Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 138

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya

De repente, apareció otra voz.

—¡Ye Yitong, ya que fui yo quien la atrapó, dividamos el botín!

Ye Yitong se sobresaltó y se volvió para encontrar a un chico con túnica negra de pie detrás de ella. Un rastro de luz parpadeó más allá de sus ojos.

—Tian Weiming.

Tian Weiming no le prestó mucha atención a Ye Yitong y en su lugar se volvió para mirar a Baili Hongzhuang. Las comisuras de su boca se elevaron en una sonrisa malvada.

—No esperaba que te atrevieras a comenzar una pelea con Chen Wangfei, ¡ah!

Ye Yitong ignoró el ridículo de Tian Weiming.

—Prometo que obtendrás una porción del pastel.

La sonrisa de Tian Weiming se profundizó.

—¡Seguro que hablas rápido! Vamos a dividirlo mitad y mitad.

—¡No hay problema! —Ye Yitong estuvo de acuerdo.

Baili Hongzhuang cruzó sus brazos, burlándose mientras miraba.

—Les daré una oportunidad a ustedes. Si se pierden de mi vista en este momento, ¡los perdonaré! —La voz de Baili Hongzhuang era fría, y su hermoso rostro lleno de intención asesina.

Los dos ya estaban hablando de cómo dividir el botín, y no ponerla en sus ojos en absoluto.

Intentando robarla, sólo se podía decir que tuvieron un poco de suerte.

Como actuaban tan arrogantes, ¡no le molestaba dejarlos ver el conocimiento y la experiencia que venían con verdadera arrogancia!

Al escuchar sus palabras, Tian Weiming y Ye Yitong se sorprendieron momentáneamente antes de estallar en una fuerte carcajada.

—¿Qué acabo de escuchar? ¿La basura se atrevió a amenazarnos? —Tian Weiming se rió con incredulidad. Este fue el mayor chiste que había escuchado.

—¡Solo mátala para evitar más problemas! —Dijo Ye Yitong con frialdad.

En este momento, siempre hay una posibilidad de que alguien venga. ¡En lugar de perder el tiempo, sería mucho mejor simplemente matarla directamente!

Tian Weiming asintió con la cabeza.

—¿Lo harás o debería?

—¡Iré! —Ye Yitong levantó una ceja, sonriendo.

—¡Maestra, estos dos tipos son demasiado odiosos! —Little Black ya no podía mirar, deseando poder ir y tratar con Ye Yitong y Tian Weiming en ese mismo momento.

Baili Hongzhuang seguía sonriendo, pero tenía los ojos fríos como un glaciar.

—¡Ya que ustedes no atesoraron esa oportunidad, solo puedo dejar que los dos entren al cielo!

Al siguiente momento, Baili Hongzhuang levantó su mano y movió su dedo.

—¡Ven!

—¡Arrogante! —La cara de Ye Yitong se puso fea. Un desperdicio se atrevió a decirle que viniera, ¡qué chiste!

Su mente se agitó, su qi inmediatamente surgió a través de su cuerpo. Su fuerza era indudablemente la etapa tardía de misteriosa tierra.

—¡Acepta la muerte!

La figura de Ye Yitong se movió de repente, agitando su larga espada. Atacó directamente los órganos vitales de Baili Hongzhuang, ¡con la intención de matarla!

Baili Hongzhuang entrecerró los ojos. Ye Yitong era realmente muy impulsiva. Anteriormente, nunca hubo un conflicto entre ella y Ye Yitong, ¡y ahora, ella quería matarla! ¡El corazón de Ye Yitong era realmente cruel!

¡En la fracción de segundo que Ye Yitong atacó, Baili Hongzhuang también desapareció!

—¡Asesinato sin sombra!

Solo se veía una luz plateada que atravesaba el vasto cielo. La figura de Baili Hongzhuang desapareció, ya no se encontraba dónde estaba antes.

El ‘asesinato sin sombras’ puede matar personas sin dejar rastros, y su velocidad no puede ser juzgada.

Cuando comenzó a entrenar en su vida pasada, esta era la habilidad en la que más confiaba para matar gente. Aunque ahora ella estaba en un cuerpo diferente, ¡todavía era tan hábil como antes!

Tian Weiming miraba perezosamente. A él no le importaba Baili Hongzhuang, solo pensaba en ello como si cosechara beneficios de paso.

En este tipo de basura, ¡no tenía ningún interés en absoluto!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *