Escapó otra vez – Capítulo 96: Derribando el puente antes de cruzar el río

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Xia Yuqing y Yun Xi:

No dijimos que estabas llorando, pero ahora solo revelaste lo que estabas tratando de ocultar. Tu coeficiente intelectual es un poco preocupante.

Wu Jun, completamente inconsciente de que había perdido la cara, volvió la cabeza hacia Su Qingyan y preguntó:

—Segundo hermano, creo que son realmente lamentables. Quiero que se queden en la fortaleza unos días, no sé si tú…

¡Ha aparecido…! ¡La esposa bandida roba al perro leal! Sabiendo que estaba fuera de peligro ahora, cuando Xia Yuqing escuchó la pregunta de Wu Jun, sus ojos se iluminaron mientras miraba a los dos en disputa.

Su Qingyan se rió airadamente:

—¿Ya les prometiste y ahora vienes a preguntarme qué hacer? —Él resopló y se alejó.

Wu Jun no entendió cómo había enojado a Su Qingyan nuevamente. Quería seguirlo, pero recordó que Xia Yuqing todavía estaba allí. Así que se quedó y dijo avergonzado

—El segundo hermano es así. Aunque sus palabras no son agradables, no es malo. No pongas sus palabras en serio.

—No, fue porque salimos de la nada. Gracias por cuidarnos. ¿Cómo debo llamar a este hermano mayor?

Xia Yuqing miró a Su Qingyan que estaba lejos.

¡Waahh, el Uke de esta familia es aún más inflexible y orgulloso que el de su casa!

Este bandido tampoco es realmente inteligente. En ese momento, debería haberlo alcanzado y explicarle todo desesperadamente. Entonces…  entonces… bueno, la explicación es sólo un encubrimiento, ¡presionarlo es la verdadera razón!

Wu Jun no sabía por completo que había sido asado miles de veces en el corazón de alguien. Al escuchar a Xia Yuqing preguntar su nombre, se sintió un poco avergonzado y dijo:

—Oye, mi nombre es Wu Jun. Si no te importa, puedes llamarme hermano mayor Wu.

—Está bien, hermano Wu.

Yun Xi asintió y llamó a Wu Jun. Suspiró con alivio, sabiendo que acababa de escapar de su calamidad. Las comisuras de sus labios estaban ligeramente curvadas. Cuando se dio la vuelta queriendo mirar a Xia Yuqing, vio que ella también lo estaba mirando, excepto que esos ojos que confiaban en él parecían un poco inquisitivos en ese momento.

Yun Xi estaba conmocionado y secretamente afligido, todo terminó. Ha sido expuesto. ¡¡¿Cómo puede explicarlo después?!!

Debido a la conmovedora historia de amor de Xia Yuqing y Yun Xi, además del hecho de que Xia Yuqing estaba embarazada, la gente de la fortaleza se hizo cargo de ellos, especialmente Xia Yuqing. Lo único fue que solo asignaron una habitación para ambos. Para llamarlo de una manera glorificada: para que pueda cuidar a la madre y al niño.

Al despedirse de los tipos duros demasiado entusiastas, tan pronto como se cerró la puerta, Xia Yuqing voló y abrumó a Yun Xi. Ella entrecerró los ojos levemente:

—Habla, ¿por qué mentirme?

—No te mentí. Realmente me quedé sin una gran familia, pero solo soy una hija y no un hijo.

Yun Xi fue pellizcado por su cuello y se quejó un poco agraviado.

—Ni siquiera te mentí. ¿Cuándo dije que era un hombre?

—Entonces, ¿esto es mi culpa?

Yunxi escuchó el tono peligroso en las palabras de Xia Yuqing. Ella negó con la cabeza y suspiró encantadoramente,

—Sí, sí, estaba equivocada. Estaba equivocada.

Xia Yuqing le dio una mirada antes de que se levantara encima de ella. Yun Xi se levantó rápidamente también y dijo:

—Está bien, dije algunas mentiras. En realidad, no salí corriendo a jugar, pero a causa de tos… de lo que hablaste antes sobre el matrimonio forzado.

—¿Matrimonio forzado?

Xia Yuqing de repente escuchó esa palabra nuevamente, preguntó con curiosidad.

—Bueno, mi familia es muy grande, rica y poderosa. Pero mi padre… pero mi padre solo me tiene a mí, su única hija, por eso me valora mucho. Sin embargo, por alguna razón, mi padre quiere que me case con un… —Pensando en este punto, Yun Xi apretó los dientes.

—¿Qué pasa? ¿Es feo? —Xia Yuqing preguntó tentativamente.

Yun Xi negó con la cabeza:

—¡Por ​​el contrario, esa persona se ve demasiado hermosa! Es más hermoso que una mujer. Si un hombre creció así, entonces es básicamente un marica. ¡Esta dama aquí odia a las mariquitas más en su vida!

—…

Xia Yuqing miró a Yun Xi. ¡Por primera vez en su vida, descubrió que era un pecado ser demasiado hermosa!

—No te gustan los hombres hermosos, ¿te gustan los hombres feos?

—No importa si es feo. ¡Lo más importante es ser valiente y heroico! Al menos no puede ser una mariquita. Para sentirme segura, necesito un hombre de verdad. De hecho, la ambición de esta dama es capturar a los mejores hombres del mundo.

—…

¿No es esta una historia con 3,000 bellezas en el harén? ¿No es esta una sociedad patriarcal feudal? ¿Puede una mujer decir algo tan dominante como intentar atrapar a los mejores hombres del mundo?

Xia Yuqing sostuvo su cabeza que estaba despeinada por el discurso. Yun Xi tosió un poco y se sintió un poco avergonzada:

—En cuanto al resto, todos son ciertos. Me secuestraron, pero solo estuve en ese grupo medio mes. Por lo tanto, mi identidad femenina no fue revelada. Si no fuera por el accidente de hoy, no diría…

—¿Qué? Si dices que eres una niña, es posible que te dejen salir.

Yun Xi miró a Xia Yuqing con una mirada compleja, dudando un poco:

—¿Sueles ser tan ingenua?

—¿Ingenua? —Xia Yuqing está disgustada,

—Por supuesto que no.

Yun Xi exhaló un suspiro de alivio y, justo cuando quería hablar, escuchó a Xia Yuqing agregar una oración:

—Normalmente soy inocente.

—…

¡Bueno, eres increíble! ¡Fui derrotada por tu inocencia!

Al mirar la apariencia de Yunxi petrificada, los labios de Xia Yuqing se inclinaron ligeramente hacia abajo.

—No me has respondido todavía. ¿Por qué no quieres que la gente sepa que eres una niña?

—Tonterías, de un vistazo, puedo decir que no has caminado por el Jiang Wu. Las niñas pueden estar en Jiang Wu, pero si están expuestas, su reputación se ve perjudicada o se conspiraría contra ellas. Sería terrible. Además, si esas personas supieran que soy una niña, podrían tener sentimientos hacia el sexo justo. Quién sabe si me hubieran matado o me hubieran hecho algo más.

Xia Yuqing asintió, aparentemente comprendiendo. Después de un tiempo, ella reaccionó con algo de insatisfacción y murmuró:

—Diciendo que no anduve por el Jiang Wu, ¿puede ser que tu pequeño cuerpo haya caminado por Jiang Wu?

—Yo… por supuesto… por supuesto, tengo un poco. No me mires así, soy una veterana…

—¿Una veterana que saltó al pozo de fuego tan pronto como salió?

El rostro de Yun Xi de repente se volvió incómodo,

—¡¡Fue solo un accidente, un accidente!!

Al mirar los ojos aparentemente incrédulos de Xia Yuqing, Yun Xi se enojó y dijo:

—Está bien, esta es también la primera vez que caminé por Jiang Wu. Ahora mismo ambas somos saltamontes en el mismo barco. ¿Por qué destruir el puente después de cruzar el río? De lo contrario, ambas moriremos.

—En realidad… normalmente derribo el puente sin cruzar el río.

—¿No tienes miedo de caer al río?

—No tengo miedo, sé nadar. Puedo simplemente nadar.

—…

Está bien, ganas de nuevo. Yun Xi de repente dio a luz a una frustración sin precedentes. Ahh, ¿por qué siempre pierdo la cabeza hablando con esta mujer?

Al ver que alguien estaba irritado por las nubes oscuras sobre ella y cómo no podían esperar para agacharse en la esquina de la pared y maldecir con una expresión triste, Xia Yuqing tosió. Finalmente, decidió que debería ser madura, dejarla ir y extender activamente una rama de olivo de amistad.

—Está bien, está bien, fue mi culpa. También dijiste que ahora ambas somos saltamontes en el mismo barco. Si el barco vuelca, nadie puede vivir. Así que deberíamos ayudarnos mutuamente.

Yun Xi miró hacia arriba débilmente y le dio una mirada:

—No morirás si el bote se vuelca, ¿pero puedes nadar?

—…

¿Por qué se siente como si golpeara una roca con mi propio pie?

—… Entonces, ¿qué quieres que haga para que puedas perdonarme?

Xia Yuqing preguntó débilmente.

—No es imposible para mí perdonarte, si…

—¿Sí, qué?

—Sí…

Los ojos de Yun Xi recorrieron el cuerpo de Xia Yuqing y finalmente se fijaron en el estómago de Xia Yuqing. Brillaba levemente

—Si me dejas tocar al bebé, te perdonaré.

En este momento, ¿esta chica todavía recuerda su vientre?

—Bueno.

Al principio, no le permitió tocarla porque le preocupaba que los hombres y mujeres que no están cerca no deberían tocarse. Me pregunto si esta chica es una marimacho como Xiao Yuan.

Suspiro, el pequeño Uke que finalmente había capturado después de muchos esfuerzos se había esfumado, qué tristeza.

Sin embargo, Yun Xi no notó la anomalía de Xia Yuqing. Después de recibir la aprobación, sus ojos se fijaron firmemente en el estómago de Xia Yuqing y dudó un poco:

—¿En serio?

La boca de Xia Yuqing se torció y quiso apartar su cuerpo:

—Entonces, no lo toques.

—¡Tocaré, tocaré!

Yun Xi, al ver que Xia Yuqing quería irse rápidamente, tomó la mano de Xia Yuqing para evitar que se fuera. Su mano se estiró rápidamente hacia el estómago de Xia Yuqing como si temiera que cambiara de opinión nuevamente.

—Redondo…

Los ojos de Yun Xi brillaron y su rostro estaba lleno de novedad.

La boca de Xia Yuqing se torció de nuevo. Tenía una pelota en el estómago, si no fuera redonda, ¿sería plana?

El niño en su vientre pareció sentir el acercamiento del extraño y se movió en honor a su interés.

—Él, él…

Este pequeño movimiento no era un gran asunto, pero Yun Xi estaba asustada. Con los ojos muy abiertos, miró a Xia Yuqing con una mirada de impotencia.

La mirada tonta, inmediatamente divirtió a Xia Yuqing, no pudo evitar extender la mano y pellizcar la carita de alguien. Desde que dejó que le tocara la barriga, no es demasiado comer tofu ji ji…

—Él te está saludando.

La atención de Yun Xi se centró en el estómago que se movió y se calmó. Xia Yuqing parecía estar de mal humor por un momento, luego, toda la tristeza desapareció. Aunque no era una Uke inocente, ¡todavía tenía una linda hermana! Si la traía de vuelta, Lu Rui, Cui Er y Li Yuan, serían cuatro flores doradas las que serían buenas para sus ojos, hohoho…

Yun Xi ni siquiera se dio cuenta de que alguien había vuelto a pensar en ella. Después de esperar un rato, el estómago de Xia Yuqing ya no se movía. De mala gana, puso sus manos hacia atrás y susurró:

—¿Qué debemos hacer a continuación?

Esa pregunta hizo que Xia Yuqing se quedará perpleja. Desde que cruzó, ha permanecido dentro del palacio todo el tiempo. No le preocupaba comer ni vestirse. Incluso cuando estaba de viaje, alguien la atendía. Realmente, vivió la vida de un parásito al extremo. Ahora el panorama ha cambiado. Ahora no tenía a nadie en quien confiar, ni dinero para gastar, y era imposible caminar. En la antigüedad, en un lugar desierto que no era familiar, no era raro que esto matara al héroe de la historia. Además, ella ni siquiera era una heroína, solo una niña pequeña, 囧 ~

Xia Yuqing miró su bolso vacío con expresión compleja. Si lo hubiera sabido antes, no habría sido tan vaga y no habría salido sin traer dinero. Ahora ella estaba completamente sin un centavo.

—Esperemos y veamos cómo resulta. Debemos quedarnos aquí unos días más, de lo contrario, sospecharán. Probablemente, seremos arrestadas incluso antes de llegar al pie de la montaña. No veo a nadie aquí siendo una mala persona. Si conocemos nuestro lugar, no debería haber mayores problemas.

—Pero… no puedo quedarme así todo el tiempo. En algún momento, podríamos revelar algo accidentalmente. De hecho, cuando miro al segundo maestro, no parece tan fácil de engañar.

—Sí, ese segundo maestro…

Aunque era arrogante y desagradable, la posición del segundo maestro parecía muy alta. Además, ese tipo no era tan tonto como esos otros hombres.

Xia Yuqing tocó su barbilla, reflexionó por un momento, luego, sus ojos brillaron de repente. Sus labios evocaron lentamente el toque de una sonrisa sórdida. Yun Xi, que miraba, se sintió helada. Parecía tener… una mala corazonada.

Mientras Xia Yuqing estaba luchando con su situación, algunas personas todavía estaban en un lío sobre su paradero.

♦ ♦ ♦

—¿Quieres decir que Jiang Zhaorou es una persona del Reino Shu? ¿Trató de secuestrar a Ai Fei con el niño en su vientre?

Dentro de una simple posada de montaña, una voz sonó fuerte, rompiendo la sofocante paz.

Una mujer cayó de rodillas e inclinó la cabeza. Sin embargo, la barra que estaba en su cintura era recta y erguida, lo que hacía que su figura hiciera que la gente sintiera que estaba fuera de lugar. Las palabras pronunciadas fueron aún más humildes:

—Sí, el propósito del viaje de Jiang Zhaorou era llevar a Niang Niang a casa y que Niang Niang diera a luz al niño allí. Después de que ella… la mataría.

El grupo de personas respiró profundamente cuando escucharon las palabras, mirando a la joven que pronunció las palabras con sorpresa.

Esta fue la primera vez que Shao Zitong y los demás vieron a esta joven. Aunque el nombre de esta joven se ha escuchado de boca de Feng Tingye y Yan Ran, Yan Ran tenía cierta forma de hablar, por lo que puede haber algo de exageración. Por lo tanto, él y Leng Ruofeng no se tomaron este asunto en serio. Sin embargo, no esperaban permitir que esto pasara por alto.

Después de escuchar las palabras de Cui Er, Feng Tingye se quedó en silencio por un momento. Sus largos nudillos golpearon la mesa junto a él, haciendo sonidos que hicieron temblar los corazones.

—Zitong, ¿para qué crees que es el movimiento de Shu?

Shao Zitong se burló:

—¿Para qué más podría ser? Secuestrando a la futura emperatriz y futuro príncipe heredero de mi reino Ye, queriendo matar a la madre dejando atrás solo a Su Alteza Real, luego, al final, habrá un buen espectáculo de un dúo de padre e hijo matándose entre sí. Realmente emocionante.

Tan pronto como la voz de Shao Zitong bajó, todos en la habitación sintieron claramente que la temperatura en el interior bajó mucho de repente.

—¡Bueno! Qué buen plan, lástima que utilizaron a la persona equivocada.

El rostro de Feng Tingye no cambió, pero el aura siniestra en todo su cuerpo surgió, por lo que todos en la habitación se sintieron abrumados por el aura asesina invisible.

El corazón de todos tembló juntos. Esta vez, el emperador estaba realmente enojado. Incluso si la Consorte Qing pudo regresar de manera segura, el reino Ye y el reino Shu, definitivamente, ya no serán corteses.

Cui Er se arrodilló en el suelo, soportando la ira de Feng Tingye. Sin embargo, no pudo evitar mirar a Feng Tingye.

Esta vez, Xia Yuqing estaba en peligro, por lo que se vio obligada a pedir ayuda a Feng Tingye. Pensó que, si su paloma volaba a Feng Tingye, Feng Tingye enviaría algunos Da Rens para ayudar. Nunca pensó que Feng Tingye atropellaría en persona al día siguiente, dejando solo al primer ministro y al Gran Tutor para proteger la capital.

A menos que el rey se fuera para hacerse cargo de la batalla, salir de la capital era un tabú. Esto no debe ser antendido por Feng Tingye. Sin embargo, incluso si supiera esto, incluso si supiera que podría haber peligro para su vida, este hombre aún aparecería aquí sin dudarlo por Xia Yuqing. En este momento, Cui Er descubrió de repente que, quizás, la posición de Xia Yuqing en el corazón de este hombre era más alta de lo que pensaban.

—¿Dónde está Jiang Zhaorou ahora?

Feng Tingye retiró su mirada y le dio una mirada trivial a Cui Er.

—El emperador llegó un paso tarde, Jiang Zhaorou ha huido.

—¿Huido?

—Ayer, el grupo de Jiang Zhaorou fue robado por bandidos de la montaña. Todas esas personas traídas por Jiang Zhaorou fueron asesinadas y sólo Jiang Zhaorou escapó.

—¿Encontraron bandidos de la montaña? Entonces, la Consorte Qing…

El rostro de Shao Zitong cambió ligeramente. Se volvió apresuradamente para mirar a Feng Tingye y, no fuera de la expectativa, vio el rostro repentinamente sombrío.

Niang Niang está bien. Los bandidos no parecen matar a gente inocente. Niang Niang regresó con un adolescente. Parece que no debería haber ningún peligro inmediato para sus vidas durante un tiempo.

Ayer había estado esperando una oportunidad para hacer un movimiento, pero no pudo encontrarla. Sin posibilidades garantizadas de retirarse con Xia Yuqing de manera segura, solo podía observar los cambios.

Más tarde, cuando vio a esos ladrones acercándose paso a paso, estaba lista para luchar duro con su vida, pero no esperaba…

Pensando en el juego entre Xia Yuqing y el joven, la boca de Cui Er sin saberlo… se crispó.

Afortunadamente, todos estaban preocupados por la seguridad de Xia Yuqing y no la encontraron anormal.

Feng Tingye se rió enojado:

—Un grupo de ladrones que no andan por ahí matando a gente inocente, ¿no serán Budas vivientes?

La acumulación de energía de no ver a Xia Yuqing lo puso al borde de estallar en llamas durante los últimos días. Nunca pensó que algún día se preocuparía por una mujer. Además, estaba aún más asustado de que esta mujer pudiera salir lastimada, de que todo terminara mal y ya no pudiera verla. Quien lo recibiría no sería esa chica traviesa, sino un cuerpo frío.

Cada vez que pensaba en ello, Feng Tingye sentía que algo perforaba su corazón con fuerza y ​​hacía que la sangre se hinchara.

¿Jiang Zhaorou? ¿País de Shu? ¿Cómo te atreves a tocar a la gente a mi lado? Definitivamente te haré pagar por esto.

Shao Zitong y los demás ya podían oler un olor sangriento en las palabras de Feng Tingye. Con el rostro hundido, sabían que incluso si la relación entre el reino de Shu y el reino de Ye era un poco más estrecha, aun así…

Los ojos de Shao Zitong brillaron con un destello de luz. Dado que el reino Shu se atrevió a robar a las personas en su capital de una manera tan descarada, básicamente los habían pateado en la cara, por lo que no pueden culpar a su crueldad.

—¿Dónde están los bandidos ahora? —Feng Tingye respiró hondo.

—No muy lejos de Lang Mountain

—¿Lang Mountain?

Los ojos de Feng Tingye se entrecerraron bruscamente, como si recordara algo, su rostro se volvió cada vez más serio.

—¿Su Majestad? ¿Subimos a la montaña de inmediato y traemos a Consorte Qing de vuelta?

Algunas personas en el costado vieron a Feng Tingye en silencio durante mucho tiempo y se miraron entre sí. Uno de ellos fue expulsado por lo que preguntó vacilante.

Antes de que Feng Tingye respondiera, Shao Zitong en el costado abrió la boca primero: —Espera.

—Maestro Shangshu…

El guardia que habló fue sorprendido por Shao Zitong y se dio la vuelta presa del pánico.

Entre los Da Ren que rodeaban al emperador, el primer ministro parecía el más terrible. Pero el verdadero horror fue Lord Shangshu, que parecía tener sólo diez años. Si ofendía al primer ministro, se congelaría como máximo y se convertiría en una escultura de hielo de cuerpo humano durante media hora. Sin embargo, al ofender a este pequeño Shangshu, ¡sus brazos y piernas podrían romperse, lo que lo haría acostarse en la cama durante varios días fácilmente!

Woooooo… No es de mi incumbencia, ¡déjame ir!

Shao Zitong miró al guardia que parecía, inexplicablemente, un pájaro golpeado con un arco. ¿Por qué desde que la niña entró en el palacio, dentro y fuera del palacio, desde la emperatriz viuda hasta el emperador y todo el camino hasta esas damas y guardias del palacio, todo… se volvió extraño?

Shao Zitong no siguió prestando atención al guardia, pero fijó sus ojos en Cui Er, quien todavía estaba arrodillada en el suelo:

—Su Majestad, ¿cuándo hubo un maestro de artes marciales tan poderoso junto a Niang Niang? ¿Lo sabías?

Feng Tingye entrecerró los ojos ligeramente y arqueó las cejas

Zhen no lo sabía.

Cui Er había anticipado la escena de hoy cuando envió las palomas mensajeras, por lo que no se sorprendió demasiado. Ella solo se mordió el labio y bajó la cabeza.

Cuando Shao Zitong vio esto, sus ojos se enfriaron y se burló:

—Entonces, ¿cómo sabemos si esta chica de origen desconocido ha sido enviada por otros para provocar la relación entre Ye y Xia y tratar de obtener algunos beneficios? ¿Cómo sabemos si esta chica es real o no? ¿Qué pasa si está usando el nombre de Consorte Qing para atraer a Su Majestad a una trampa?

Tan pronto como salieron las palabras, los rostros de las personas en la sala cambiaron. Todos los ojos sobre Cui Er se pusieron alerta.

Feng Tingye no cambió su expresión, solo después de un momento, dijo:

—¿Qué tienes que decir?

Cui Er frunció los labios y cerró los ojos.

Nu Bi no tiene nada que decir, pero Nu Bi le ruega a Su Majestad que crea a Nu Bi una vez. Después de que Niang Niang sea rescatada, su majestad puede hacer lo que quiera con Nu Bi

—Su Majestad, se desconoce el origen de esta mujer. Como dijo Lord ShangShu, no sabemos cuál es su propósito. Su Majestad no debe creer fácilmente sus palabras y caer en la trampa.

Feng Tingye aún no había hablado cuando varios vice generales acompañantes se acercaron uno por uno para expresar sus preocupaciones.

—Cállate —Feng Tingye dijo a la ligera.

—Su Majestad…

Los vice generales gritaron en pánico.

Zhen lus dijo que dejaran de hablar, ¿no tienen oídos?

Los ojos de Feng Tingye se entrecerraron ligeramente, su voz era un poco más fuerte.

En un instante, una ola oceánica de presión se precipitó hacia los vice generales y ninguno de ellos pudo hacer ruido. Todos bajaron la cabeza rígidamente.

—Esta es la decisión de Zhen, ¿creen que es su turno de hablar?

La declaración de Feng Tingye hizo que la cara de los vice generales cambiara. Todos cayeron de rodillas:

—Chen Xias[1] han excedido su límite, por favor perdónanos.

Feng Tingye ignoró a los vice generales que estaban arrodillados, luego miró a Shao Zitong para que dejara de hablar y dio un paso hacia Cui Er.

Cui Er solo sintió una sombra venir hacia su rostro. Levantó la cabeza con una expresión de asombro y enfrentó el rostro frío y severo de Feng Tingye:

—Su Majestad…

Zhen te creerá esta vez. No es Zhen creyéndote, sino creyendo en los ojos de Ai Fei. —Después de terminar, Feng Tingye ignoró la mirada de Cui Er y se alejó.

—Espera al pie de la montaña. Zitong, sigue a Zhen montaña arriba.

Cui Er se arrodilló en el suelo y miró la espalda de Feng Tingye que salía. Después de mucho tiempo regresó. La forma en que Feng Tingye la miraba era como una bestia que miraba a una hormiga a la que podía pisar en cualquier momento. Mientras ella lo moleste, accidentalmente, en lo más mínimo, él no dudaría en despedazarla.

Este hombre era una bestia, la bestia sangrienta y cruel más feroz, que tenía el poder de la vida y la muerte de todas las personas del mundo. Una persona así puede convertirse en un emperador eterno si tiene éxito o en un Asura en el infierno.

Afortunadamente… afortunadamente… todavía había una ligera preocupación por esta persona y ella había apostado por esta preocupación. Esta vez, ella había ganado.

Cui Er apretó silenciosamente el jade en su cintura y cerró los ojos.

—Su Majestad, ¿usted y yo vamos a hacerlo solos, infiltrándonos en la fortaleza para rescatar a Niang Niang?

Shao Zitong siguió a Feng Tingye y preguntó en voz baja.

Feng Tingye pisó fuerte y se volvió para mirarlo, con la comisura de los labios levantada: —¿Quién te dijo que nos íbamos a infiltrar en la fortaleza?

—Si no nos colamos, ¿quieres que vayamos y robemos a la persona directamente de la entrada? Aunque las artes marciales de Chen son altas, Niang Niang está embarazada. Si realmente empiezas a hacer algo, me temo que no podremos proteger a Niang Niang.

Feng Tingye le dio una mirada profunda, volvió la cabeza y miró las montañas no muy lejos. —No es necesario, tengo una manera de entrar por la entrada principal y sacaré a Ai Fei sin ningún daño.


Army
Resumen del capítulo

[1]Chen Xias tema; funcionarios en la corte

| Índice |

One thought on “Escapó otra vez – Capítulo 96: Derribando el puente antes de cruzar el río

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *