Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 139

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya

Pero en el momento siguiente, Tian Weiming ya no podía sonreír, sus ojos se llenaron de miedo.

Ni siquiera podía oír las dos armas chocar. Solo pudo ver la figura de Baili Hongzhuang desaparecer, y luego reaparecer detrás de Ye Yitong como un fantasma.

¡¡Thump!!

Un cuerpo pesado cayó al suelo con un fuerte golpe. Los dos grandes ojos de Ye Yitong miraban al suelo.

El ridículo y la felicidad en sus ojos fueron reemplazados por un miedo denso. Líquido caliente brotó de su garganta, imposible de detener.

—Tú…

¡Un movimiento!

Solo un movimiento, y ella ya no tenía la fuerza para defenderse.

El corazón de Yitong estaba lleno de falta de voluntad. ¡No quería creer que moriría hoy a manos de Baili Hongzhuang!

Ella solo pensó que sería una matanza unilateral, ¿cómo es que terminó perdiendo la vida?

Nadie le dio una respuesta. Incluso Baili Hongzhuang no le prestó ni una mirada después de golpearla. ¡Ye Yitong estaba segura de que la mataría!

Mirando al inmóvil Ye Yitong, Tian Weiming quedó completamente atónito.

—Esto… ¿Qué pasó?

La sonrisa en los labios de Baili Hongzhuang se volvió más y más encantadora. Sus labios rojos se abrieron suavemente, su voz llena de encanto.

—¿Dijiste que querías matarme?

Al escuchar a Baili Hongzhaung decir esas palabras con una voz tan suave, Tian Weiming solo pudo sentir que se le helaba la espalda y que el miedo lo envolvía.

Él y Ye Yitong estaban en la misteriosa tierra en etapa tardía. Como Baili Hongzhuang fue capaz de matar a Ye Yitong de un solo golpe, matarlo fue igual de fácil.

—C-Chen Wangfei, tuve ojos, pero no reconocí. ¡Debes evitarme esta vez! —La cara de Tian Weiming estaba pálida mientras suplicaba misericordia.

—Antes, amenazaste con matarme. ¿De verdad crees que te dejaré? —Baili Hongzhuang se burló—. Si alguien me ofende, ¡no tendrán un buen final!

Su voz era dura. La espada afilada de Baili Hongzhuang se movió de nuevo. Antes de que Tian Weiming pudiera escapar, ya había muerto.

Los dos fueron tratados en un instante. Baili Hongzhuang tomó tranquilamente las bolsas de cielo y tierra de los dos antes de continuar su viaje.

Si otros no la ofendieran, ella no los ofendería.

Nunca le gustó tomar la iniciativa para invitarse a problemas, pero si otros buscaban problemas con ella, ¡no sería suave!

Little Black y Little White tomaron una bolsa de tierra celestial y miraron adentro. Había muchos núcleos demoníacos.

—Parece que no fue la primera vez que hicieron algo así. La cosecha de hoy es mucho mejor que matar bestias demoníacas individualmente.

Baili Hongzhuang mantuvo todos los núcleos demoníacos juntos. Con el temperamento de Ye Yitong, teme que la cantidad de cultivadores que murieron por sus manos no haya sido pequeña.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *