Escapó otra vez – Capítulo 9


Xia Yuqing estaba muriéndose de hambre miserablemente mientras madre e hijo estaban felizmente conversando.

—Cui’er, ¿cuándo vamos a regresar? Me estoy muriendo de hambre.

—Aguántalo, milady. Nuestro palacio está justo cruzando el Jardín Imperial. Ya he notificado a la cocina que calienten tu plato favorito “gachas de hojas de loto” para tí.

Xia Yuqing brilló. Se volvió para instar a los rezagados a ponerse en marcha, cuando notó que había alguien en el Jardín Imperial.

— ¿Qué ocurre, milady? — preguntó Cui’er cuando Xia Yuqing se detuvo.

—Cui’er, mira.— Xia Yuqing señaló a la pequeña figura que rodeaba el jardín por tercera vez.

— ¿Crees que el pequeño chico de allí está perdido? —preguntó dulcemente.

Cui’er se sorprendió.

—Los hombres deberían tener prohibida la entrada al Patio Interior. ¿Acaso este chico accidentalmente entró?

Xia Yuqing lo meditó brevemente, entonces de repente dijo,

—Vamos, vámonos.

Cui’er, pillada con la guardia baja, fue dejada atrás antes de que pudiera disuadir a Xia Yuqing.

— ¿Pequeño chico, estás perdido? ¿Necesitas que está nee-san te ayude?

Xia Yuqing palmeó su hombro, mostrando una sonrisa que ella creía que era amable y gentil, pero era más como la de una abuela lobo antes de tragarse a Caperucita Roja.

— ¿Pequeño chico? ¿Nee-san?

Repitió el niño glacialmente, su voz dulce y como una campana. Tristemente, ella falló completamente en notar su tono.

Tiene cara de bebé, labios rojos, una fina nariz y ojos almendrados, y cejas con forma de media luna simétricas. Había una leve marca rojiza a lo largo de su blanca frente.

—!!!!!

¡Liiiindooo shouta*! La boca de Xia Yuqing formó una gran O. Corazones rosas se estaban produciendo en masa.

[*Shouta viene de Shotacon, es un tipo de complejo de atracción por los niños, esos niños lindos se les llama Shouta o Shota]

Ella originalmente había planeado colar al guapo Gran Tutor en el palacio para salvarse del infierno. ¿Quién iba a saber que los cielos responderían a su plegaria tan rápido y le enviarían un adorable shouta el mismo día? Correo express, ¡amen!

Shao Zitang escudriñaba a la desconocida mujer que babeaba por él y le bloqueaba el paso, incrementando el sentimiento de que ella no estaba… bien.

Xia Yuqing rápidamente contuvo su fanática interna.

—Tos, ¿pequeño chico, estás perdido? ¿A dónde quieres ir? ¿Necesitas que te guíe de vuelta?

¡Ella estaba decidida a llevarle a casa como una mascota!

Shao Zitang entrecerró los ojos. Entonces su pequeña cara mostró una radiante sonrisa mientras los ojos de Xia Yuqing brillaban extrañamente.

—Nee-san, ¡llévame!

—Ah…

Xia Yuqing estaba afligida. Se sintió como si un cupido hubiera descendido de los cielos.

—Ok, te llevaré.

El amor golpeado de Xia Yuqing se inclinó para coger a Shao Zitang.

Shao Zitang miró fríamente mientras ella se aproximó. Su mano derecha se crispó a su espalda.

Justo cuando la mano de Xia Yuqing alcanzó la manga de Shao, una frívola risa rompió su tenso intercambio.

—Aiya, así que aquí está el pequeño Tangtang.

—Te he dicho que no me llames pequeño Tangtang. ¿Eres tonto o sordo, Yan Ran? ¿Necesitas que te “trate”?

Xia Yuqing estaba sorprendida de verle de repente cambiar de un adorable shouta a un irritado tipo. Su mano extendida cayó mientras retrocedía un poco.

Entonces ella se giró hacia la causa de la interrupción.

— ¡Es el lindo Gran Tutor!

— ¿Lindo… Gran Tutor?

Yan Ran se detuvo abruptamente. Shao Zitang notó una vena latiendo en su frente y sonrió, de alguna forma agradecido hacia esa ruda mujer.

— ¿Eh? ¿Estoy mal? ¿No eres el Gran Tutor? No sé tu nombre, así que te llamé como he visto. Estoy segura de que no te importa, ¿verdad?

Xia Yuqing mira a Yan Ran inocentemente.

Yan Ran se atragantó con la mirada inocente de Xia Yuqing. Y gritó.

—Por supuesto. No. Me. Importa.

La irritació de Shao Zitiang se apaciguó por la farsa que tenía lugar delante de él. Parece que esta mujer no era completamente inútil, ya que era una de las pocas que podía perturbar a Yan Ran. Él odia ser llamado “lindo”…

Xia Yuqing recondujo la conversación paso a paso.

—Lindo Gran Tutor, estabas llamando por este niño, ¿verdad? ¿os conocéis?

Preguntó ella sorprendida.

—Por supuesto.

—¡De ningún modo!

Sus respuestas se dijeron a la vez pero eran completamente contradictorias.

Yan Ran elevó sus cejas. Abrazó a Shao por su cuello, con arrepentimiento.

—Eso no es muy lindo, pequeño Tangtang. La ausencia hace que el corazón sea más cariñoso pero tu me hieres con tu insensibilidad.

— ¡Quítate!

Shao estaba furioso. Apartó al hombre que lo abrazaba.

Los ojos de Xia Yuquing brillaron, su boca volvió a formar una O mientras miraba su intercambio.

¡Un seme bello y travieso! ¡Un arrogante y tsundere uke! ¿¡Es esta tu forma de devolvérsela a Seme-sama por ser lujurioso y engañarte!?

| Índice |

2 comentarios en “Escapó otra vez – Capítulo 9

  1. Resa Rin says:

    XD está protagonista me hace sentir como una novata. Yo creía haber alcanzado la cima de la podredumbre, ahora veo que sólo conseguí llegar a la entrada de la cueva…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.