Escapó otra vez – Capítulo 8


En el Palacio de la Compasión y la Tranquilidad. Xia Yuqing se encogió ante los esporádicos gemidos. Tenía la cabeza tan baja que casi tocó el suelo.

Dios sabe, que ¡no fue a propósito! Ella sólo entró en pánico y agarró la mano de la criada. Quién sabía que serían tan débiles para caer así. Y por supuesto, cómo podría alguien haber predicho que una figura sustancial estaría al lado de la Emperatriz Viuda en ese preciso momento. y que caerían con la Emperatriz Viuda y se esguinzaría la cadera. Xia Yuqing se enfrentó silenciosamente al cielo—sin más opción que decirlo— ¡Esta debe ser la justicia divina!

—Madre, ¿cómo te sientes? ¿Puedes moverte?— Después de que el médico se fuera, Feng Tingye se apartó aprensivamente. Su cara estaba llena de preocupación por la inmóvil Madam Zhangsun.

—Vieja, realmente me he vuelto vieja. Sólo una pequeña caída y me he dañado la cadera. Hah, realmente he envejecido.

Madam Zhangsun giró su cintura y descubrió que ya no dolía tanto, sin embargo, todavía no podía girarse sin mucha dificultad. La sonrisa en su cara se apretó un poco.

—No te muevas más, madre. El médico imperial dijo que te has dislocado la cadera y deberías estar en cama y recuperarte apropiadamente.

Feng Tingye regañó y apresuradamente ayudó a Madam Zhangsun a sentarse.

Madam Zhangsun se rió entre dientes. Miró alrededor un poco aprensivamente.

— ¿Dónde está ella?

— ¿Te refieres a la Consorte Qing?

— ¿Realmente la has convertido en consorte? Parece que realmente te gusta.

Madam Zhangsun se rió ligeramente. La expresión de Feng Tingye cambió.

—Madre, ella es una princesa del Estado de Xia. Debemos darles la cara.

— ¿Darles la cara? Hasta el punto que ¿estás dispuesto a soportar rumores sobre ser impotente?

—Eso era sólo un accidente— dijo Feng Tingye incómodo.

Madam Zhangsun simplemente miró a Feng Tingye y rió sin ninguna palabra. Después de un momento.

—Permítele marcharse primero, debo hablar contigo sobre algo. Actualmente, lo que ocurrió hoy no era todo su culpa, así que no tienes que culparla. Oí sobre ella de Miss Yixiang después de regresar al palacio, y no pensé que ella actuara con maldad, pero ella era un tanto interesante, así que envié gente para invitarla aquí. No pensé que podría interrumpir su desayuno, dejándola estar tan débil por el hambre y causando este desastre. También era mi culpa.

Las cejas de Feng Tingye se elevaron con comprensión. Él secretamente pensó, Madre, eso no era a causa de que tu hija política estuviera débil por el hambre, pero más bien yo, tu hijo fui demasiado laborioso la pasada noche.

Feng Tingye tosió ligeramente. Despidió a su sirviente personal primero antes de preguntar.

— ¿Y qué más tiene Madre que decir?

Madam Zhangsun señaló a su criada parada al lado de la cama, Xiang Yun, quien acompañó a todos fuera, dejando a madre e hijo solos en la habitación.

—Ye’er, no me mientas. Realmente he sido informada sobre cosas en el camino a casa. ¿Qué está pasando en palacio para que convoques a Yan Ran y los otros con tanta frecuencia? Dime la verdad, ¿hay alguien tratando de dañarte?— Madam Zhangsun apretó la mano de Feng Tingye con preocupación maternal.

—Madre…— Feng Tingye estaba estupefacto. Después de un momento dijo.

—Hace poco, alguien reportó que la frontera no era segura, pero después, hubo noticias sobre el Tercer Tío ganando contra el Estado de Xue y regresando. Entonces un asesino se coló en palacio unos días atrás. Afortunadamente, Yan Ran y yo nos enteramos pronto y estábamos preparados para ello.

—El palacio está duramente protegido, así que ¿cómo podría un asesino haberse escabullido dentro? ¿Vosotros dos no fuisteis heridos verdad?

—No te preocupes, madre. Estamos bien.Es sólo que conocimos a Tom, cuyo malentendido causó un gran alboroto.

Madam Zhangsun dejó ir un pequeño suspiro, entonces arrugó sus cejas.

—Ye’er, piensas que… ¿el Príncipe Rui está conspirando con el Estado de Xue para dañarte y alcanzar el trono?

—No podemos estar seguros si él está o no, pero todo se resolverá pronto. Tercer Tío regresará a la capital en tres meses. Si él está realmente planeando traicionarnos, entonces mostrará pronto su mano. Pero ¿qué tenemos que temer teniendo a tantos sujetos capaces?

Madam Zhangsun miró a Feng Tingye, entonces palmeó su mano.

—Has crecido. No necesitas más mis ideas. Ahora, tienes a Ran y Ruofeng para asesorarte en la corte, Zitang para temas militares, y Wenzhong para protegerte. No me preocuparé más. sólo quiero recordarte que consideres todo cuidadosamente, pero actúa severamente. Esas son las cualidades de un monarca. Tu madre es vieja ahora, y mi único deseo para tí es que siempre estés bien y que sucedas a tu padre para convertirte en un gran emperador.

—Lo entiendo, Madre.

Madam Zhangsun sonrió con alegría. Entonces recordó algo.

—Tu compromiso con Yixiang era algo que preparé debido a que tu harem estaba siempre vacío. Ahora que hay alguien, terminaré con el compromiso si así lo quieres. No pienso que vaya a ser demasiado difícil desde que tú y Yixiang sois más como hermanos que nada.

Feng Tingye se pausó. —Nuestra relación es en verdad sólo algo como hermanos. Dejaré este asunto a Madre entonces.

—No hay problema, vosotros jóvenes estaréis bien. Haz lo que quieras. No pienso que esa chica vaya a ser un problema, pero es mejor ser cuidadoso con una mujer extranjera.

—Lo sé.

—Esto es más o menos todo. Estoy cansada ahora, y preocupada por esa pobre chica. Ella debe haberse asustado antes. Deberías is a comprobar.

Feng Tingye sintió que era un curso razonable, así que se levantó y se excusó.

—Sí. Entonces ten cuidado, volveré por la tarde.

—Mhm.

| Índice |

2 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *