Hogar Zerg – Capítulo 11: Registrando a Huan Ye

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Aunque Xi Ran no era bueno para expresarse y había muchos malentendidos en su diálogo, su personalidad podría interpretarse fácilmente a partir de sus diversos comportamientos.

Después de llevarse bien con Xi Ran en esa identidad y forma durante un corto día, Huan Xiu sintió que el otro todavía era una persona a la que valía la pena prestar atención para comprender en profundidad la relación.

Huan Xiu estaba mirando casualmente las noticias de Internet, y Xi Ran estaba holgazaneando. Entonces, Huan Xiu mencionó casualmente lo que Xi Ran solía hacer para matar el tiempo. Xi Ran lo pensó y le dijo que normalmente entrenaba y que tenía poco tiempo libre. Como estaba herido, a menudo salía a relajarse. Según él, era para trotar en el parque o junto al río, o sentarse a relajarse.

—Oh. —dijo Huan Xiu—. Así que cuando nos conocimos por primera vez, estabas ahí para relajarte.

—Está muy cerca de mi alquiler anterior y he estado mucho por ahí. Ese día, estaba corriendo como de costumbre, y luego te vi de lejos…

Huan Xiu se detuvo por un momento y preguntó—: ¿Tienes curiosidad por saber cómo me caí al río?

Xi Ran vaciló y respondió: —Un poco. —Luego añadió de inmediato—: Pero si el maestro no quiere decir, yo no preguntaré.

Como si esperara que dijera esto, Huan Xiu sonrió.

—Si hay una oportunidad adecuada en el futuro, te lo contaré todo. —Lo que comentaba incluía decirle la verdad del suicidio del original, e incluso el hecho de que era un alma de la Tierra. Aunque Xi Ran parecía ser muy obediente con él, fue precisamente por esta sensación de distancia entre ellos que Hu Xu no estaba seguro de poder compartir cosas tan impactantes todavía.

—Bien. —Xi Ran asintió sin quejarse.

—No hay un lugar abierto para correr por aquí. —dijo en voz baja Huan Xiu—. Por cierto, me gustaría recomendarte algunos libros. Aunque los libros de papel no son populares ahora, es divertido leerlos de vez en cuando.

Huan Xiu sacó algunos libros que había leído antes de la mesita de noche y le pidió a Xi Ran que los seleccionara. Vio que Xi Ran los tomó con miedo. Si no quería leerlos, no lo obligaría.

—Está destinado a matar el tiempo. Solo te lo recomiendo.

Xi Ran pensó que los libros en los que estaba involucrado Huan Xiu con tal profesión debían ser oscuros y difíciles de entender. Esperaba que apenas pudiera entenderlo con su propia capacidad de lectura ligeramente superficial. Sin embargo, después de mirar de cerca, descubrió que se trataba de novelas narrativas ordinarias. Estaba un poco sorprendido de que Huan Xiu también pudiera leer cosas tan fáciles de entender.

Al ver que la expresión de Xi Ran cambió de nerviosa a relajada, Huan Xiu no pudo evitar reír.

—¿Crees que todas las personas que se dedican a la investigación científica son antigüedades?

—¡No! —Xi Ran de repente levantó la cabeza y vio la expresión en el rostro de Huan Xiu. Se sintió impotente—. Maestro, por favor no se burle de mí.

Como resultado, el ambiente en la habitación era mucho más relajado. Los dos se miraron en silencio en la cama, pero inesperadamente la atmósfera era muy armoniosa. Más tarde, Huan Xiu tenía un poco de sueño, pero Xi Ran estaba fascinado con la novela de suspenso que eligió. Esta mujer zerg, que siempre había sido conocida por su aguda observación, no se dio cuenta de que lo estaban mirando.

—¿No duermes? —Huan Xiu extendió la mano y la balanceó frente a él.

—Lo siento, me voy a dormir ahora… —El cuerpo de Xi Ran estaba rígido. Fue una reacción instintiva. Se sintió un poco avergonzado de no haber notado a Huan Xiu junto a él cuando leyó la novela. Nunca se le ocurrió que solo había estado ahí por un día, y estaba completamente relajado así. ¿Fue porque Huan Xiu fue demasiado generoso con él?

—Me iré a la cama primero, está bien si lees por un rato más. —Se acercó Huan Xiu y puso un marcador en la página a la que Xi Ran se encontraba leyendo—. Mira, te lo presto. Entonces, ¿te parece si vamos de compras durante el fin de semana y compramos uno que te guste?

—Gracias, maestro. Esto luce bien. Puedo leer lo mismo. —Xi Ran extendió la mano y tocó el marcador. En realidad, no leía libros ociosos, y mucho menos libros de papel, debido a su entorno en crecimiento cuando era niño y luego su unión al ejército. Había estado fuera de contacto con esto por un tiempo y sentía que esas cosas eran particularmente hermosas.

—Vayamos juntos entonces.

Huan Xiu apagó la lámpara de la mesilla de noche, se recostó en la colcha y se despidió. Aunque dijo que Xi Ran no podía preocuparse por él y dormir cuando él quisiera, no estaba preparado para hacerlo. Al ver a Huan Xiu acostado, apagó todas las luces a toda prisa por temor a afectar su descanso.

Durmieron bien por la noche.

El primer día de convivencia pareció transcurrir lentamente debido a todo tipo de experiencias maravillosas y frescura. Pero una vez que se acostumbraron, el tiempo pasó rápido. En un abrir y cerrar de ojos, fue el fin de semana cuando Xi Ran hizo una cita para ir a la escuela de Huan Ye.

—¿Padre ya ha visitado el departamento de primaria…?

—No.

—Hay una fuente dentro. Ah, el Departamento de la Universidad también debería tener una… —Huan Ye estaba un poco enredado. Quería presentarle algunas cosas sobre la escuela a Huan Xiu, pero tenía miedo de decir algo incorrecto. No quería quedar mal.

—Hay una, pero me pregunto si las instalaciones en cada departamento son las mismas. Lo comprobaré más tarde.

—¡Mm-hmm! —Los ojos de Huan Ye estaban brillantes y asintió.

Xi Ran los escuchó en silencio con las orejas en alto, los ojos al frente y concentrado en conducir.

Llegaron cerca del departamento de primaria, encontraron un lugar para detenerse, Xi Ran salió para liderar el camino. Antes, hacía todo tipo de cosas sobre la escuela de Huan Ye él solo, y acababa de llegar a manejar los procedimientos de retiro hace algún tiempo.

Xi Ran se detuvo cuando visitó la escuela. No había mucha gente durante el fin de semana, pero más o menos miraría al lado de Huan Xiu. Un hombre zerg en el departamento de primaria era muy raro.

Xi Ran estaba un poco incómodo porque estaba frente a Huan Xiu y miraba atrás constantemente. Para que no se sintiera tan avergonzado, Huan Xiu tomó la iniciativa de dar un paso adelante y caminar junto a él.

—Lo siento, los hombres zergs son raros aquí, así que el maestro atraerá mucha atención. —Xi Ran se disculpó, aunque no fue su culpa.

—No es mi primer día. —Ahora, desde su llegada a este mundo, había visto casi todo tipo de cosas extrañas.

Cuando llegó a la sala de profesores, Huan Xiu llamó a la puerta y entró. Cuando Xi Ran llamó, no mencionó que iba a venir Huan Xiu, por lo que la maestra obviamente se sorprendió. Durante el fin de semana, los jóvenes profesores de guardia vinieron a hacer el trabajo de recepción.

La mujer, que recibió a Huan Xiu, fue un poco incapaz de levantar su espíritu. Él miró hacia arriba, estaba nervioso y se enderezó.

—Tú, eres…

—Soy su padre. Vine a solicitar la reinscripción.

—Ah, sí, sí. ¿Cómo me dirijo a ti?

—Huan Xiu. Ah, su apellido también ha sido cambiado y deberías de volver a ingresar la tarjeta de identificación. —Huan Xiu le dio una palmada en el hombro a Huan Ye.

—Está bien, por favor tome asiento. —dijo el maestro de turno con una sonrisa—. ¿Puede Huan Ye venir aquí de nuevo para una prueba de ingreso? Aunque ha estudiado aquí antes, todavía necesito los programas necesarios porque se había retirado.

Huan Xiu le dio una palmada en la espalda a Xiao Ye y le indicó que se fuera. Huan Ye miró a Xi Ran y Huan Xiu, tomó el papel de prueba y el lápiz y tomó la iniciativa de trotar hacia la pequeña habitación de al lado.

—Mn, no hay problema. Por cierto, creo que Xiao Ye podría estar mejor en una clase diferente, ¿verdad? —Huan Xiu sabía que esto podría ir en contra de las reglas, pero pensó que, si cambiaba de clase, sería bueno dejar que Huan Ye se mantuviera alejado de los estudiantes que lo acosaron antes y comenzar su vida en el campus nuevamente.

—¿Ah? Haré todo lo posible para arreglar esto. —El maestro de turno sonrió gentilmente a Huan Xiu.

—Lamento la molestia.

—Sin problemas, sin problemas. Verá, no hay nada de malo en trabajar el fin de semana… —La mujer inferior salió de detrás de la mesa y ayudó a Huan Xiu a sacar la silla a su lado. Estaba muy entusiasmado y sus ojos estaban pegados a él, esperando tener más comunicación. Por supuesto, había oído hablar de Huan Xiu, pero era diferente al rumor, era un hombre Zerg muy guapo y temperamental. No era el personaje excéntrico y extraño que suponían los rumores. Al contrario, estaba dispuesto a enviar a su hijo adoptivo para que cumpliera con las formalidades. Era un Zerg muy amable.

De repente, todo tipo de pensamientos cuidadosos llenaron su mente. Incluso las mujeres zerg como Xi Ran podrían ser una concubina. Si la otra parte se enamorara de él, también podría llegar a ser una concubina.

—¿Quiere agua? También tenemos té. Ah, si no le importa, compré café enlatado en la tienda esta mañana, pero todavía no lo he abierto. Si quieres…

Ignorándolo por completo, Xi Ran se hizo a un lado, indiferente, sin ninguna muestra de insatisfacción. Al contrario, estaba un poco feliz. De esta manera, la vida de Xiao Ye en la escuela sería más relajada.

¿Y la mujer inferior con una sonrisa en su rostro cerca de Huan Xiu? Xi Ran echó un vistazo rápido, pero aun así eligió permanecer en silencio.

—¿Qué quieres beber? —Huan Xiu naturalmente giró la cabeza y le preguntó a Xi Ran.

Xi Ran estaba atónito. ¿Huan Xiu se volvió para preguntarle?

Huan Xiu ayudó a Xi Ran a sacar una silla y se sentó naturalmente.

—Xiao Ye tendrá que estar ahí por un tiempo. Sentémonos y esperemos. ¿Quieres agua?

—Eh, sí. —Xi Ran se sentó vacilante. No importa lo lento que fuera, se dio cuenta de que se trataba de una muestra deliberada de preocupación por él de un hombre Zerg frente al cortejo de la mujer inferior, lo que podría decirse que era una negativa muy directa. Sin embargo, Huan Xiu se negó a dejar ninguna duda y rechazó con firmeza. Esta también era una posición poco común.

—Dos vasos de agua bastarán. —Huan Xiu fue claro.

—Está bien… —Obviamente, la expresión de la mujer inferior era rígida. Fue a buscar dos vasos de agua y se los entregó.

Xi Ran sintió que la mirada del otro lado era obviamente punzante, no maliciosa, pero con la increíble mirada de “por qué”. Huan Xiu respiró imperceptiblemente, luego levantó la cabeza y, francamente, cruzó la línea de visión de su compañero. No había expresión en el rostro de Xi Ran como siempre, pero podía ver que estaba más tranquilo.

El zerg tomó la iniciativa de alejarse y dijo con una sonrisa.

—Voy a ver cómo está Huan Ye.

Fue a la habitación contigua.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *