Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 105

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya

Corregido por YukiroSaori


Aprovechando la oportunidad, no importaba qué método usara para vencer a Baili Hongzhuang, definitivamente le enseñaría quién es el fénix y quién el faisán.

—Señorita Li, usted misma lo dijo, es solo la futura princesa heredera. Cuando te cases, regrese y vuelva a decirme esas palabras.

El ritmo de Baili Hongzhuang fue constante mientras caminaba hacia la parte delantera, aún con el vestido. Todavía quería mirar las otras ropas en Nichang.

—¡Baili Hongzhunag, te estás sobrevalorando! —gritó Li Yuyue, golpeando el pie el suelo.

Ella realmente no podía entender. Baili Hongzhuang claramente solo se casó con un príncipe lisiado, ¡cómo podría ser tan arrogante!

Todo el mundo pensó que Baili Hongzhuang sería infeliz y deprimida, pero seguía tan orgullosa y arrogante como siempre, desafiando por completo las expectativas de todos.

—Señorita Li, incluso si está feliz gritando insultos en las calles como una musaraña, no soy igual.

La cara de Li Yuyue se puso fea cuando escuchó su comentario. ¿Baili Hongzhuang realmente la llamó una musaraña? La futura princesa heredera, ¿una musaraña?

Los argumentos de Li Yuyue y Baili Hongzhuang atrajeron la atención de mucha gente. Usualmente, las personas que iban a Nichang, tenían un cierto nivel de estatus.

Cuando vieron a Li Yuyue y Baili Hongzhuang, enfrentándose, sabían que iba a ser interesante. Muchos de ellos sabían que Li Yuyue había estado enfurruñada en la mansión del primer ministro durante los últimos días, desde que Baili Hongzhuang se llevó su título de belleza número uno en la Ciudad Imperial.

Ahora, viéndolas cruzar espadas, sus corazones elogiaron en secreto a Baili Hongzhuang.

La boca de la princesa Chen es realmente aguda, ¡Li Yuyue ni siquiera podía defenderse!

Especialmente el tono de su voz y postura. ¡Ella y Li Yuyue no podían ser comparadas al mismo nivel!

Li Yuyue fue claramente quien tomó la iniciativa de buscar problemas con Baili Hongzhuang, pero fue esta quien le dio una lección.

—Mira, la cara de Li Yuyue es verde.

—Cuando se convirtió en la futura princesa heredera, se volvió tan orgullosa como un pavo real. Ella estaba ansiosa por alardear de su matrimonio con el príncipe heredero, ¡creo que es repugnante!

—La princesa Chen es realmente inusual. Esta vez, se podría decir que Li Yuyue se encontró con una pared de puro ladrillo.

Todos en la multitud tenían la misma sensación de ver una obra de teatro. Normalmente era raro ver un drama tan increíble, y todos estaban esperando ver cómo se desarrollaría.

Li Yuyue caminó hacia Baili Hongzhuang a grandes zancadas, con su hermoso rostro helado. Su aire arrogante no podía ocultarse.

—Baili Hongzhuang, si no vas a dejar hoy ese vestido, ¡nunca dejarás las puertas de Nichang!

Mucha gente estaba mirando en Nichang, si hoy pierde la cara, ¿cómo podría mostrar su rostro de nuevo?

—¿Estás amenazando a la esposa de este Príncipe?

Una voz profunda y magnética sonó de repente, pero el tono era frío y sombrío.

Li Yuyue no pudo evitar sobresaltarse, al descubrir que la mirada de Dibei Chen aterrizaba en su cuerpo.

No esperaba que Dibei Chen hablara de repente, y no pudo evitar sentirse avergonzada. Pero Li Yuyue rápidamente recuperó su aspecto arrogante.

—Correcto, y si no se disculpa conmigo aquí y ahora, ¡no le permitiré que se vaya de aquí esta noche!

Al abrir la boca, Li Yuyue arrastró a Dibei Chen.

Ella sabía muy bien el estado de Dibei Chen y sabía que él solo era un príncipe de nombre. Antes, su alteza el príncipe heredero, podía intimidar a este tipo alegremente, entonces, ¿cómo podía tener miedo de semejante tipo?

—Solo la hija de un primer ministro podría ser tan arrogante, nunca vi a alguien tan falto de modales. Hoy, este príncipe ha abierto sus ojos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.