Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 126

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya

Corregido por YukiroSaori


Xuanyuan Yutian barrió a la multitud de jóvenes antes de finalmente detenerse en Li Chengqian, su mirada revelaba un rastro de sospecha.

—Primer ministro Li, ¿por qué no veo a Li Yuyue?

Li Yuyue era la futura princesa heredera. Necesitaba dar un buen rendimiento en la competencia de caza, para ganar más respeto.

Cuando Xuannyuan Huan habló, las caras de todos parecían estar preparándose para ver una buena jugada.

La atmósfera se puso tensa. Li Chengqian estaba esperando la oportunidad de darle una lección a Baili Hongzhuang y Dibei Chen. Si el emperador lo mencionaba por casualidad, podría aprovechar la oportunidad para atacar.

La cara de Li Chengqian se sonrojó al instante con ira. Sus ojos furiosos miraron a Baili Hongzhuang, como si quisiera hervirla en un guiso en ese mismo momento.

—¡Debería preguntarle a la princesa Chen sobre eso! —dijo fríamente Li Chengqian.

Al escuchar sus palabras, Xuanyuan Yutian miró asombrado a Baili Hongzhuang.

Había oído antes que tuvieron un conflicto en la tienda Nichang. Se preguntó sobre la posibilidad de que fuera eso.

—Primer ministro Li, hable claro. No puedo entender lo que quieres decir.

Baili Hongzhuang actuaba indiferente. Sabía que Li Chengqian aprovecharía la oportunidad para atacarla, más no le importó.

Al ver la actitud de Baili Hongzhuang, los ojos de Li Chengqian fueron reemplazados por odio.

—Emperador, ahora mismo el príncipe y la princesa Chen actúan con tanta arrogancia, como si nadie más importara. Ayer, a manos del príncipe Chen, Yuyue resultó herida. Ella quería participar en la competencia, pero su lesión resultó ser muy grave, por ello no puede participar. —La voz de Li Chengqian se hizo cada vez más emotiva—. Emperador, debe darle justicia a Yuyue, ¡ah!

Xuanyuan Yutian y Jiang Jinying se sorprendieron al escuchar esas palabras. Sabían, por su tono, que debía ser cierto. Pero hasta hoy, Dibei Chen siempre lo soportaba en silencio. ¿Por qué cambiaría de repente su actitud ahora?

Ellos conocían la identidad real de Dibei Chen. Sin embargo, durante los últimos tres años, siempre fue discreto y paciente. Habían pensado que ya no tenía espectativas, por lo que se volvieron más y más descuidados sobre él.

La actitud y los gestos de Dibei Chen habían cambiado. ¿Quería proteger a Baili Hongzhuang? O, podría ser…

¿Obtuvo los recursos para regresar?

Pensando lo que podría pasar, los corazones de Xuanyuan Yutian y Jiang Jinying temblaron.

Si eso era así, Dibei Chen no debería ser aceptado.

—Princesa Chen, ¿tiene algo que decir? —preguntó Xuanyuan Yutian, manteniendo la calma y la compostura.

El estatus de Li Chengqian en el país de Feng Bo no era bajo.

Los ojos de Baili Hongzhuang brillaron con desprecio y preguntó:

—El primer ministro Chen evitó lo importante y solo habló de cosas triviales. ¿Por qué no dices el motivo de tu visita al palacio del príncipe en primer lugar?

Al escuchar sus palabras, todos enfocaron sus miradas en Li Chengqian con curiosidad. Incluso ahora, era un misterio el porqué de su visita al palacio Chen. Era demasiado extraño.

La cara del primer ministro cambió un poco, antes del incidente, no había dejado de pensar en varias excusas por las cuales Li Yuyue no podía ir a la competencia de caza real.

Aunque estaba avergonzado y resentido por las lesiones de Li Yuyue, le dio una muy buena excusa para que lo cubriera todo.

No entendía cómo tantos se habían enterado, pero era el momento perfecto, lo mejor sería decirlo en lugar de ocultarlo.

Ya fuera Dibei Chen o Baili Hongzhuang, no podían compararse con su estatus. Además conocía la actitud del emperador hacia Dibei Chen, por lo que estaba seguro de que estaría de su lado.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.