Escapó otra vez – Capítulo 24: Chen Qie es un Repollo Chino

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


Por un momento, Xia Yuqing se quedó en blanco. Confusa y sin habla, las lágrimas empezaron a brotar y a caer por sus mejillas. Pensaba que ese mundo era demasiado simple y, en efecto, esos días de tranquilidad resultaron ser la famosa calma antes de la tempestad.

Ir tan lejos como para enviar a sus propios hombres al estado de Xia para investigarla. Ah, Súper Seme, ¿por qué tienes que ser tan astuto y traicionero, movilizando a tu gente así?

Tosió, sin mostrar nada, colocó su mano sobre su corazón aparentando un estado imperturbable.

—Su Majestad, Chen Qie tiene algo que decir sobre este asunto. De hecho, hay un motivo oculto que Chen Qie puede explicar, si está dispuesto a escuchar… —Xia Yuqing se aferró a las ropas de Feng Tingye.

Feng miró a la pequeña gatita que se aferraba fuertemente a su ropa, su mirada estaba recorriendo, constantemente, todo el lugar, sin atreverse a mirarlo directamente a los ojos. Pensó que estaba actuando fríamente, pero, de hecho, despreocupadamente, había revelado su inquietud.

La comisura de su boca se elevó un poco. Deliberadamente inclinó su cuerpo para estar más cerca del punto más sensible de su oreja y, replicó con satisfacción. —Zhen considera que tomar una siesta como esta es muy bueno, Ai Fei, no  importa lo que digas, Zhen es capaz de aclararlo. Ai Fei puede decir lo que quiera.

Por un momento, lloró en silencio, dentro de su corazón. Xia Yuqing tosió ligeramente, girándose solemnemente hacia él. —Su Majestad, esta es una historia desalentadora y triste. Si quiere que Chen Qie hable, es posible. Solo, tenga en cuenta que será muy emotivo para mí cuando hable, caerán lágrimas y mocos…Su Majestad, sería mejor que esté un poco más lejos de Chen Qie, ya que podría manchar accidentalmente su preciosa túnica de dragón. Así que…

Después de esa implicación, Xia Yuqing sintió un destello de luz cruzar por sus ojos. Mirando una vez más, Feng Tingye estaba de pie junto a la cama. Con una expresión seria, palmeó sus ropas, arreglando el desastre. — ¿Ahora eres capaz de hablar?

—… —Xia Yuqing lo miró, resueltamente. Puso los ojos en blanco (Rodó los ojos) y, acomodando sus ropas, dio un enérgico salto fuera de la cama y caminó hacia Feng Tingye.

Con los ojos ligeramente entrecerrados, la miró sin comprender. Justo cuando su mano derecha, que mantenía levantada, estaba a punto de caer, el grito repentino de Xia Yuqing causó que su mano se pusiera rígida, incapaz de moverse.

—Su Majestad, Chen Qie no le mintió a propósito. ¡No tenía otra opción! Su Majestad… —Llorando y aullando fuertemente, las sirvientas y los eunucos, que estaban de pie fuera del salón del palacio, se estremecieron y algo cayó desde el árbol produciendo un ruido sordo. — ¿Huh? ¿Qué fue ese sonido? —Al escuchar algunos ruidos afuera, su llanto se detuvo. Pero, al ver la expresión petrificada de Feng Tingye, astutamente, pellizcó su muslo y precedió a gritar de nuevo. — ¡Su Majestad, Chen Qie estaba actuando involuntariamente! Chen Qie nació de la familia real, pero el harem del palacio es tan cruel. Chen Qie no tiene ninguna ilustre reputación debido a los antecedentes de mi madre. Además de que por la marca de nacimiento que tengo, desde mi infancia, he sufrido todo tipo de humillaciones. ¡Chen Qie ha sufrido mucho!

Xia Yuqing frunció los labios, siendo buena, tanto en su tono de voz como en su expresión, comenzó a tejer su triste historia, ¡asustada del cielo y la tierra, y sollozando a todos los espíritus!

—Waah, cuando Chen Qie tenía solo dos años de edad, mi noble hermano mayor me ató a una cometa y casi me lleva hasta el cielo junto a los pájaros. Cuando tenía cuatro, mi segundo noble hermano mayor me trató como si fuera un pez koi y me sujetó a la caña de pescar, así que me tuve que bañar en el río con peces come hombres. Cuando tenía cinco años, fue aún peor. Chen Qie salía del palacio para jugar, pero accidentalmente chocó con su astuta y noble tercera hermana. Ató la parte superior de mi cuerpo, con mis brazos en la espalda y me colgó de la punta de un árbol para atraer abejas y mariposas. Al estar rodeada de abejas venenosas, me picaron hasta que mi cuerpo se hincó como si fuera un globo. Luego enfermé con una fiebre alta que no quería bajar, no fue fácil para mí sobrevivir a eso. Mi madre y yo confiábamos sólo, la una en la otra, ella no podía soportar que eso continuara. Para salvar la vida de Chen Qie, le permitió hacerse la tonta y fingir locura. Realmente no fue la intención de Chen Qie mentirle.

Los ojos de Xia Yuqing estaban completamente rojos, dándole una expresión encantadora y triste. Miró expectante a Feng Tingye. Sorprendentemente, su historia era, básicamente, la vida de “Xia Bai Cai”[1].

Xiao Bai Cai, cuando estaba creciendo, perdió a su madre cuando tenía dos o tres años. Realmente estaba afligida. Los espectadores derramarían lágrimas, sin embargo, uno de ellos tenía un corazón de piedra y no tenía intención de dejarla ir.

Las cejas de Feng Tingye se elevaron, sonrió con una expresión desbordante de placer. —Por tu madre, ¿dependían mutuamente? Si Zhen no recuerda mal, la madre de Ai Fei murió joven y fue por darte a luz. Entonces, ¿cómo pudiste escuchar las serias advertencias y consejos ella?

El lamento de Xia Yuqing fue como si estuviera en un funeral y hubiera muerto, repentinamente. Su corazón comenzó a acelerarse, ¡oh, no, me han descubierto! Trató de devanarse el cerebro por una idea. Entonces sollozó. —Cuando tenía cinco años, quien repetidamente me prevenía era mi nodriza, quien me educó desde mi infancia.

—Zhen ha vivido por muchos años, pero es la primera vez que escucho a alguien llamar a su nodriza… ¡madre! ¡Es realmente impactante!

Xia Yuqing habiendo escuchado lo que dijo, habló irrefutablemente. —Su Majestad, esas palabras, ciertamente, no son correctas. Como dice el proverbio: Una vez maestro, siempre maestro. Chen Qie creció bebiendo su leche, su amabilidad es inolvidable. Además, no amo a mi padre o a mi madre. Cuando era una niña, fui criada únicamente por mi nodriza. ¿Qué hay de malo en llamarla “madre”?

—… —Feng Tingye bajó la cabeza para mirar a Xia Yuqing. Con un “no tienes corazón”, “eres inmoral”, “eres deliberadamente provocativo” con una expresión cargada de resentimiento ella, internamente, comenzó a rechinar los dientes. —Y, hasta ahora, Ai Fei ha fingido locura por diez años. ¿Cuál es la razón para que una vez que entraste en el palacio imperial del Estado de Ye decidieras desenmascararte y exponer toda la verdad? ¿Estás segura que se debe a que no puedes fingir por más tiempo? ¿O es…por algún otro complot?

La verdadera razón era, obviamente, porque el interior del cascarón había sido cambiado a una persona diferente, pero Xia Yuqing no era tan tonta como para decir esto. ¡Definitivamente no quería convertirse en un experimento del emperador de una sociedad feudal o ser diseccionada y luego colgada en el estrado, para ser asada como un cerdo para servir de ofrenda a los cielos!

—Chen Qie está siendo acusada, erróneamente. Originalmente, iba a pasar mis días satisfecha con mi posición pero, quién hubiera imaginado que el cielo no esperaba esto. Justo cuando me casé, fue la primera vez que Chen Qie fue a una tierra extranjera. Sin mencionar que, a pesar de que era mi primer día en el palacio, inmediatamente, fui empujada al estanque de lotos por la señorita Liu. Más tarde, ese día, encontré a Su Majestad y al Gran Tutor en el Dulce Palacio de la Primavera. —Tosió un par de veces antes de continuar. —Chen Qie en ese momento, estaba tan sorprendida que olvidé seguir fingiendo. — Fue tan excitante y estimulante ¡No puedo revelar mis instintos naturales! Xia Yuqing tosió ligeramente y siguió derramando lágrimas mientras continuaba su historia. —Después de ver la amplia y generosa visión de Su Majestad para conectar con otros, Chen Qie lo tomó a usted y al Gran Tutor por homosexuales, por favor, no culpe a Chen Qie. Además, Yi Xian Mei Mei eliminó los malentendidos. Esto me ayudó a comprender la indulgente amabilidad de la Emperatriz Viuda. Chen Qie pudo ver claramente que este lugar y el Estado de Xia son completamente diferentes. Chen Qie también arriesgó su vida, justo ahora… —Secando un poco su cara, de manera aduladora bajó su mirada y dijo. —Su Majestad, tiene una mente abierta y una gran tolerancia, seguramente no culpara a Chen Qie, ¿verdad?…

—… —Wow, básicamente, tomaste la benevolencia de Zhen y la usaste como una flecha, haciendo uso de algo que sabías con seguridad (un conocimiento seguro) como respaldo. Mirando lo que se ha dicho, si no la perdono hoy, me verán como alguien de mente estrecha y mezquino por el resto de mi vida.

La comisura de su boca temblaba, mirando los grandes ojos llorosos de Xia Yuqing, así como el hecho de que estaba usando incesantemente su largo pao como un trapo para limpiar. Al mirarla emplear toda su fuerza para hacer pequeños movimientos en los complejos diseños, sorprendentemente, se encontró a sí mismo… sin palabras.

En consecuencia, teniendo la intención de pedir perdón y tomando ventaja de la debilidad de un emperador, ¡el corazón de este emperador comenzaba a volverse, incomparablemente, frenético!


[1] Xiao Bai Cai: “Pequeño repollo”, es una canción tradicional china. Originalmente siendo una canción infantil, expresa el dolor de una niña pequeña que perdió a su madre y ha quedado sola. Nacida en una pobre familia de granjeros, cuando tenía dos o tres años su madre murió. Creció con su padre, quien luego se volvió a casar con otra mujer. Está, ahora su madrastra, dio a luz a su hermano menor, volviéndose su vida miserable después de esto. Fue tratada sin amor, estando sola, triste y pensando siempre en su madre muerta.

Nidhogg
Estaré traduciendo a partir de este capítulo, espero poder entregarles un buen trabajo para que puedan seguir disfrutando de esta novela~

Ayanami
le doy la bienvenida a nuestra nueva traductora Nidhogg, quien continuará con esta emocionante historia

| Índice |

One thought on “Escapó otra vez – Capítulo 24: Chen Qie es un Repollo Chino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *