Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 115

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya

Corregido por YukiroSaori


Dibei Chen agitó su mano.

—Incluso si vas, ¿qué puedes hacer?

Hei Mu se sobresaltó un poco, pero después de pensarlo, no pudo evitar admitir que no había nada que él pudiera hacer para ayudar.

—Cultivar es algo en lo que debes perseverar solo. Incluso si otras personas pueden ayudar, al final, debes confiar en ti mismo.

Los labios de Dibei Chen se curvaron.

—Sobre todo Baili Hongzhuang quien se ha estado cultivando sola por tanto tiempo.

Baili Hongzhuang no se fue hasta el anochecer.

Su cuerpo ya estaba congelado y rígido, el dolor abrasador le recorría todo el cuerpo y fruncía las cejas.

No muy lejos de la cascada, había una pequeña cueva. Debió haber sido en algún momento la guarida de una bestia demoníaca, pero fue abandonada, ahora era un lugar muy adecuado para que descansara.

Al entrar a la guarida, Baili Hongzhuang examinó cuidadosamente sus heridas.

Sus dos hombros habían sido golpeados con severidad por la cascada, las manos y los pies estaban morados por chocar contra las rocas y sangraban algunas partes de su cuerpo.

Después de un corto día, ya estaba completamente cubierta de cortes y moretones.

—La calidad innata de este cuerpo no existe. —Baili Hongzhuang suspiró. Llevaría mucho tiempo si ella quisiera acelerar el cultivo de este cuerpo.

—Esposita.

La voz de Dibei Chen sonó de repente fuera de la cueva.

Baili Hongzhuang salió lentamente, solo para verlo de pie mirándola con una sonrisa. Hei Mu no estaba a su lado.

—¿Por qué viniste?

Ella había notado la presencia de Dibei Chen de camino a cultivar, habían acordado no interferir con la cultivación de los demás.

—Esto es para ti. —Dibei Chen le entregó una exquisita botella de porcelana—. Tu cuerpo será mucho más fuerte después de comer una pastilla. Puede mejorar la calidad interna y aumentar su velocidad de recuperación. Te será muy beneficioso.

Al escuchar sus palabras, las manos de Baili Hongzhuang se balancearon un poco cuando aceptó la botella de porcelana de las manos de Dibei Chen.

—¡Muchas gracias!

—Entonces descansa adecuadamente, no te presiones.

Dibei Chen instó, dejando atrás una oración cuando se fue. No muy lejos, él y Hei Mu también encontraron una cueva similar.

Si algo sucediera con Baili Hongzhuang, podrían descubrirlo de inmediato.

Viendo la espalda de Dibei Chen desaparecer en la oscuridad, un toque de calidez llegó al corazón de Baili Hongzhuang.

En su estado actual, Dibei Chen no tenía motivos para ir allí, y hubiera sido mucho más cómodo cultivar en su palacio. Él solo fue al bosque por su seguridad.

Hasta ahora, Dibei Chen era la única persona que se preocupaba por su seguridad.

Al regresar a la caverna, Baili Hongzhuang sacó las píldoras de inmortalidad que Dibei Chen le había regalado.

Baili Hongzhuang las reconoció al instante con una sola mirada.

—Estas son las siete píldoras del tesoro.

Las siete píldoras del tesoro eran extremadamente útiles para cultivadores de bajo nivel. En comparación con las píldoras de cultivo, la calidad era mucho mejor.

Los ingredientes de esas píldoras eran muy valiosos. Antes, Baili Hongzhuang había querido refinar unas para sí misma.

Pero cuando preguntó en las tiendas de hierbas de la Ciudad Imperial, no pudo obtener suficiente material para refinarlas y solo pudo refinar una píldora de cultivo ligeramente inferior.

Pero ella nunca esperó que Dibei Chen tuviera las siete píldoras del tesoro, ¡y mucho más!

¡Con las siete píldoras del tesoro, su cultivo sería dos o tres veces más rápido!

Sin la menor vacilación, sacó una píldora y se la tragó antes de cerrar los ojos, entrando en un estado de cultivo

Cuando se consume la energía almacenada dentro de una píldora, generalmente uno entra en un estado de cultivo para maximizar los beneficios de la píldora. Muy pocos cultivadores logran absorber toda la potencia de una píldora al instante.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.