Escapó otra vez – Capítulo 22

Traducido por Naiarah

Editado por Ayanami


La corte real, civil, militar y la gente del pueblo del país, todos ellos, estaban centrados en la recepción de bienvenida del Príncipe Rui, pero después de verla, se reunieron alrededor para ver a la multitud ser tomada por sorpresa.

Siguiendo al largo silencio, llegó un gran estruendo, cada persona allí, estaba ansiosa por descubrir la historia real, ya que, últimamente, los impactantes rumores, estaban a la orden del día y eran los siguientes:

La rumoreada princesa del Estado de Xia que, recientemente, entró al palacio y se convirtió en la cuarta consorte imperial, era tan espléndida que era capaz de arruinar y derrocar estados, obteniendo así, la adoración del emperador. Compitió con una afamada cantante de Funan, pero su esplendor eclipsó la sala y todos los presentes estaban asustados de la maravillosa presentación.

También se decía que, la Consorte Qing era una maestra del lápiz y la espada. Su cítara, conocida como cítara demoníaca, era soberbia y, simplemente, la trajo para emitir la perfección.

Por otro lado, desde la recepción, el valiente general que combatió en primera línea, causando que los enemigos temblaran de miedo, quedó gravemente herido y tembloroso. Fue convertido en una lamentable figura, regresó a su residencia sin atreverse a dar, ni medio paso fuera de ella, durante medio mes. Oyendo la música de una flauta, él reaccionaría como un pájaro sorprendido por el chasquido de un arco.

El rumor, también decía que, la Consorte Qing fue dominante al máximo.  En la recepción, en cuanto llegó el Príncipe Rui, de inmediato comenzó una guerra de palabras con él, de hecho, fue tan mordaz que causó que el Príncipe se irritara tanto que se desmayó, y la reunión concluyó con él siendo llevado a sus aposentos. Se decía que ha estado en cama durante quince días, y que todavía no se ha levantado.

Rumores…infinitos rumores. En este mundo no hay paredes que puedan contener todas las noticias, ni tampoco hay rumores que no circulen.

Una fiesta de bienvenida, dos individuos esforzándose por oponerse el uno al otro. Aunque la familia real del estado de Yu era el centro de la fiesta, no fueron capaces de destacar de una forma, notablemente, brillante. Aunque la callada y solitaria princesa vecina logró incrementar su reputación. Trabajando tan duro por su éxito para, simplemente, entregárselo a otro, es realmente difícil decidir si el sueño de Príncipe Rui de esa noche seria el de él derrotándose a sí mismo o él siendo derrotado por sí mismo. Bueno ya lo veremos~

Los días siguientes a la fiesta, Xia Yuqing no tenía ni idea de que estaba en boca de todos, creando una monstruosa ola. Ahora mismo, ella estaba de pie, delante de la ventana, reposando su barbilla sobre su mano. Estaba meditando sobre la importante filosofía de la vida, ¿cómo podía mejorar su relación con su suegra?

De repente, los ojos de Xia Yuqing brillaron. Con un aura de excitación, como si hubiese ganado la lotería, gritó: ¡Lu Rui!

Lu Rui, sobresaltada, se apresuró, patinó y frenó justo delante de Xia Yuqing y rápidamente se inclinó.

—Milady, ¿tiene alguna orden para mí?

—Acerca tu oído.

Después de susurrar entre ellas durante un tiempo, maestra y sirvienta, de repente, se rieron con malicia causando a cualquiera que estuviera cerca para escucharlas, temblara de miedo. Un eunuco cercano se asustó debido al sonido, se abrazó a sí mismo, mientras temblaba en el frío viento.

Temprano, a la mañana siguiente, Xia Yuqing lideró felizmente a sus criadas en dirección al Palacio de la Compasión y la Tranquilidad, para reunirse con Liu Yixiang como habían acordado.

Desde la fiesta de bienvenida, la enemistad entre ellas había desaparecido, no sólo eso, de hecho, se volvieron amigas cercanas. Nada como tener a una rival en el amor, que era como una espina en el costado, a tu lado como amiga íntima a la que le puedes contar lo que sea.

Al descubrir más cosas sobre la Emperatriz Viuda por parte de Liu Yixiang, como que era la hermana del padre de Liu. Una vez entendido esto, Xia Yuqing golpeó la mesa y se levantó sintiendo indignación e injusticia.

— ¡Así que fue un malentendido!

Después, sintiendo un poco de remordimiento por dentro, de cómo trató a tan amable dama…no, eso es incorrecto, traté a Zhang Bei* como si fuera uno de esos demonios del folclore. No debí presionarla la primera vez que nos encontramos con cientos de kilos de peso sobre ella y, además, no debería haber estado, secretamente, encantada de que ella fuera abrumada.

[*Zhang Bei : una persona mayor de generaciones más antiguas.]

Ok, ¡fue mi culpa! Algunas experiencias nos hacen darnos cuenta de nuestros errores y cambiar, volverse virtuoso es lo más importante. Además, ahora necesito poner un gran esfuerzo para solventar este malentendido. Exprimiendo su cerebro durante todo el día, los ojos de Xia Yuqing se abrieron. Finalmente, pensó en una forma de arreglar las cosas.

Zhang Sunshi justo acababa de terminar de ponerse presentable, cuando una criada de fuera vino para informar que la Consorte Qing venía de la mano de la señorita Liu para entrar al palacio de visita. La emperatriz dejó caer la horquilla de su mano con una cara asombrada.

— ¿Xiang’er y esa chica vienen juntas? Rápido, vamos a verlo.

Zhang Sunshi, animada, caminó hacia la entrada del palacio para ver a la chica que, recientemente, había impresionado al mundo con su brillante presentación, pero fue sorprendida cuando puso los pies en el recibidor. Sobre la fina arena había un ser vivo tumbado como un ganso y le dió un gran susto. Inclinando su cuerpo, casi se parte de nuevo la cadera que había mejorado hacía muy poco tiempo.

Con gran dificultad, calmó su respiración, le tomó una mirada darse cuenta de que el objeto bajo sus pies era…Xia Yuqing.

—…Consorte Qing, esto es…

No habiendo acabado de hablar, Xia Yuqing levantó su cabeza con una sonrisa simple en su cara y le acercó el objeto que tenía en su mano.

Zhang Sunshi levantó la cabeza, con una mirada distante que no se atrevía a mirar a Liu Yixiang, abrió el envoltorio de la caja llena de sospechas.

Durante la tarde, como siempre, era tiempo de descanso, pero la venida de Liu Yixiang al palacio, hacía que este se animara un poco. Y con ello, la siempre solitaria atmósfera, mostraba una inusual vida.

—Yi Tong [1]

—Ba Wan [2]

—Eat [3]

Dijeron las tres, justo cuando se acercaba la victoria sobre la mesa, Lu Rui estaba asombrada. Ante sus ojos estaban, posiblemente, las tres mujeres más honorables y respetadas de todo el palacio, pero ahora, estaban actuando como si fueran feroces animales, mostrando sus colmillos y sacando sus garras. Viendo las piezas de Mahjong en la mesa, no escatimaban esfuerzos en pelear por ellas. Mientras esas tres actuaban como tigresas o lobas, ella, temblando, sacó sus pequeñas garras para mostrar su mano.

—… Zi…Zimo. [4]

Lu Rui miró la pieza de Mahjong de jade que había en su mano y que se había apresurado en mitad de la noche, en hacer fabricar. Con dificultad, tragó saliva y suavemente habló.

— ¿¡QUÉ!?

Las tres mujeres gritaron a la vez. En su afán por ver las fichas expuestas de Lu Rui chocaron unas contra otras, pero con un visible cambio de expresión, cayeron en un profundo pensamiento y regresaron a sus asientos, un momento después empezaron a mezclar las piezas de nuevo.

—…

Lu Rui, viendo que estaban sin expresión, pretendió una vez más que nada pasó con las tres mujeres, mientras en sus corazones los animales atrapados arañaban las paredes. No tienen que molestar tanto a las personas, Emperatriz Viuda, Milady y Miss Liu. Incluso si tienen un respetable y honorable estatus, no deberían molestar a una pequeña criada como yo. Rechazando, casualmente, su deuda con un ah. ¿¡Cuántas veces han hecho esto ya!?

—La Consorte Qing es considerada, sabiendo que estaba sola en mi habitación y trayendo estos juegos para entretenerme, me ha causado gran alegría. Eres realmente atenta y considerada. Con un gran corazón, una mujer de alta calidad, me pregunto si que Ting’er te tenga a su lado será, ciertamente, una bendición divina, no es de extrañar que le gustes tanto.

Sólo me está usando como un escudo para tontear con sus numerosos ukes y vivir felizmente con varias parejas. El corazón de Xia Yuqing quería gritar, pero su cara mostró una incomparable y honesta sonrisa.

—Eso es trivial, no hace falta que lo mencione. Emperatriz Viuda me está halagando.

—Consorte Qing, por favor, no tienes que ser modesta. Viendo la cena de recepción, he escuchado todos los detalles. La forma en la que te levantaste por Ting’er, Consorte Qing, me hizo sentir muy satisfecha. Incluso he escuchado sobre cómo tu presentación fue divina. Es una lástima que no estuviera recuperada y no fuera capaz de atender, realmente me arrepiento. Pero, si Consorte Qing tiene algo de tiempo libre…

Tos, Liu Yixiang tosió ligeramente. Actuando como si no estuviera perturbada por el comentario de Zhang Sunshi, comentó.

—Gu Mu [5], es tu turno.

—Ah, ok.

La atención de Zhang Sunshi fue, rápidamente, redirigida, pero Xia Yuqing no era fácilmente burlada, sus ojos brillaban, mientras miraba atenta en su dirección.

— ¿La Emperatriz Viuda también lo ha oído? Nunca pensé que a la Emperatriz Viuda le gustaría la cítara de Shen Quie [6].

Mientras hablaba, miraba modestamente hacia el suelo, pero sus ojos sonreían y brillaban.

—Qué tal si, en vez de fijar una fecha para una presentación, por qué no sólo lo hacemos hoy, Shen Quie tocará una canción, especialmente, para la Emperatriz Viuda…

—Pff…

Liu Yixiang tiró el té al suelo. Sus cejas temblaban sin control, alterada como estaba, inmediatamente, habló.

— ¿Hoy? Mejor no, es demasiado apresurado, el harem tampoco tiene una cítara de todos modos, vamos a…

— ¿Es tan difícil? Un palacio tan grande y, ¿no podemos ni siquiera conseguir una cítara? Haré que alguien vaya de inmediato al Pabellón Cítara para que seleccione la mejor y la traiga. No es ningún esfuerzo.

—…Hmm

La boca de Liu Yixiang se abría y se cerraba, finalmente, se quedó sin palabras, aunque tampoco podía cerrar la boca.

Escuchando el diálogo de esas tres, la abandonada Lu Rui, quien estaba de pie a un lado, estaba a punto de enterrar su cara en la mesa, tres mujeres eran suficientes para un drama, cada minuto era como si una bomba estuviera a punto de estallar. Apenas ha pasado un rato y ya habían llegado tan lejos como para ¿traer la cítara de Niang Niang [7] de nuevo? Ahhh, cuando salió esta mañana, olvidó mirar el calendario, esta vez es, realmente, un día malo.

Justo cuando Xia Yuqing estaba impaciente por intentarlo y Zhang Sunshi tenía una cara emocionada y expectante, por otro lado, Liu Yixiang se había sumido en un viaje espiritual para escapar y Lu Rui en silencio, se estaba poniendo emocional, una profunda y grave voz apareció, inesperadamente y de la nada, suavemente rescatando a todos.

—De qué pueden estar hablando Madre y Qing’er que les causa tanta excitación, no hará daño que me lo cuenten, ¿verdad?


Ayanami
Apenas y logró llegar a tiempo...fiu…

[1, 2, 3] : Estos tres son movimientos de Mahjong.

[4] Zimo es básicamente cuando tienes una mano ganadora por tus propios medios, en vez de ganar por las piezas descartadas de otro. Es más difícil gar así pero obtienes más puntos.

[5] Gu Mu : Tía

[6] Shen Quie : Es una apelación a uno mismo pero para una mujer de rango menor, sería algo así como su sierva.

[7] Niang Niang: es una forma de llamar a alguien de mayor rango que es o bien la emperatriz, la concubina imperial…

| Índice |

2 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 22

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *