Escapó otra vez – Capítulo 91: El libro amarillo es atacado injustamente

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Después de un momento, Liu Yixiang tuvo un destello frío en sus ojos. Xia Yuqing no pudo evitar temblar. En su corazón, encendió silenciosamente algunas velas para su hermano real mayor. Amén, ¡te deseo todo lo mejor! ¡Cuando reencarne, espero que tenga una vida mejor! ¡Lo más importante es recordar no provocar a las mujeres en el futuro!

Al despedirse de los dos personajes principales, Xia Yuqing también tuvo una triste despedida con su amiga del desastre.

—¡Mi querida amiga!

—¡Mi querida hermana!

Cuando todos escucharon estas dos llamadas, se les puso la piel de gallina en todo el cuerpo. Luego, los guardianes de cada una de las mocosas se adelantaron al mismo tiempo para levantarlos y aumentar la distancia entre ellas.

—¡Hermana real! ¡No se aleje de mí, hermana real! 

—¿Por qué te aferras a mí? Tengo que despedirme de mi hermano real. ¡Hermano real! —Mostrando los colmillos y blandiendo sus garras, Xia Yuqing intentó extender su mano para agarrar al, cada vez más distante, Xia Mingxi. Sin embargo, con sus brazos cortos, solo podía ver cómo la otra persona se alejaba cada vez más. 

Ah… somos como versiones reales del pastor de las vacas y la niña tejedora[1] con la galaxia obstruyendo nuestros cuerpos físicos. Pero no podrán detener nuestra conexión espiritual. En este mundo, somos los que mejor nos entendemos. Puedo entender todo desde tu mirada y todo lo que hay en mi corazón con lo que te identificas.

Los dos se miraron el uno al otro, llenos de tiernos sentimientos. Ese breve momento pareció durar una eternidad.

En esa fracción de segundo, todos los demás pudieron ver innumerables burbujas rosas flotando. Era tan sentimental que casi hizo que todos… vomitaran.

Ai Fei y el segundo príncipe real realmente tienen un profundo vínculo entre hermanos, incluso sus despedidas son diferentes. 

Una voz sombría, con un tono helado y agudo, como si estuviera llamando al diablo hizo que Xia Yuqing se despertara.

Volviendo la cabeza, una sonrisa de bestia, que podría cambiar los colores del cielo cayó en sus ojos. Ella soltó una risa hueca. 

—Desde la infancia, Chen Qie fue atendida por su segundo hermano real. Naturalmente, Chen Qie estaría más cerca de él.

—¿De verdad?

Sí, Sí. Ultra Seme, por favor, deja de sonreír. ¡Es espantoso! Xia Yuqing finalmente entendió el significado de Xiao Li Cang Dao[2]. El cuchillo se siente frío… frío y afilado, ¡podría morir pronto!

Xia Yuqing estaba a punto de caer, naturalmente, Xia Mingxi no podría soportar pelear solo. Frente a la cara negra de Xia Mingyuan, todo su cuerpo se estremeció. En su mente, de repente, recordó la confesión no hace mucho tiempo. De inmediato cerró la boca, guardando silencio por el miedo.  

Por lo tanto, las palabras de despedida de estos dos mocosos estuvieron bajo la supervisión de sus dos jefes de familia mientras discutían. 

Xia Yuqing agitó su pequeño pañuelo entre lágrimas, mientras articulaba —por favor, cuídate —a su amiga del desastre. Luego, debido a la naturaleza celosa de alguien, fue rápidamente envuelta y retractada. Los pocos Da Ren que se quedaron atrás vieron el carruaje desaparecer gradualmente y sus bocas se torcieron.

Al prestar más atención a un amante que a sus amigos, Feng Tingye ciertamente se destaca por encima del resto al hacer eso.

Da Ren, ¿no van a regresar? ¿Qué tienen los Da Ren en sus manos? Después de expulsar a Liu Yixiang, Liu Chengsi podría haber dicho que resolvió un deseo largamente deseado. Secando sus últimas lágrimas emocionales, se dio la vuelta para ver al grupo de hombres que se quedaron atrás.

—Esta… —Yan Ran alzó el libro en sus manos. 

—Xiang Er nos había dado esto antes de subir al carruaje. Quizás, son algunas palabras que se sintió avergonzada de decirnos en persona. ¿Deberíamos abrirlo y echar un vistazo?

El grupo hizo contacto visual y asintió con la cabeza. Al mirar el título del libro, fruncieron el ceño: Los secretos del palacio: ¿copia de tapa dura? Sospechoso, cuando voltearon para ver la primera página…

Caaaa… todos se quedaron… petrificados.

♦ ♦ ♦

Al mismo tiempo, la mente criminal sentada en la hermosa silla de manos se reía malvadamente. ¡Ahahahaha, puedo permitir que mi primo real conspire contra mí! Sin embargo, ¿dejar que ustedes no me ayuden y se escondan de mí? ¡No creo que después de ver esas cosas, ustedes puedan manejar pacíficamente la situación con calma! Kakakakak…

La carcajada repentina hizo que el conductor del carruaje se pusiera de punta mientras temblaba de miedo. Usando su otra mano, azotó ferozmente al caballo para aumentar la velocidad.

♦ ♦ ♦

Tal como lo planeó Liu Yixiang, después de ver 《Secretos del palacio》la copia de tapa dura, ¡estaban completamente perturbados! Después de salir de su estado de petrificación, las venas en sus frentes parecían estar a punto de estallar. Con una expresión oscura, se dieron la vuelta directamente y se dirigieron hacia el palacio.

—Oye, ¿por qué se están yendo todos? Los jóvenes de estos días, realmente no tienen paciencia en absoluto. Suspiro, este anciano también quería ver lo que Xiang Er les había dejado para ellos.

Liu Chengsi tenía un rostro arrepentido mientras hablaba. Su propia hija se había ido. Sabiendo que le había dado a sus amigos un regalo conmemorativo, pero no le había dejado uno a su propio padre, ¡esta debe ser el agua derramada por enviar a su hija a casarse!

Liu Chengsi partió lleno de amargura. ¡Poco se imaginaba que los pocos Da Ren que recibieron ese regalo no querían ese tipo de regalo de despedida en absoluto!

♦ ♦ ♦

—Su Majestad… 

Xiao Shunzi tembló de miedo cuando llamó a una de las dos personas ocultas a la vista por las cortinas. Todas las doncellas y eunucos del palacio lo sabían bien. Su Majestad, ardiendo de ansiedad por traer de vuelta a Niang Niang, ciertamente, significaba que quería hacer esas cosas vergonzosas, pero…

Esos Da Ren tenían expresiones realmente desagradables. Si no transmitían el mensaje, ¡definitivamente serían tragados vivos! Xiao Shunzi tenía las mejillas llenas de lágrimas. Después de perder en piedra papel tijeras, fue seleccionado. ¿¡Por qué siempre tiene la peor de las suertes!?

—¿Qué sucede? —La voz de Feng Tingye se transmitió hacia afuera. Su forma lánguida de hablar evidentemente mostró… que su deseo fue insatisfecho.

El cuerpo de Xiao Shunzi tembló, pero apretó los dientes y respondió: 

—Respondiendo a Su Majestad, los Da Ren se encuentran actualmente fuera del Palacio Qian Qing. Tienen algo urgente que discutir con Su Majestad.

—¿Da Ren?

La voz de Xia Yuqing también se transmitió desde adentro, pero su voz sonaba algo encantada. 

—Su Majestad, dado que los Da Ren han llegado en este momento, debe haber algo importante. Su Majestad, ¿qué tal si primero echa un vistazo?

Al escuchar estas palabras, Xiao Shunzi inmediatamente se echó a llorar. Consorte Qing realmente es considerada y se identifica con este Nu Cai. Niang Niang, si Xiao Shunzi puede regresar con seguridad, entonces Nu Cai definitivamente hará cualquier cosa para pagarle a Niang Niang.

Completamente inconsciente de que había cosechado la devoción de este eunuco, en el momento en que Xia Yuqing estaba urgentemente… defendiéndose de un lobo.

Ai Fei, todavía no hemos terminado con esta deuda.

—Ahahaha, esos pequeños asuntos, ¿cómo podría compararse con los asuntos nacionales? Con los Da Ren actuando de esta manera, deben tener algo importante que decir. Su Majestad siendo el monarca de este país debe sacrificarse a sí mismo y pensar en el pueblo. Solo así podrá estar a la altura de las esperanzas y expectativas de los ciudadanos.

Feng Tingye miró la expresión feliz de Xia Yuqing mientras decía esas palabras. Extendiendo la mano acarició el estómago de Xia Yuqing y sonrió: 

—Esos pueden ser asuntos pequeños, pero a los ojos de Zhen cualquier cosa relacionada con Ai Fei, no importa si es pequeña o grande, es un asunto importante. Sin embargo, dado que Ai Fei ya había dicho tanto, Zhen no forzará nada. Seguiremos las reglas anteriores, esto se agregará a los libros.

—¿Sigues anotando esto en el libro? —Los ojos de Xia Yuqing se agrandaron mientras jadeaba.

Pero a Feng Tingye le encantaba cuando su estado de ánimo estaba expuesto de esta manera. Sonriendo tranquilamente, respondió: 

—Naturalmente, Ai Fei es tan magnánima, con nuestras deudas, agregando una o quitando una, Ai Fei definitivamente no regateará con Zhen, ¿verdad?

—… 

Ultra Seme, ¿no eres un poco mezquino? ¿Ni siquiera puedes dejar ir un asunto que es más pequeño que un pedo? No se molestará en agregar o quitar la deuda, ¡al que le molesta obviamente es a usted! ¿Saber que soy generosa significa que podrías intimidarme así? Waahhhh, estoy tan cansada. ¡Ya no quiero creer en el amor!

Completamente satisfecho con sus logros, Feng Tingye agregó uno más al libro de él y Xia Yuqing. Luego, casualmente, dejó atrás a la deprimida Xia Yuqing en el palacio Xie Fang.

♦ ♦ ♦

Justo cuando Feng Tingye puso un pie en el palacio Qian Qing, pudo sentir que algo andaba mal. Había… un… ¡aura asesina!

Su rostro se volvió frío y ambos oídos en alerta, parecía haber escuchado algún movimiento. Su rostro cambió de color. Rápidamente, saltó de donde estaba al otro lado.

Luego, en su lugar original, un objeto parecido a una bala de cañón se precipitó sobre él. Rebotando contra el pilar de la puerta, hizo que el pilar hecho de oro se derrumbara. No fue difícil adivinar qué habría pasado si ese artículo hubiera aterrizado en Feng Tingye.

Feng Tingye miró fijamente la sangría y su rostro se volvió solemne: 

—Shao Zitong, ¿estás pensando en cometer un regicidio?

Shao Zitong salió lentamente del salón del palacio. Su rostro era tan aterrador como un demonio en el infierno. Al escuchar la pregunta de Feng Tingye, no respondió. En cambio, dejó escapar un resoplido frío y volvió la cara.

—¿Qué sucede? —La ceja de Feng Tingye se frunció. Por lo general, incluso si tuvieran algunas pequeñas discusiones, siendo conscientes de sus diferencias sociales, tendrían un sentido del decoro. Pero hoy… Había algo sospechoso.

Sí Feng Tingye no hubiera preguntado, habría sido mejor. Una vez que preguntó, el rostro de Shao Zitong se oscureció aún más: 

—Mira tus pies.

Feng Tingye miró hacia abajo con sospecha. Fue entonces cuando vio que cerca de sus pies había un libro que había pasado por un trato inhumano, esta era el arma oculta que casi le había quitado la vida.

Automáticamente, tuvo un mal presentimiento. Se agachó para recoger el libro, como se esperaba… El frente de la página tenía varias palabras grandes que entraron en su vista —¡Copia de tapa dura de los secretos del palacio!

El labio de Feng Tingye se crispó. ¡Esto, en realidad, tenía una versión impresa!

—Tos, tos… 

Al ver a Feng Tingye congelarse cuando tomó el libro, Leng Ruofeng le recordó amablemente: 

—Hay mucha gente aquí, entra al salón del palacio.

—Humph. 

Shao Zitong miró de mala gana a las doncellas y eunucos del palacio que estaban comenzando a amontonarse debido al ruido. Luego tomó la delantera para dar la vuelta y entrar en el salón del palacio.

Después de que el grupo de hombres entró al salón, las doncellas del palacio y los eunucos afuera finalmente dejaron escapar un suspiro. Waahhhh, los Da Ren dan mucho miedo hoy. Además, ¿por qué la temperatura del palacio Qian Qing bajó tanto que podría congelar a alguien hasta la muerte?

Justo cuando entró en el pasillo, Feng Tingye pudo sentir una intensa sensación de ira en su camino. Se lanzaron dagas como si lo estuvieran llamando a modo de saludo. ¡Si no fuera por su estatus, probablemente, lo habrían apuñalado hasta que pareciera un colador!

—Tos tos… —Feng Tingye se aclaró la garganta: —¿De dónde sacaron esto?

—¿Dónde más podríamos haberlo conseguido? Xiang Er nos lo entregó antes de partir. 

Shao Zitong se burló revelando sus dientes blancos. Sus dientes afilados como una navaja parecían una bestia causando que uno se aterrorizara.

—¿Xiang Er?

Entonces, fue esa Ya Tou. Antes de irse, no podía pasar por alto empujarme a un pozo. Ella realmente es digna de ser mi prima. Si tan solo pudiera ser tan inteligente cuando esté en el reino Xia y torturar a Xia Mingyuan para crear un caos. Eso sería genial.

—Dado que esto es algo que Xiang Er te dio, ¿no deberías estar buscando a Xiang Er en lugar de venir al palacio Qian Qing para llamar a Zhen?

—Feng Tingye, ¿todavía quieres cubrir a esa Ya Tou? —Yan Ran, que se estaba refrenando todo este tiempo, finalmente estalló. Golpeando el libro en su mano contra la mesa, no pudo soportarlo más.

Todos sabían que Xia Yuqing deseaba que los hombres fueran parejas cariñosas. También sabían que a Xia Yuqing le encantaba señalarlos como un punto de ataque. Sin embargo, después de todo, eran solo pensamientos. Fueron capaces de contener las acciones de alguien, pero no los pensamientos, así que simplemente la dejaron en paz.

Sin embargo, no pensaron que cierta persona tomaría sus pensamientos sexuales y crearía un libro. Difundiéndolo por todos lados, esa persona los había compilado en un libro de ellos siendo homosexuales. ¡¡Cómo pudieron reprimir su ira!!

Feng Tingye levantó las cejas, fingiendo ser tonto: 

—¿Esa Ya Tou?

—Naturalmente, es la Consorte Qing. Ni siquiera intentes negarlo. Ese día en el palacio de Xie Fang, Xiang Er había solicitado una vez querer una copia impresa de Consorte Qing. En ese momento, todavía no lo sabíamos. Ahora, si sólo nos hubiéramos dado cuenta de lo que eso significaba… Copia impresa… jejeje… 

La risa de Shao Zitong resonó dentro de la habitación haciendo que el cabello se erizara. 

Las sirvientas del palacio y el eunuco fuera del palacio, al escuchar la explosión de Shao Zitong y Yan Ran casi se postraron en admiración.

Era realmente difícil ver a esos Da Ren tranquilos estar tan enfadados. ¡Estos Da Ren incluso estaban teniendo una pelea con Su Majestad por Consorte Qing! Una belleza podría volcar un país. Niang Niang realmente es una mujer fatal para poder causar una pelea entre Su Majestad y los Da Ren que eran tan cercanos como hermanos.

No servirá. Por lo general, Niang Niang trata a todos bastante bien. No podían permitir que Niang Niang y su príncipe por nacer cayeran en peligro debido a la belleza de Niang Niang. Alguien debe darse prisa e informar a la emperatriz viuda y consorte Qing.

Cuando el grupo hizo contacto visual, de inmediato, todos conocieron los pensamientos de los demás. Separándose para manejarlo, en este momento, dentro de los pasillos del palacio, la lucha interior estaba llegando al clímax.

Feng Tingye miró las expresiones oscuras en el rostro de las tres personas y respiró hondo: —Entonces, ¿qué quieren hacer mis amados funcionarios? Son solo algunos libros que no reflejan la realidad. ¿Es posible que estos Da Ren quieran que Zhen castigue a Ai Fei

¡Ella es la Ai Fei de Zhen, no la consorte Qing! Obviamente, quería proteger a esa Ya Tou hasta el final. 

Las tres personas furiosas miraron a Feng Tingye, parecía como si estuvieran listas para destrozarlo en cualquier momento.

En ese momento, se escuchó un ligero golpeteo desde el exterior, rompiendo el imponente ambiente.

—¿Qué sucede? —Feng Tingye frunció las cejas, mostrando un poco de impaciencia.

La figura exterior se puso rígida, a partir de entonces su voz dijo temblorosa: 

Nu Bi ha venido a servir té a Zhen y los Da Ren.

Algo brilló en los ojos de Feng Tingye: 

—Adelante.

An Yan, tembló de miedo cuando entró, sintiendo la atmósfera pesada dentro de la habitación. Su corazón había estado llorando ríos desde hace mucho tiempo. ¿Por qué había venido en ese momento, para ir tan lejos como para castigarse y tratar de ganar tiempo? 

An Yan entró en la habitación y sirvió el té sucesivamente a los hombres que estaban dentro. Cuando llegó frente a Yan Ran para servir otra taza de té, sus ojos recorrieron el libro sobre la mesa y sus ojos se encogieron de inmediato.

El rostro de Yan Ran se volvió negro por completo por un breve momento, pero para el grupo de hombres que le estaban prestando atención, ese corto período fue suficiente.

An Yan miró rápidamente hacia abajo y, sosteniendo la bandeja, estaba a punto de salir corriendo por la puerta cuando Feng Tingye la llamó: 

—Espera. 

El corazón de An Yan dio un vuelco: 

—¿Su Majestad y los Da Ren tienen alguna orden?

Shao Zitong le dio una señal con los ojos a Yan Ran. Entendiéndolo sin que se lo dijeran, Yan Ran sacó el libro sobre la mesa y lo tiró frente a ella: 

—¿Reconoces esto?

Nu Bi… Nu Bi… —An Yan al ver el libro arrojado a sus pies, de inmediato, sus ojos vagaron por todas partes, mostrando su conciencia culpable. 

—¡Di la verdad! De lo contrario, Su Majestad, esta es solo una sirvienta de palacio, ¿verdad? ¿Qué crees que deberíamos hacer?

Shao Zitong se volvió para mirar a Feng Tingye, sus ojos como buitres. 

—Si esta doncella de palacio se atreve a mentir frente a Su Majestad, se debe considerar engañar al rey. Siguiendo las leyes, debería ser condenada a una muerte de mil cortes.

—Su Majestad, por favor, perdóneme la vida. Su Majestad, por favor, perdóneme la vida… —El rostro de An Yan palideció. Luego, con estrépito, se arrodilló temblando.

Feng Tingye no detuvo a Shao Zitong. Originalmente, había pensado que así era como Xia Yuqing encontraba diversión. Incluso si lo compartiera, era simplemente en privado con Liu Yixiang. Pero ahora parece que… no fue tan simple como eso. Esta vez, había despertado su interés.

—Habla, ¿qué significa esto? —Feng Tingye entrecerró los ojos mientras preguntaba.

De la cabeza a los pies, An Yan estaba temblando. Labios pálidos, su voz era tan tranquila que, a pesar de que todos le prestaban atención absorta, todavía no podían entender.

—Habla más fuerte. —Shao Zitong golpeó la mesa con su mano derecha. Con un estruendo, la mesa de madera estaba… destrozada en pedazos.

An Yan respiró frío y gritó: 

Nu Bi hablará. Ese libro fue desarrollado por Consorte Qing, quien a su vez hizo que Lady Liu lo llevará fuera del palacio para formar una copia física. Después, se vende dentro del palacio.

 —¿Vender? —Feng Tingye arqueó las cejas.

—Sí… sí, ese libro se divide en una copia normal o una copia de tapa dura. Hay una copia experimental para comenzar primero. Si uno quisiera continuar con la historia, tendría que usar dinero para comprar una copia original. La versión impresa, además de la historia original, tendría algunas historias cortas adicionales para apreciar. Dependiendo de la versión, tiene precios diferentes. Tiene un precio justo de 9,98. ¡Solo 9,98! 

An Yan había aprendido la forma en que Xia Yuqing había comercializado con entusiasmo el artículo. En el momento en que volvió a mirar los rostros de los Da Ren, se dio cuenta de… 

¡¡¡Niang Niang, Nu Bi te defraudó!!! En un momento de emoción, ella lo había revelado todo. Nu Bi realmente no lo hizo a propósito. Waaaaaaa ~~~~ (> _ <) ~~~~


Army
Dosis de meme semanal XD

[1]El pastor de las vacas y la niña tejedora es una historia popular de una pareja que se separa a la fuerza.

[2]Xiao Li Cang Dao = una daga escondida entre sonrisas = modales amistosos que desmienten intenciones hipócritas.

| Índice |

4 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 91: El libro amarillo es atacado injustamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *