Hogar Zerg – Capítulo 12: Comprando Libros

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Después de que se fue, no hubo sonido por un momento en la sala de profesores. Luego de un largo silencio, Xi Ran finalmente habló.

—Maestro, ahora mismo…

—¿Hm?

—¿Lo decías en serio?

—¿De lo contrario?

Xi Ran tuvo algunas dificultades para expresar sus sentimientos. No sabía si fue inesperado o un poco afortunado.

Huan Xiu se dio la vuelta y se acercó a él. Miró directamente a Xi Ran y se quejó.

—Creo que tenemos un problema para comunicarnos. Ni siquiera puedes decir una palabra cara a cara a la hospitalidad de un Zerg.

—Pero ¿cómo puedo ser ingrato en tales ocasiones?

—¿Por qué ingrato? —Huan Xiu no estaba contento con esta declaración.

—Si estás dispuesto a aceptar su oferta de bondad, entonces no puedo mostrar mi desaprobación… —Xi Ran no pudo decir más porque pudo ver que Huan Xiu no estaba contento con su respuesta—. El Maestro puede decirme lo que quiere que haga.

—Olvídalo, no es nada. —Huan Xiu estaba indefenso. No puede llevarse bien consigo mismo. Era imposible para Xi Ran expresar su disgusto directamente frente a este tipo de cosas debido a su micción y su entorno familiar anterior. Pero Xi Ran no reaccionó en absoluto y Huan Xiu estaba algo frustrado.

Los ojos de Xi Ran estaban un poco confundidos, pero antes de que pudiera decir nada, otros profesores entraron en la sala. No era un buen tema para hablar frente a otros Zerg. Solo pudo contener sus palabras.

—Ustedes dos son…

Huan Xiu y el maestro que acaba de llegar hablaron sobre sus razones. Al escuchar la voz, la mujer inferior anterior también regresó de la puerta de al lado y trajo la prueba completada por Huan Ye.

La prueba de Huan Ye mostró que abandonó la escuela debido a un período de ausencia y eventos de intimidación previos, por lo que no tuvo que repetir los grados. Debido a la solicitud de Huan Xiu, los dos maestros discutieron entre sí y rápidamente aceptaron que Huan Ye cambiara de clase. Incluso le preguntaron a Huan Xiu si quería alguna clase en particular.

No investigó específicamente este tipo de cosas y comentó casualmente. Solo esperaba que, si había algún problema, la escuela podría contactarlos directamente.

—Mn, lo haremos.

—Muchas gracias. —Huan Xiu sonrió cortésmente.

Aunque su estatus no era muy noble, como un hombre zerg que venía en persona, y sus modales eran educados, era difícil para cualquier zerg negarse. Aunque fue rechazado directamente en ese momento, la mujer inferior no pudo evitar ayudarlo con este asunto.

Huan Ye salió de la habitación de al lado y miró a los dos profesores con una mirada preocupada. Xi Ran se puso de pie y se acercó a él.

—No pasa nada. El maestro dijo que no te retrasaste en tus estudios.

Huan Ye se sintió aliviado y se volvió para mirar a Huan Xiu. Este lo elogió y luego mencionó ir a ver la fuente. Huan Ye se liberó de inmediato de su nerviosismo.

Después de salir de la sala de profesores, Huan Ye tomó la iniciativa de llevar a Huan Xiu al jardín de la escuela, donde, como dijo, había fuentes exquisitas y pequeños jardines, y el paisaje era único. Aunque era similar al escenario en el Distrito Universitario, Huan Xiu no pudo frenar el entusiasmo del niño.

Aunque había algunos malos recuerdos en esta escuela, Huan Ye sintió una alegría sin precedentes de poder caminar aquí con sus padres. Incluso imaginó con fantasía que sería bueno si Huan Xiu hubiera sido su padre masculino desde el principio. Su papá ahora se veía mucho más cómodo cada día. Antes, siempre fruncía el ceño o se veía muy preocupado y hablaba con seriedad.

—Padre, hay un snack bar ahí que vende deliciosos bocadillos. Te lo invito. Espera un minuto.

Al ver la apariencia seria de Xiao Ye, Huan Xiu no pudo evitar preguntarle—: ¿Tienes dinero?

—Tengo un poco. —Huan Ye asintió—. Ahorré mi dinero de bolsillo.

Huan Xiu no podía reír ni llorar. ¿Cómo podría dejar que le invitara con los pequeños trozos de acero que salvó la frugalidad de un niño?

—Será mejor que vaya contigo. Déjame ver qué hay.

—Ah, está bien. —dijo Huan Ye, asintiendo por supuesto, pensando que sería más apropiado que su padre eligiera lo que quisiera— ¿Vas a querer algo papá?

—No quiero nada. Esperaré por ustedes aquí. —A Xi Ran le gustaría darle a Huan Xiu más tiempo para pasar con Xiao Ye.

Así que uno grande y otro pequeño caminaron hasta el puesto lejano. Xi Ran se quedó ahí un rato, miró las espaldas de los dos zerg y se sentó en los escalones junto a la fuente. Al ver que aún quedaba mucho tiempo de espera, sacó de su bolso la novela que le recomendó Huan Xiu hace unos días.

Xi Ran había sido adicto a esto recientemente. Al abrir el marcador, miró hacia atrás algunas páginas y luego continuó.

La velocidad de lectura de Xi Ran era muy lenta y su nivel educativo era muy limitado. Muchas de sus clases se compusieron en la escuela en esta capacidad después de que se unió al ejército. Cuando se encontraba con algunas palabras y caracteres extremadamente raros, solía tener que abrir la red portátil para verificar. Después de un tiempo, podía leer diez páginas de una vez.

—Ese es él. ¿Junto a él está el hijo de la concubina con quien se casó? El niño llegó antes a la enfermería. Es patético. No puedo pelear con un Zerg, o tendré muchos moretones en mis articulaciones.

—¿No pasó el match simplemente porque estaba desesperado? Parece que le tiene mucho cariño a su hijastro. Es raro que alguien haga eso. También tiene un gran corazón.

—¿Desesperado? ¿De qué hablas? Cuéntame…

Xi Ran estaba perturbado por el sonido de la conversación, pero después de escuchar dos oraciones, se dio cuenta de que los dos Zergs que acababan de comprar el almuerzo y se sentaron en las escaleras de abajo parecían estar hablando de Huan Xiu.

Xi Ran dijo en su corazón que no tenía nada que ver con estos comentarios. Sin embargo, cuando escuchó a uno de los zerg decir que “la mujer inferior favorita de Huan Xiu se casó con su primo, y ​​trató de suicidarse por eso”, no pudo ignorarlo. Aunque sus ojos todavía estaban fijos en el libro, sus oídos estaban erguidos para escuchar la discusión.

—Creo que se ve lleno de energía, no como la apariencia desdichada mencionada en los chismes…

—Eso es cierto, pero no es imposible sonreír estando triste. No lo sabes, solía estar encaprichado con la mujer inferior, que decía que quería casarse con una monarca. Esto es solo un Zerg. Como resultado, la hembra inferior se volvió para servir como concubina de su primo. ¿Quién no querría morir de dolor?

Xi Ran no pudo evitar mirar hacia arriba, y uno de los dos Zerg se tapó la boca en estado de shock.

—¿En serio? ¿Cómo sabes eso?

—Shhh, esto no lo sabe cualquiera. Mi maestro y mi hermano fueron a un evento social hace un tiempo. Algunos de los miembros de la familia Huan también estaban ahí. ¡Lo revelaron ellos mismos! No pasó mucho tiempo después de que la concubina se casara que Huan Xiu dejó a la familia Huan. Más tarde, se casó con su concubina. No es una coincidencia.

—Es tan triste. ¿Cómo es posible que esos zerg de su familia sigan exponiendo cicatrices por todas partes…? —Con una bata blanca, la mujer inferior, la maestra de enfermería parecía un poco “angustiada”, pero en cambio hablaba por Huan Xiu.

—No sé por qué, pero escuché lo que dijeron. Te lo advierto. No hables con nadie más. Debes mantener el secreto.

Después de eso, hablaron sobre algunas cosas, pero el tema pasó y Xi Ran ya no escuchó.

Huan Xiu y Xiao Ye se quedaron en el bar durante mucho tiempo. No era tanto una tienda de bocadillos sino como una tienda emergente. El dueño de la tienda también estaba abierto los fines de semana, porque había muchos maestros de guardia que también iban a comprar. Por supuesto, Huan Xiu no dejaría que Xiao Ye gastara su dinero de bolsillo para comprarle cosas. Al final, eligió varios snacks y compró para tres personas.

Huan Ye parecía un poco marchito, ¿no parecía que estaba empujando deliberadamente a su padre para comprar comida para él?

—¿Qué quieres? Vayamos con tu papá. Después de eso, iremos de compras.

—¿Qué estamos comprando?

—Unos libros. —Respondió Huan Xiu.

Huan Ye no entendía muy bien por qué quería comprar “libros” de repente, pero como su padre lo dijo, ciertamente no tenía objeciones.

Pero cuando regresaron a la fuente, no vieron a Xi Ran. Huan Xiu estaba un poco desconcertado, pero pronto descubrió que Xi Ran le envió un mensaje de texto hacía unos minutos, diciendo que había conducido primero y que los estaba esperando en la puerta de la escuela.

No era la primera vez que Xi Ran actuaba de manera tan íntima. Huan Xiu pensó que ahorraba tiempo. Cuando llegó a la puerta de la escuela, vio el auto de Xi Ran.

Después de buscar por un tiempo, Huan Xiu descubrió que la mini nave espacial que pensó que era muy de ciencia ficción al principio no era extraña ahora. Era tan común como el automóvil en la tierra antes. El hábito era realmente algo temible.

—¿Por qué te fuiste primero? ¿Tienes prisa por comprar libros? —Huan Xiu bromeó mientras subía al auto.

—¿Libros? ¡Ah! ¿Nos vamos ahora? —Xi Ran parecía haberse olvidado de eso, vaciló y dijo—: No necesitas molestarte. Es lo mismo para mí leer en línea cuando encuentro mi propio tiempo…

—No es ningún problema ir a comprar libros nuevos en la tienda física. ¿Por qué estás dudando de nuevo?

—No es nada. Por favor envíeme la dirección. —Xi Ran negó con la cabeza.

Como estaba planeado, llevaron a Xiao Ye a la librería, caminaron un rato, encontraron un restaurante y luego se prepararon para ir a casa después de cenar.

En el camino, Huan Xiu notó que Xi Ran estaba distraído. Aunque mostró una mirada satisfecha al comprar libros, se convirtió en un estado de no saber lo que estaba pensando. Frunció el ceño ligeramente. No sabía cuándo Xi Ran comenzó a actuar de manera extraña.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *