Escapó otra vez – Capítulo 94: Grupo forzado a burlarse

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Tocando su vientre hambriento, Xia Yuqing se sentó abatida en la cama. Actuó lastimosamente, como un animal descartado.

¿Huir? Ella no se atrevió. En el momento en que se abrió la puerta, miró afuera en vano. Afuera había al menos una docena de hombres fuertes. Si no hubiera sido un asunto tan pequeño, podría haber intentado escapar. Pero ahora con eso, puede ser peligroso correr unos pocos pasos, ¡y mucho menos escapar de la persecución de esas personas!

Afortunadamente, según la declaración de Jiang Zhaorou, este niño es muy útil para ella. No lastimará al niño, lo que la alivió un poco. Al menos por ahora está a salvo y segura, madre e hijo. En cuanto al futuro… solo pueden dar un paso a la vez.

Xia Yuqing estaba pensando así cuando escuchó el sonido:

—Gruñido

Después de una pausa, su estómago se movió. Era obvio que el bebé en su estómago también tenía hambre y protestaba contra el trato inhumano con acción.

Xia Yuqing estaba llorando, waaaaahhh, esas personas están hechas de hierro y acero. Perderse una comida es realmente triste, especialmente cuando los dos tazones de arroz perdidos se suman. ¡Eso es un tarro de arroz!

Cuando Xia Yuqing estaba débil y acostada sobre el **, dentro de su corazón, estaba pinchando constantemente a esa persona Feizao. De repente, escuchó el chirrido de la puerta… y se abrió una pequeña rendija.

[Nota: No estoy seguro de por qué hay los dos ** pero fue agregado por el autor]

¿Regresó esa persona Feizao? ¿Podría ser que no pudo superar su trauma y quería volver y rascarle la cara? La antena de defensa sobre la cabeza de Xia Yuqing se puso de pie de repente. Se quedó mirando la rendija de la puerta con ojos ardientes, pensando si debía encontrar un arma en la habitación para ganar ventaja.

Nerviosa por un largo rato, vio un zapato blanco entrar tentativamente. Una manita blanca descansaba en el borde de la puerta. Al entrar de lado, una figura vestida como asistente apareció en los ojos de Xia Yuqing.

—¿Usted está…?

—Shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…

Sus ojos caídos le daban un rastro de ternura que lo hacía verse naturalmente encantador. Esto hizo que Xia Yuqing se sintiera encantada al instante. Cuando llegó, sintió como si le hubieran disparado una flecha al corazón, así que… ¡tan… adorable!

El adolescente asomó su pequeña cabeza y miró alrededor de la puerta. Asegurándose de que todos fueran llevados solos o salieran a comer, luego dejó escapar un suspiro y cerró la puerta.

—Ah… ¿cómo bajaste?

Tan pronto como se dio la vuelta, la cara de Xia Yuqing estaba casi al alcance, lo que hizo que Yun Xi se sobresaltara. Antes de que pudiera gritar de sorpresa, la pequeña cara cayó en las garras de alguien.

—Oye, ¿qué… eess… ttaas… haa… ddoo…?

La pequeña cara redonda fue amasada vigorosamente por Xia Yuqing.

Xia Yuqing estaba un poco intoxicada. Ah, realmente es suave. Si la cara de Xiao Yuan fuera un onigiri, ¡entonces, la cara de la persona frente a ella era un bollo de pasta de frijoles! Suave y regordeta, tocarlo la hacía sentir tan cómoda.

Cuando la conciencia de Xia Yuqing finalmente se dio cuenta de lo que estaba haciendo, la carita de alguien fue liberada. La cara blanca de Yun Xi tenía algunas marcas rojas y sus ojos estaban llenos de lágrimas que lo hacían lucir cada vez más lamentable.

Xia Yuqing resistió la tentación de abrazarlo y llevarlo de regreso a casa para criarlo. Un poco avergonzada, sonrió:

—Tos, ¿estás bien? No lo hice a propósito.

—¿Cómo podría estar bien? ¡Mi cara está hinchada!

Yun Xi miró a Xia Yuqing con fiereza, pero desafortunadamente con su rostro “hinchado” y ojos llorosos, se veía aún más encantador.

Los ojos de Xia Yuqing estaban rojos, trató de reprimir el aullido de su lobo interior y emitió las palabras en su boca:

—¡En realidad, tu cara siempre ha estado un poco hinchada! —Para ser expresado de una manera sencilla. —En realidad, solo quiero ver si tenías una máscara de piel humana.

Yun Xi hizo una pausa, luego miró hacia arriba y preguntó:

—¿Y el resultado?

Xia Yuqing le dirigió una mirada desdeñosa:

—¡Basura, obviamente no!

—…

—Entonces, ¿quién eres exactamente?

—…

Yun Xi se congeló y sonrió:

—Solo pasaba… pasaba.

—¿Pasando por la casa?

Yun Xi tosió torpemente, —Bueno, para ser precisos, estoy con las personas que te secuestraron afuera.

Esta vez, fue Xia Yuqing quien se quedó sin palabras. Dio dos pasos hacia atrás y se apresuró a protegerse el estómago.

—¿Estás con ellos? ¿Entonces, qué estás haciendo? ¿Podría ser…? ¿Quieres sacar de mi boca los secretos del reino Ye?

Yun Xi se crispó, mirando a la mujer que estaba sorprendida frente a él.

—¿Tu cerebro contiene los secretos del reino Ye? Además, ¿qué cliché has visto en el que una vez que entran por la puerta te explican su papel?

Xia Yuqing reflexionó por un momento y sacudió la cabeza con torpeza. —Hablando así, realmente no parece ser el caso. ¿Entonces qué quieres?

Yun Xi miró profundamente a Xia Yuqing y luego suspiró,

—Para decirte la verdad. También fui secuestrado por ellos.

—¿Nani[1]? —Xia Yuqing miró con recelo la cara blanca de Yun Xi, sus ojos brillaban con precaución y sorpresa.

Al ver esto, Yun Xi miró hacia atrás, luego tiró de la mano de Xia Yuqing para esconderse en la esquina.

—No te esconderé esto, pero esta…  La familia de Gong Zi[2] es originalmente una familia rica… Simplemente, salí corriendo para jugar, pero no esperaba ser atrapado por este grupo, justo después de salir corriendo por un momento.

Yun Xi terminó de hablar con amargura, pero descubrió que Xia Yuqing había estado mirando su mano. Sus cejas se arquearon:

—¿Qué estás haciendo?

—Oh, nada, nada… —Xia Yuqing soltó apresuradamente la mano de Yun Xi, tapándose los ojos para pensar en algo que no tenía sentido.

—No, dijiste que te escapaste de casa. Si te escapaste de casa y no les hiciste daño, ¿por qué te atraparon?

—Uh… —Yun Xi se congeló por un momento, pero, afortunadamente, se recuperó rápidamente. Mirando a Xia Yuqing: —¿Cómo puedes ser tan ingenua? Esas personas no son tan simples como crees. En ese momento, pasé junto a ellos y capté su interés. Luego, con las drogas puestas, me desmayé.

Después de escuchar la palabra “drogas”, Xia Yuqing se despertó de repente. Resultó que el joven también fue atrapado y drogado. ¡Waaahhh, un camarada del desastre!

—Entonces, ¿alguna vez has pensado en escapar de aquí?

Yun Xi se congeló y su rostro colapsó repentinamente, como una polla derrotada:

—Por supuesto que lo pensé, pero no me atrevo. ¿Sabes que esas personas son famosas por matar sin pestañear? Antes había otra persona que fue secuestrada conmigo y trató de escapar. Al final, fueron atrapados por esa mujer malvada.

—¿Jiang Feizao?

—¿Feizao? Pu…

Yun Xi fue sorprendida por un momento y quedó atónita por el título de Xia Yuqing para la mujer. No pudo evitar reír, pero también sabía que reír demasiado haría que la gente viniera. ¡Se tapó la boca haciendo que su pequeño rostro se pusiera rojo!

—Ríe… ¡Me voy a morir de risa! Jiang Feizao, jajaja, no pasa nada. Es Jiang Feizao —Yun Xi jadeó y se apoyó contra la pared después de reír,

—Esa Jiang Feizao. No la mires delicada y débil, su corazón es venenoso. El hermano pequeño que se escapó fue capturado poco después de que salió corriendo, y luego esa perra le rompió la pierna.

Xia Yuqing aspiró una bocanada de aire. Luego, recordó que Jiang Zhaorou había mencionado que, si se atrevía a correr, ¡le rompería los tendones! Inmediatamente, empezó a sudar frío. ¡Esta mujer realmente era una flor devoradora de hombres disfrazada con un hermoso rostro!

—Después de que la pierna de ese hombre quedó discapacitada, no lo he visto de nuevo. No sé si sobrevivió o murió, pero desde entonces nunca me he atrevido a huir.

—Oh, has hablado durante mucho tiempo, pero todavía no has dicho exactamente qué viniste a hacer aquí. —Xia Yuqing asintió, aparentemente comprensible, luego cambió el tema de nuevo al punto principal.

Yun Xi se puso rígido, con un poco de vergüenza en su rostro. Pero pronto lo encubrió:

—No es nada. Solo tengo curiosidad por ver quién fue arrestado. Hablando de eso, también somos compañeros de sufrimiento, así que te cuidaré bien en el camino.

Xia Yuqing se congeló, mirando la cara redonda de Yun Xi, se sintió cálida. No esperaba que, en un lugar tan desconocido de la vida, con situaciones potencialmente mortales, que pudiesen surgir en cualquier momento, encontrara a un joven tan entusiasta y de buen corazón. ¡El dios que pasaba realmente no la abandonó!

—Oye, tú… —Al ver que Xia Yuqing parecía un poco fuera de lugar, Yun Xi frunció el ceño, levantó la mano frente a ella y la llamó dos veces.

Quién sabía que Xia Yuqing agarraría su mano con fuerza en el próximo segundo y hablaría con lágrimas en los ojos:

—Eres una buena persona.

—… —La expresión de Yun Xi que emitió al azar la tarjeta de buen hombre de repente se atenuó ligeramente. ¿Entonces lo crees? Entonces, ¿por qué no sintió ningún logro? Efectivamente, las cosas que no son lo suficientemente desafiantes también pueden provocar dolores de cabeza. — … Me estás halagando

Los ojos de Yun Xi, de repente, se posaron en el vientre ligeramente abultado de Xia Yuqing. Sus ojos se entrecerraron bruscamente y le gritó al estómago de Xia Yuqing:

—Tú, tú…

—Eh, ¿qué pasa? —Xia Yuqing se sorprendió por su repentina emoción y preguntó desconcertado.

—¿Esto es un bebé? —Yun Xi miró fijamente el estómago de Xia Yuqing y preguntó en voz baja, como si tuviera miedo de perturbarlo.

Xia Yuqing asintió con una sonrisa. Los ojos de Yun Xi se volvieron más brillantes y preguntó con cuidado:

—¿Puedo tocarlo?

—¿Eh? —Xia Yuqing lo miró con sorpresa.

Yun Xi se sintió culpable de repente. Temeroso del malentendido de Xia Yuqing, se apresuró a explicar:

—Soy hijo único en casa… hijo único, así que nunca he visto un bebé. Tengo mucha curiosidad por él. Si no quieres que lo haga, está bien.

—No, es solo…

¿No decían los hombres de la antigüedad que los hombres y las mujeres no deberían tener contacto físico si no tienen una relación matrimonial? Si el Ultra Seme supiera que fue tocada por otro hombre…

¡Ay, parece que algo anda mal! ¿Por qué pensaste en Ultra Seme en este momento? ¿Por qué le importaban los sentimientos del Ultra Seme cuando la iban a tocar? Ella obviamente… obviamente…

—Oye, ¿estás bien?

El grito de Yun Xi despertó a Xia Yuqing. Xia Yuqing negó con la cabeza e intentó deshacerse de los pensamientos inesperados en su cabeza.

—Está bien, no quise no dejarte tocarlo. Es solo que hombres y mujeres que no están en una relación matrimonial…

Yun Xi recordó que estaba… avergonzado se tragó la lengua:

—He sido grosero

—Está bien, sí, ya hemos hablado mucho, pero todavía no sé cuál es tu nombre.

Si un niño tan gentil y considerado pudiera volverse… si lo enviaran a la cama de ese Da Ren, sería un delicioso aperitivo, oh hohoh…

Ajeno a la situación, Yun Xi vaciló antes de decir:

—Mi… mi apellido es Yun, mi nombre es Xi. Tengo dieciséis años. Gu Niang parece ser unos años mayor que yo. Si no le importa, puede llamarme Xier.

—Oh, dieciséis, eso es muy joven. Uh… yo…

—Lo sé, lo sé, escuché a los hermanos guardias afuera decir tu nombre. Tu nombre es Xia Yuqing. ¿Qué tal si te llamo Qing Er Jiejie?

—De… —Xia Yuqing hizo una pausa por un momento, luego dijo: —Por supuesto.

Si reconozco a un hermano tan joven, ¡definitivamente será más conveniente para mí frotar tu cara! Xia Yuqing estaba pensando sin restricciones. Justo cuando quería volver a hablar, escuchó el “Murmullo” del jefe.

—…

—…

Los dos mantuvieron los ojos bien abiertos hasta que sonó otro fuerte “gruñido”.

El rubor de Xia Yuqing casi sangraba. Yun Xi estaba un poco sorprendida:

—¿Todavía no has comido?

Xia Yuqing asintió con impotencia. Parecía que, accidentalmente, provocó a Jiang Feizao y no le dieron el almuerzo.

—Esa mujer es realmente molesta. Hm, afortunadamente, todavía me quedan algunos pasteles pequeños. Tú los comes primero.

Yun Xi se enteró de que Jiang Zhaorou le había quitado la comida a Xia Yuqing y estaba muy enojado. Sacó unos pequeños pasteles delicados de su cuerpo y los puso en las manos de Xia Yuqing.

¿Eres Doraemon? ¡¿Cómo puedes llevar cosas para comer?! Xia Yuqing estaba atónita y miró la masa en sus manos, llena de sorpresa.

—¿No es suficiente?

—Suficiente, es suficiente. Gracias, Xier es realmente una buena persona. —Xia Yuqing miró a Yunxi con lágrimas en los ojos y le dio otra tarjeta de persona agradable.

—¡De nada! Se hace tarde, tengo que irme primero o estaré en problemas cuando vuelvan a verme más tarde. —Yun Xi miró afuera y se puso de pie.

—Ok, tú ve primero. —Xia Yuqing asintió. No quería afectar a este chico que acababa de ayudarla.

Al ver a Yun Xi salir de la habitación, Xia Yuqing simplemente mordió el pastel dejado por cierta persona. En el momento en que entró en su boca, los ojos de Xia Yuqing mostraron asombro.

♦ ♦ ♦

Al mismo tiempo, en el Palacio del Reino Ye, todos inclinaron la cabeza sobre las frías losas de mármol del Estudio Imperial. Todos pudieron sentir la atmósfera fresca. Los alrededores se llenaron con el viento y la lluvia de una nube de tormenta que se acercaba. Todos pensaron que esta vez no podrían escapar. En el momento de la catástrofe, una paloma blanca voló repentinamente desde la ventana entreabierta y aterrizó en el escritorio de la Sala del Estudio Imperial.

—Su Majestad…

La gente a su alrededor vio a Feng Tingye extender la mano y tocar la paloma desconocida. Lentamente, su rostro cambió ligeramente, lo que provocó que el grupo gritara con ansiedad.

Feng Tingye extendió su mano a los pies de la paloma y sacó la pequeña nota adjunta a la pata de la paloma.

Después de ver las palabras en la nota, la cara de Feng Tingye se hundió. Apretó los dientes y maldijo:

—¡Jiang Zhaorou!

♦ ♦ ♦

Gracias a la merienda de Yun Xi, en los siguientes días, Xia Yuqing y su relación se acercaron gradualmente. Tal vez, Feizao realmente se enojó con Xia Yuqing cuando se conocieron, en los últimos días, Xia Yuqing no la había visto mucho.

—Hm, cariño, ¿tu padre nos olvidará? Ha pasado mucho tiempo y aún no nos ha encontrado. ¡Realmente es débil!

Xia Yuqing se sentó en un carruaje lleno de baches y se quejó aburrida al niño dentro de su estómago. Es una pena que la niña aún no haya nacido, no pudo darle una respuesta en absoluto. Así que parecía más una persona que hablaba consigo misma.

De repente, el carruaje se detuvo sin previo aviso. Xia Yuqing se inclinó hacia adelante, protegiendo apresuradamente su vientre con una mano y tirando con fuerza de la ventana lateral con la otra. Su rostro estaba un poco feo.

Cuando Xia Yuqing estaba a punto de jurar, hubo algunos pasos afuera. Sus ojos se iluminaron, una expectativa inexplicable se elevó en su corazón. Esta circunstancia, este estado de ánimo y el aura dominante que se extendía por el aire, algo andaba mal, debe ser…

—¡R… Roo… roo… robo!

¿Robo? ¡Roba a tu hermana, ladrón! Xia Yuqing escuchó los gritos agudos desde fuera del carruaje. Casi resbala bajo sus pies y se cae en el piso.

Estaba ciega para pensar que el líder de los bandidos podría ser el Ultra Seme Lord. ¡El Ultra Seme Lord es indigno! Para comparar el poder de este jefe bandido con usted, soy culpable, ¡lo lamento!

Odio que pases por Dios. Sin razón, secuestrar a este pobre pez en el estanque y luego ensuciar al villano. ¡Realmente estás yendo demasiado lejos!

No hubo tiempo para que Xia Yuqing sintiera remordimiento cuando escuchó un grito desde afuera.

—¿No puedes tartamudear por una vez? Cada vez que dices el lema, tartamudeas. ¡Incluso si no crees que es vergonzoso, yo lo creo!

—…Si supieras que tartamudearía, ¿por qué dejarías que saliera cada vez para informar? Hermano, ¿estás seguro de que no estás borracho?

—Xiao San[3], vete

—¡Entendido, jefe! Abrí este camino y planté este árbol. Si quieres pasar de aquí, ¡deja atrás tu tarifa de peaje!

¡El joven inteligente llamado Xiao San dio un paso adelante y gritó el llamado lema!

Xia Yuqing se echó a reír, extendió la mano y abrió la esquina de la cortina del carruaje. Allí vio a un hombre alto y fuerte abofetear al joven alborotado frente a él.

—Jefe, no puede hacer esto. Xiao San era un erudito antes. Y al hablar quedaría más claro. ¿C… cómo puedes compararme con él?

—¡Mírate a ti mismo! Su problema de tartamudeo nervioso ha persistido durante muchos años, ¡pero aún no ha progresado! Decir que Xiao San es un erudito y habla con fluidez, ya que sabes que no hablas con fluidez, debes seguirlo y aprender. Siendo descuidado todos los días, no has crecido en absoluto. Ni siquiera conoces algunos personajes, has avergonzado a este anciano. ¿No te lo dijo este viejo? Hoy en día, los bandidos no lo tienen fácil. Debes ir a aprender más cosas. Así que incluso en el futuro, si decides ser un bandido, seremos unos bandidos bien informados y educados. Incluso si salimos, no seremos avergonzados. Al final, todos ustedes no tomaron en serio las palabras de este anciano.

—Pu… —Xia Yuqing se tapó la boca mientras temblaba de risa. Este líder de los bandidos es demasiado divertido. Jajaja. Hoy en día, incluso los bandidos tienen la motivación para superarse y aspirar a ser una versión de mayor calidad de sí mismos. Es admirable. Con el tiempo, definitivamente podrán convertirse en un señor supremo. ¡Si suscita algún problema, se convertirían en el bandido luchador entre todos los ladrones de montaña!

Debe saber que es fácil ser una mala persona, ¡pero es difícil ser una mala persona con cultura, pensamiento y calidad!

—Jefe, últimamente te has convertido cada vez más en una madre. ¿Es esa época del mes? Entendemos que sucede unos días al mes, ¡entendemos!

El joven hooligan murmuró para sí mismo. Inesperadamente, cayó en los oídos del hombre fuerte, y recibió ese comentario con una gran bofetada.

—¿Te pica la piel, chico? ¿Cómo te atreves a decir que soy como una vieja madre? Además, ¿qué quieres decir con esos pocos días al mes? ¿Tratas a este anciano como a una mujer? ¿Dónde aprendiste a decir esas tonterías? ¡Mira y piensa si este anciano te romperá las piernas o no!

—Jefe, Jefe, no me atrevo.

El joven fue agarrado por las orejas y estaba gritando. Saltando en el lugar donde estaba parado, estaba tratando de salvar sus oídos, pero no esperaba que el dolor empeorara cada vez más. Cuando el líder de los bandidos finalmente lo soltó, sus dos pequeñas orejas ya estaban rojas y ensangrentadas. Desde la distancia, parecían las mejillas de chibi maruko-chan[4].

Xia Yuqing se agarró a la ventana junto a ella, tapándose la boca para detener su risa. Si no estuviera cuidando su vientre, habría rodado al suelo riendo. ¿Cómo pueden estos ladrones ser tan lindos? Esos días… cada pocos días cada mes, si el líder no tuviera un aspecto tan heroico, habría pensado que era una mujer disfrazada.

—¡Suficiente! —Jiang Zhaorou miró en silencio a este grupo de ladrones que actuaron como si nadie estuviera presente y estuvieran presumiendo. No pudo soportarlo más y gritó. Su tono era frío. —¿Las malas hierbas de Jiang Hu se atreven a intentar robarme? Se están sobreestimando a sí mismos. Ya que estamos apurados, salgan del camino y los dejaré con sus vidas. De lo contrario, estas serán sus tumbas.

—¿Mmm?

La furia de Jiang Zhaorou llamó la atención de esos ladrones ruidosos e incómodos.

El líder de los bandidos estaba un poco irritado. Volvió a mirar a Jiang Zhaorou:

—¿Por qué esta mujer habla de forma tan irritante?

—Sí, jefe, no solemos arrebatar a los viejos, débiles, enfermos o mujeres. Pero esta mujer no es un buen pájaro a primera vista. Con una boca tan agresiva, definitivamente no es una buena persona. ¿Ella también quiere que este lugar sea nuestro cementerio? Hmph, jefe, llevémosla de regreso para que sirva a la anciana para calmar su espíritu.

—¡Sí, robarles, robarles!

Siguiendo la propuesta del chico, los bandidos detrás del líder comenzaron a cantar. Aparentemente, las groseras palabras de Jiang Zhaorou los habían molestado.

—Entonces, vamos a robarles. El Ya Tou que servía a la anciana se ha casado recientemente y nadie está esperando a la anciana. Traigamos está de vuelta. ¡Hermanos, vayan!

El líder reflexionó por un momento y aceptó la sugerencia del joven. Sacando un gran sable, les gritó a todos que se apresuraran hacia adelante.

Durante un rato, el sonido de las espadas chocando resonó con fuerza y ​​los gritos de las personas que resultaron heridas llegaron uno tras otro.

Xia Yuqing se sentó en el costado del carruaje y miró alegremente a través de la cortina hacia la feroz batalla afuera. Su rostro estaba lleno de emoción. Esta fue una versión en vivo de un drama de artes marciales. Esta fue una ocurrencia rara. En comparación con esos dramas falsos con gente volando con cuerdas, ¡esta lucha acrobática fue mucho más emocionante!

Mientras Xia Yuqing miraba con interés, comentaba en su corazón de vez en cuando. Desafortunadamente, en este momento, no tenía semillas para comer mientras miraba. De repente, una figura entró volando en el carruaje.

Xia Yuqing se sorprendió. Respiró hondo y miró más de cerca solo para descubrir que la persona que se apresuró a entrar era realmente…

—¡Xi’er!

Xia Yuqing exclamó. Yun Xi le tapó la boca antes de que pudiera hablar más, —Shhhh, cállate

—¿Cómo entraste? —Xia Yuqing asintió y preguntó mientras bajaba la voz.

—La gente de afuera ha matado hasta que sus ojos se enrojecieron. Si no me dirijo aquí, ¿dónde más me escondería? —Yun Xi se frotó el pecho con aprensión, apaciguando el pequeño corazón que latía con fuerza debido a los varios cuchillos largos que le pasaban por la cabeza.

—Pero si los matan ferozmente y luego vienen a nosotros, ¿no será más peligroso aquí?

Xia Yuqing miró la batalla que había comenzado a caer en ventaja de los bandidos de la montaña.

¡Yun Xi se congeló y luego recordó que ahora podía correr afuera! ¿Por qué se entró en este carruaje? ¡Este es un callejón sin salida! ¡Esperar aquí era como convertirlos en blancos fáciles para los bandidos!

¡Uh no! ¿Por qué debería arrastrarme con ese cornudo? ¡Estoy confundido! Primero demos un paso atrás. Incluso si los ladrones no tienen éxito, Jiang Zhaorou ciertamente traerá a la gente para ver si la gente en el carruaje está bien. En ese momento, probablemente no le harán nada. Pero, su identidad podría ser… Aaaaghhh, ¿por qué fui tan estúpido al entrar ahora mismo?

Yun Xi estaba extremadamente molesto, pero no permitió que se mostrara en su rostro. Miró a Xia Yuqing con seriedad:

—Lo sé naturalmente. No se preocupe, Qing Jiejie. Estás aquí con un bebé, indefensa, asustada y probablemente alarmada. Es por eso que he venido a acompañar a Qing Jiejie…


[1]Nani es una forma de expresar sorpresa en idioma Japonés [Army: Siento que estamos traspasando la barrera de idiomas]

[2]Gong Zi: término utilizado generalmente para referirse a jóvenes señores ricos

[3]Xiao San-nombre en clave para señalar al miembro llamado pequeño tres

[4]Chibi Maruko-chan es una serie de manga escrita e ilustrada por Momoko Sakura. Posteriormente fue adaptada a una serie de anime por Nippon Animation, siendo emitida por Fuji Television entre el 7 de enero de 1990 al 27 de septiembre de 1992.

| Índice |

2 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 94: Grupo forzado a burlarse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *