Escapó otra vez – Capítulo 92: Transferencia de fondos

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Los tres rostros cambiaron de manera impredecible, pero, finalmente, se perdieron ante los ojos de la pregunta de Zhang Sunshi. Avanzaron de mala gana:

—Chen da la bienvenida a la emperatriz viuda.

—No hay forasteros aquí, no hay necesidad de ser demasiado cortés. Ai Jia no los ha visto a los tres en mucho tiempo. Es raro que los tres hayan venido aquí hoy. ¿Qué tal si te quedas con Ai Jia, Qing Er y Ting Er para comer?

—Chen…

Justo cuando Yan Ran quiso negarse, Feng Tingye le robó la oportunidad de hablar:

—Sí, estos Da Ren no han visto a la madre real durante mucho tiempo. Hoy, deberían almorzar con la madre real. ¿Qué piensa la Madre Real?

—Si los Da Ren están dispuestos, a Ai Jia naturalmente le encantaría.

—Chen…

Shao Zitong le echó un vistazo al astuto Feng Tingye. Cuando estaba a punto de hablar, escuchó a Zhang Sunshi dejar escapar un largo suspiro.

—Suspiro, en el pasado, Xiang Er siempre acompañaba a Ben Gong. Ahora que Xiang Er acaba de irse, Ben Gong siente que falta una pieza en el corazón de Ben Gong. Se siente tan vacío.

Los tres hombres estaban en un punto muerto. Xia Yuqing tenía una cara triste y consoló: —No estés triste Madre Real. Ver a la Madre Real tratar a Xiang Er como a su propia hija y ver que la Madre Real la extraña tanto, es realmente conmovedor. Sin embargo, Xiang Er siempre había respetado a la Madre Real. Si supiera que la Madre Real estaba triste y herida por su culpa, ciertamente no se sentiría aliviada afuera.

—Ai Fei tiene razón. Madre Real, no estés triste. Aunque Xiang Er se ha ido, todavía hay Ai Fei y Zhen acompañando a la madre real.

Feng Tingye también la consoló.

—…

Xiang Er acaba de irse a casarse, ¡¡¿¿por qué el Ultra Seme lo hace sonar como si Xiang Er… hubiera fallecido??!!

Zhang Sunshi no sospechó nada y asintió con la cabeza. Xia Yuqing se cubrió los ojos y volvió la cabeza para mirar a las tres personas. Dando la vuelta al tema, se volvió hacia los tres:

—Ya que los Da Rens pueden ver que la Madre Real, por el bien de Xiang Er, está tan molesta, no dirán que no tienen tiempo para comer, ¿verdad?

—…

Obviamente, vinieron a criticar al perpetrador, pero ¿por qué los llevan de la nariz para trabajar? ¡Esto es irracional!

Las palabras iniciales de Shao Zitang en su boca fueron tragadas de nuevo. Rechinando los dientes:

—…Por supuesto, sería un honor estar con la emperatriz viuda, el emperador y la consorte Qing. Es la fortuna de Chen.

—¡Eso es genial! Lu Rui, ¿por qué no te apresuras a organizar las comidas? —Xia Yuqing ignoró la mirada asesina de ciertas personas y atendió felizmente a los invitados que se acercaron. De todos modos, ahora tenía un fuerte respaldo, ¡no les tenía miedo! Ohohoho, ¿cómo puedo ser tan inteligente?

Xia Yuqing estaba muy emocionada e incluso su rostro tenía una sonrisa maliciosa. Al ver esto, Shao Zitong no podía esperar para golpearla.

En ese momento, era cerca del mediodía. Originalmente, era hora de comer. Por lo tanto, el movimiento de Lu Rui fue muy rápido. Sólo pasó un breve período de tiempo y la mesa se llenó de suntuosos platos.

El grupo de personas estaba sentado, luego, Zhang Sunshi hizo algunas preguntas:

—Bien, Ben Gong vio que todos ustedes vinieron al Palacio de Qing Er juntos, ¿cuál fue el problema?

Cuando salieron las palabras, la atmósfera en la mesa se estancó de repente. Shao Zitong aturdido, sonrió con frialdad:

—¿Qué sucede? ¡Sí, hay algunas cosas importantes!

Shao Zitong mostró sus dientes blancos hacia Xia Yuqing. Estaba satisfecho cuando vio que la sonrisa de Xia Yuqing se endurecía.

—Chen ha venido por …

—Hay Ya …

Las palabras aún no se han terminado cuando todos escucharon gritar a Xia Yuqing. Su rostro, de repente, se volvió un poco extraño.

—Ai Fei, ¿qué sucede?

El primero en descubrir que algo era extraño fue Feng Tingye. Dejando sus palillos, tomó la mano de Xia Yuqing.

La atención de todos se centró una vez más en ella. Después de un tiempo, los ojos de Xia Yuqing estaban muy abiertos y se volvió para mirar a Feng Tingye:

—Se movió.

—¿Movió? ¿Qué se movió? —Preguntó Feng Tingye, confundido.

—Con mover, podría ser…

Zhang Sunshi, que había pasado por la experiencia del embarazo, tomó la iniciativa en reaccionar. Dio un paso adelante y tomó la mano de Xia Yuqing. Ella se estaba volviendo muy emocionada:

—Qing Er, ¿es el nieto dorado de Ai Jia que se mueve?

Cuando se dijo esto, los ojos de todos se concentraron en el estómago de Xia Yuqing al mismo tiempo.

—¿Es verdad lo que dijo la Madre Real? ¿Se acaba de mover el niño? —La persona más emocionada en este momento era Feng Tingye, quien se convertiría en padre. Aturdido por un momento, después de un tiempo, los ojos que tenía en Xia Yuqing se volvieron cada vez más cálidos.

Xia Yuqing aún no se había recuperado de la sorpresa del movimiento anterior. Al escuchar la pregunta de Feng Tingye, asintió lentamente.

Al segundo siguiente, una cálida mano cubrió suavemente su vientre. Los ojos de Xia Yuqing se movieron para mirar hacia los tiernos y cálidos ojos de Feng Tingye.

Sus ojos claros reflejaban su rostro indefenso, sus ojos eran dulces y llorosos; era como si el niño en su estómago fuera todo su mundo.

El pequeño latido del corazón de Xia Yuqing incontrolablemente. *** subió gradualmente a lo largo de su cuello y sus mejillas. Era como si solo pudiera escuchar los latidos de su propio corazón. No, hubo un latido levemente indetectable… su hijo.

Zhang Sunshi miró a los dos mirándose y no pudo evitar sonreír, con los ojos llenos de satisfacción.

De repente, como si quisiera responder al estado de ánimo de sus padres, la palma que Feng Tingye colocó en el vientre de Xia Yuqing sintió un ligero golpe.

Acostumbrado a la disputa en las salas de gobierno, estaba acostumbrado a usar una sonrisa para disimular sus verdaderas emociones. Sin embargo, en este momento, perdió la calma de su pasado. Sus ojos se abrieron ante este increíble milagro:

—Esto es …

Xia Yuqing también tenía una expresión de sorpresa, pero luego sonrió un poco. Como si fuera una niña que acaba de recibir un juguete novedoso, gritó deliciosamente: —Parece que está saludable.

Su voz ni siquiera aterrizó cuando Xia Yuqing se vio envuelta en un cálido abrazo:

—Su… Majestad.

—No te muevas

Actuando como si no hubiera nadie alrededor, frente a todos, la tomó en sus brazos. De hecho, siempre había querido hacer esto.

Esta mujer, siempre que no tenía la guardia alta, le traía todo tipo de sentimientos novedosos: horror, desamparo, alegría o hoy en día… calidez y satisfacción.

Al verlos comenzar a caer en su propio mundo, ignorando a todos mientras desataban rayos de luz, todos apenas podían mirar directamente.

Por su propio bien, los transeúntes no pudieron evitar dejar escapar una ligera tos para recordarles.

Xia Yuqing acababa de recordar que todavía había gente y rápidamente empujó a Feng Tingye lejos. Inclinándose, trató de cubrirse el rostro en llamas.

¡¡¡Waaahhh, el Ultra Seme es demasiado encantador. No, no puedo sentirme así. Cálmate, cálmate!!! Piensa en tus elevadas ambiciones fujoshi, con esta insignificante táctica de hombre hermoso, ¡no puede dejar que este objetivo falle por falta de un empujón final!

Army
Déjese querer mujer… hay muchas queriendo estar en tu lugar (osea yo)

El raro momento de serenidad se vio perturbado. Disgustado, Feng Tingye miró de reojo a esas personas. Pero hoy estaba de buen humor y no quería rebajarse a su nivel.

—…

Las tres personas miraron fijamente al Feng Tingye de aspecto presumido. Era como si vieran la cola de zorro de alguien balanceándose detrás de ellos. El pavonearse, actuando arrogante, realmente hizo que la gente se calentara.

Afortunadamente, después de que el bebé en el vientre de Xia Yuqing se moviera unas cuantas veces, parecía haberse cansado. No importa cómo se burló Feng Tingye, no hubo más movimientos. De lo contrario, sin duda, la cola de esa persona se habría elevado al cielo.

—Bueno, Qing Er ha estado embarazada durante más de cuatro meses, con todo el movimiento fetal, seguro que será un bebé activo y saludable.

Zhang Sunshi dijo felizmente.

Después de la sorpresa inesperada, Zhang Sunshi regresó y miró a Shao Zitong preguntando: —Sí, entonces, ¿qué decía Zitong sobre algunos asuntos urgentes?

La boca de Shao Zitong se estiró. Miró a Xia Yuqing con una mirada complicada. La suerte de esta chica fue realmente como la de un dios. Solo quería reprenderla, pero, de repente, hubo movimientos fetales. Con esto, incluso si Feng Tingye, ese chico que está tan ansioso por olvidar a sus amigos por una amante, no habla, la Emperatriz Viuda definitivamente estaría de su lado…

Después de una lucha en su corazón, Shao Zitong sonrió y dijo:

—Chen vino… porque Chen, originalmente, iba a visitar a la Consorte Qing y al sucesor real. La emperatriz viuda debe saber que Consorte Qing está embarazada del primer sucesor del reino Ye. Su identidad es extraordinariamente importante. Este sucesor está ligado al futuro del país, por lo que es completamente diferente. Por lo tanto, ¿no es urgente venir a ver al futuro sucesor?

Xia Yuqing escuchó a Shao Zitang y no pudo evitar dejar escapar un suspiro de alivio. Entonces, ¿ha escapado de esta situación?

Realmente, la madre real es el mejor muslo para abrazar. En el futuro, pase lo que pase, juro no dudar en seguirte de izquierda a derecha, sin importar el estado. ¡Jajajaja!

—Al ver que puedes cuidar de Qing Er y de mi futuro nieto, Ai Jia está complacida.

Ahora que la antigua dinastía se ha estabilizado, se debe, principalmente, a que ustedes apoyaron a Ting Er. Que Ting Er y el reino Ye tienen funcionarios tan dedicados y leales es su gran fortuna. Ai Jia en lugar de Ting Er querrá ofrecerte una taza.

—Las palabras de la emperatriz viuda son exageradas. Todas estas cosas son simplemente nuestro deber. —Los tres hombres también se levantaron para alzar sus copas y brindaron por Zhang Sunshi. Pero sus ojos se volvieron hacia Feng Tingye sin problemas.

Al ver esto, la boca de Feng Tingye se crispó ligeramente pensando, Madre Real, estás equivocada. Estas tres personas no son tan buenas como crees. ¡Justo antes estaban tratando de obligar al emperador a hacer cosas!

Para el almuerzo, Zhang Sunshi tuvo una gran sonrisa todo el tiempo. Xia Yuqing todavía estaba preocupada, Feng Tingye se sentía demasiado complicado para comer, mientras que los tres Da Ren comían sin probar realmente la comida.

Cuando finalmente terminó el almuerzo, las tres personas se disculparon y se fueron. Se aseguraron de darle a Feng Tingye una buena mirada. Las cejas de Feng Tingye temblaron, conociendo a estas personas, definitivamente, no estaban haciendo nada bueno.

Ahora, la originalmente indefensa Xia Yuqing tenía a la madre real respaldándola y estaba lista para usar este cuchillo.

Pensando así, tan pronto como Feng Tingye salió por la puerta del salón del palacio Fragante y vio las tres caras oscuras, trató de tomar ventaja:

—Zhen les dará una respuesta satisfactoria

—¿Respuesta satisfactoria?

Los tres se miraron con un rastro de sospecha en sus ojos.

Pero pronto supieron cuál era la supuesta respuesta. Se buscaron en el interior y el exterior del palacio esos libros malos y fueron quemados en el acto. Mientras que todas las personas involucradas en la producción del libro fueron detenidas durante medio mes.

Cuando salió el asunto, hubo rumores fuera del palacio. Cada uno más extremo que el siguiente. Finalmente, hubo una idea inesperada de que Su Majestad estaba preocupado de que Consorte Qing, que estaba embarazada, se entregara a vuelos de fantasía y pudiera tratar de encontrar una nueva llama, por lo que hizo quemar un montón de libros para representar su profundo amor por Consorte Qing y su futuro príncipe.

Como resultado, se distorsionó la verdad del asunto. Originalmente, estaba siendo algo comprensivo con aquellos que han estado implicados y se quejaban de Feng Tingye, por lo que ahora tuvo un desarrollo diferente.

Nuestro emperador está profundamente enamorado de ella. Es como los veinticuatro maridos filiales ejemplares. Aquellos que han estado difundiendo esos libros amarillos realmente no tienen la capacidad de discernir cosas y ¡deberían ser atrapados!

Cuando Xia Yuqing escuchó esto, estaba mordisqueando una manzana. Después de escuchar el informe de Lu Rui, la gran manzana roja en su mano cayó al suelo.

¡Oye, claramente, estaba quemando libros y a los eruditos[1]! Aunque no era tan cruel, ¡quemar los libros de los dioses era cierto!

—Niang Niang… Niang Niang…

Lu Rui, al ver que la cara de Xia Yuqing era un poco extraña, no pudo evitar gritar.

Xia Yuqing regresó y preguntó con sospecha:

—¿Qué?

—Oh, Nu Bi solo quería preguntarle a Niang Niang, ya que esas personas han sido arrestadas, entonces… ¿seguimos imprimiendo?

Lu Rui preguntó con cautela.

—Por supuesto…

Xia Yuqing miró el rostro de Lu Rui y contuvo la respiración, luego suspiró.

—No

—¿No imprimir?

—No hables tonterías. Debes saber que ahora mismo es un momento muy especial. Para cometer un crimen contra la ley, no soy una tonta. Lo más importante es proteger mi pequeño tesoro. Humph. ¿Xiang Er que Ya Tou se atrevió a venderme? Será mejor que no me deje verla, de lo contrario, saldaré esta deuda con ella.

—… —Niang Niang, ¿estás segura de que recordarás esto en ese momento?

—Oye, ¿por qué se está moviendo de nuevo? —Xia Yuqing estaba pensando en cómo ocultar los fondos, solo para sentir que su vientre se movía. El dolor repentino la hizo exclamar en voz alta.

Rápidamente, Lu Rui ayudó a apoyar a Xia Yuqing. Desde el primer movimiento fetal de ese día, el pequeño bebé en el estómago de Xia Yuqing había comenzado a actuar. De vez en cuando, se movía un par de veces para mostrar su existencia. A veces, usaba tanta fuerza que era realmente doloroso para Xia Yuqing.

—Tan pequeño, pero ya sabes cómo torturarme. Solo mira cómo te trato cuando salgas —dijo Xia Yuqing agresivamente, mientras se frotaba el estómago.

Como si el feto en su abdomen entendiera la amenaza que le dio Xia Yuqing, le dio una patada fuerte y contundente para mostrar su insatisfacción.

—Oye… —Xia Yuqing tenía tanto dolor que comenzó a sudar. ¡Ahora finalmente entendió lo que significa que no puedes escapar de tus pecados!

—¿Qué pasa? ¿Te está molestando el niño? —Feng Tingye abrió la puerta del salón del palacio Fragante de una patada cuando escuchó a Xia Yuqing gritar de dolor. Corriendo, descubrió que Xia Yuqing estaba cubierta de sudor frío.

Con los ojos fríos, Feng Tingye llevó a Xia Yuqing a la habitación interior.

Después de acostarse en la cama blanda, Xia Yuqing se sintió un poco mejor. Después de relajarse, descubrió que solo estaban ellos dos en la habitación.

—Su Majestad…

—Acuéstate.

Justo cuando Xia Yuqing estaba a punto de ponerse de pie, Feng Tingye la presionó hacia abajo. Su línea de visión se atascó peligrosamente en el estómago de Xia Yuqing.

—Este niño ni siquiera ha nacido todavía y ya es tan travieso. Después de que nazca, Zhen definitivamente lo golpeará por ti.

—No…

Al escuchar las palabras de Feng Tingye, Xia Yuqing reaccionó y extendió la mano para proteger su estómago. Por un lado, fue por la naturaleza de ser madre. Por el otro, ¡tenía miedo de que el niño lo escuchara y la torturara!

Pero quién iba a saber que, después de un tiempo, el estómago se calmaría sin ningún movimiento.

—¿Ah? Por qué es que cuando lo amenazo, me patea. Pero cuando lo amenazas, es tan obediente. ¡¿Estamos seguros de que es mi hijo?! —Xia Yuqing susurró insatisfecha.

Feng Tingye escuchó sus palabras con claridad y se rió: —Es natural que sea tu hijo ya que está en tu estómago. Pero parece que este niño parece escuchar más las palabras de Zhen

Las palabras de Feng Tingye equivalían a echar aceite al fuego. Xia Yuqing dejó escapar un gruñido frío:

—Su Majestad está pensando demasiado las cosas. Quizás, el niño está cansado de tener rabietas y no quiere lidiar con usted.

—¿Es ese el caso? Ai Fei, ¿por qué no lo intentas, a ver si continúa atormentando?

Xia Yuqing vaciló, pero al ver la mirada engreída de Feng Tingye se molestó un poco.

—¿Por qué no? Pequeño chico malo, si me pateas de nuevo… oh… —Su estómago, una vez más, recibió un dolor agudo que le detuvo directamente la boca. Agarrándose de la mano de Feng Tingye, el sudor frío volvió a bajar.

Feng Tingye solo quería hacer una broma con Xia Yuqing. No esperaba que el niño volviera a dar vueltas. Al mirar la expresión llorosa de Xia Yuqing, su corazón comenzó a doler. Extendiendo la mano y tocando su vientre, sus ojos parecían como si una tormenta estuviera a punto de estallar.

El niño dentro del estómago pareció sentir la ira de Feng Tingye e inmediatamente se calmó, ya no se agitó en Xia Yuqing.

Xia Yuqing se sintió agraviada por esta escena. Esta cosita ni siquiera ha nacido, pero ya está siendo parcial, ¡me duele mucho!

Feng Tingye entrecerró los ojos ante el rostro de Xia Yuqing, que estaba hinchado de ira. Incluso sus labios estaban inconscientemente fruncidos. Realmente, no podía entender cómo había tantas mujeres en este mundo, pero ¿por qué sólo esta persona podía hacerlo sentir tan diferente? Con solo mirar cada una de sus expresiones, incluso si era una mirada excéntrica, podía hacer que su estado de ánimo fuera sorprendentemente agradable.

—El niño es pequeño, quizás, no sea capaz de distinguir entre buenas y malas palabras. Esta es una lección. —Feng Tingye pellizcó la pequeña cara de Xia Yuqing y sonrió levemente.

—¡Cómo te atreves a reírte de mí! —Xia Yuqing lo miró enojada, luego tiró de la colcha y se alejó de él.

Era difícil para él ver su mirada enfurruñada, pero también bastante novedoso. Sin urgirla, simplemente, se sentó en la cama y la miró en silencio.

En términos de paciencia, nadie ha podido compararse con Feng Tingye. Practicando los cálculos de un emperador desde pequeño, lo primero que tuvo que aprender fue a esperar pacientemente, poner una trampa y esperar a que la presa entrara en ella, para luego capturarla.

Por lo tanto, sin ningún suspenso, Xia Yuqing fue la primera en darse por vencida y se dio la vuelta. Cuando lo hizo, Feng Tingye no tuvo tiempo suficiente para retirar su cálida mirada. Eran los mismos ojos que tenía cuando sostenía su estómago la otra vez.

El corazón de Xia Yuqing tembló, tratando de reprimir el extraño sentimiento que se estaba extendiendo en su corazón.

—Su Majestad, ¿hay algo importante por lo que vino a ver a Chen Qie?

Feng Tingye se echó a reír:

—¿Entonces, si Zhen no tiene nada importante, Zhen no puede venir a ver a Ai Fei?

Xia Yuqing, al escuchar el ridículo en sus palabras por golpear el clavo en la cabeza, le retorció el cuello.

Al ver esto, Feng Tingye negó con la cabeza impotente y, finalmente, reveló sus verdaderas intenciones.

—Los rumores de afuera, Ai Fei debió haber oído hablar de ellos. Sé que Ai Fei está relacionada con este asunto, pero no culparé a Ai Fei. Es solo que cuando estas personas fueron arrestadas, Zhen escuchó que cuando Ai Fei les entregó estas cosas, Ai Fei ganó bastante. Entonces, esos fondos…

¡Esta bestia venía a atacar sus fondos hoy! Xia Yuqing abrazó su vientre y se dio la vuelta. Ella se encogió en la cama.

—Tú, tú, tú… no vengas. Ese dinero es todo mi trabajo duro y lo gané. Es renta legal, propiedad personal. ¡Si intentas robarlo, serás un ladrón, un bandido!

Feng Tingye se divirtió con la forma desordenada de Xia Yuqing:

—¿Propiedad personal? Todo este país pertenece a Zhen. El palacio en el que vives es de Zhen. La cama debajo de tus mantas también es de Zhen. Incluso tú y el niño en tu estómago pertenecen a Zhen. ¡Todas tus cosas, no importa cuán grandes o pequeñas sean, son todas de Zhen!

Xia Yuqing fue aplastada por el lado arrogante y dominante de Feng Tingye. Solo después de un tiempo se recuperó. Sus ojos estaban llenos de lágrimas:

—Su Majestad, el tesoro de oro es suyo. Sea generoso y deje de lado el pequeño negocio de Chen Qie.

Feng Tingye se rió inofensivamente:

—No importa cuán grande sea el tesoro, siempre habrá un día en el que se gastará. Si Zhen no encuentra algo para llenarlo, Zhen teme que Ai Fei tenga que morir de hambre con Zhen

—…

¿Llenar el tesoro nacional? Ve a buscar a tus oficiales civiles y militares para eso, ¡¿por qué estás codiciando mis fondos?!

—De hecho, la razón por la que los fondos de Ai Fei estaban llegando fue todo por el apoyo y las bendiciones de Zhen y la reputación de los Da Ren. No importa qué, ¿Ai Fei debería…?

Ultra Seme, ¿no eres una persona del pasado? Incluso si este es un mundo falso, ¡todavía está en el período antiguo! ¿Cómo puedes saber cosas como daño mental y daños a la reputación, eso no tiene sentido? 

—Su Majestad…

Xia Yuqing sacó su último truco, vendiendo su ternura y actuando lastimosamente.

—Es inútil pretender ser lamentable. Esta vez, Zhen no te consentirá.

Waahhh, el Ultra Seme tiene un corazón de piedra. ¡Esta niña no puede detenerlo!

Xia Yuqing se secó las lágrimas y se convirtió en una bola desinflada.

—Su Majestad, Chen Qie puede entregar los fondos a Su Majestad, pero …

—¿Pero?

Xia Yuqing miró hacia arriba, sus ojos brillantes mirando a Feng Tingye:

—¿Pero puedes usar esos fondos para compensar algunas de las deudas en el libro pequeño?

Feng Tingye arqueó las cejas. Esta Ya Tou realmente aprendió a negociar:

—Por supuesto… eso es posible.

Después de mencionarlo, el corazón de Xia Yuqing se calmó. Pero antes de dejar escapar un suspiro, escuchó a alguien torcer sus palabras:

—Pero, esta vez, dado que Ai Fei ha causado un evento tan grande que hizo que Zhen tuviera una pelea con los tres Da Ren, Zhen tiene la intención de poner esto en la cuenta. Pero al ver cómo Ai Fei está dispuesta a admitir sus fallas y tiene una buena actitud, además de estar dispuesta a contribuir con sus fondos, Zhen puede aceptar la solicitud de Ai Fei. Zhen puede borrar esta deuda. ¿Qué piensa Ai Fei?

Boohoo, estaba equivocada. No debería haber creído en este malvado capitalista. El explotador más avanzado, ¡¿cómo podría haber pensado que estaría dispuesto a ser generoso?! ¡Waahhh, me han engañado! ¡¡¡¡¡Mis fondos!!!!!

—¿De acuerdo? —Había un indicio de amenaza en sus palabras.

Xia Yuqing mostró amargamente una cara agraviada y respondió de mala gana:

—Sí, como Su Majestad decreta, Chen Qie no tiene ninguna opinión…

—Bien.

Feng Tingye no pudo evitar pellizcar la pequeña cara de Xia Yuqing nuevamente, sus ojos tenían un rastro de luz poco clara.

♦ ♦ ♦

En el Palacio Ci Ning, Zhang Sunshi estaba hojeando un libro en su mano. Sus labios estaban ligeramente levantados. Sacudía la cabeza con impotencia de vez en cuando. En algunos momentos, no sabía si debía reír o llorar, hojeó todo el libro antes de dejarlo a un lado.

Cuando Meixi trajo el té, vio que Zhang Sunshi acababa de dejar el libro. Sonriendo, le entregó el té a la emperatriz viuda y susurró:

—Emperatriz viuda, este libro…

—¿Lo sacarás y lo quemarás? Si esos niños lo ven, se enojarán de nuevo.

Meixi asintió y tomó el libro. Al ver a Zhang Sunshi tomar un sorbo de su té, susurró: —Emperatriz viuda, este libro fue escrito por Consorte Qing. Ese día, esos Da Ren vinieron corriendo al salón del palacio Fragante, si la Emperatriz Viuda no estuviera allí, entonces, tal vez, la Consorte Qing hubiera…

Al escuchar esas palabras, Zhang Sunshi miró a Meixi y sonrió:

—Tú y yo hemos sido amo y sirviente durante décadas. Si tienes algo que decir, puedes decirlo.

—¿No cree la emperatriz viuda que la consorte Qing es un poco rara? Nu Bi no está diciendo que la Consorte Qing no sea buena. Es solo que Nu Bi ha oído hablar de Consorte Qing antes, ahora, al verla en persona, es… un poco diferente.

Dijo Meixi lentamente.

Sin embargo, Zhang Sunshi no se quedó pasmada. Ella solo dejó su té y se secó la boca. Ella sonrió:

—Incluso Ting Er lo ha notado, ¿cómo podría Ai Jia, que ha estado en este palacio durante muchos años, no notarlo?

—Entonces, emperatriz viuda…

—Sin mencionar que ahora está embarazada de la propia carne y sangre de Ting Er, el nieto real de Ai Jia; Ting Er también se preocupa por ella, solo eso hace que Ai Jia la trate de manera diferente. Además, quién es ella, no es importante. Lo importante es que Ai Jia puede ver que no maltratará a Ting Er. Ella también es un poco inteligente, este harén no necesita una tonta. Un poco inteligente es inofensivo. En comparación con aquellos que son extremadamente inteligentes, pero no están en el camino correcto, Ai Jia la prefiere así. Meixi, está Ya Tou es solo una niña y las niñas deben ser atesoradas. Mientras Ai Jia y Ting Er la atesoren, el resto no es tan importante.

Al escuchar todo esto, Meixi tuvo un rastro de comprensión, luego asintió:

—Nu Bi entiende.


Army
Deje mis memes semanales… espero que les guste

[1]La supuesta quema de textos en el 213 a. C. y el entierro en vivo de 460 eruditos confucianos en el 212 a. C. por Qin Shi Huang de la dinastía Qin de la China imperial

| Índice |

2 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 92: Transferencia de fondos

  1. sara says:

    Solo se que tus comentarios me dan satisfaccion de saber que hay alguien ahi aparte de mi riendome de esta historia.
    aparte de eso no puedo creer que la emperatriz viuda sabia todo desde el inicio y la apoyo jajajajajajajajajajaja yo quiero una suegra asi.
    jajajjajajajajajajajaj y la suerte de esa niña si es comparable con la de un dios de la suerte jajajajajajjajaja quien carajos es asi de buenas y al mismo tiempo de de malas siempre paga con creces frente al emperador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *