Escapó otra vez – Capítulo 25: ¡Así que te gustan este tipo de cosas!

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


Xia Yuqing enjugó sus lágrimas, por el rabillo del ojo seguía observando, discretamente, a Feng Tingye, quien se mantenía en silencio. Su rostro parecía más misterioso que antes, su corazón temblaba. No puede ser que accidentalmente dije las palabras equivocadas y me haya expuesto ¿cierto?.

Justo cuando estaba tratando de averiguar cómo podría salir del desastre que había ocasionado, notó una sombra sobre su cabeza. Levantando el rostro, vio las garras de Feng Tingye aproximándose. Asustada por el repentino movimiento, saltó tres pies de alto y retrocedió un par de pasos para incrementar la distancia entre ellos. Estaba actuando como una joven amante a punto de ser abusada por un malvado tirano.

—Su Majestad, hablar está bien, no empecemos a atacar. —Tomando una posición defensiva, su rostro mostraba que estaba tomando precauciones contra Feng Tingye. Sus ojos se llenaron de miedo, ¿es posible que hoy fuera el día en que sufriría estragos en sus manos?

Feng Tingye arqueó sus cejas, la comisura de su boca no pudo evitar estirarse. Estrechando sus ojos, puso una sonrisa peligrosa. — Ai Fei, no tienes por qué estar tan tensa. Zhen no tiene otras intenciones. Simplemente, todo lo que has dicho no tiene base y no hay pruebas. Zhen aún cree en el dicho “ver es creer”.

Mirando, sospechosamente, a Feng Tingye, en su mente se preguntaba por qué esa frase sonaba extremadamente familiar. Después de un momento, de profunda reflexión, recordó el momento en que el Hermoso Tutor y el arrogante estratega se encontraron en la región del barranco, el Súper Lord Seme dijo algo parecido. De hecho…

Caer en el primer agujero (o trampa) sería imperdonable. Si caes de nuevo, ciertamente, sería “cosechar lo que siembras”. En ese momento, Feng Tingye parecía un lobo gigante mirando a su presa. Observando a este pequeño conejo blanco y preparándose para tragarlo entero en el momento oportuno.

Su cuerpo, de la cabeza a los pies, se estremeció incontrolablemente. Miró hacia Feng Tingye con sus ojos alerta, emitiendo una advertencia. —Su Majestad, ¿qué tipo de hechos son los que quiere ver?

—Obviamente… —Avanzó lentamente hacia Xia Yuqing. —mirar la marca de nacimiento única de Ai Fei.

Feng Tingye dio otro paso hacia adelante, mientras que Xia Yuqing dio otro hacia atrás. —Su Majestad, hace un momento ¿no la vio ya?

—Ah, antes solo eché un vistazo rápido, ¿cómo podría Zhen verla claramente? Para autentificar algo de tus mentiras, naturalmente, tendré que buscar muy, muy, MUY cuidadosamente todos los pequeños detalles. Entonces, seré capaz de anunciar que mi Ai Fei es inocente. —Dando un paso rápido, lanzó el cuerpo de Xia Yuqing directamente al centro de la suave cama.

—…

Una vez más, al verse forzada a acercarse al cobertor bordado de la cama, Xia Yuqing tuvo un sólo pensamiento ¡estallar en blasfemias (groserías)! ¡pero qué demonios, Super Lord Seme! ¡Definitivamente estás tratando de engañarme, ni siquiera trates de negarlo! ¿Es tan divertido intimidar a los demás? Diciendo que eres un magnífico noble, genial y elegante, ¡MENTIRAS! ¿No eres, más que un tirano despiadado?

— ¡Mira, mira, puedes mirar! ¡No toques mis ropas! ¡¡Ayudaaaaaa!! ¡¡¡Violación!!! —Al ver que la mano de Feng Tingye comenzaba a tirar de la parte delantera de sus ropas, sin importarle ninguna de las etiquetas o el sistema legal vigente en esta era, Xia Yuqing comenzó a llorar con toda la fuerza que le permitían sus pulmones.

—Hahaha, Ai Fei, realmente eres interesante, ni que decir, Zhen  solo quiere ver tus hombros pero, si Zhen quisiera hacer el amor contigo en este preciso momento, sería correcto y apropiado. Incluso si gritas violación…o gritas tan fuerte que dañas tu voz, no habrá nadie que venga a rescatarte.

Ella lo miró sin comprender, ¿por qué esas palabras le sonaban tan familiares? ¡Oh, mierda! ¿No eran palabras dichas en la parte de una novela donde el malvado tirano robaba a las mujeres y las destrozaba?

—Pequeña esposa, intenta gritar. Incluso si gritas hasta dañar tu garganta, nadie vendrá a salvarte.

—… —Xia Yuqing solo había sido acariciada en su cabeza, pero casi de inmediato comenzó a emocionarse. ¡Interesante, tú eres interesante, toda tu familia es interesante! Un erudito preferiría ser asesinado antes que humillado. Pero hoy sin importar lo que diga, no tendrá valor.

Justo cuando Xia Yuqing había tomado la firme resolución de morir, antes que someterse y estaba a punto de lanzarse sobre Feng Tingye para pelear, en medio del forcejeo, de repente, un objeto salió de entre las sábanas bordadas, emitiendo un fuerte sonido.

Xia Yuqing y Feng Tingye se sobresaltaron, realizaron la misma acción sin preguntárselo, ambos giraron sus cabezas para ver qué era el objeto. Las pupilas de Xia Yuqing se contrajeron y con el ímpetu de un rayo, empujó a Feng Tingye a un lado, arremetiendo contra el libro que yacía en el suelo. Desafortunadamente, cuando su dedo estaba a un centímetro de la portada, se detuvo abruptamente. Intentando estirar sus dedos lo más posible, Xia Yuqing ejerció toda su fuerza para moverse hacia adelante, pero la distancia no disminuyó ni un centímetro.

En ese momento, una larga mano se extendió desde un costado del cuerpo de Xia Yuqing hacia delante. Relajado, extendió su mano y tocó el lomo del libro, entonces, justo frente a la mirada de Xia, tomó el libro entre sus manos.

Con una mano tiró del cuello de la ropa de Xia Yuqing y con la otra sostuvo el libro, viendo su rostro asustado, le sonrió ligeramente. —Ai Fei, ¿por qué estás tan nerviosa por este libro? ¿Podría ser que contenga algún secreto escrito en su interior que no debe ser divulgado?

Sin prisas, abrió el libro para exponer la identidad del título, viendo la cubierta de un débil tono azul y con solo cinco grandes palabras escritas en ella. —Dieciocho…estilos…del…Dragón…Yang.

Nidhogg
Dieciocho estilos del Dragón Yang= Pfff.... es un libro con 18 maneras distintas de hacer el amor, pero entre hombres.

Una vez más, la expresión sonriente de Feng Tingye se endureció, quedó completamente petrificado.

Mientras pasaba la página para ver el título del libro, Xia Yuqing cubría sus ojos en silencio. Waaah, ¿qué gran pecado había cometido? ¿Cómo pudo colocar un objeto tan importante en un lugar como ese, Lu Rui, esa Yatou, cómo se olvidó de recordármelo? Esta vez, Súper Seme… ¡va a flipar!

Feng Tingye, como alguien que ha experimentado mucho, después de un breve periodo de permanecer petrificado, su complexión se volvió pesada. Entonces, con una expresión, misteriosa y profunda, comenzó a hojear el libro que tenía entre sus manos.

Bajo la atenta y asustada mirada de Xia Yuqing, mostró una expresión significativamente sonriente. —Ai Fei, Zhen no contaba con que en realidad te gustaran este tipo de cosas. Zhen entiende y hará todo lo posible para complacerte.

Fue una breve declaración pero, parecía como si se tratara de un rayo azul que golpeaba a Xia Yuqin hasta la muerte. ¡A tu hermana le gusta este tipo de cosas, tu hermana puede adaptarse! Esta vieja mujer ha sufrido tantas dificultades para encontrar este libro con la intención de ayudarle a cumplir sus deseos de estar con su grupo de ukes. Súper Lord Seme, no has malentendido mis intenciones, ¿o sí? Dentro de ese libro, evidentemente, hay dos chicos teniendo una buena ol’s expedition (referencia a una cierta posición sexual) ¡No te atrevas a bajar tu criterio de selección y engañarte a ti mismo, solo para que puedas tener una excusa por diversión!

Lentamente, vio cómo su escape, que no había resultado en nada, era arrojado lejos como si fuera arena. Entonces, una vez más, fue arrojada sobre la cama. Abrazando el edredón a su alrededor, se encogió.

— ¿Qué es lo que hay que cubrir? ¿Qué hay en el cuerpo de Ai Fei que Zhen no haya visto antes?

—… —Súper Lord seme, no digas que no te lo advertí, ¡tratando de tomarte libertades con una mujer de manera frívola, es ilegal!

Desafortunadamente, alguien, claramente, había olvidado que en su periodo actual, no hay leyes como las que conocía en el siglo 21. Más bien, se encontraba en una era de dictadura tiránica, donde las palabras de un sola persona, pesaban demasiado y eran la ley. Por lo tanto, sus réplicas, en última instancia, sólo serían ridiculizadas.

—Su Majestad, ¿no dijo hace solo un momento que no tenía pensamientos de ese tipo? —Ejerciendo toda su fuerza, trató de sostener sus ropas. Había decidido oponer resistencia hasta el final.

—Entonces es entonces, ahora es ahora. Ai Fei, es así de tentadora para Zhen, si Zhen no ayuda a cumplir lo que Ai Fei desea, sería un insensible.

¿Tentadora? ¿Con qué ojos me viste? ¿No eres tú, Súper Lord Seme, el emperador? A los gobernantes no se les permite retractarse de sus palabras, cada palabra dicha es una enorme responsabilidad. Ahora estás diciendo una cosa, pero haciendo otra. Tus palabras son igual que un gas ¿Me estás tomando el pelo?

De hecho, Feng Tingye no podía escuchar las quejas internas de Xia Yuqing, pues en ese momento, estaba dedicando todos sus esfuerzos en devorar al pequeño conejo por completo, para evitar futuras preocupaciones.

—Ai Fei, se está haciendo tarde, pero no importa, tenemos toda la noche para investigar y estudiar todas las posiciones de este libro. Definitivamente, satisfaceré la…adicción de Ai Fei.

Waaaaah, pecado celestial, ¡¿Por qué tengo que pasar por esto?! ¡Yo pequé, pero no pude hacer nada al respecto! ¡Súper Lord Seme, por favooooooor, déjame ir! Con tantas posiciones por realizar… ¡Definitivamente, moriré! ¡¡¡Definitivamente!!!

| Índice |

One thought on “Escapó otra vez – Capítulo 25: ¡Así que te gustan este tipo de cosas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *