Escapó otra vez – Capítulo 98: Todos los hombres de negocios son malvados

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Su Qingyan se despertó temprano en la mañana. Molesto porque lo despertaron temprano, una nube negra se cernía sobre su cabeza. Sin ver los rostros de la gente afuera, tiró dos zuecos de madera que estaban frente a su cama. Estos dos zuecos de madera fueron encargados por él. La tabla inferior estaba hecha de madera de sándalo. Era muy cómodo de llevar en los pies, pero si se usaba para golpear a la gente, la dureza…

Humph, quien te dijo que despertaras a este príncipe. Si no te golpeara hasta que florezcan las flores de durazno, ¡no sabrías por qué las flores son tan rojas!

Después de que Su Qingyan terminó de golpear a la gente, llevando su emoción arrogante, se cubrió la cabeza con una colcha. El mundo estaba en paz de nuevo. Después de dar vueltas un poco, regresó a la cama y se quedó dormido hasta el mediodía.

Estirando su cintura, Su Qingyan, que durmió hasta que se despertó naturalmente, se sintió un poco mejor. Inmediatamente después de refrescarse, vio a Xiao Dong apresurarse.

—Segundo maestro, estás despierto. Hay dos personas que están afuera. Afirman ser los dueños de la tienda de medicamentos con la que tenía una cita hace unos días.

—¿El dueño de la tienda de medicamentos?

Su Qingyan pensó por un momento antes de pensar en eso. Había visitado una gran tienda de medicamentos en la ciudad hace unos días. Esperaba poder comprarles una serie de materiales medicinales más costosos en caso de una emergencia, pero sucedió que el propietario que podía tomar las decisiones estaba fuera.

El comerciante le había permitido dejar su dirección, nombre y la lista de todos los materiales medicinales que necesitaba. Le había dicho que debía esperar pacientemente unos días a que volviera el dueño. Pensando que no tenía prisa por obtener los materiales medicinales, escribió su información. Después de esperar unos días, ya que no hubo respuesta, pensó que eso era el final. ¿No esperaba que el dueño regresara y viniera a visitarlo en persona?

—Estaré allí mismo, ve a saludarlos primero.

Su Qingyan miró a las pocas personas y frunció el ceño de repente

—¿Dónde está el primer maestro?

—Uh… gran maestro, él es… hmm…

Xiao Dong habló un poco demasiado rápido y casi acusó a Wu Jun.

Afortunadamente, Xiao San, que estaba a su lado, se acercó, se tapó la boca y dijo con una sonrisa:

—Para responder al segundo maestro, el gran maestro está ocupado.

—¿Oh?

La mirada de Su Qingyan fue de un lado a otro entre los dos, levantando una ceja. —El hermano mayor ha estado muy ocupado últimamente.

—Y… sí… bastante ocupado.

Xiao Dong se sorprendió de que casi cometiera un error. Al ser mirado por la mirada mortal de Su Qingyan, inmediatamente se puso nervioso y tartamudeó de nuevo.

—Oh…

Se burló Su Qingyan. Echando un vistazo a la puerta cerrada de al lado, agitó las mangas.

Xiaodong y Xiaosan se miraron el uno al otro. Secando el sudor frío de sus cabezas en silencio, estaban amargados. Segundo maestro, no es que no queramos decírtelo. Fue el gran maestro quien nos hizo guardar el secreto para poder darte una sorpresa. ¿Cómo podemos los hermanos menores arruinar el plan del jefe?

Lo más importante, ¿qué está haciendo el jefe ahora? El jefe estaba ocupado matando al gallo. ¡Matando al gallo! ¿Te imaginas la mirada brutal de ese hombre gordo blandiendo un cuchillo de cocina sin saber cómo empezar, cortando con una mano?

Los dos miraron al cielo al mismo tiempo. ¿Este mundo realmente ha comenzado a convertirse en una gran fantasía?

Sin entender el nudo en los corazones de los dos, Su Qingyan solo sintió que estaba siendo aislado. Mi hermano mayor, que tiene una vena por cerebro, en realidad tiene el día en que escondería algo de sí mismo, de verdad…

El buen humor del despertar, naturalmente, desapareció. Cuando Su Qingyan finalmente llegó al vestíbulo, parecía que alguien le debía $20,000 u $80,000.

En el momento en que entró en el vestíbulo, una figura delgada apareció en los ojos de Su Qingyan. El adolescente de espaldas a él llevaba una vestimenta confuciana de color blanco media luna, lo que le daba una apariencia académica que mejoraba un poco el estado de ánimo deprimido de Su Qingyan.

En esta fortaleza, sólo había gente salvaje y áspera. Durante el día solían estar gritando y matando. Cuando se trata de poesía y canciones, a excepción de Xiao San, no sabían nada en absoluto. Su primera reacción a los incidentes no fue razonarlo lentamente, sino arremangarse y comenzar a pelear. A veces, esto le daría una sensación de impotencia de un erudito que razona con soldados. Por lo tanto, al ver a un erudito confuciano ahora, no pudo evitar apreciar al otro.

Siguiendo al erudito, también estaba un pequeño niño de los recados, que parecía estar en su adolescencia y era muy pequeño y lindo. Pero… ¿por qué tuvo este extraño sentimiento? Su instinto le decía que este pequeño niño… era mucho más peligroso que los tipos rudos de la montaña.

El pequeño niño parecía haber notado su llegada y lo miró. Con solo una mirada, Su Qingyan pudo detectar un aura asesina e inconscientemente aspiró un aliento frío.

Mirando intensamente, descubrió que los ojos del pequeño eran como un océano profundo y tranquilo. No había olas en el pozo antiguo, estaba limpio y claro, como si el rastro de fuerza asesina nunca hubiera aparecido antes.

Los ojos de Su Qingyan se hundieron ligeramente. ¿Podría ser que había dormido demasiado y su visión estaba borrosa? ¿Cómo podría un niño revelar ese tipo de mirada?

Sin esperar a que Su Qingyan pensara demasiado, el joven que le daba la espalda se dio la vuelta lentamente. En un momento, una cara ordinaria pero hermosa apareció en los ojos de Su Qingyan.

—¿Segundo Maestro Su?

El adolescente le preguntó a Su Qingyan suavemente.

Su Qingyan estaba un poco aturdido y tuvo que desviar temporalmente su atención a la persona frente a él:

—¿Eso es correcto y tú eres?

—El dueño de Hong An Medicinal Shop. De Apellido Feng.

—¿Feng? —Los ojos de Su Qingyan se entrecerraron,

—¿Feng de Feng Yun?

—No, es Feng de Feng Shou.

El joven respondió con una sonrisa.

—Oh.

Su Qingyan dejó escapar un suspiro de alivio inconscientemente, pero aún tenía su sonrisa alienada

—Hace mucho que esperaba encontrarme con el maestro de Hong An Medicine Store, conocido por sus habilidades medicinales en toda China. Siempre he pensado que la persona que podría hacer un propósito divino tan grande debe ser una persona mayor que haya experimentado altibajos en los negocios durante muchos años. Nunca pensé que Feng Gongzi sería tan joven. Es realmente admirable.

—El segundo maestro me está halagando. También he oído hablar durante mucho tiempo sobre la soberbia habilidad médica y la rectitud del segundo maestro de Black Wind Den. Ahora que lo veo hoy, realmente se merece su reputación.

Después de un rato de corteses saludos, los dos, finalmente, volvieron al tema.

Su Qingyan miró al joven que parecía tener entre 18 y 20 años, pero todavía tenía algunas dudas en su corazón:

—Feng Gongzi viene hoy, supongo que el comerciante te ha informado sobre mí.

Feng Gongzi, que era Feng Tingye disfrazado, asintió y se tocó la barbilla.

—Sí, vine aquí con este propósito. Algunos de los materiales medicinales que quería el segundo maestro estaban en nuestro almacén. No es un problema, es solo que algunos son bastante raros y actualmente no los tengo, pero si el segundo maestro realmente los quiere, puedo ir al almacén principal para transferirlo. Sin embargo, el segundo maestro deberá esperar unos días.

Su Qingyan frunció el ceño cuando escuchó las palabras y susurró:

—¿Cuáles?

—Cornamenta de ciervo, hongo de oruga, hierba de loto de las nieves y azafrán.

—¿Solo estas cuatro cosas y tienes todo lo demás?

—Naturalmente.

Feng Tingye levantó la cabeza, su rostro estaba lleno de confianza.

Su Qingyan se sorprendió. En la lista de materiales medicinales que dejó atrás, había muchos materiales medicinales especiales que eran raros en el mundo.

Es por eso que el comerciante sintió que no podía tomar una decisión y se le pidió esperar a que regresara el dueño. Hoy, cuando llegó este hombre, pensó que solo se estaba diciendo a sí mismo que esas hierbas eran difíciles de encontrar y que debería buscar otro ingrediente medicinal. No esperaba que esta persona le dijera que básicamente tiene todas las hierbas que quería.

Además, la falta de los pocos materiales medicinales, según su tono, se debía a que el inventario era insuficiente. Siempre que moviera ligeramente la boca, podría obtenerlo fácilmente. ¡Parece que esta tienda de medicamentos de Hong An, realmente merece su reputación!

Los pensamientos de Su Qingyan iban a mil por hora, pero aún mantenía una sonrisa decente en su rostro:

—Dado que este es el caso, realmente ayuda. ¿Esas cuatro hierbas medicinales, Feng Gongzi realmente las tiene?

—Naturalmente, pero debido a que los materiales medicinales son raros y se usan poco, se han guardado en el almacén principal. Si el segundo maestro realmente los quiere, puedo enviarlos de inmediato. Sin embargo, ir y venir es realmente lento y el transporte cuesta…

Su Qingyan comprendió de repente lo que el hombre estaba haciendo hoy y maldijo en su corazón, pero su rostro era indiferente:

—Naturalmente, pagaré. Al molestar a GongZi para que viaje de ida y vuelta, naturalmente, yo debería ser responsable del costo del carruaje y el caballo.

—El segundo maestro es realmente sencillo y directo. Dado que ese es el caso, hablemos a continuación del precio de estas hierbas.

Su Qingyan se congeló, sus ojos se entrecerraron peligrosamente:

—¿Precio? ¿No está claramente marcado el precio de los materiales medicinales en la farmacia? ¿Qué significa Feng Gongzi…?

Feng Tingye ignoró los ojos asesinos de Su Qingyan y sonrió dulcemente:

—Sí, los materiales medicinales en la farmacia tienen un precio natural, nuestra tienda ofrece un trato sincero a todos. Pero la mayoría de los materiales medicinales que necesita son tesoros en mi almacén principal. Naturalmente, hay alguna distinción.

Los ojos de Su Qingyan se entrecerraron ligeramente, pudo ver que este joven propietario estaba aquí para robar dinero hoy. ¿Qué tesoros? ¡Claramente quería aumentar el precio inicial y hacer que fuera un tonto derrochador!

Shao Zitong, el joven niño, se crispó en las comisuras de la boca mientras miraba a los dos hombres que comenzaban a pelear entre sí debido al precio de la medicina. Las llamas de la guerra sin pólvora eran mucho más feroces que las amargas mujeres que luchaban en las calles. Esto fue realmente… maravilloso.

Al final, Su Qingyan perdió el juego cuando Feng Tingye dijo:

—Aunque es raro que se compren estas preciosas hierbas medicinales, hay prosperidad en la capital. Algunas personas son codiciosas y temen a la muerte, si el segundo maestro no tiene prisa, también pueden usarse para salvar a los que están en desastre.

Esto le impidió decir más.

Esto es una broma. Estas preciosas hierbas medicinales, no importa dónde las saque, son valiosos tesoros en el mercado. Feng GongZi, básicamente, dijo que si no lo quiere, no tiene que preocuparse de que no se venda. Claramente, se iba a aprovechar de él.

Las palabras de esta persona eran claramente una amenaza y la ventaja desde el principio estaba en manos de la otra persona. Efectivamente… todos los hombres de negocios son malvados. ¡¡¿Cómo pudo ser engañado por esta persona de apariencia inofensiva frente a él?!!

—Feng Gongzi está fuera de lugar. ¿Crees que sólo mantendría estos medicamentos en mi colección? Dado que ambos compramos medicamentos, naturalmente es para salvar a las personas en un desastre.

Feng Tingye enarcó una ceja y sonrió:

—Esto es natural. El segundo maestro rescatando a los heridos, qué misericordioso y admirable.

Su Qingyan frunció la boca y dijo en su corazón que, si soy tan misericordioso y admirable, ¿podría cobrarme menos por la medicina?

No importa cuán reacio sea Su Qingyan, cuando se trataba de esto, ambos sabían que el asunto estaba resuelto. Cuando puso su huella digital, Su Qingyan miró fijamente a Feng Tingye. El dueño de Hong An Medicine Shop, ¿verdad? Te recordaré. ¡Algún día recuperaré todo lo que me quitaste!

Shao Zitong echó un buen vistazo a las corrientes subterráneas entre los dos y la esquina de su boca, una vez más, no pudo contener un tic. Debo decir que el temperamento de Feng Tingye es adecuado para los negocios. Si no fuera un emperador, podría haberse convertido en un rico comerciante.

Justo después de que Feng Tingye y Su Qingyan terminaron sus asuntos, un joven entró apresuradamente en la habitación y susurró:

—El segundo maestro, el maestro y la anciana ya están esperando en la habitación trasera. Me dijeron que viniera y los llamara para comer juntos.

Su Qingyan asintió y miró al sol afuera. De hecho, era mediodía. Girando la cabeza para mirar al Feng Tingye sentado en la silla, sus cejas se arquearon y dijo cortésmente:

—Ya es mediodía, ¿Feng  se quedaría a almorzar antes de irse?

Este fue simplemente un saludo convencional. Parecía retener a la gente, pero tenía las sutiles implicaciones de expulsar a los invitados.

La cara de Feng Tingye se mantuvo sin cambios y sonrió

—¿Cómo puedo molestar al segundo maestro?

Si lo sabes, ¡¿por qué no te das prisa y te vas?! Los pensamientos de Su Qingyan eran bastante feroces, pero no era bueno deshacerse de toda pretensión, por lo que dijo modestamente:

—Sin problemas, sin problemas en absoluto.

La sonrisa de Feng Tingye se profundizó una vez más:

—Dado que no es problemático y el segundo maestro es tan hospitalario, solo podemos aceptar respetuosamente.

¿Cómo se llama cuando se dispara en el pie? ¿Qué significa morir por tu reputación? Hoy, realmente ha adquirido conocimientos en esto. Si hubiera sabido que esto iba a suceder, ¡debería haberlos echado sin dudar ahora mismo!

Feng Tingye miró la expresión sin palabras de Su Qingyan, con los labios ligeramente curvados. Había una luz extraña debajo de sus ojos. Comiendo comida, ese entusiasta definitivamente estará allí.

Como adivinó Feng Tingye, para ese insecto del arroz Xia Yuqing, además de dormir, lo más importante era comer. Por lo tanto, bajo la irracional molestia de la anciana, sin saber si reír o llorar, Xia Yuqing anunció:

—Se está haciendo tarde, almorcemos antes de hablar más.

Entró a la fuerza en el pasillo trasero.

Con la mirada fija en una mesa llena de comidas abundantes, té grueso y arroz, Xia Yuqing, que estuvo hambrienta durante varios días, se olvidó de inmediato de su depresión y decidió… convertir el dolor y la indignación en apetito. ¡Me comeré este pueblo pobre!

—Así es, come más…

Xia Yuqing solo comió un bocado y la anciana dijo con una sonrisa y colocó más verduras en su plato.

No mucho después, el cuenco de Xia Yuqing estaba lleno de una exquisita pagoda de comida.

Xia Yuqing miró fijamente el magnífico paisaje frente a sus ojos, luego hundió el cuello y miró a su alrededor. Al ver a la anciana a punto de apilar otro artículo en la cima de su pagoda, se apresuró a extender la mano para cubrir el cuenco de porcelana frente a ella. ¿Esta persona está tratando de convertirla en un cerdo?

—Señora mayor… basta, es suficiente. Lo haré yo misma. La anciana también tiene que comer…

—Está bien, puedes elegir tú misma. Come lo que quieras comer, esta es tu casa.

La anciana no fue contundente. Al ver a Xia Yuqing, sonrió como Buda. Realmente le gusta Xia Yuqing. Cuanto más mira, más le gusta. Ella es bonita, gentil y considerada. Ella respeta a los ancianos y puede dar a luz. ¡Ohohoho, ella es tan perfecta!

Bajo los ojos abrasadores de la anciana, el rostro de Xia Yuqing estaba ligeramente rígido. Con un pequeño bocado a la vez, recogió lentamente el contenido del cuenco. De alguna manera… era de mal gusto. Afortunadamente, alguien pronto la rescató de su situación actual.

—Madre, ya estás aquí. Oye, ¿qué pasa con el segundo hermano? Tan pronto como Wu Jun entró por la puerta, comenzó a buscar el rastro de Su Qingyan.

El rostro de la anciana se hundió y reprendió:

—Date prisa y siéntate. Su no es un niño. ¿No necesita que la gente lo mime? Ya le he dicho a la gente que le avise. Ven y siéntate. Cuidar de Xia Ya Tou es más importante.

—¿Xia Ya Tou?

Wu Jun se rascó la cabeza confundido. Mirando hacia su madre, vio a Xia Yuqing, quien estaba un poco avergonzada y de repente vaciló

Tú, tú … ¿por qué estás aquí?

—¿Qué está diciendo este tonto? ¿A dónde más iría si no fuera aquí?

La anciana escuchó el grito de Wu Jun y se levantó, quería darle un gran golpe.

—¡Madre!

Wu Jun se apresuró a extender la mano para bloquear, sin saber cómo molestó a su madre.

Tan pronto como quiso preguntar más, escuchó pasos afuera.

Al mismo tiempo, los dos detuvieron sus movimientos, miraron a su alrededor y vieron a Su Qingyan guiando a dos jóvenes hacia adentro.

—Segundo hermano, estás aquí. Siéntate, siéntate rápido.

Wu Jun vio a Su Qingyan y sus ojos se iluminaron. Inmediatamente lo saludó con entusiasmo, mientras la anciana lo miraba con insatisfacción.

—Estos dos son…

Tan pronto como Wu Jun se acercó, vio a las dos personas detrás de Su Qingyan. Había un rastro de sospecha en sus ojos. ¿Por qué estas dos personas parecen tan familiares que no deberían ser personas de la fortaleza?

—Son…

Feng Tingye le robó a Su Qingyan la oportunidad de hablar:

—Somos socios y amigos del segundo maestro.

¿Quién dijo que son amigos de este hombre de negocios deshonesto? Su Qingyan se puso verde. Justo cuando quería refutar, escuchó una risa tonta:

—Entonces es el amigo del segundo hermano. Si es amigo del segundo hermano, entonces es amigo mío

Su Qingyan abrió la boca, pero no tuvo la oportunidad de explicar el malentendido. Se veía un poco molesto y se sentó.

Wu Jun se tocó la nariz. No sabía qué había dicho mal. Solo pensó que Su Qingyan todavía estaba enojado por lo que sucedió en la mañana, de tal manera que no sospechó nada y se sentó con una sonrisa.

Después de que Feng Tingye entró por la puerta, su mirada se volvió hacia Xia Yuqing.

Hm, parece estar un poco más delgada. La carne de su carita es más pequeña ahora, pero su vientre es un poco más grande. Parece que después de regresar, tendrá que hacer que la cocina imperial cocine más tónicos para compensar esto.

Feng Tingye miró a Xia Yuqing mientras pensaba en cómo engordarla, mientras que el héroe en su plan parecía haber sido malinterpretado y arrojado a una historia de amor triangular. Desde que Su Qingyan entró por la puerta, ha estado ansioso por enterrar su rostro en su cuenco, reduciendo su existencia.

En ese momento, de repente, sintió una mirada ardiente en su cuerpo. Perdida, levantó la cabeza sin comprender. Frente a los ojos de la persona frente a ella, no pudo evitar fruncir el ceño.

¿Por qué esta persona me mira con extrañeza? ¿Por qué sigue mirando? ¿Será que tengo granos de arroz en la cara?

Xia Yuqing extendió la mano y se tocó la barbilla y la cara. Era tan suave como antes, no había nada… Mirando a la persona de enfrente, descubrió que todavía la miraba.

¿Es un pervertido? Cuanto más pensaba, más pensaba Xia Yuqing que era el caso. Abriendo los ojos, ella le devolvió la mirada. Intenta mirar de nuevo… mira de nuevo… mira de nuevo y te comeré ¡Hmph!

Feng Tingye miró los grandes ojos claros de Xia Yuqing. Luego, sus ojos profundos se oscurecieron de repente, un rayo de luz pasó rápidamente por el fondo de sus ojos. ¿Esta chica se atrevió a lanzar miradas coquetas a un extraño en público? ¡Necesita que le enseñen una lección! Cuando termine, debe llevarla a la cama y enseñarle.

Como resultado, bajo este brillante malentendido, este emperador arrogante y de mente estrecha comenzó a comer su propio vinagre.

Mientras estos dos estaban luchando con sus ojos, como si no hubiera nadie más alrededor, normalmente, esto habría despertado algunas sospechas. Sin embargo, aparte de Shao Zitong, que se ha obsesionado con esos dos, nadie ha notado nada porque…

—Segundo hermano, esta olla de sopa de pollo con ginseng fue guisada para ti personalmente por el hermano mayor. ¡Pruébalo rápido! Vea si se adapta a su gusto.

Xia Yuqing miró a Wu Jun. Dios mío, en realidad cocinó el estofado de pollo para el segundo maestro.

Maestro, ¡cuánto amas al segundo maestro! Por favor, no te apasiones demasiado y te abalances descuidadamente sobre él en público…

Al ver los ojos de Xia Yuqing disparar una luz verde familiar, los ojos de Feng Tingye y Shao Zitong se hundieron ligeramente. Ambos miraron el cuerpo de Wu Jun y Su Qingyan, sus labios tenían una sonrisa profunda e impredecible.

Su Qingyan enarcó una ceja, mirando la sopa de pollo grasienta frente a él. Sus labios se crisparon:

—¿Lo hiciste tú mismo? ¿Tú sabes cómo cocinar?

De repente, recordando lo que sucedió temprano en la mañana, actuando de manera tan dudosa, ¿podría ser que estaba haciendo esto?

—Sí, en realidad… no es demasiado difícil.

Excepto que el fuego casi quemó la cocina, el agua hirviendo casi le hizo romper la olla, y el cuchillo de cocina se rompió cuando mataron al pollo, realmente es… bastante simple.

Su Qingyan miró la sopa de pollo frente a él, un poco incómodo. De repente, pensó en algo y dijo con frialdad:

—Este tipo de sopa de pollo con ginseng se usa comúnmente para que las mujeres se repongan.

—¿De verdad? ¿Es así? ¿Puede ser consumido tanto por hombres como por mujeres? ¿Qué hay que discutir? Segundo hermano, ¿es que el hermano mayor lo había cocinado mal y no quieres comértelo…

Al ver a Wu Jun como un perro grande y con la cola inclinada además de una mirada como si el cielo se estuviera cayendo, los ojos de Su Qingyan se entrecerraron y, finalmente, no dijo nada. Tomó la sopa de pollo de la mano de Wu Jun.

Wu Jun se congeló, sus ojos color tinta brillaron de repente. Mirando expectantes a Su Qingyan, Xia Yuqing y los demás miraron a Su Qingyan con curiosidad y también se preguntaron a qué sabía la sopa de pollo hecha por alguien como él. Realmente querían ver cómo reaccionaría Su Qingyan después de beber esta sopa de pollo.

Bajo la atención de todos, Su Qingyan respiró hondo. Se acercó más a la boca el cuenco que tenía en la mano y tomó un sorbo con cuidado. Entonces, él estaba… ¡petrificado!

—¿Cómo… cómo está?

Wu Jun miró a Su Qingyan con nerviosismo. Xia Yuqing pareció ver la cola de un perro grande moviéndose hacia adelante y hacia atrás…

Las manos temblorosas de Su Qingyan bajaron la sopa de pollo. Su cabeza estaba llena de venas azules levantadas. Preguntó con los dientes apretados:

—Quiero preguntarte… ¡¿cuánta azúcar hay en esta sopa?!

Xia Yuqing se congeló y luego exclamó en silencio:

—Um, ¿no debería haber sal en la sopa de pollo?

Hubiera sido mejor si ella no hablara. Ahora que ha hablado, la ira de Su Qingyan fue aún mayor. Sus ojos en Wu Jun eran afilados como un cuchillo, como si no pudiera esperar para hacerle algunos agujeros.

—Ah, ¿esas cosas blancas no eran sal?

Wu Jun se dio unas palmaditas en la cabeza y preguntó inocentemente.

—¡¿Ni siquiera puedes distinguir el azúcar y la sal?! ¿Por qué intentarías cocinar? ¡¿Estás tratando de envenenarme?! Además, ¿sabes que me gusta la comida ligera y todavía la haces tan grasosa? ¡¿Sigues enojado por los asuntos de ayer?!

¡Su Qingyan, que había sido amargamente envenenado, no pudo mantener la calma y gritó una serie de malas palabras!

Wu Jun se sorprendió por sus gritos e inconscientemente retrocedió. Tomando la apariencia de una nuera intimidada, incapaz de decir una palabra, realmente se sintió ofendido.

¡Cómo podía saber que había una diferencia entre esas dos cosas! ¡Todo es culpa de Xiao Dong por no recordárselo! Por lo tanto, el no tan lejano Xiao Dong fue inocentemente… ¡atacado!

Lamentablemente, la sopa de pollo cocida con gran dificultad bajo la mirada feroz de Xia Yuqing fue rechazada por Wu Jun, ¡qué desperdicio!

¿No sabes que todavía hay muchos refugiados en África que no tienen comida? ¡Se condena el desperdicio de comida! Xia Yuqing negó con la cabeza con mucho pesar, ¡pero no pudo explicar sus quejas porque la guerra se había extendido a su lado sin saberlo!

—Tan tonto. Cocinar personalmente pero no dárselo a tu esposa primero. Afortunadamente, no le diste la sopa de pollo a mi nuera. De lo contrario, si algo le sucede al nieto de esta señora, ¡esta señora no lo perdonará!

Tan pronto como salieron estas palabras, todos en la mesa de la cena se congelaron. Todos se callaron y volvieron a mirar a la anciana.

Su Qingyan sostenía un tazón de sopa de maíz para enjuagarse la boca y disipar el desagradable sabor cuando escuchó las palabras de la anciana. Miró hacia arriba y preguntó:

—¿Esposa? ¿La esposa de quién?


Army
Resumen del capítulo

| Índice |

One thought on “Escapó otra vez – Capítulo 98: Todos los hombres de negocios son malvados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *