Espada y Vestido – Capítulo 3 (2): El Escuadrón de Tareas Especiales

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


—Sí. Todos los meses, el capitán Jullius recibirá bendiciones del Sumo Sacerdote, ¿verdad?

Todos los líderes de cualquier escuadrón de caballeros, la Familia Imperial, incluido el propio emperador, y también todos los altos funcionarios recibirían bendiciones del Sumo Sacerdote cada mes. Se hacía como prevención contra la calamidad, como la maldición sobre el príncipe heredero. El príncipe heredero había recibido regularmente las bendiciones, pero todavía hubo un contratiempo cuando Su Alteza fue a otro país para la diplomacia… ¿Podría ser que no fue una coincidencia? Pero no creía que la familia del conde tuviera poder para arreglarlo.

—Cierto —respondió el capitán Jullius brevemente.

—Por favor lléveme consigo cuando vaya a recibir las bendiciones. ¡Solo una vez es suficiente!

—De acuer…

—¡Espera!

El asistente interceptó rápidamente al capitán Jullius, quien casi aceptó el pedido. Era realmente molesto.

—¡No puede traer a ningún extraño que no esté relacionado con usted para que se reúna con el Sumo Sacerdote!

—¿De verdad?

—¡Sí! ¡Le ruego que lo recuerde!

Tanto yo como el capitán Jullius miramos al asistente con la misma expresión. Sabía que era su deber recordarle al capitán las reglas, pero ¿no podía decirlo sin regañar? Entonces, estaba bien siempre y cuando tuviera alguna relación con el capitán y no fuera considerada como extraña, ¿verdad?

—Entonces, capitán Jullius, ¡casémonos!

—¿Eh?

—¿Qué?

—Ah, ¿el matrimonio es demasiado? ¿Qué tal un compromiso? Mi prometido está muerto de todos modos y también sería más fácil para el capitán Jullius entrometerse en el asunto del conde si fuera mi prometido. Soy la única descendiente legítima de la familia del conde, por lo que sería mi prometido como el próximo conde Epheria.

Esta era una solución de ganar-ganar. Al hacerlo, podría reunirme con el Sumo Sacerdote más rápido y el capitán Jullius podría interferir abiertamente en el asunto familiar del conde.

—Pero… —El asistente abrió la boca mientras me miraba con cara de desconcierto—. Señorita, ¿está segura de esto? Su reputación se vería afectada si se compromete de nuevo en tan poco tiempo cuando no ha pasado mucho desde que murió su último novio.

—Bueno, realmente no me importa. De todos modos, estoy planeando ser un clérigo, así que está bien. Oh, ¿podría haber algún problema por parte del capitán? ¿El capitán Jullius ya tiene novia?

Al escuchar mis palabras, el asistente solo suspiró.

—No es así, pero…

—Entonces, vamos a comprometernos.

Si era posible, quería conocer al Sumo Sacerdote para finales de este mes. Los miré ansiosamente como si los estuviera instando a aceptar. Este tipo de compromiso falso solo sería desfavorable para la mujer, mientras que el hombre no tendría problemas, por lo que debería estar bien, ¿verdad? El capitán Jullius, que había estado cumpliendo con todas mis demandas, se mantuvo en silencio esta vez. Observé sus reacciones y puse los ojos en blanco. ¿No era posible? ¿Conseguir un compromiso realmente era demasiado?

—¿Qué piensa?

Después de un tiempo, el asistente se volvió hacia el capitán Jullius y le pidió su opinión.

—Esa es realmente una buena idea. Levantarían a sus guardias, pero si no hay otra forma, podríamos eliminar al conde actual quitando sus rastros y el capitán Jullius podría ocupar el puesto de conde debido al compromiso con la señorita Silla.

Sus pálidos ojos grises me miraron con sospecha.

—Bueno, no me importa —contestó al final el capitán Jullius.

Mientras él estuviera de acuerdo, entonces todo estaba bien.

—Entonces, está decidido. Entonces… ¿señor asistente?

Pensando en el pasado, no había escuchado su nombre. El asistente también pareció darse cuenta y dijo su nombre.

—Ortzen Versena.

¿Eh? ¿Dónde lo escuché? El nombre suena familiar. Mmmm…

—¿El demonio de Sicaros?

—Eso quedó todo en el pasado.

Oh… Mmmmmm…

—Creo que escuché que Ortzen Versena fue condenado a muerte.

—Tuve mucha suerte de poder mantener mi vida. Pero a cambio, nunca puedo salir de la sede del Escuadrón de Tareas Especiales. Por lo tanto, podría considerarse como una prisión de por vida.

Pero aun así, ¿estaba permitido? Ah, por supuesto, podría estar aquí con la cabeza intacta con su cuerpo porque Su Majestad el emperador le dio una amnistía especial.

Miré al asistente del Escuadrón de Tareas Especiales como si fuera la primera vez que lo veía. Al principio pensé que tenía alrededor de mi edad, es decir, mi edad original, pero los disturbios en Sicaros ocurrieron hace más de 10 años, por lo que su edad debería ser de unos treinta años.

—Te ves muy joven.

—Todo el mundo dice eso.

—Oh, ya veo.

Pero, ¿estaba realmente bien dejarlo así? A pesar de que podría vivir dentro del palacio porque se le permitió hacerlo, pero ¿qué pasaba con estos sentimientos incómodos dentro de mi corazón? Ortzen pareció adivinar lo que estaba pensando, sonrió un poco y preguntó:

—¿Tiene miedo, señorita?

—¿Qué?

En un abrir y cerrar de ojos, me sentí ofendida. ¿Yo? ¿Temerosa? ¿Realmente le preguntó si tenía miedo a un caballero sagrado? No podía hacerle nada cuando no tenía idea de quién era realmente, pero aun así me cabreaba. Preguntar descaradamente a un caballero sagrado sobre el miedo era lo mismo que insultar. Eso era porque era como si cuestionara nuestra fe a la Diosa. También podría interpretarse como arrojarle el guante al caballero sagrado que era la espada de la Diosa.

Miré bruscamente a Ortzen sin tratar de ocultar mi descontento.

—¿Estás tratando de provocarme?

Traté de decirlo en un tono más tranquilo, pero inconscientemente hablé groseramente.

Tomó a Ortzen por sorpresa y se aclaró la garganta.

—Ugh… me puse un poco emocional porque escuché algo desagradable. De todos modos, no tengo ninguna razón para tenerle miedo al asistente Ortzen.

—Bueno, eso es correcto. La señorita es una mujer valiente que persiguió sin miedo a Clauen. —El asistente Ortzen levantó la mano y continuó hablando—. Entonces, primero la señorita necesita bañarse.

¿Ah? Sus ojos rojos me miraron de arriba abajo.

—La señorita también necesita cambiarse el vestido. Si la señorita va a actuar como la prometida del capitán con esa apariencia, entonces no hará nada bueno para el capitán.

Al escuchar sus palabras, espontáneamente miré mi vestido…

¿Por qué no intentas quedarte en la cárcel por un par de días solo? Entonces mira en lo que te convertirás después de eso. ¡Dudo que puedas mantener tu buena apariencia! Al menos me había cambiado el vestido una vez y me había lavado la cara.

No obstante, seguí la sugerencia de Ortzen porque había pasado bastante tiempo desde la última vez que me bañé, así que me sentía bien en este momento.

Normalmente habría un baño público espacioso dentro de la sede del escuadrón de caballeros. Esto se debía a que sería demasiado complicado esperar su turno si utilizáramos un baño para una sola persona después de un largo entrenamiento. Un escuadrón de caballeros bajo la orden imperial, consistía en un mínimo de treinta miembros. Si se bañaban por separado, necesitaban treinta baños, treinta bañeras y al menos treinta sirvientes para llenarlas de aguas calientes. Dicho esto, esos caballeros no podían simplemente ir directamente a su casa con cuerpos cubiertos de barro e incluso sangre, por lo que iban juntos a un baño público. Pero, por supuesto, me bañé por separado, ya que era una de las dos caballeros del Escuadrón de Caballeros Sagrados.

En otras palabras, esta era la primera vez que entraba en un baño público para bañarme.

Mmmmmmm… Este lugar es genial.

Empapé mi cuerpo dentro de la gran bañera mientras miraba el techo redondo. La altura del techo era de unos dos o tres pisos construidos en altura para que el vapor caliente del agua no hiciera que el baño se empañara. Solía ​​sentirme sofocada por el vapor caliente cada vez que usaba el baño personal.

—Es realmente extravagante, ¿no?

Cuando miré alrededor del amplio baño que estaba ocupado solo por mí, me reí un poco. Al principio, Ortzen me mostró el baño personal, pero cuando le dije que quería probar el baño público, aceptó mi pedido. ¡Su actitud realmente se indicaba como el asistente del escuadrón de caballeros bajo la familia imperial que tenía muchos fondos! Ni siquiera podía decir ese tipo de solicitud, incluso como una broma debido a la naturaleza de los caballeros santos que vivían una vida humilde.

Una vez más, dudé un poco en comenzar otra vida como clérigo.

Incliné mi cuerpo al borde de la bañera y dejé escapar un suspiro. No necesariamente necesitaba convertirme en clérigo si seguía al capitán Jullius para reunirme con el Sumo Sacerdote. Además, podría tomar el control de la casa del conde que se mencionaba como familia adinerada, después de que se resolvieran todos los problemas. Aunque viví toda mi vida dentro de la iglesia, no significaba que nunca haya deseado una vida lujosa. Si tuviera dinero, quería comprar deliciosas comidas, entonces…

—¿Es esto lo que la gente dice que solo aquellos que derrocharon saben cómo gastar su dinero?

¿Qué debía hacer si tomaba el control de la casa de Epheria? Primero, donaría la mitad de mi riqueza a la iglesia y me libraría de la mansión que pesaba impuestos y, a cambio, obtendría una casa decente para mí, luego construiría un puesto de caballos y conseguiría un perro como mascota…

¿Eh? ¡Espera! ¿Qué haría por el resto de mi vida si no me convierto en caballero? No me confundiría si solo hubiera intentado hacer otros trabajos antes. Aparte de eso, no soy apta para el estilo de vida hogareño.

Además de ser un caballero sagrado, ¿qué otro tipo de trabajos había? ¿Granjera? ¿Cazadora? ¿Comerciante?

¿Qué puedo hacer…? Nah, como sea. Si hay un testamento, entonces hay un camino. No estoy acostumbrada a pensar con mi cerebro, prefiero usar mi cuerpo. Para ser más precisos… ¿qué es lo que realmente quiero hacer?

—Ah… yo tampoco tengo idea.

Bueno, me tomaría mi tiempo para considerar lentamente mi futuro.

Hice algunos sonidos de salpicadura cuando salí de la bañera. Todavía me sentía rara cada vez que mi largo cabello se mojaba y se me pegaba a la espalda. Desde que tenía nueve o diez años, siempre me cortaba el cabello, pero ahora… cada uno de mis pasos hacía caer las gotas de gotas de agua de mi cuerpo al piso. Detuve mis pasos e incliné la cabeza para observar mi cuerpo actual.

Este cuerpo mío actual era delgado, pequeño y delicado. Mi piel era suave y limpia sin defectos. El único punto negativo era que este cuerpo era demasiado delgado, pero si se agregaba un poco de grasa, se volvería atractivo.

Pero aún no era lo suficientemente útil.

Aunque he tratado de entrenar, el cuerpo de este cuerpo era demasiado débil y demasiado corto. Ah… Como se esperaba. ¿Cómo se supone que debía volver a mi posición original con este cuerpo? Me puse la bata de baño que me habían preparado y salí del baño público.

Fuera del baño, había una sala de espera que también servía como vestuario. Había un par de bancos largos y algunas sillas plegables dentro de la gran sala. El asistente Ortzen dijo que me traería un vestido nuevo para cambiarme, pero ¿parece que todavía no había llegado? Me senté al borde de un sofá mientras me secaba el pelo con una toalla grande que quedaba allí. Al mismo tiempo, se abrió la puerta y entró el capitán Jullius. Agité mi mano derecha hacia él.

—Gracias por dejarme usar el baño público. Fue un baño satisfactorio.

—¿Ortzen no ha venido todavía?

Escuché algunos pasos acercarse, así que levanté la cabeza para ver al capitán Jullius parado cerca de mi asiento. Se había cambiado su uniforme por una ropa casual negra. Y… en sus manos, ¿era eso… pudin? Trajo un pequeño plato de pudin cubierto con jarabe de caramelo y unas bolas de chocolate a su alrededor.

¿Me lo trajo?

¡Me encantaba el pudin! Realmente me gustaban todo tipo de postres dulces. Cuando vivía dentro de la iglesia, los postres deliciosos eran difíciles de conseguir si no fuera por las damas que me enviaron algunos. Miré al capitán Jullius con ojos expectantes. El capitán Jullius usó una mano para sostener el plato y la otra mano para sostener la cuchara de plata. Luego…

¿Lo vas a comer solo?

¡Se lo comió! ¡De hecho se comió el pudin solo! Bueno, desde el principio no dijo que me lo trajo, pero… realmente se lo comió solo.

—Él llega tarde.

—Debería venir pronto.

Lo fulminé con la mirada, que estaba comiendo su pudin con deleite y luego me levanté de mi asiento.

—Capitán Jullius.

—¿Qué?

—También quiero.

¡No lo comas solo! ¡Compártelo conmigo también! El capitán Jullius me miró por un momento, luego tomó un poco de budín y me lo ofreció. Con gusto comí el budín de su cuchara. ¡Oh! Esto es muy…

—¡Delicioso!

—El jefe de cocina Ira tiene mucho talento.

—¿El jefe de cocina de la sede?

—Sí.

Parece que podría considerar ser un miembro del Escuadrón de Tareas Especiales como una opción para mi trabajo futuro. El jefe de cocina nunca usaría ingredientes caros como el azúcar o el chocolate, incluso si fuera golpeado hasta la muerte. Para ser más precisos, no podía usarlo. ¡El tesoro era tan tacaño! El capitán Jullius saca el pudin una vez para sí y luego me dio otra cucharada.

—Añade una bola de chocolate, ¡por favor!

Una bola redonda de chocolate colocada sobre la cuchara. Mmmmm… hay una fruta seca adentro. ¿Es una ciruela? ¡Sabroso! Deliciooooso!

Cuando el capitán Jullius y yo disfrutamos compartir el pudin juntos, el ayudante Ortzen entró. Trajo muchas cosas junto con él. Cuando nos vio al capitán Jullius y a mí, le sorprendió lo que vio.

—¿Qué estáis haciendo, chicos?

—Estamos comiendo pudín.

—También lo supe con solo mirar, pero el problema es que ambos usaron la misma cuchara y… Ja… olvídalo.

El asistente Ortzen no terminó su oración y solo suspiró.

¿Qué estaba mal con él?

—Señorita Epheria, le he traído un vestido nuevo, así que por favor cámbiese a esto.

—Te debía muchos agradecimientos. Gracias.

Me entregó las cosas en sus manos mientras decía:

—Necesito advertirla de antemano… La señorita debe cambiar por dentro.

—Lo sé, ¿de acuerdo?

Ya no era una niña. Si era solo eso, ya lo sabía hacía mucho tiempo. Fui detrás del vestuario dividido por tabiques, y luego revisé las cosas que tenía. Tenían todo aquí, incluido un vestido, un conjunto de ropa interior, un par de zapatos y algunos accesorios. Ah… no había corsé. ¿Se dieron cuenta de que no llevaba uno?

Todos estos eran productos de alta calidad.

Aunque no había pasado mucho tiempo desde que comencé a usar el vestido, ya había visto muchos tipos de vestido, así que podría adivinarlo. Las telas y cordones utilizados aquí eran todos costosos. ¡Sin mencionar que las gemas preciosas utilizadas en el collar y la pulsera eran raras! ¿Tenían un presupuesto ilimitado? ¿O tal vez el asistente Ortzen y el capitán Jullius eran ricos? El vestido era muchas veces mejor que el mío. Era bastante vergonzoso en comparación con el hecho de que era la hija mayor de un conde rico. Bueno, no podía evitarse que me hubieran descuidado dentro de la casa.

Tan pronto como terminé de cambiarme y regresé, el asistente Ortzen que me estaba esperando comenzó a hablar.

—Sería difícil tener una ceremonia de compromiso dentro de la mansión del conde.

—¿Ceremonia de compromiso?

—¿Necesitamos uno?

El capitán Jullius y yo miramos con extrañeza al Asistente Ortzen al mismo tiempo. Ortzen asintió con la cabeza como si implicara que eso era algo cierto.

—¿No creéis que es una buena oportunidad? Podríamos obtener más información sobre algunas personas que estaban asociadas con el conde.

—¿Crees que podría haber cómplices?

—Así es. La señorita tampoco cree que el conde lo haya hecho todo solo, ¿verdad?

Bueno, eso no era necesariamente falso. Por lo menos, la familia de la condesa también jugó un papel. Por lo que escuché, su familia no podía ser subestimada.

—Sería mejor celebrar la fiesta dentro de la mansión del conde, pero si no se puede hacer, entonces podríamos tomar prestada la sala dentro del palacio. Oh cierto, señorita Epheria. No tiene que usar el discurso formal cuando estamos hablando. La señorita es la prometida del capitán después de todo.

—Tienes razón. Bien entonces.

—Je, eso es rápido.

Bueno, de todos modos estaba más acostumbrada a usar el habla informal. Hablando de eso, ¿teníamos que ir tan lejos como para tener una ceremonia oficial de compromiso? ¿Por qué sentía que el problema se había vuelto más complicado?

—Estoy pensando que la señorita podría decir que se enamoró del capitán cuando vino a ayudarla como la razón del compromiso. No hace falta decir que la familia del conde aún estaría alerta por cualquier motivo que les esté dando.

El asistente Ortzen explicó el plan de cabo a rabo que él mismo había pensado. Mientras tanto, el capitán Jullius y yo solo podíamos mirar fijamente a Ortzen. Tratamos de fingir que entendíamos el plan. No podía evitarse que no lo hiciéramos porque éramos más competentes en usar nuestros puños sobre nuestras cabezas.

—¡Correcto! La ficha de compromiso es suficiente con Cali…

—De ninguna manera.

Agh. Como se esperaba, es imposible, ¿eh?

—Entonces necesito algunas armas útiles para defenderme. Comenzando esta noche, mi madrastra “de buen corazón” probablemente enviaría algunos lacayos para tratar conmigo.

Desde que fui absuelta de cualquier cargo, ella probablemente tomaría la ruta extrema. Dicho esto, sería más seguro traer al menos un arma oculta en mi cuerpo.

—Bien. Puede elegir una de la armería por sí misma. Capitán, por favor, guíe el camino hacia la señorita Epheria.

—De acuerdo.

—Solo darle cualquier arma no es suficiente. También debe acompañarla de vuelta a casa.

—¿Escoltarla?

—Así es. Cuando regrese, personalmente le enseñaré sobre todas las etiquetas necesarias sobre cómo tratar a una dama adecuadamente como su prometida.

—Pero…

—Me aseguraré de que no pueda evitarlo.

Uhh… me sentí mal por el capitán Jullius. Claramente parecía deprimido y no podía hacer nada porque también tenía miedo de meterme en ese tipo de problemas. Para ser honesta, yo misma no entendía nada sobre las etiquetas de las damas. No tenía idea de cómo actuar como una verdadera dama noble. Por lo menos, debería pedirle a Sofía que me enseñara la etiqueta básica para ser una dama. Después de todo, ella sirvió a una señorita noble, por lo que debería saber más que yo.

Había pasado mucho tiempo solo para escuchar los consejos del asistente Ortzen mezclados con regaños, finalmente el capitán Jullius y yo podríamos estar libres de Ortzen y abandonar la habitación.

Se podían escuchar dos tipos de pasos uno tras otro dentro del largo corredor. Fruncí el ceño ante la incomodidad que sentía en mis pies. La causa de esta molestia provenía de los zapatos dados por Ortzen. Todos los zapatos caros se centraban más en el diseño sofisticado y hacían que los tacones fueran muy altos, lo que los hacía incómodos de usar. Aparte de eso…

Aparentemente, mi cuerpo era realmente pequeño.

La brecha entre el capitán Jullius y mis pasos era grande. Por ejemplo, tenía que caminar tres pasos para que coincidiera con dos pasos suyos. Además, un caballero caminaba mucho más rápido que la gente común. Había muchas ocasiones en que un caballero no se daba cuenta de que había caminado más rápido porque se había convertido en un hábito. Ah, nuestras distancias se ampliaron cuando mi mente deambulaba. Necesitaba alcanzarlo para no quedarme atrás.

Los tacones hicieron un ruido fuerte cuando hice una carrera corta. Apreciaba los regalos pero parecía que no estaba destinada a usar tacones. Se sentía doloroso cuando estaba corriendo. Además, era una molestia usar siempre el poder sagrado para fortalecer mis pies. No solo era problemático, sino que podría surgir un nuevo problema si un clérigo de alto nivel me viera y me preguntara: “¿Cómo podría usar el poder sagrado cuando no es un clero?” Prefería usar zapatos cómodos que inventar excusas infundadas solo para responder ese tipo de preguntas.

Cuando corría tras él, el capitán Jullius, que estaba en el frente, de repente detuvo sus pasos. Giró su cuerpo y me miró mientras inclinaba un poco la cabeza.

—¿Debería llevarte?

| Índice |

Un comentario en “Espada y Vestido – Capítulo 3 (2): El Escuadrón de Tareas Especiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.