Escapó otra vez – Capítulo 41: ¡Tienes que ser responsable de mí!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Cuando Xia Yuqing despertó, ya era la tarde del día siguiente, cubriéndose la cabeza con la mano, sintió los efectos de la resaca, las punzadas de dolor en su cabeza, la hacían gemir en voz alta.

Intentando recordar lo acontecimientos de ayer, después de haber bebido alcohol, se dirigió al palacio Qian Qing para disculparse. Recordó que se encontró con los asesinos, pero, después, no está claro en su mente.

Xia Yuqing se cubrió la cara, un poco molesta, sobre cómo pudo confiar en las palabras de Lu Rui acerca de que beber alcohol aumentaría su coraje. Está segura de que no se emborrachó hasta cruzar los límites ¿verdad? ¿Ella tal vez…hizo…actos sexuales bajo la influencia del alcohol?

¡Xia Yuqing colocó sus manos frente a ella, en señal de oración! Pero, una voz interrumpió sus movimientos.

— ¿Ai Fei finalmente está despierta? Zhen había pensado que Ai Fei estaría durmiendo hasta el atardecer.

La voz que hablaba era algo lánguida pero relajada, tenía un atractivo sensual que nadie podía negar.

El cuello de Xia Yuqing se estremeció y comenzó a ponerse rígido, mientras giraba en dirección a esa voz.

Entrando en su vista, la ropa del emperador estaba entreabierta, ojos encantadores que la miraban coquetamente. Su rostro mostraba signos de cansancio, mostrando que no había despertado hace mucho, acostado de lado, sobre la cama color carmesí. Todo era extremadamente atractivo en su conjunto.

Xia Yuqing cubrió su nariz con prisa, tratando de evitar que salga sangre sin control. Ver este tipo de imagen sensual, a primera hora de la mañana ¡Es demasiado provocador!

Su cara, estaba concentrada en la figura de Feng Tingye, era completamente diferente de lo habitual, ella no parpadeó, ni una vez, hasta que el rostro de él evocó una sonrisa.

— ¿Ai Fei, estas babeando?

Xia Yuqing se limpió con calma la boca, como si esa escena nunca existió, con calma, preguntó.

— ¿Por qué está aquí Su Majestad? Ya es mediodía. Su Majestad debería estar en la Corte, ¿no?

—Ayer por la noche, Zhen y Ai Fei trabajaron demasiado duro, así que hoy suspendí la Corte para recuperar el sueño.

Señor Ultra seme, ¿Cómo puede ser tan casual para suspender la corte? ¿Qué beneficios le traes a la gente? ¿Por qué el emperador quiere pasear en la habitación de las concubinas imperiales? ¡Esto es una gran ofensa! Espera…

Xia Yuqing llevó sus manos para sostener su cintura, no sintió nada. Sin dolor ni nada, entonces, ¡nada pudo haber pasado ayer! ¿Qué espera obtener con esas palabras? El Señor Ultra seme dijo que se esforzó ayer, ¿podría ser…?

Recordó que su última impresión de la noche anterior, fueron esas tres personas, ¿Es posible que ayer…el Señor Ultra Seme, arrastro a esos tres e hicieron un cuarteto, y por eso se cansó demasiado? Luego, para engañar a la gente, despidió a los tres y me utiliza como escudo.

Suspendiendo la corte por un día, entonces, todo esto es por su profundo amor. Aunque, como está completamente dispuesta a actuar a favor del Lord Ultra Seme y los Da Ren como lubricantes, estoy dispuesta a ser tu escudo.

Al mirar ese par de ojos, rápidos e ingeniosos, de Xia Yuqing, se confundió gradualmente y empezó a sospechar que, una vez más, ella había comenzado a disfrutar de sus fantasías. Feng Tingye entrecerró sus ojos y se acercó a ella, pero seguía en sus ilusiones ¡¿Es en serio?!

Xia Yuqing seguía dentro de sus fantasías gay, y no se dió cuenta de la cercanía de Feng Tingye.

—Ehhh…su Majestad… ¿Por qué te acercas tanto a mí? ¡Ya no podré detener la hemorragia emergente!

—Ayer por la noche, la apariencia borracha de Ai Fei fue, definitivamente, un sabor diferente, audaz, sin restricciones y apasionada. Zhen no pudo resistirse.

Después de escuchar lo que se dijo, la parte superior de la cabeza de Xia Yuqing pareció ser alcanzada por un rayo, electrificada hasta que se quemó. Como se esperaba…se emborrachó muchísimo. Efectivamente, ella debe haber hecho una exhibición de sí misma.

—Su…su Majestad…ayer por la noche, Chenqie

—Anoche, la pasión de Ai Fei fue como el fuego. Haciendo tanto ruido toda la noche, agarrando a Zhen y negándose a soltarse, incluso lloraste y arrancaste la ropa de Zhen.

Zhen, compadeciéndose de Ai Fei, olvidando sus modales por estar borracha, no me molesté por ello. ¿Quién iba a saber que cuando a Ai Fei se le dio una pulgada, quería otro pie? Zhen fue completamente abrumado.

—Rasgando tercamente mi ropa, arriba y abajo, adentro y afuera, tocaste a Zhen en todas partes. Incluso abrazaste la cintura de Zhen con tanta fuerza, que Zhen ni siquiera pudo levantarse para ir a la corte esta mañana. Ai Fei, habla… ¿cómo vas a compensar a Zhen?

Ayer por la noche, después de emborracharse…inesperadamente, asaltó al Señor Ultra Seme, ¡no necesita de la ciencia para entender! Rasgar la ropa, quitarle los pantalones y coquetear, ¡wahhh!

Siendo una fujoshi, ¿cómo podría tomar la iniciativa de obtener una parte del emperador seme, el señor ideal de todo el mundo uke? ¡Mis preciosos ukes, si se enteran, definitivamente, llorarían! Ella ha pecado, de hecho, ha cometido un pecado imperdonable.

Si bien, Xia Yuqing, estaba pensando sobre si ella morirá, podría usarlo como un medio para apaciguar a los dioses, pero, las garras descontentas de cierta persona, habían llegado, secretamente, a su cintura. Cuando Xia Yuqing se dio cuenta, ya era demasiado tarde.

—Su…su Majestad. ¿Qué está haciendo?

¿No me digas que planea calcular todo desde el principio y va a cobrar toda la deuda que ella tiene? Wahh, incluso si tuviera varias vidas, ¿sería suficiente?

Ai Fei, anoche, habías enredado a Zhen durante tanto tiempo, causándole la mayor perturbación y tratando a Zhen

— ¡No importa cómo lo digas, Ai Fei, tienes que ser responsable de Zhen!

¡Responsabilidad!

La tez de Xia Yuqing se puso rígida. ¿Por qué estas palabras, suenan como la canción del día después del día de mimos de una joven esposa? Este sirviente es tu persona, ¡tienes que asumir la responsabilidad de este sirviente!

Todo el cuerpo de Xia Yuqing se estremeció. Pero, Feng Tingye no estaba dispuesto dejarla ir tan fácilmente.

—Como se debe devolver la cortesía con cortesía, lo que Ai Fei le hizo ayer a Zhen, hoy Zhen volverá a representar todo para Ai Fei. ¿Dirías que, de esta manera, será justo?

Al ver la apariencia inexpresiva de Feng Tingye, ella…se quedó completamente sin palabras.

—Su Majestad, hablemos sobre esto. ¿Qué tal si me das un descuento, jajá…?

Feng Tingye bloqueó, por completo, toda la capacidad de protesta de Xia Yuqing.

Originalmente, al escuchar el sonido de las personas y queriendo llamar a la puerta para servirles, Lu Rui, al escuchar que los sonidos del interior se volvían poco armoniosos, su mano extendida, se detuvo inmediatamente. Ella retiró su brazo en silencio.

Parece que Niang Niang y Su Majestad, no necesitan su comida de la tarde. 

De inmediato, fue a la cocina para informar, permitiendo que el personal de la cocina les preparara una cena extravagante. Según ella, era definitivamente gentil y considerada, una yatou que es buena para entender a los demás.

| Índice |

One thought on “Escapó otra vez – Capítulo 41: ¡Tienes que ser responsable de mí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *