Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 313

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


Baili Hongzhuang miró el alto e imponente edificio frente a ella. La imagen solemne y magnífica de una píldora se colocó sobre azulejos vidriados que reflejaban brillantes rayos de luz. Exudaba nobleza y orgullo sin límites. Era similar a lo que tenían los maestros de píldoras de estado en el Continente Shengxuan.

El gremio de maestros de píldoras no era tan animado como el Sindicato de Ingenieros Militares. Con una especie de aura que era solemne y noble, no había mucha gente dentro, pero los espectadores estaban todos llenos de respeto mientras observaban a los que salían de la entrada del Gremio.

Por lo tanto, se podía ver la posición especial que tenían los maestros de píldoras en el Continente Shengxuan.

De pie en medio del Gremio de Maestros de Píldoras, Baili Hongzhuang evaluó sus alrededores.

El interior del gremio parecía ser un espacio negro ligeramente opresivo, lleno de una atmósfera solemne.

No puedes evitar estar infectado con esta atmósfera en el momento en que entras, volviéndote completamente meticuloso y serio.

La recepción del gremio estaba enfrente. Era una mesa negra enorme y larga frente a la puerta. Una gentil dama estaba parada justo frente a ella, prestando atención a cada persona que entraba.

El gremio era bastante espacioso. Es solo que había muy poca gente dentro, por lo que se sentía muy vacío.

Dentro, unas pocas personas con túnicas negras pasaron por delante. Estas fueron las batas de los maestros de pastillas que representaban la gloria.

Si usas esta túnica, recibirás el respeto de innumerables personas cuando entres en una multitud. Cada maestro de la píldora trató esta túnica como un tesoro precioso que significaba gloria.

Sin embargo, la mayoría de los maestros que llevaban estas túnicas eran de mediana edad.

Esto fue porque era muy difícil convertirse en un maestro de píldora. Específicamente, el tiempo y la concentración que necesitabas para gastar no son en absoluto pequeños. Por lo tanto, para cuando hayas alcanzado cierto grado de logros, ya serías bastante viejo.

Liu Qinyue fue etiquetada por el título de maestro de píldora genio, convirtiéndose en un maestro de píldoras de rango dos a tan temprana edad. Incluso en el Continente Shengxuan, no había muchos que pudieran lograr tal cosa.

Baili Hongzhuang caminó lentamente hacia la recepción. La señora de la recepción sonrió cortésmente al ver a Baili Hongzhuang venir.

—Jovencita, ¿estás aquí para vender hierbas o para comprar píldoras?

Cuando los jóvenes cultivadores vinieron al Gremio de Maestros de Píldoras, estuvieron básicamente aquí por solo una de dos razones. Así, la recepcionista hizo directamente esta pregunta.

Baili Hongzhuang curvó ligeramente sus labios, con una sonrisa de belleza incomparable en su rostro, y dijo con una voz suave y armoniosa:

—Estoy aquí para rendir el examen de píldora.

Al escuchar esto, la recepcionista lanzó una mirada dudosa a Baili Hongzhuang, como si no se atreviera a creer sus palabras.

—Jovencita, ¿está aquí para rendir el examen de píldora? —preguntó la recepcionista con incredulidad.

 Baili Hongzhuang asintió y dijo con certeza:

—Eso es correcto.

Al ver cómo Baili Hongzhuang respondió de manera afirmativa, la recepcionista se sorprendió un poco. Aunque rápidamente recuperó la compostura y dijo:

—Para rendir el examen, debe ir al segundo piso. Deberá pagar 1000 monedas de oro para obtener el token del examen antes de poder participar.

1000 monedas de oro. Para la gente común, esta era una suma enorme. Sin embargo, para los maestros de píldoras, esta no era una suma desalentadora.

La razón por la que los maestros deben pagar 1000 monedas de oro es para evitar que algunas personas causen problemas.

Después de todo, un maestro de píldoras necesita supervisar a los examinados durante el examen.

En ese momento, una joven de la edad de Baili Hongzhuang se acercó.

La niña llevaba un vestido amarillo. Su tez era limpia, clara y suave. Tenía una fascinante cara ovalada del tamaño de una palma, pero sus ojos estaban llenos de arrogancia.

Su mirada se desvió hacia un lado. No importa si era su mirada o su comportamiento, todo irradiaba una fuerte arrogancia. Era como si la gente común estuviera simplemente bajo su atención.

—Quiero tomar el examen de maestro de píldoras.

La niña dijo estas palabras y colocó directamente 1000 monedas de oro en la recepción, esperando que la recepcionista le entregara un token de examen.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.