Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 314

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


—Señorita Wei.

El asistente se inclinó inmediatamente antes de entregarle inmediatamente una ficha de identificación. Ella reconoció claramente a Wei Meidai.

—Ya que hay dos chicas que quieren rendir el examen, se lo notificaré inmediatamente a los maestros. —La asistente sonrió.

Al escuchar sus palabras, Wei Meidai levantó una ceja y se volvió para mirar a Baili Hongzhuang.

Baili Hongzhuang frunció el ceño ligeramente. La mirada de Wei Meidai estaba llena de desdén y provocación, como si fuera una persona alta y poderosa que miraba a una pequeña y pobre plebeya.

Era como si la otra persona no existiera, y darle un vistazo ya era un gran favor.

Había visto a muchas personas arrogantes como Baili Yuyan y Xuanyuan Huan, pero esta era la primera vez que veía a alguien como Wei Meidai. Era alguien capaz de hacer que los demás se sintieran disgustados a primera vista.

—¿Quién es tu maestro?

Los ojos de Wei Meidai parpadearon con desprecio. No había muchos jóvenes maestros de píldoras en la Ciudad de Agua Celeste, así que no muchos se atrevieron a tomar el examen.

Estaba muy familiarizada con el gremio de maestros de píldoras y esta era la primera vez que veía a una mujer así.

Esa mujer debería ser solo una discípula de un maestro de píldoras sin nombre al azar, pensando que ella era tan asombrosa solo porque entendió un pedacito y quería tomar el examen creyendo que era fácil.

Baili Hongzhuang miró a Wei Meidai con indiferencia antes de volver sus ojos hacia el frente, sin molestarse en responder.

Las personas irrazonables nunca obtendrán el respeto de los demás.

Wei Meidai vio que Baili Hongzhuang solo la miró y no respondió. Su hermoso rostro inmediatamente se enojó.

Esta inútil cultivadora sin nombre, sin ningún tipo de apoyo, ¿se atrevió a rechazar su cara?

—¡Oye, te estoy hablando! —Wei Meidai levantó la voz, mirando a Baili Hongzhaung con irritación.

—¿Tengo que responder solo porque me estás hablando? —Baili Hongzhaung habló a la ligera.

El grito de Wei Meidai ya había causado que todos en el gremio miraran por encima.

El gremio de maestros de píldoras siempre estuvo tranquilo, pero las palabras de Wei Meidai destruyeron completamente el silencio.

Todos fruncieron el ceño cuando se volvieron a mirarla, pero comprendieron de inmediato cuando vieron quién era.

Obviamente, dado que Wei Meidai conocía bien el Gremio de Maestros de Píldoras, las personas en el gremio también estaban familiarizadas con ella.

Wei Meidai ignoró las miradas y miró a Baili Hongzhuang.

—¿Sabes quién soy?

En todo el gremio de maestros de píldoras, a ella no le importaba nadie más que Liu Qinyue.

Nadie en su generación se atrevió a faltarle el respeto, pero esta mujer realmente se atrevió a tratarla así. No había manera de que la dejara ir.

—No me interesa. —La voz de Baili Hongzhaung era perezosa e indiferente, y consideraba a Wei Meidai como una simple y molesta mosca, que no merecía su atención.

La cara de Wei Meidai se puso roja rápidamente. Debería haber tenido ventaja con Baili Hongzhuang, pero en lugar de eso fue reprimida. Cada frase que habló fue bloqueada, dejando su sentimiento ahogado.

—¡Tú!  —El pecho de Wei Meidai subió y bajó, lleno de ira.

Antes, si ella decía algo, nadie más se atrevería a replicar. Hoy fue la primera vez que se encontró con una persona así.

—¿Sabes las consecuencias de ofenderme? —Wei Meidai entrecerró los ojos, sus ojos de tinta negra en forma de almendra brillaron con malicia.

Esta mujer se atrevió a dejarla perder el rostro frente a tanta gente. ¡Verdaderamente odiosa!

Baili Hongzhuang levantó una ceja, con una sonrisa provocativa en su delicado rostro.

—¿Quieres ser golpeada?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.