Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 214

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


Baili Hongzhuang sonrió.

—En mi opinión, esos matones contratados tuyos ya tienen las manos ocupadas solo para tratar con estos bandidos. ¿De verdad crees que podrían manejarme aparte de ellos?

Al escuchar las palabras de Baili Hongzhuang, Huang Zhiqing miró a su alrededor y a los bandidos. Realmente no pudieron tratar a Baili Hongzhuang de esta manera.

—Ya que querías enseñarme una lección, te daré una oportunidad. —La sonrisa de Baili Hongzhuang se ensanchó. De repente saltó en el aire, su figura en lo alto del cielo.

¡En solo unos pocos momentos en el aire, ya había agarrado a Huang Zhiqing y lanzado justo encima de sus hombres!

¡Thump!

Huang Zhiqing cayó pesadamente en el suelo, provocando una nube de polvo.

—¡Coff! —Huang Zhiqing tosió dolorosamente. Su cuerpo fue arrojado al suelo, estaba adolorido.

Baili Hongzhuang lo enfrentó lentamente, sus ojos claros y brillantes brillaban con una luz fría.

Al verla derribar fácilmente a Huang Zhiqing, los bandidos sabían que no era fácil de manejar y en su lugar continuaron atacando con mayor intensidad a los matones contratados.

La cara de Huang Zhiqing estaba llena de pánico. La lección anterior de Baili Hongzhuang todavía era muy vívida en su mente. Con su fuerza, él simplemente no era su oponente.

—¡Hombres, vengan aquí! —Gritó Huang Zhiqing de inmediato.

El no tan lejano grupo de matones contratados finalmente vio lo que sucedió e inmediatamente se abrió paso a través de capas y capas de bandidos para alcanzarlo.

Pero había demasiados bandidos. A pesar de que querían ir a ayudar, simplemente no había manera.

—¡Joven Maestro, no podemos llegar ahí! —Gritó un hombre sin poder hacer nada.

La cara de Huang Zhiqing se puso pálida. Originalmente pensó que el grupo de hombres que había traído sería más que suficiente para enseñarle una lección a Baili Hongzhuang, pero no esperaba que lo atraparan en su plan y cayeran en una situación tan incómoda.

Justo como Dongfang Yu había dicho, los bandidos realmente eran solo una multitud frente a él.

Cayeron con cada movimiento que Dongfang Yu y Gong Shaoqing hicieron. ¡Los bandidos simplemente no eran sus oponentes!

Cada vez que los dos hombres golpeaban, era como si apareciera un vacío, dejando nada más que espacio abierto.

Los otros bandidos tendidos en el suelo estaban todos heridos, aullando de dolor.

Al ver esta escena, el bandido líder de la montaña sabía que nunca debería haberlos provocado. ¡No era rival para ellos!

—¡Señor, señor, por favor, ten piedad! —El jefe de los bandidos inmediatamente pidió perdón.

Dongfang Yu miró lentamente al líder de los bandidos y no habló, sino que se volvió para mirar a Baili Hongzhuang.

Desde el principio, esta mujer nunca había buscado problemas o se había quedado impactada, sino que había utilizado a los bandidos como una oportunidad para tratar con sus perseguidores.

Su apariencia era sobresaliente. A pesar de que había visto muchas bellezas antes, todavía no podía evitar suspirar cuando la vio. Su delicada y exquisita cara parecía una hermosa obra de arte, sin el menor defecto.

Desde cualquier ángulo que mires, ¡solo puedes ver una belleza que detiene al mundo!

Lo más singular fue su temperamento sobrenatural. Fue inolvidable con una sola mirada.

Para que una mujer tan hermosa se atreva a salir sola por la noche, su fuerza no debería ser mala. Además, su inteligencia y su mente perspicaz ya se habían demostrado claramente.

—Gong Shaoqing, ¿no es interesante esa mujer? —Dongfang Yu se volvió, preguntando burlonamente.

El rostro de Gong Shaoqing aún era como un iceberg inmutable de 10.000 años. Miró a Baili Hongzhuang, con el rostro frío e indiferente.

—¿Y qué negocio tengo con ella?

Dongfang Yu negó impotente con la cabeza.

—Gong Shaoqing, realmente no eres divertido en absoluto.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.