Escapó otra vez – Capítulo 21

Traducido por Naiarah

Editado por Ayanami


Xia Yuqing que se veía como si estuviera pensando en algo, giró su cabeza para encarar al príncipe Rui, que se había quedado en silencio desde que Wan Feng se fue. Con anticipación le preguntó:

—Príncipe, ¿qué piensas acerca de las habilidades con la cítara de esta Consorte?

Él no puedo contenerse de distorsionar su cara, por un instante, realmente, sospecha que esa inocente e inofensiva apariencia de la mujer es sólo un disfraz. Sin esfuerzo alguno, había obtenido la victoria al echar a su general. Y, todavía se atrevía a preguntarle ¿qué le parecieron sus habilidades con la cítara?

Viendo que los ojos del Príncipe Rui estaban, prácticamente, a punto de echar fuego, Xia Yuqing, nerviosamente, se retiró un poco, pero accidentalmente cayó en los brazos de la persona que había estado protegiéndola, todo el tiempo, desde atrás, Feng Tingye.

Quien estaba encantado de que ella cayera en sus brazos, a diferencia de Xia Yuqing que se retorcía en su abrazo, consiguió, solamente, que la sostuviera con más fuerza, contra su pecho y le sonrió ligeramente.

—Ya que el tío Real ha experimentado los sonidos incomparables y excepcionales de la cítara de Qing’er, seguro que tanto tú como yo tenemos la misma sensación y entendimiento. En esta vida, sólo Qing’er es suficiente para mí. Aunque es una lástima, debo estar en desacuerdo con las amables intenciones del tío Real, espero que por favor me perdone.

Una vez dichas esas palabras, el jardín imperial quedó en completo silencio.

Si hubiera habido una parte del pueblo allí mirando, pensarían:

—Wow resulta que al Emperador le gusta la Consorte aún con ese intenso carácter. No es de extrañar que sólo sintió desdén y desprecio hacia esa cantante, como se esperaba, el emperador es el emperador, cómo podríamos, la gente ordinaria como nosotros, ser capaces de compararnos.

Sin embargo, los únicos conocedores, dentro de la historia, ridiculizarían la observación de los plebeyos. En el futuro, los oficiales que quieran presentar a una mujer en el palacio, tendrán que considerarlo, cuidadosamente.

Después de todo, ser capaz de tocar la cítara de una forma tan brutal y sin precedentes, ese terrible talento, seguro debe ser único en el mundo. Igualmente, la forma del emperador para lidiar con ese dilema es, realmente, algo único.

La complexión del príncipe Rui se volvió verde, después blanca y después verde de nuevo. Tras esos cambios e intentando sonreír, al final escupió:

—El gusto de Su Majestad…realmente destaca del resto.

Feng Tingye, tranquilamente, apretó a Xia Yuqing en sus brazos:

—Soy el emperador de este país, el “hijo de los cielos”. Obviamente, mis gustos no pueden ser comparados con los de la gente ordinaria. No deberías, siquiera, hablar sobre mí en los mismos términos que ellos.

Después de explicar la situación y sin siquiera tener en cuenta la cara, cada véz más oscura, del Príncipe Rui, Feng Tingye levantó su cabeza para mirar la brillante luna.

—La noche está oscureciendo, el banquete a sido atendido, la gente ha sido vista, el vino ha sido bebido y, la música de la cítara ha sido escuchada. El tío Real ha hecho un largo viaje, seguramente estarás cansado. ¡Cierto! Recuerda ayudarme a dirigirme al general Wan mañana, ya que él también estaba tan conmovido con la música de Qing’er, igual estoy muy satisfecho.

Se acaba de dar a sí mismo una cuerda con la que ahorcarse. Todos le dieron una mirada de simpatía al visiblemente estreñido príncipe Rui, quien no tenía más opción que sufrir en silencio.

De repente, al escuchar un sonido de plop y bajo su enfado, se puso rígido y perdió la consciencia.

—Ah, ¡príncipe Rui!

Jiang Zhaorou gritó alarmado y, se apresuró a su lado.

Huh, ¿por qué se desvaneció, de repente? Xia Yuqing abrió los ojos sorprendida. Impresionada por la repentina caída del príncipe Rui, olvidó por completo, que cierto hombre, estaba tomando ventaja de ella en el abrazo en que se encontraba.

—No es nada, el príncipe Rui debe haber estado viajando día y noche para regresar rápido a la capital. Su cuerpo y su mente están cansados.

—Pfff…

El vino Nu Er Hong en las manos de Yan Ran que era, extremadamente, difícil de importar, cayó al suelo, de repente.

—Ah, este cansancio. Alguien que venga rápido y lo lleve a descansar.

—Bien, venid, enviar al príncipe Rui de regreso a su residencia.

Yan Ran no podía siquiera formar una sonrisa amarga, cuando miró a la no tan alejada pareja. Suspirando con pesar, dijo:

—Después de seguir a Su Majestad durante tantos años, no era consciente de que tenía tan increíble habilidad, para distorsionar la verdad de forma deliberada. Realmente, te admiro.

Shao Zitang, fríamente, respondió:

—La olla encaja con la tapa. La razón por la que no mostró eso antes, fue porque no tenía una pareja que le mereciera falsear los hechos.

Shao Zitang lanzó una mirada a Xia Yuqing, quien se encontraba siendo monopolizada en los brazos de Feng Tingye, no había más opción que admitir que esa, estúpidamente, adorable persona, era íntegra. En el momento clave, esa pequeña gatita fue capaz de sacar las uñas y defender su territorio, sin mencionar que es difícil para muchos, resistirse a molestar a la pequeña gatita.

Con una orden del emperador, los guardaespaldas imperiales del príncipe Rui le rodearon y rápidamente lo sacaron del patio.

Jiang Zhaorou, sintiéndose resignada, y retorciendo el pañuelo en su mano, se giró y se precipitó a la plataforma de jade, extendiendo su mano hacia la cítara. De repente, las cuerdas de la misma se rompieron, la fuerza del rebote causó que las finas cuerdas se volvieran afiladas como cuchillas y provocaron un profundo corte en su palma.

Sangre roja goteó por su dedo, cayendo sobre la cítara, emitiendo un nítido sonido.

La, originalmente, tranquila medianoche, una vez más, fue llenada con un largo grito.

—Mi antigua cítara, la cual, me fue heredada…

La mirada inexpresiva de Leng Ruofeng se paró en Jiang Zhaorou, que estaba apenada, como si deseara estar muerta. Elevó sus cejas con un ligero temblor, como se esperaba, ni siquiera esa antigua cítara, era capaz de soportar la tortura de alguien. En vez de eso, eligió morir para regresar a su pura y original forma.

El comportamiento triste y de corazón roto de la cantante, no alarmó a la multitud que se dispersaba. Sólo, le dedicaban una mirada de compasión y seguían su camino.

Con Xia Yuqing en sus brazos, la gente a la que quería rechazar, fue rechazada; a los que quería enfadar, estaban enfadados y la gente que quería que aprendieran una lección, ya la habían aprendido; el humor de Feng Tingye, en este momento, podía ser descrito como el cielo claro tras la tormenta, centenares de miles de días de tiempo agradable, era tan bueno, que podía causar envidia. Pero, ¡pronto no sería capaz de sonreír!

—Ultra Seme…no, quiero decir Su Majestad. También piensas que, realmente, toqué bien, ¿verdad?

Como regalo, la atención de Xia Yuqing estaba, solamente, centrada en su anterior demostración de habilidades y no se había dado cuenta de que había sido tratada como un trozo de tofu que es comido. Con dos ojos brillantes como la luna, le miraba expectante.

Sin cambiar su expresión, Feng Tingye le respondió confiado:

— ¡Naturalmente! Las habilidades de mi adorable mujer con la cítara son incomparables en el mundo entero.

—Entonces, voy a decirle a Cui’er que encuentre una cítara para llevar a mi residencia.

Feng Tingye, de repente, dejó de moverse, bajando su cabeza hacia Xia Yuqing le preguntó.

—Buscar una cítara para poner en tu residencia, ¿para qué?

—Para que cuando estés libre y vengas a mi residencia, ¡pueda tocar para que la escuches!

Finalmente, la sonrisa de Feng Tingye se resquebrajó.

Al verlo, Xia Yuqing lo miró, sospechosamente:

— ¿No acabas de decir que el sonido de mi cítara era incomparable en el mundo entero? Entonces, ¿por qué ahora tienes ese aspecto? ¿No me estarías mintiendo verdad?

Feng Tinge tosió y dignamente respondió.

—Por supuesto que no, sólo siento que las palabras de mi mujer son demasiado buenas. El sonido de tu cítara es excepcional e inolvidable, su fuera a acapararte para mí, realmente, no sabría cómo usar las cosas y sería un derroche de increíbles tesoros. Entonces cuando tú, mi amor, quieras tocar una canción, llamaré al gran tutor, al primer ministro, al estratega y también al general, para apreciarlo juntos. Con más gente, será más divertido y animado. ¿Qué opinas mi amor?

Escuchando esto, Xia Yuqing tenía los ojos aún más brillantes.

— ¿Ellos también disfrutan del sonido de mi cítara?

—Naturalmente, naturalmente.

La cara de Xia Yuqing se iluminó de felicidad.

Que otros mueran está bien, pero yo no quiero morir, si hay problemas, todos lo encararemos juntos. Pero, mientras pensaba esto no sintió, en lo más mínimo, la presión mental emitida por los hombres que estaban tras de él, que querían empujarle a un hoyo, por arrastrarlos a ese desastre.

Yan Ran no pudo aguantarlo más y habló.

—Su Majestad, este fiel sirviente recordó, justo ahora, que la Consorte Qing mencionó, que las Seis Artes que había aprendido, sólo podían ser mostradas frente a su marido para su deleite. Yo, como una persona simple y ordinaria, no podría aceptar el sonido celestial de la Consorte.

Después de que habló, Feng Tingye tomó nota de eso, con ojos indiferentes y los barrió con la mirada: si somos hermanos nos sacrificaremos por el otro, encararemos las dificultades juntos y resistiremos las penas juntos. Y aun así, ¿por qué intentas huir antes de la batalla?

Yan Ran tenía una expresión amarga: ¿No te vemos compartir con nosotros tu fortuna de manera ordinaria? Este tipo de chica, que no puede siquiera diferenciar amigos de enemigos, yo, como tu sirviente, realmente, no puedo resistirlo.

Xia Yuqing sin darse cuenta de las miradas cargadas de significados que se estaban intercambiando delante de ella, sólo se preocupó por las palabras que dijo Yan Ran y sonrió con humildad.

—Gran tutor, no tienes que mantener esa formalidad con nosotros, somos una gran familia. No hables como si fueras un extraño. A esa futura presentación, ¡debes asistir!

Cuando esas palabras fueron dichas, la cara de todos los hombres, se ensombreció al instante.

— ¿Familia?

Feng Tingye elevó una ceja, parece que su pequeña gatita deber tener algo extra** para que se comporte, apropiadamente. Al menos eso le permitirá entender quién es su familia real.

Cuando Yan Ran recibió la mirada helada y mortal de Feng Tingye, su corazón estaba llorando en silencio. Tratando de evitar que las lágrimas de sangre y amargura se revelaran en su rostro, agradeció a Xia Yuqing.

—…Gracias Consorte por tu bondad. Este sujeto, definitivamente, recordará esta amabilidad y la aceptará.

Xia Yuqing estaba completamente satisfecha, felizmente, se giró para seguir a Feng Tingye e irse, pero cuando no había dado ni dos pasos, sintió que algo estaba fuera de lugar.

Tontamente, miró alrededor, la imponente cara de Liu Yixiang, estaba mirando directamente al Lord Ultra Seme. El corazón de Xia Yuqing gritó alarmado.

¡Oh no! Esta chica no estará aquí para liquidar los puntajes, ¿no? ¿Podría ser que lo que le dije la última vez no fue suficiente para convencerla? ¿Todavía piensa que robé a su prometido y está preparada para pelear por el emperador? Waah, este pequeño cuerpo de dama es débil y fácil de apartar, realmente, no puedo con esa Reina, ¡por favor sólo déjame ir!

Justo cuando Xia Yuqing estaba temblando de miedo, Feng Tingye, fríamente, centró su atención en Liu Yixiang, quien con cara inocente, caminó hacia él y palmeó su hombro.

—Teniendo este tipo de mujer bella a tu lado, no es de extrañar que estés dispuesto a abandonar las innumerables bellezas de mi estado Ye. Más bien, deberías volverte homosexual para toda tu vida, antes que recibir otra concubina imperial.

—Xiang’er, lo has malentendido, yo…

Justo cuando Feng Tingye estaba a punto de explicarse, Liu Yixiang tenía una expresión aliviada y le interrumpió.

—Primo, no te preocupes. Desde ahora, definitivamente, no estaré en tu contra negándote a tomar una mujer. No le des esos problemas al corazón. Primo, ¡lo entiendo!

Una vez que la implicación fue notada, todas las criadas y eunucos, que estaban limpiando los restos del banquete, de repente, se detuvieron atónitos, miraron la extraña mirada en la cara de Feng Tingye.

¡Así que el rumor era cierto! Su todopoderoso emperador, talentoso y dominante no sólo tenía gustos peculiares, sino que ¡también era homosexual!

Con un sonoro clang, uno de los sirvientes tiró un plato al suelo e inmediatamente sofocó el sonido sorprendido. En poco tiempo, el silencio se volvió ruido de nuevo, pero mientras cada persona estaba haciendo sus cosas, constantemente, se observaban entre ellos, no podían evitar mirarle a él, de forma que parecía que estaban mirando a un animal precioso.

Feng Tingye, miró a la persona entre sus brazos y a Liu Yixiang con cara de inocencia y, también con una cara que parecía decir que era de esperar, que este fuera el resultado. Mientras recibía miradas de todos alrededor, con un mensaje de: Su Majestad no se preocupe, definitivamente guardaremos su secreto.

El buen humor que había tenido hace un momento, rápidamente, desapareció y, en su lugar, una vena empezó a palpitar en su cabeza.

Bueno, así que va ser así, huh. Desde que nació, esta era la primera vez que había sentido…el deseo de matar a todos y causar una masacre.


Ayanami
pobre Emperador no se si llorar o reía por su ambiguo futuro…

| Índice |

3 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 21

  1. Narváez says:

    Amo su inocencia, Xia Yuqing
    Amo sus errores, Xia Yuqing
    Soy primer primer novio, dice el emperador
    Su primer amor, dice el emperadorrrrr.

    Jajaja ok, ok, no, pero tenía que escribirlo😂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *