Feng Tingye exhaló un suspiro de alivio, torciendo las cejas y diciendo: —Dado que Ai Fei no es miembro de los tokharianos, ¿cuál es la razón por la que estás acechando a su alrededor?

Cui Er respiró hondo y restauró su actitud inicial ni servil ni autoritaria: —Su Majestad, en este punto, por favor, perdone a Nubi por no poder responder a esto. Nubi solo puede decirle a Su Majestad que está aquí para proteger a Niang Niang. Por la seguridad de Niang Niang, Nubi puede sacrificar su vida. Por lo demás, perdona a Nubi por no poder hablar más.

Cuando salió este comentario, todos guardaron silencio. La boca de los tokharianos era la más confiable. Si no querían decir algo, nadie podía sacar la mitad de una palabra de su boca.

Aunque Feng Tingye estaba un poco preocupado, estaba claro que la persona frente a él nunca lastimaría a Xia Yuqing. Además, la única razón por la que Xia Yuqing pudo ser rescatada tan rápido fue por la gran contribución de Cui Er. Feng Tingye no planeaba hacer nada o investigar lo que ella ocultó, accediendo a que se quedara con Xia Yuqing.

Cui Er se levantó bajo la mirada de varias personas, pero cuando salía del estudio imperial, dejó a Feng Tingye con unas pocas palabras: —Su Majestad, Niang Niang puede ser simple de mente, pero sabe la clara diferencia entre lo que a ella le gusta y lo que odia. Nubi espera que pase lo que pase en el futuro, Su Majestad no soltará la mano de Niang Niang y no dudará de ella. En este mundo, Su Majestad es la única persona en la que ella realmente puede confiar.

♦ ♦ ♦

—Su Majestad… Su Majestad…

La suave llamada de Xia Yuqing sacó a Feng Tingye de sus pensamientos. Tan pronto como giró la cabeza, vio a Xia Yuqing mirándolo con una expresión preocupada, —¿En qué está pensando Su Majestad? Chenqie te llamó varias veces, pero no hubo respuesta en absoluto.

—Fue culpa de Zhen. ¿Qué preguntó Ai Fei hace un momento?

—¿Su Majestad siente que el hermano mayor obtendrá a la belleza con éxito? —Xia Yuqing repitió su pregunta.

Feng Tingye sonrió y respondió: —Bueno, esto es muy difícil de decir.

Feng Tingye se regodeaba mientras miraba a Su Wuduan, quien era todo sonrisas para Cui Er, quien lo miraba con desprecio. Las mujeres tokharianas eran las más introvertidas y reservadas. Si Su Wuduan continúa subestimando a Cui Er, pronto caerá en un agujero de cabeza. Sin embargo… ¿qué tiene que ver eso con él? Originalmente, podría haberle ofrecido algunos consejos, pero quién le dijo que provocara a su Ai Fei. Entonces, actuará como si no supiera nada.

Xia Yuqing miró la sonrisa amenazante de Feng Tingye y no pudo evitar sentirse un poco mal. Parecía que el camino del hermano mayor sería accidentado y difícil.

Olvídalo, simplemente los dejaremos dar vueltas y hacer sus propias cosas. Originalmente, basada en su relación, ella habría dicho algunas buenas palabras frente a Cui Er, pero ¿quién le dijo que le diera la espalda?

No creas que esta hermana menor puede ser engañada así. Esta hermana nació llena de talento y excelentes cualidades. ¿Cómo te atreves a decir que solo alguien ciego estaría interesado en mí? ¿Te estás burlando de Ultra Seme, que solo porque era ciego fue la razón por la que se casó conmigo? ╭ (╯ ^ ╰) ╮ ¡Tu tío puede soportarlo, pero tu tía no puede! En el futuro, debo decir algunas malas palabras sobre él frente a Cui Er, ¡para que Cui Er no se enamore ciegamente de este rábano florido!

Así que es cierto que no se debe molestar a cierto esposo y esposa. Alguien sabía que cierto marido y mujer eran realmente fuertes, pero aun así no les importaba y corrieron directo a punta de pistola. Complicándose la vida, ¿no se esperaba esto? Mira lejos~

—Por cierto, Su Majestad, ¿qué pasó con Jiang Zhaoren y ese Ji Gongzi?

Después de que Xia Yuqing tomó una decisión, apartó la mirada de esos dos y preguntó con curiosidad.

Al escuchar a Xia Yuqing preguntar sobre esos dos, los ojos de Feng Tingye brillaron con frialdad. Su rostro se hundió levemente: —No hay nada que temer por ellos, excepto que sus esfuerzos de escape fueron más poderosos que los de cualquier otra persona.

—Hmm, ella se escapó de nuevo. —Xia Yuqing obviamente estaba decepcionada. Si se dijera que un gato tenía nueve vidas, entonces está Jiang Feizao que pudo escapar del peligro en todo momento, ¿¡no será un demonio gato!?

Al ver esto, Feng Tingye abrazó la cintura de Xia Yuqing y tocó el vientre obviamente sobresaliente y dijo con una sonrisa: —Ai Fei no tiene que preocuparse. Al atreverse a tener malas intenciones contra Ai Fei y nuestro hijo, Zhen lo tendrá en cuenta. Aunque no es un buen momento para comenzar una guerra con el Reino Shu, todavía es posible cobrar algunos intereses primero.

—… —Xia Yuqing se sorprendió. ¿Llevando la cuenta? ¿Cobro de intereses? Entonces, las dos caras del Ultra Seme son rastreables.

Ultra Seme, asegúrate de discutir esto correctamente. Por favor, no se ocupe de los asuntos del país utilizando a Chenqie como excusa. Chenqie es una mujer débil y no puede permitírselo. ¡Por favor déjame ir!

Aunque Xia Yuqing tenía curiosidad, no preguntaría al respecto. Como venía del futuro, sabía mejor que nadie que cuanto más supiera, más rápido moriría. Entonces, si alguien no toma la iniciativa de mencionar algo, debe ser algo que no necesita saber, entonces, ¿por qué debería molestarse?

Sintiendo a Xia Yuqing acurrucarse contra su cintura, los labios de Feng Tingye formaron una suave sonrisa.

El reino Shu estaba rodeado de montañas y cuencas por todos lados. La cadena de montañas era empinada y vasta.

El terreno era complicado, por lo que era fácil de defender, pero difícil de atacar. Pero fue precisamente por esta característica, que había creado un defecto importante del reino Shu. Es decir, la escasez de alimentos.

Las cuencas no eran adecuadas para la siembra de cereales, por lo que la mayor parte de la comida del reino Shu se obtenía mediante el intercambio de sus productos especiales con su vecino el reino Xia. Esta vez, el reino Shu secuestró no solo a la futura emperatriz del reino Ye, sino también a la pequeña princesa del reino Xia. A pesar de que la princesa no era la favorita en el reino Xia, la princesa seguía siendo una princesa y representaba una parte del reino Xia sin importar dónde estuviera. El movimiento de Shu no solo provocó al reino Ye, sino que también fue una bofetada en la cara del reino Xia.

Tan pronto como Xia Yuqing estuvo sana y salva, Feng Tingye había escrito una carta para informar a Xia Mingyuan, que estaba lejos en el reino Xia. Como hermano mayor de su esposa, le pidió que hablara con su padre para que su cuñado le cortara el acceso a la comida al reino Shu. Feng Tingye no pensó en cuánto tiempo detener su acceso. Después de todo, también era un emperador. Naturalmente, entendió que los beneficios estaban por encima de todo. Solo quería darle una lección al reino Shu y extinguir su arrogancia.

Simplemente no sabía que el Emperador Xia ya estaba enojado con el reino Shu por el rechazo del matrimonio con su cuarto príncipe. Ahora que estaba alimentado por Xia Mingyuan avivando el fuego, inmediatamente ordenó cortar el grano al Reino Shu.

Un mes de grano no fue un gran problema para el Reino Shu, pero hará que estén en muy mal estado por un tiempo. Además, Feng Tingye también escuchó que el único heredero del Reino Shu había abandonado el palacio recientemente. Esta vez, el emperador del reino Shu estaba en un gran problema. Con el emperador Shu de mal humor, el futuro de Ji Miaoyan y Jiang Zhaorou no sería mejor.

Lograr que otros hicieran su trabajo sucio era algo con lo que Feng Tingye estaba familiarizado y era hábil. Pero, no estaba preparado para hacérselo saber a Xia Yuqing.

Era lo suficientemente bueno para ella permanecer en sus brazos, despreocupada y feliz, pasando todos los días en la felicidad. Él siempre estará detrás de ella, apoyando el cielo.

En el salón del palacio Xiefang, las doncellas, desesperadas, miraron a la pareja que estaba envuelta en el abrazo del otro actuando como si no hubiera nadie más presente. De repente, sintieron alegría y tristeza.

Se regocijaban con el afecto del emperador por su maestra y se sentían tristes por… ¿por qué están mostrando tanto PDA? ¿Podrían recrear esta dulce escena en su habitación cuando sólo estén ustedes dos? ¿No saben que hay un montón de gente soltera y solitaria aquí? ¡Uf, nuestros ojos estarán cegados pronto!

Lu Rui miró a sus amados maestros y a Cui Er, quien estaba enredada con el hermano mayor de la maestra con una mirada ensangrentada. Dios, ¿no sabes que hay muchas cosas que hacer en el palacio? Incluso en este momento, todavía hay caos y la única niña, Xiao Yuan, que puede ayudar, se ha escapado. Literalmente, no hay nadie que pueda darle tranquilidad. ¡A este ritmo, realmente envejecerá prematuramente y dejará de ser su hermana feliz por completo!

Las palabras de Lu Rui realmente estaban mal para Li Yuan. No salió a jugar, estaba recibiendo refuerzos.

Desde que obtuvo el consentimiento de Zhang Sunshi, Xia Yuqing pensó en acercar a Yun Xi al palacio. Dado que este era el caso, le dijo a Li Yuan que trajera a Yun Xi al palacio.

Quizás, porque Xia Yuqing a menudo socializaba con otros y Ai Wu Ji Wu[4] o quizás Yun Xi era buena para comunicarse con la gente, pero después de reunirse por primera vez y charlar unas palabras, las dos se unieron rápidamente. Eran diferentes a los extraños que se habían conocido recientemente. En cambio, eran más como hermanas que se conocían desde hacía muchos años.

—No diré mucho sobre los asuntos del palacio. Solo tienes que recordar hablar menos y hacer más. Se pueden cometer pequeños errores, pero no deben ser demasiado excesivos. Qing Jiejie siempre ha sido muy tolerante con nosotras, pero uno nunca debe tomar la tolerancia de Qing Jiejie para hacer algo que la decepcione.

Li Yuan advirtió repetidamente a Yun Xi mientras caminaba.

Yun Xi asintió inteligentemente:

—En, entiendo.

Li Yuan le devolvió la sonrisa y se tocó la barbilla, como si recordara algo, continuó: —Hay una cosa más. Siempre debes recordar, una vez que veas que el emperador está a menos de tres pies de Niang Niang, no importa lo que estés haciendo en ese momento, debes evacuar de inmediato. ¿Lo entiendes?

—Hm, ¿por qué? —¿Es posible que este emperador del Reino Ye fuera extremadamente peligroso y se comiera a las personas? Pero la última vez que lo vio, pensó que era bastante… ¡humano!

Li Yuan no respondió, solo se acercó y palmeó el hombro de Yun Xi y susurró: —Solo escucha el consejo de Jiejie y no te equivocarás. Puedes hacerlo.

Jiejie solo está pensando en tus hermosos ojos llorosos. Debes saber que cuando Qing Jiejie y el emperador chocan, habrá advertencias de alta energía frente a ti. ¡Es inevitable que la gente se vuelva ciega!

—… En

Las dos estaban charlando cuando unas hermosas sirvientas aparecieron frente a ellas. Cuando vieron a Li Yuan, todas se animaron: —Hermana Li Yuan, esta es…

—En, esta chica acaba de entrar al palacio y estará sirviendo a Niang Niang con nosotras, Yun Xi Meimei[5].

 —Jiejies, encantada de conocerlas. Yun Xi levantó la cabeza y mostró su sonrisa invencible e inmediatamente capturó los corazones de varias mujeres.

—Esta hermana nació como si estuviera tallada en jade, realmente linda.

Las sirvientas la vieron y todos sus ojos se iluminaron, una por una. No podían esperar para ir a la cara redonda de alguien y darle un pellizco.

Li Yuan tosió un poco y finalmente entendió por qué ella y Yun Xi tenían una relación tan cercana cuando se conocieron. Esto se debió a que ambas nacieron, lamentablemente, con el mismo problema, ambas tenían una cara de loli. Pero en comparación con Yun Xi, todavía era mucho más madura. Al menos al mirar su propia cara, no querrían apresurarse y pellizcarla como si estuviera mirando la de Yun Xi.

Para salvar a Yun Xi de las garras del diablo, Li Yuan tomó la iniciativa de cambiar el tema y dijo: —Oh, ¿cómo se sienten Jiejies con los polvos faciales de la última vez?

—Oh, eso…

Para estas mujeres, el maquillaje y las joyas fueron siempre el tema más importante. Cuando Li Yuan lo mencionó, la atención de todas se desvió de Yun Xi.

Yun Xi se sintió aliviada. Efectivamente, si hay un amo así, entonces el sirviente sería así. Los ojos de estas damas del palacio y Qing Jiejie mirándola a sí misma eran, de hecho, muy similares. ¡Eran tan anormales, demasiado aterradoras!

Sin esperar a que Yun Xi se regocijara, de repente, se escuchó el ladrido de un pequeño perro desde lejos, lo que la puso rígida.

Perro… ¿un perro ladrando? ¿Cómo puede haber perros en el palacio? Yun Xi fue mordida por un perro una vez cuando era una niña y lloró hasta quedarse sin aliento. En el futuro, cuando veía perros, se asustaba, por lo que era sensible a los ladridos de los perros.

Mirando hacia atrás con rigidez, vio a un perrito blanco y redondo saltar sobre ella como una pequeña bala de cañón. Antes de pensar en eso, Yun Xi se dio la vuelta y se escapó.

—¡Oh, madre, ayuda!

Al escuchar el grito de Yun Xi, las pocas damas que estaban conversando regresaron en sí. Li Yuan vio a Yun Xi ser perseguida por Xiao Bai y tardó un poco en reaccionar. Luego, ella los siguió apresuradamente.

Así es, ese perrito blanco, durante el secuestro de Xia Yuqing, usando el poder de todos los médicos imperiales, se había recuperado. La pobre pandilla de magníficos médicos no tenía ninguna habilidad marcial y fue atormentada por el pequeño perro blanco hasta que solo les quedaba la mitad de su vida. Casi todos se convirtieron en veterinarios, qué tristeza.

Xiao Bai fue sacado por Xia Yuqing temprano esta mañana para tomar el sol y fue encontrado por Cui Er más tarde. Cui Er estaba muy tranquila y pensó que debido a que Xiao Bai era demasiado gordo y se presionaría contra el principito, lo alejó de su maestra.

Si lo bajaban, estaba bien. De todos modos, Cui Er Jiejie también era una belleza. ¡A este maestro le gustaban más las bellezas! Xiao Bai entró en el suave abrazo de Cui Er en un estupor ebrio.

Pero los buenos tiempos no duraron mucho. ¡No pasó mucho tiempo para que apareciera el hermano mayor de la maestra!

Tan pronto como apareció el hombre, el cabello blanco del cuerpo de Xiao Bai se erigió de una vez. Wuu, este hombre no era un buen pájaro a primera vista. Al ver la forma en que miraba a Cui Er Jiejie, era como un sapo que quisiera comer carne de cisne. Este maestro debe jurar defender su territorio.

Es solo que cierto Xiao Bai obviamente se sobreestimó a sí mismo. Su Wuduan entrecerró los ojos peligrosamente cuando vio a Xiao Bai anidado en los brazos de Cui Er en cuanto entró por la puerta. Usando la excusa, “no es fácil hacer cosas mientras lo sostienes”, Xiao Bai fue quitado de las manos de Cui Er. Luego, naturalmente, arrojó a Xiao Bai por la ventana, se quitó los pelos de las manos y aniquiló la evidencia.

El pobre Xiao Bai fue arrojado cruelmente por la ventana. Quería desesperadamente regresar a la habitación, pero casualmente conoció a He Wenzhong, quien escuchó la noticia. El honesto y estúpido gran hombre vio al lindo Xiao Bai que era aún más esponjoso que antes y sus ojos se iluminaron. Extendió la mano para tratar de abrazarlo, pero Xiao Bai lo evitó y saltó sobre su hombro. Luego, con un silbido, se escabulló detrás de él.

—¡No corras, Xiao Bai!

Xiao Bai salió rápidamente con sus piernas cortas. He Wenzhong lo perseguía ansiosamente detrás, gritando.

Xiao Bai levantó la cabeza y lo despidió. A este maestro no le gustaban los hombres. A este maestro le gustan las bellezas delicadas, al igual que su dueña y las damas del palacio de la maestra. No le gustaban los hombres altos y enormes. ¡Dejarme ir rápidamente!

En tal persecución, una persona y un perro corrieron hacia el camino del palacio en frente. Xiao Bai vio a Li Yuan desde la distancia y sus ojos se iluminaron. Esa hermana… esa hermana se parece a la bola de arroz Jiejie. Entre las sirvientas de Xia Yuqing, la favorita de Xiao Bai era Li Yuan. Ver a Li Yuan fue como ver a un ser querido. Así que se apresuró a acercarse.

—Wang wang wang…

Bola de arroz Jiejie, hay un oso persiguiéndome, waahh…

Sin embargo, cuando Xiao Bai se acercó, descubrió que había otra Jiejie junto a su bola de arroz favorita. Esta hermana… era como una recién… cocida al vapor… ¡xiao long bao[6]!

Entre la bola de arroz y el xiao long bao, Xiao Bai renunció decisivamente a la bola de arroz y eligió el segundo. Babeando, corrió hacia Yun Xi, por lo que ocurrió la primera escena.

Al ver a xiao long bao Jiejie huir, los ojos de Xiao Bai se volvieron más brillantes. Persiguiendo como un pequeño cohete:

—Wang wang wang…

Xiao Long Bao Jiejie, no corras, no corras…

Army
Ladran muy raro los perritos chinos (ㆆ_ㆆ)

Yun Xi fue perseguida por el implacable Xiao Bai por el camino. Corrió hacia un árbol grande y trepó. En la parte superior del árbol, miró a Xiao Bai que vagaba debajo del árbol con una cara pequeña: —No vengas, no vengas…

—Wang Wang Wang…

Xiao long bao Jiejie baja rápidamente y juega con Xiao Bai… 

—Woo woo… Ayuda, ayuda…

Dentro del patio solitario, una niña linda y encantadora abrazó el tronco del árbol con fuerza. Con los ojos llorosos, gritó pidiendo ayuda, mientras un cachorro blanco como la nieve debajo del árbol seguía dando vueltas.

Cuando llegaron Li Yuan y los demás, vieron una escena así. Después de un aturdimiento, Li Yuan caminó hacia adelante.

Cuando Yun Xi vio a Li Yuan, se apresuró a gritar: —¡Li Yuan Jiejie, llévate este perro!

Li Yuan estaba asustada por el grito de Yun Xi y miró a sus ojos llorosos. Sabiendo que realmente le tenía miedo al perro, abrazó a Xiao Bai apresuradamente y caminó hacia un lado. Xiao Bai luchó dos veces, luego se acurrucó obedientemente en los brazos de Li Yuan y gritó dos veces con gravedad:

—Wang Wang wang…

Este maestro solo quería jugar con Xiao long bao Jiejie. Pero a Xiao long bao Jiejie no parecía gustarle, woooo ~ 

—Xiao Xi, está bien. Lo estoy sosteniendo ahora, baja rápido.

Li Yuan miró ansiosamente a Yun Xi apretando el tronco.

Yun Xi se sintió aliviada al ver que se llevaban a Xiao Bai. Después de escuchar las palabras de Li Yuan, quiso bajar del árbol, pero después de mirar hacia abajo, se congeló.

—Yun Xi…

—Woo woo… Li Yuan Jiejie, mis… mis piernas se han ablandado. No puedo bajar.

—…

Yun Xi no sabía cómo había subido tan alto. En ese momento, ella solo estaba pensando en escapar de las garras del perro e instintivamente subió. ¿Cómo podía saber que había subido tan alto? Ahora, ¿qué debería hacer ella?!

Justo cuando las sirvientas se estaban poniendo frenéticas, de repente, escucharon una voz profunda y honesta:

—Tú… tú saltas, yo… te atraparé

Las sirvientas miraron atrás de repente. Li Yuan miró sorprendida a He Wenzhong que apareció a su lado. Miró a Xiao Bai en sus brazos y pareció entender por qué Xiao Bai apareció fuera del salón del palacio de Xiefang.

Pero ahora no era el momento de discutir esto. Li Yuan dio un paso adelante y dijo: —Xiao Xi, salta. El General He te atrapará, no tengas miedo.

—Woo woo… no me atrevo.

La pequeña cara de Yun Xi se arrugó. Si se cae de un lugar tan alto y no la atrapan, se convertiría en un pastel de carne. Ella no quiere morir de una manera tan humillante. Waaaahhh…

Al escuchar el grito de Yun Xi, Xiao Bai, que originalmente estaba acostado en los brazos de Li Yuan, de repente sacó la cabeza y saludó a Yun Xi felizmente: —Wang Wang Wang…

Yun Xi se sorprendió nuevamente por el sonido del perro ladrando. Con el temblor de sus manos, las manos que sujetaban el tronco se aflojaron y ella cayó directamente del árbol.

—Ah…

Este era Yun Xi que gritó instintivamente.

—Ah…

Este era el grupo de hermanas mirando desde abajo.

—Wang…

Este era Xiao Bai quien estaba asustado por los gritos.

—Thump…

El dolor esperado no apareció. Yun Xi simplemente se sintió como si estuviera en un cojín suave. En realidad, no era correcto decir que era un cojín suave. Este cojín parecía un poco… duro.

—Yo… yo… ¿estás bien?

Una voz ansiosa y abrumada vino de la parte superior de su cabeza, haciendo que Yun Xi se sintiera un poco perdida. Ella miró hacia la fuente de sonido y vio la sonrisa de cierta persona que parecía honesta y tonta.

Yun Xi se sonrojó un poco. Por alguna razón, sintió que su corazón se estaba saliendo de control, latía y latía rápidamente.

He Wenzhong también se quedó atónito. Solo quería mirar hacia abajo para ver si la persona en sus brazos estaba herida, pero no esperaba que cuando Yun Xi mirara hacia abajo, ella se viera como un pequeño animal que estaba sollozando. Después de que ella levantó la cabeza, los ojos grandes y llorosos se reflejaron en él. Ahora parecía más un gatito callejero perdido. Con un zumbido, He Wenzhong sintió que su corazón estaba golpeado.

—Tos…

Una leve tos interrumpió la mirada entre los dos.

—Esto… General He, deberías bajar a Xiao Xi primero.

—Oh, oh…

He Wenzhong y Yun Xi se estremecieron y se separaron rápidamente, pero el rubor en ambas caras no fue tan fácil de eliminar.

Yun Xi miró en secreto a He Wenzhong detrás de Li Yuan, sólo para descubrir que el hombre que la salvó era muy alto, de piel oscura. Su físico era fuerte, pero no perdió nada de su hermosura. El poder escondido en este cuerpo fuerte, lo experimentó de primera mano cuando estaba acurrucada en sus brazos hace un momento. Este hombre… era del tipo que le gusta, ao ~

Nubi saluda al general He. Gracias, General He, por ayudar, de lo contrario, con nuestra fuerza, no podríamos salvar a Xiao Xi. Xiao Xi…

—Li Yuan le hizo un guiño a Yun Xi.

Yun Xi se apresuró a asomar su pequeña cabeza detrás de Li Yuan, avergonzada: —Gracias, general He

He Wenzhong también estaba un poco avergonzado. Miró la pequeña cara roja de Yun Xi, de alguna manera no sabía qué hacer. Simplemente volvió a su hábito habitual y se rascó la nuca: —No hay necesidad de agradecerme, está bien. Ya no es temprano, debería volver y cocinar para mi padre y mi madre. Me iré primero.

—General He, cuídese.

Todas miraron a He Wenzhong, que parecía una figura que huía al desierto. Después de no reaccionar por un tiempo, cuando regresó, Yun Xi preguntó sorprendida:

—¿Li Yuan Jiejie sabe acerca de ese Daren?

—Sí. Xiao Xi, todavía no lo sabes, pero ese Daren es uno de los cuatro Darens más poderosos bajo el emperador, el general más joven de la dinastía, el general He Wenzhong.

—¿General He? —Yun Xi recordó la última oración que había dicho. Luego, no pudo evitar preguntar con curiosidad: —¿Acaba de decir que volvería… a cocinar? ¿Sabe cocinar?

—En, no lo juzgues solo por su apariencia. Escuché a Lu Rui Jiejie decir que el general es muy bueno cocinando y que los platos que prepara no son inferiores a los de ella.

—Poder cocinar… —Yun Xi gimió. De repente, no pudo evitar pensar en lo que Xia Yuqing le había dicho.

—Xiao Xi, escucha. Solo los hombres que saben cocinar en el mundo son buenos hombres y saben atesorar a las personas. En el futuro, debes casarte con un hombre que cocine para ti, ¿entiendes?


[1]Enviar carbón a la nieve = proporcionar ayuda en una hora de necesidad

[2]Agregar flores en brocados = decorar / ayudar algo que ya es perfecto

[3]Un conejo no come la hierba en su propia madriguera = no se debe hacer nada para dañar a los vecinos

[4]Ai Wu Ji Wu = cuando el amor se extiende a las cosas relacionadas con lo que amas; por ejemplo, le gusta una casa y también le gusta el cuervo que vive en el techo.

[5]Meimei = Hermanita

[6]El Xiaolongbao o Xiaolongpao, ​ es una bola de masa guisada tipo baozi se trata de una especialidad culinaria muy habitual del Este de china, incluyendo Shanghái y Wuxi. Estos panecillos guisados se suelen elaborar al vapor en cestas de bambú, de ahí su nombre.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.