Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 192

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


Ella no era la hija de Baili Zhentao y quería encontrar a sus propios padres biológicos.

¿Y qué si alguien dudaba de su identidad?

¡Ella no era la misma de siempre a la que han intimidado por un tiempo!

Shao Zifan y Zhao Yunxi se recuperaron rápidamente de su conmoción. Baili Hongzhuang era su amiga, así que naturalmente, estaban felices de ver lo increíble que se había convertido.

En la sala VIP, el corazón de Xuanyuan Huan se llenó de asombro. Aunque ya ganó una en la competencia de caza, había muchos niños en la familia real. ¡Volver a casa con otra sería lo mejor!

—Esta vez, tenemos en total tres píldoras de limpieza ósea, así que para asegurarnos de que todos tengan una oportunidad, lo dividiremos en tres subastas individuales.

La voz de Su Jin hizo eco en la sala de subastas, haciendo que todos estuvieran aún más entusiasmados con las píldoras.

Si solo hubiera habido una, les habría resultado muy difícil conseguirla. Pero como eran tres, tendrían muchas más posibilidades.

En los asientos de primera clase, Li Chengqian también estaba emocionado cuando escuchó sobre las píldoras de limpieza ósea. Anteriormente, estaba de mal humor, así que decidió pasar por la subasta y echar un vistazo.

No esperaba que la subasta le diera una sorpresa tan agradable. Como todos ya sabían lo que pasó con la cara de Li Yuyue, lo único que podía hacer ahora era mejorar su fuerza.

¡No importa qué, la píldora limpiadora de huesos debe ser suya!

—¡Ahora comenzaremos la subasta para la primera píldora de limpieza ósea! Todo el mundo sabe cuán valiosa es esta píldora en la Ciudad Imperial y encontrarla es muy, muy difícil. Por lo tanto, esta píldora no tiene un precio inicial o un aumento mínimo. ¡Todos pueden pujar como deseen!

Los ojos de Baili Hongzhuang se estrecharon. ¡Su Jin realmente fue genial!

El precio de inicio en la subasta generalmente daría a todos una estimación aproximada de su valor, por lo que el precio de venta final normalmente no sería mucho más alto que el precio de inicio.

Al no colocar un precio de partida y no darles a todos nada para empezar, seguramente podrá alcanzar un precio alto.

—Maestra, parece que la subasta de Tianxiang venderá las Píldoras de limpieza ósea a un precio muy alto hoy. —dijo Little Black, riendo.

—Este momento no está mal. Todos en la sala de subastas realmente quieren las píldoras. —Little White asintió lentamente.

Baili Hongzhuang solo sonrió levemente y no habló. Las habilidades de la Casa de Subastas de Tianxiang eran mejores de lo que ella imaginaba.

—¡10,000 monedas de oro!

Un hombre en los asientos de tercera clase de repente hizo la primera oferta.

Al escuchar el precio, todos sintieron una explosión de desprecio. No importa una subasta, una píldora de limpieza ósea ni siquiera sería tan barata en una tienda.

El precio de partida de este tipo era verdaderamente descarado.

Sintiendo el desdén de todos, el hombre también se sintió algo avergonzado. Como persona ordinaria, 10.000 monedas de oro ya era mucho. Sin embargo, se había olvidado completamente de todos los personajes elevados en la subasta.

Ni siquiera un momento después de que el hombre hizo su oferta, una voz vino de una caja de visualización.

—¡100.000 monedas de oro!

Xuanyuan Huan de repente abrió su boca, elevando directamente el precio a 100,000 monedas de oro. Las caras de todos cambiaron.

Desde que comenzó la subasta, el Príncipe Heredero no había hablado, por lo que todos se habían olvidado completamente de él.

¿Qué tan poderosa era la identidad de un príncipe heredero? Nadie quiso ni se atrevió a ofenderlo, por lo que, por un momento, la sala de subastas quedó completamente en silencio.

Su Jin estaba un poco desconcertado cuando nadie más hizo una oferta, y solo pudo gritar—: ¡100.000 monedas de oro una vez!

»¡100.000 monedas de oro, yendo dos veces!

»¡100.000 monedas de oro, yendo tres veces! ¡Felicidades a Su Alteza, la oferta ganadora del Príncipe Heredero por la píldora de limpieza de huesos!

La mujer de vestido rojo caminó por el escenario, tomó una bandeja de plata con la píldora y caminó hacia la sala de visualización de Xuanyuan Huan…

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *