Escapó otra vez – Capítulo 95: Arrojada a la guarida de los ladrones

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Con una mentira tan chapucera arrojada a la cara de otra persona, habría sido un golpe, pero lanzado al costado de Xia Yuqing…

Cuando Yun Xi se sintió avergonzado por sus propias palabras, Xia Yuqing apretó las manos con fuerza y ​​levantó los ojos con asombro. Xia Yuqing lo miró con un toque de afecto:

—Realmente, no te juzgué mal, Xi Er, realmente eres una buena persona

Emitió una tarjeta de buen hombre de nuevo, ¡Yun Xi pensó que no podía usar algunas palabras nuevas! Siempre recibiendo la tarjeta de buen hombre, ¡las presiones son demasiado grandes!

Los dos hablaron un rato, mientras la pelea afuera estaba llegando al clímax.

—Maldita sea, ¿por qué estos ladrones son tan poderosos? —Jiang Zhaorou maldijo. Al ver que sus subordinados fueron asesinados uno por uno en manos de estas malas hierbas de Jiang Wu, su rostro palideció. Al principio, ya había perdido su estado de pura tranquilidad, ahora era aún más aterradora.

—Si Xiao Jie[1], cada una de estas personas es muy poderosa en las artes marciales. De ninguna manera son ladrones ordinarios. La señorita debería aprovechar este tiempo para irse primero.

Un guardia mayor dio un paso adelante y bloqueó la espada dirigida a Jiang Zhaorou y susurró.

—Pero… —Jiang Zhaorou miró el carruaje que llevaba a Xia Yuqing no muy lejos. Sus ojos obviamente mostraban desgana. Fue tan difícil para ella sacar a Xia Yuqing de la capital del reino Ye. El éxito estaba al alcance de la mano, pero en este momento tiene que darse por vencida…

—Si Xiao Jie, por favor, considere seriamente la situación general. Si las colinas verdes sobreviven, ¡habrá madera para quemar[2]!

El guardia había seguido a Jiang Zhaorou durante mucho tiempo. Al ver que los ladrones de la montaña se acercaban, no pudo evitar entrar en pánico y rogarle a Jiang Zhaorou.

Jiang Zhaorou se mordió los labios y miró ferozmente a los ladrones no muy lejos. Era como si quisiera arraigar la memoria de todos y cada uno de los hombres que habían causado su derrota, para poder pagarles uno por uno en el futuro.

Jiang Zhaorou peinó su caballo y se volvió. Varias escoltas en el costado corrieron a sacrificarse para que ella pudiera salir corriendo del cerco y escapar.

—Jefe, esa perra se ha ido.

Un pequeño ladrón de ojos afilados, al ver a Jiang Zhaorou huir, gritó apresuradamente.

El líder de los ladrones miró a la gente de Jiang Zhaorou que no temía a la muerte. Para evitar más bajas, frunció el ceño y dijo:

—No la persigas, tratemos con ellos primero.

—Ah, dejaste a tus hombres y corriste. Jiang Feizao, realmente eres… —Xia Yuqing no pudo evitar quejarse mientras escuchaba los sonidos del exterior.

—No puedes culparla. Esos ladrones son demasiado poderosos. Si no corre, solo moriría. El valor de esa supuesta justicia frente a la vida y la muerte es solo de unos centavos.

Yun Xi se burló. No se sorprendió en absoluto y parece que lo había esperado todo el tiempo.

—Esto no está bien. Si Jiang Zhaorou se ha escapado, entonces, nosotros no… —Yun Xi se congeló, su expresión era fea.

Tal como mencionó Xia Yuqing, Jiang Zhaorou se había escapado. Los guardias que se quedaron atrás perdieron la columna vertebral y fueron derrotados rápidamente. En un minuto, todos estaban limpios.

—Ve a ver si hay sobrevivientes. Además, ve a cuidar a los hermanos heridos.

El grito del líder ladrón hizo que las dos personas en el carruaje se congelaran.

Xia Yuqing quería levantarse apresuradamente, pero después de haber estado en cuclillas durante mucho tiempo, sus piernas y pies estaban un poco débiles y su cuerpo cayó hacia adelante.

—Ten cuidado.

Yun Xi se sorprendió cuando vio esto. Al no tener tiempo para pensar en ello, dio un paso adelante para atraparla. Sin embargo, dado que tenía demasiada prisa, Xia Yuqing lo trató como un cojín.

—Ugh…

Los dos gruñeron al mismo tiempo. Xia Yuqing miró su estómago con una expresión de miedo, solo para sentirse aliviada cuando no le dolió. Más tarde, descubrió que su mano parecía tocar algo, suave y carnoso. Mirando abajo…

—…

—…

Los dos se miraron el uno al otro.

—… Ah, tú, tú, tú, tú eres… —Xia Yuqing se levantó apresuradamente de Yun Xi, agitando sus dedos hacia Yun Xi.

Sin darles tiempo para avergonzarse, escucharon un grito desde afuera:

—¡Jefe, aquí! ¡Mira, aquí hay un carruaje!

La cara de Xia Yuqing y Yun Xi cambió. Antes de que Yun Xi pudiera reaccionar, Xia Yuqing tiró de Yun Xi.

—Realmente hay un carruaje. Tampoco se ve mal. Quizás, haya algo caro en él. Date prisa y mira. —La voz del líder de los bandidos estaba cerca.

En el siguiente segundo, la cortina del carruaje se abrió lentamente bajo la mirada de todos. Pero después de ver la escena dentro del carruaje, las sonrisas en sus rostros se pusieron rígidas.

En el interior del coche, un joven de rostro pálido y tierno abrazó a una mujer que estaba evidentemente embarazada y dijo impotente:

—Esposa, ¿qué te pasa? ¡No asustes a tu marido! ¿Vas a dar a luz? ¡Ayuda! ¡Mi esposa va a dar a luz!

La voz aguda del niño atravesó el cielo y perturbó a las muchas aves que habitaban todo el bosque. La gente fuera del coche estaba rígida en su lugar, como una estatua lúgubre.

Xia Yuqing escuchó el silencio mortal desde un costado y usó a Yun Xi como cubierta para ocultar el temblor de su boca. Como era de esperar, uno no debe tener miedo de un rival como un Dios, sino de un compañero de equipo que es como un cerdo.

¿A luz? ¡Tu mamá va a nacer! Hace cinco meses que estoy embarazada, el niño ni siquiera ha terminado de crecer. ¡¿Qué podría dar a luz?! Eso es todo, vamos a quedar expuestos. Vamos a morir ahora.

—¡Ayuda!

El joven que había informado la noticia tomó la iniciativa en responder. Señalándolos, gritó de pánico.

Como resultado, no pudieron evitar recibir otra mirada de alguien:

—¡Tartamudeando de nuevo! ¡No, ayuda, alguien va a dar a luz!

Cuando el líder de los bandidos llamó, todos volvieron a concentrarse. Todos los bandidos que acababan de mostrar sus auras asesinas y destreza marcial se convirtieron en moscas sin cabeza corriendo en desorden.

Si esto sucediera antes, esos guardias de Jiang Zhaorou habrían matado a estas personas fácilmente. Pero, desafortunadamente…

Yun Xi y Xia Yuqing estaban atónitos al ver al gran grupo de hombres entrar en pánico. Mirándose el uno al otro, determinaron que habían sobreestimado el coeficiente intelectual de este grupo.

—Bien, jefe, tráelos rápidamente de vuelta a la fortaleza. El segundo maestro tiene experiencia médica. Dejemos que vea a esta chica.

Xiao San todavía estaba bastante tranquilo. Al mirar el cuerpo tembloroso de Xia Yuqing, pensó que se sentía incómoda y no pudo evitar ponerse un poco ansioso. Poco sabía él que alguien… sufría por contener la risa.

Después de un tiempo, Xia Yuqing fue llevada apresuradamente a la guarida de los bandidos.

—No hagas un escándalo. Esta chica acaba de sacudir un poco al feto, no es nada. Además, ¿ustedes han tenido sus cabezas apretadas por una puerta? El estómago de esta niña parece que ha estado embarazada durante cuatro o cinco meses como máximo. ¿Cómo podría estar dando a luz? Además, ¿por qué me traes a una mujer a punto de dar a luz? ¡Soy médico, no partera!

En la cima de la montaña, en un pequeño pueblo de montaña tranquilo, una voz masculina, pequeña pero ligeramente aguda, resonó de repente. Esa voz era suave como el agua, pero debido a la ironía en el tono de su voz, fácilmente podría hacer que una persona se estremeciera.

 

—Eso, Qingyan, solo estábamos… solo… —Wu Jun, el líder de los bandidos, se rascó la cabeza, preguntándose cómo explicarlo. Al no tener otra alternativa, siguió lanzando miradas significativas a los pocos hombres de su lado.

—Sí, sí, segundo maestro, no podemos culpar al gran maestro. Todos somos hombres, ¿cómo podríamos saber este tipo de cosas? En ese momento, solo escuchamos al niño gritar que su esposa iba a dar a luz. Nosotros, naturalmente… —Xiao Dong era el hooligan que sufría de tartamudeos tan pronto como se ponía nervioso. Tan pronto como recibió la llamada de ayuda de Wu Jun, dio un paso adelante para justificar.

Tan pronto como las palabras cayeron, sintió una mirada fría enfocada en él haciéndolo temblar y entrar en pánico,

—Se… busca al segundo maestro.

—De acuerdo con lo que está diciendo, ustedes son hombres, así que no entienden este tipo de cosas. Entiendo eso, ¿así que no soy un hombre? Sabía que ustedes, tipos groseros, nunca me aprobaron. Dado que este es el caso, hablemos. Claramente, ustedes no me miran como su segundo maestro. Empacaré mis cosas de inmediato, me iré muy lejos y no los molestaré.

—¡No lo hagas, por favor, segundo hermano, no hables con ira! No quiso decir eso, ¿cómo podríamos atrevernos a menospreciarte? Tienes buenas habilidades médicas y artes marciales. No importa qué, eres miles de veces mejor que nosotros. La posición de segundo a cargo en la fortaleza de Blackwind te pertenece. Sería motivo de risa si no nos despreciara. ¿Cómo podríamos no admirarte? Niño, ¿por qué no te apresuras y te disculpas con el segundo maestro?

Xiaodong se estaba viendo afectado por los comentarios de Wu Jun. Rápidamente, sostuvo su cabecita precaria y se disculpó con Su Qingyan:

—Segundo maestro, no quise decir eso. Soy estúpido, deberías saberlo. Espero que con tu generoso corazón puedas perdonarme.

Qingyan miró a Xiao Dong sosteniendo su cabeza y se burló:

—¿Por qué lo golpeaste? Ya es bastante estúpido. Si le pegas más, se volverá aún más estúpido

—Sí, sí… el segundo hermano tiene razón, el segundo hermano tiene razón en todo.

Xia Yuqing observó atentamente la interacción entre los dos. Su mirada se movió a un lado y luego al otro de nuevo. Entonces, no pudo evitar que sus ojos estallaran en corazones rojos.

¡Un seme bandido y un uke arrogante mimado! Por desgracia, pensó que esta vez sería un desastre, pero no esperaba que al final de la línea hubiera un rayo de esperanza. ¡No sólo pudo conservar su vida, sino que también recibió este regalo! ¡Ella era demasiado afortunada!

Parece que ella había culpado erróneamente al cruce sobre dios. Parece que el cielo descendería a la gente después de que sufrieran por primera vez en sus mentes, tensen sus huesos y mueran de hambre sus cuerpos. Todos los sufrimientos que padecieron entonces allanarían el camino para todas las ganancias.

Ay, mirar al pirata dominante llegar como un perro leal frente al chico guapo y elegante, escuchar todas sus palabras y ser obediente, ¡esto fue un amor rico! También estaba el comportamiento arrogante y mimado del niño. De hecho, debe ser él quien quiere atraer la atención del Uke, ¿verdad? Diciendo que solo hay hermandad entre ellos, ¡ella no lo creerá!

Su Qingyan, de repente, sintió un escalofrío subir por su cuerpo. Se volvió para mirar hacia atrás, pero no vio a nadie. No pudo evitar estar un poco confundido. Rápidamente, dirigió su atención a Yun Xi que había estado en silencio en el fondo.

—¿Eres el marido de la chica? Al escuchar lo que Xiao Dong acaba de decir, gritaste… ¿tu esposa iba a tener un bebé?

Xia Yuqing, al escuchar eso, limpió la baba que simplemente fluía y miró a Yunxi con nerviosismo. De un vistazo, podía decir que el segundo maestro era una persona astuta, no era como esos bandidos, ¡tan fácil de engañar!

—Um… eso es correcto.

—Si ella es tu esposa, ¿cómo no puedes saber que solo ha estado embarazada alrededor de cuatro meses? Las mujeres están embarazadas durante diez meses. ¿Cómo puede dar a luz solo después de los cuatro? ¿Por qué gritaste que iba a dar a luz? ¿Eres realmente su marido? Mirando lo delgado que estás con tus delicadas extremidades y tu apariencia infantil, parece que…

 

Después de ser interrogado tan agresivamente por Su Qingyan, Yun Xi fue tomado por sorpresa. Antes de que pudiera responder, escuchó a Xia Yuqing decir:

—¡No lo es!

La atención de todos se centró en el cuerpo de Xia Yuqing. El rostro de Yun Xi se puso pálido y miró a Xia Yuqing con incredulidad.

Xia Yuqing no tenía el menor rastro de confusión, dijo con firmeza:

—De hecho, no es mi esposo, pero es el padre del niño en mi vientre.

—Oh, ¿qué está pasando?

Sin embargo, las palabras de Xia Yuqing despertaron un poco el interés de Su Qingyan, lo que hizo que enarcara las cejas.

Al parecer, algunas personas rectas de los lados comenzaron a malinterpretar. ¿El joven no era el marido de la niña, sino el padre biológico del niño en el vientre de la niña? ¿Podría ser que la chica estuviera casada con otra persona, pero estaba engañando a su marido? Luego, después de quedar embarazada, ¿se fugaron?

Con esto en mente, todos no sólo expresaron un poco de simpatía por el hombre que recibió el sombrero verde, sino que también comenzaron a condenar a la pareja infiel que trajeron de regreso.

Xia Yuqing estaba tan ocupada inventando mentiras que no se dio cuenta de lo que señaló. Pero Yun Xi podía sentir las miradas y su corazón había comenzado a lamentar. ¿Por qué se había metido en este lío?

Afortunadamente, Xia Yuqing se recuperó rápidamente. Tosió y dijo con tristeza:

—Ustedes hermanos mayores no tienen idea. Crecí con Xi’er desde una edad temprana, somos amigos de la infancia. Ambos veníamos de familias académicas. La relación entre nuestros padres también fue muy buena. Aunque soy unos años mayor que Xi Er, desde pequeños ya estábamos dispuestos a casarnos. Siendo inseparables desde la infancia, nos hemos identificado como almas gemelas. Simplemente no esperábamos…

Hablando hasta este punto, Xia Yuqing sollozó dos veces y dijo lastimeramente:

—El negocio de la familia de Xi’er fracasó en los últimos dos años y la forma de vida de su familia también se ha quedado corta. Mi padre y mi madre… al ver el declive de la familia Xi, no sentían que nuestras familias fueran adecuadas, por lo que ya no estaban dispuestos a dejarme estar con él.

—¿Cómo pueden tu padre y tu madre hacer eso?

Estos ladrones eran todos pobres y lo que más odiaban era la clase de gente que despreciaba a los pobres y amaba a los ricos. Al escuchar esto, alguien ya había comenzado a maldecir.

Lo que Xia Yuqing quería era exactamente este efecto. Se pellizcó con fuerza el muslo y sus ojos de repente se pusieron rojos:

—Mi padre y mi madre se opusieron a que estuviéramos juntos e insistieron en cancelar el compromiso, pero me negué sin importar nada. Juré que estaría con Xier de por vida. Sin otra opción, mi padre y mi madre decidieron dejar este asunto a un lado. Después de medio año, Xier y yo pensamos que se habían rendido. Sin embargo, seis meses después, mi padre y mi madre querían obligarme a volver a casarme con el hijo de otra familia.

—Tu padre y tu madre realmente… ¿qué pasó después? —Wu Jun no pudo soportar el suspenso e instó ansiosamente a Xia Yuqing a continuar.

—Más tarde, Xier y yo nos vimos obligados sin otra opción y pensamos… —Xia Yuqing giró su pañuelo fingiendo mostrar una mirada vergonzosa y gritó:

—Que, si el arroz crudo se convierte en arroz cocido, el padre y la madre ya no pueden oponerse.

¡Eso es todo! De repente, la multitud se dio cuenta de que no era una pareja infiel que se fugaba, sino que iba en contra de la orden de sus padres. Por su verdadero amor, decidieron quedar embarazados antes del matrimonio, ¡para cocinar el arroz crudo! De repente, la mirada de todos cambió del desprecio a la simpatía. ¡Ay, esta pareja es realmente desafortunada!

—Luego, después de que tu padre y tu madre supieron que estabas embarazada, ¿prometieron mantenerlos unidos?

Xiao San no pudo evitar preguntar esto. Originalmente era un erudito. Aunque se vio obligado a esta vida de saqueos, todavía le quedaba el espíritu de un literato en los huesos. Lo más envidiable en tiempos normales es este tipo de hermosa historia de amor. Ahora, con un ejemplo vivo frente a sí mismo, ¿cómo puede reprimir su curiosidad?

—Entonces… —Xia Yuqing resopló dos veces y se secó las lágrimas de las comisuras de los ojos y dijo con tristeza: —Quedé embarazada. Les conté a mi padre y a mi madre sobre esto con la esperanza de que nos apoyaran a mí y a Xier. ¿Quién esperaría que mis padres no nos permitieran estar juntos? Se enojaron… y también trató de obligarme a sacar al niño y casarme con otra persona.

—Ugh, ¿por qué tus padres son tan irracionales? ¡Ese es su nieto! —Wu Jun escuchó todo esto y no pudo contener la manía en su corazón y gritó, sintiendo ira por los dos.

Cuando Xia Yuqing vio su apariencia, se sintió secretamente feliz. Pero interpretó el drama hasta el final y dijo con tristeza:

—De hecho, también comprendo las preocupaciones de mi padre y mi madre. Les preocupa que sufra después de casarme con Xier, pero no tengo miedo de sufrir. Solo quiero estar con Xier. Ya tengo al hijo de Xier. Me es imposible casarme con otra persona. Incapaz de soportar este pensamiento, iba a morir, pero no podía renunciar a mi hijo. En ese momento, Xi Er fue a visitar mi casa por la noche y me pidió que me fuera con él. Entonces… limpiamos y nos fuimos juntos.

—¡Buen trabajo, chico!

Tan pronto como terminaron las palabras de Xia Yuqing, un hombre abofeteó a Yun Xi por la espalda. Originalmente, era como una estatua congelada en el mismo lugar, viendo a Xia Yuqing contar elocuentemente su llamado romance antes de recibir una palmada en la espalda que casi lo hizo caer hacia adelante.

 

 

Después de despertarse, sonrió incómodo. Después de superar su vergüenza, sus ojos sobre Xia Yuqing se volvieron cada vez más complicados.

Realmente, siempre hay alguien más fuerte. Pensó que su engaño era mágico y fuera de este mundo, ¡no esperaba que hubiera alguien como Xia Yuqing! Fue derrotado… ¡Totalmente derrotado!

Si Xia Yuqing pudiera escuchar la voz de Yun Xi en este momento, seguramente le diría en un ángulo de cuarenta y cinco grados mirando hacia arriba con una hermosa expresión angustiada que todo fue forzado por el Ultra Seme.

Viviendo con el Ultra Seme en todo momento, era necesario inventar una nueva mentira para reemplazar la mentira anterior. Con el tiempo, este tipo de palabras melodramáticas se han vuelto tan fáciles como un pedazo de pastel, ¡hohoho!

—Xiao Xi aún es joven y además un erudito. Naturalmente, no sabe lo que es para una mujer tener un hijo. Así, cuando vio cómo estaba sufriendo, él…

La pregunta de Su Qingyan sobre Yun Xi simplemente pasó sin dejar rastro.

—Bien, bien, yo tampoco sé sobre este tipo de cosas. ¿No son esas cosas las que le preocupan a todas las mujeres? ¿Cómo podríamos, los hombres, prestar atención a esto? —Una vez que Xia Yuqing dijo esto, provocó una resonancia de acuerdo entre los bandidos, uno por uno, convencidos por las palabras de Xia Yuqing.

Su Qingyan no era tan tonto como esos hombres rectos. Acababa de ver las heridas de sus hermanos heridos y sabía lo grave que era el daño. La gente que les había hecho daño no eran, de ninguna manera, personas comunes.

Con una mirada fría hacia los tipos rudos que estaban en problemas, Su Qingyan se burló: —¿Te estás fugando? Entonces, ¿cómo caíste en manos de esa gente?

—Uh… es una larga historia. —Xia Yuqing miró a Su Qingyan. Todos los demás eran fáciles de manejar, excepto este sujeto. Sin embargo, si ella no pudo convencerlo, probablemente no lo lograrán hoy. —Bueno, estoy un poco cansada y me acostaré. Dejaré que les cuentes este asunto.

—¿Yo? —De repente, Yun Xi se congeló y se señaló a sí mismo con sorpresa. Pero luego se calmó y tosió suavemente —Está bien, permíteme. Después de que Qing Jiejie y yo huimos y deambulamos afuera durante dos o tres meses, quise esperar a que naciera el niño antes de regresar para pedir perdón. No esperaba encontrarme con esas personas en el camino, y… luego…

Al ver que Yun Xi no podía compensarlo, Xia Yuqing rápidamente se hizo cargo de la conversación y dijo:

—Esa gente parece haber hecho algo. Era demasiado llamativo si iban solos. Al ver nuestro carruaje, quisieron tomarlo prestado. Entonces, formamos una caravana para disfrazarnos.

—¿Qué hicieron? —Los ojos de Su Qingyan se entrecerraron ligeramente, un rastro de inquisición pasó por sus ojos.

—Nosotros tampoco sabemos esto. Solo los escuché hablar de que no pueden ser descubiertos y que necesitaban escapar. Tal vez, estaban siendo perseguidos por un enemigo.

Si el Ultra Seme supiera que fue capturada por la mujer mala Jiang Zhaorou, definitivamente enviaría a alguien para cazarlos y salvarla, por lo que estas palabras no eran del todo falsas.

Xia Yuqing estaba pensando sin rastro de carga psicológica. Ni siquiera se dio cuenta de que en su propia mente Feng Tingye venía a salvarla sin ninguna razón… era como debería ser, era natural.

—Es mi culpa. No tengo la capacidad de proteger a Qing Jiejie. Permitir que Qing Jiejie se sienta agitada y cansada con mi hijo y sea recordado como un adúltero, he causado que Qing Jiejie se asuste.

 Yun Xi recibió el guiño de Xia Yuqing y se apresuró a echar aceite extra al fuego:

—Queridos hermanos, sé que no son malos. En ese caso, le insto a que deje ir a Qing Jiejie y mi hijo. ¡Son inocentes! Yo me encargaré de todo. Ya sea una vaca o un caballo, si quieres matarme o extorsionarme, obedeceré obedientemente.

Yun Xi cerró los ojos, estiró el cuello y parecía como si no tuviera miedo a la muerte. Se apoderó por completo de la imagen de un adolescente enamorado que lo dio todo por amor al extremo.

Después de no escuchar respuesta durante mucho tiempo, Yun Xi abrió los ojos con ansiedad. Al echar un vistazo a los rostros de los ladrones, se quedó atónito.

—Oooooooooooooooooo… ¡Esto fue tan conmovedor! ¿Cómo podría haber una historia tan conmovedora? —Un bandido alto y poderoso apoyado contra otro bandido lloró con ojos rojos.

El bandido en el que se apoyaba se subió las mangas y se sonó la nariz. Acariciando su cabeza como una mascota, habló con lágrimas en los ojos:

—No llores, no llores. Esta historia es aterradora y llorosa de seres sobrenaturales, ¡es tan conmovedora!

—…

¡Esto… esto es demasiado exagerado! ¡¿Cómo pudiste llorar tan fácilmente?! ¿No se dice que un buen hombre no debería llorar tan fácilmente? ¿También qué es eso de seres sobrenaturales aterradores y sollozantes? Hermano, ¿usaste las palabras equivocadas? ¿No debería ser profundamente conmovedor? ¡No ser culto realmente da miedo!

Antes de que Yun Xi terminara de hablar, la mano de Wu Jun ya había aterrizado para palmear su hombro. Su fuerza era tan fuerte que Yun Xi casi exclamó, roto… roto, ¡mi hombro se va a romper!

—¿Qué dices? Aunque este hombre es un ladrón, este hombre no es el tipo de hombre brutal que mataría a la gente sin ninguna razón. Ya que ustedes no son un gran traidor y están tan amargados en su vida, ¿cómo puede este hombre torturarlos? Dado que este asunto ha tocado a este hombre, este hombre no puede ignorarlo. La niña está embarazada y no puede correr. Por el momento, te quedarás aquí. ¡Ustedes pueden irse cuando quieran y nadie los molestará!

Yun Xi se llenó de alegría y dijo apresuradamente:

—El hermano mayor es realmente un buen hombre. Gracias por acogernos. Definitivamente te lo pagaré en el futuro.

Finalmente, podría darle a alguien una tarjeta de buena persona para animarlo. Yun Xi se sintió aliviado.

—No hay necesidad de agradecerle. La gente de Jiang Wu, solo queremos que todo salga bien y esto es solo un pequeño asunto.

Mientras hablaba, se secó los ojos rojos y descubrió que había algo de humedad en el borde y luego trató de cubrirse.

—Este hombre no estaba llorando, solo había algo de arena en mis ojos.

—… —Los ladrones silenciosos de la montaña: Jefe, ¿puedes empeorar tu excusa?


Army
Después de traducir se inicia la ceremonia de entrega de premios~ Otorgó este Oscar a la categoría “Mejor actuación y dirección improvisada” a Xia Yuqing y Yun Xi, por favor, suban al escenario: *Los invitados suben al escenario*

 

[1]Si Xiao Jie – Señora cuatro – probablemente llamada por el orden en que nació (cuarto hijo)

[2]Donde hay vida hay esperanza

| Índice |

One thought on “Escapó otra vez – Capítulo 95: Arrojada a la guarida de los ladrones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *