Hogar Zerg – Capítulo 10: Pequeño Huan Ye

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Huan Xiu se quitó los zapatos y entró en la casa. Al pasar por la sala, vio que algunas verduras y carne ya habían sido colocadas en la tabla de la cocina, cortadas a la mitad.

—¿Xi Ran ha vuelto?

—Ah, yo… fui yo… —Huan Ye parecía avergonzado porque se habían visto sus pobres habilidades de corte. Estaba muy avergonzado. Bajó la cabeza y dijo—: Mi papá dijo que vendrías a casa primero. Quería probar y cocinar algo antes… pero resulta que no soy muy bueno en eso…

Huan Xiu se sorprendió durante mucho tiempo, luego se acordó de ir y echar un vistazo. Las verduras de la tabla de cortar estaban muy bien lavadas y peladas. Fueron cortadas en diferentes tamaños y parecía que todavía eran un trabajo en progreso. Lo miró detenidamente y descubrió que Huan Ye también había escogido ingredientes de la cena pasada.

Tal vez pensaron erróneamente que lo que él pidió esa noche era su comida favorita.

Sin romper el malentendido de Xiao Ye, Huan Xiu dijo—: ¿No es esto bastante bueno? ¿No te preocupas demasiado? Por cierto, ¿cuántos años tienes? ¿Puedes alcanzar la mesa?

—Me paré en la caja, así que no hay problema. —insistió Huan Ye.

Huan Xiu no pudo evitar reír. Huan Ye fue tan obediente que hizo todo lo posible por complacerlo, lo que lo hizo sentir un poco triste, pero conmovido. Movió la caja a un lado y le dijo a Huan Ye—: Está bien, ve a comer un bocadillo. Déjame el resto a mí.

—¿Cómo puedo hacer eso? ¡No puedes entrar a la cocina! Mi papá me regañará si se entera… Dejémoslo y esperemos a que vuelva. —Huan Ye dijo con ansiedad.

—Esta es una orden de su padre. —Huan Xiu reemplazó la antigua “orden del maestro” de una manera muy irrazonable y le ordenó a Huan Ye que se sentara en el sofá.

De hecho, Huan Ye parecía un poco hambriento. Estaba comiendo los bocadillos con inquietud y miraba a Huan Xiu de vez en cuando. Huan Xiu se rió de él y lo dejó comer a gusto.

Luego tomó el cuchillo de cocina.

Bueno, ¿cómo cortar las verduras?

Después de un breve recuerdo, se dio cuenta de que había vivido dos vidas, pero en más de treinta años, nunca había trabajado en la cocina. Fue solo que le juró a Huan Ye, “déjame el resto a mí”. Huan Xiu estaba avergonzado de darse por vencido solo porque no podía salvar las apariencias.

Una hora y media después, sonó el timbre.

La puerta se abrió antes de que nadie en el interior pudiera reaccionar. Xi Ran parecía un poco confundido. Olvidó que podía abrir la puerta principal con su huella digital y no estaba acostumbrado. Entró a la casa a toda prisa. El cachorro y su amo estaban en casa, por lo que se sentía culpable por ser el último en regresar.

En la sala de estar, Huan Xiu y Huan Ye estaban sentados uno al lado del otro en el sofá viendo la televisión, y su relación era obviamente mucho más estrecha que ayer.

—Voy a hacer la cena ahora. —Xi Ran dijo rápidamente.

—No te preocupes por eso…

—¿Eh? —Xi Ran entró en la cocina y vio los ingredientes preparados—. Esto es…

—Esta es la iniciativa de Xiao Ye. Me sorprendió cuando regresé. —Huan Xiu se rió. No dijo que había cortado la mitad de ellos, y el resultado fue el mismo que si Huan Ye lo hubiera hecho todo. Era tan feo.

En el siguiente segundo, fue vendido por el amable Huan Ye.

—¡Padre también ayudó! La segunda mitad fue cortada por él. Aunque le dije que no era necesario…

Xi Ran se sorprendió por un momento y no pudo hablar.

Huan Ye se hizo a un lado con una mirada preocupada en su rostro. Miró a Xi Ran y le dijo—: Xiao Ye es realmente un buen chico.

Xi Ran volvió en sí y le dijo a Huan Ye—: Gracias, Xiao Ye. Realmente has crecido.

Había una sonrisa incontenible en el rostro de Huan Ye.

—Pero déjame hacerlo la próxima vez. El maestro no debe entrar a la cocina…

Huan Xiu había llegado a la cocina en ese momento y bromeó.

—Es simplemente conveniente. No es gran cosa… ¿O crees que los corté demasiado feos?

—Yo nunca… Cocinar no debería ser hecho por hombres Zergs. Es más, el Maestro lo cortó muy bien.

Si no hubiera conocido el personaje de Xi Ran, habría pensado que se estaba burlando de él al mirar su expresión seria.

—Tu elogio no tiene principios… —Huan Xiu suspiró impotente y puso su mano sobre la cintura de Xi Ran desde atrás.

Xi Ran tembló visiblemente y miró a Huan Xiu con algo de vergüenza en sus ojos.

Huan Xiu los miró sin entender.

—Si… ahora…

—¿’Ahora’? ¿Qué pasa?

Xi Ran bajó un poco la voz y preguntó tentativamente.

—Si el Maestro me quiere ahora, ¿puedo hacer que Xiao Ye regrese a su habitación primero?

—No quise decir eso. —El rabillo del ojo de Huan Xiu se movió. No fue una mala idea, pero realmente no pensó mucho en eso en ese momento. No entendía… todo lo que había hecho era tocar su cintura. ¿Contiene esto algún significado erótico de “querer” en la visión del mundo Zerg?

Debido a que no entendió el significado de su Maestro, Xi Ran parecía avergonzado y se concentró en cocinar. Huan Xiu estaba observando y aprendiendo.

Aunque la familia de tres cenó junta el día anterior, la atmósfera en la mesa había cambiado drásticamente en las cortas 24 horas. Aunque no era exactamente una familia feliz, Xi Ran y Huan Ye no fueron tan cautelosos como ayer. Huan Ye, en particular, todavía era un niño, y el sistema de clases y las diferencias de género de la nacionalidad zerg no estaban tan arraigados en su mente. Huan Xiu fue amable con él y pronto se abrió con él sin reservas. Aunque era tímido, Huan Xiu podía escuchar la alegría en su tono cuando hablaba con él. Puede que sea la primera vez desde que nació que tuvo una conversación con otro Zerg en pie de igualdad, a excepción de Xi Ran.

Sin embargo, después de la cena, Huan Ye entró rápidamente en su propia habitación. Huan Xiu no sabía si había escuchado lo que Xi Ran había dicho antes, por lo que los evitó deliberadamente. Esto le hizo pensar en lo pronto que comenzó la educación de la iluminación de los cachorros zerg.

Xi Ran insistió en cuidar los platos y Huan Xiu no pudo disuadirlo, así que se quedó y charló con él.

—¿Cuáles son las tareas específicas del equipo de logística militar?

—Organizar el almacén, transporte de mercancías y documentos entre departamentos y compile los datos de cada departamento… —Xi Ran los enumeró uno por uno y le contó todo a Huan Xiu en detalle. Después de hablar de eso por un tiempo, Xi Ran pareció darse cuenta de que hablaba demasiado y luego se detuvo— … Eso es todo.

—Ya veo. —asintió Huan Xiu—. Déjame decirte también lo que hago todos los días.

Después de eso, sin esperar a que Xi Ran dijera nada, Huan Xiu comenzó a enumerarlos uno por uno, como el otro. Por supuesto, no mencionó ninguna información confidencial de investigación, por lo que estaba hablando de cosas triviales como “tratar de conectar la parte A con la parte B”. Sin embargo, Xi Ran estaba tan fascinado que incluso volvió la cabeza para escuchar a Huan Xiu y cuando estaba a la mitad de lavar los platos, dejó de hacer lo que estaba haciendo.

—¿De verdad te gustan los mechas? —Huan Xiu pensó que Xi Ran solía usar este tipo de equipo militar cuando estaba en la línea del frente. Era solo que ahora es posible que nunca vuelva a usarlos.

Xi Ran no mostró ninguna nostalgia ni arrepentimiento por ello, solo asintió.

—La próxima vez que tenga la oportunidad, les mostraré las partes abiertas. Pero al principio, puede parecer completamente diferente al producto terminado.

—No, estoy muy feliz de escuchar esta descripción del Maestro. —Xi Ran se dio la vuelta y volvió a poner su atención en el fregadero y puso los tazones limpios que terminó de lavar en el gabinete uno por uno.

Al ver esto, Huan Xiu no pudo evitar preguntar.

—Honestamente, ¿quieres permanecer en el ejército?

Xi Ran se sorprendió por un momento e inesperadamente dio una respuesta positiva muy clara.

—No lo sé. Puede que no sea adecuado para este puesto y estoy un poco desmotivado por el trabajo. Si es posible, ayudar a entrenar a nuevos chicos sería más adecuado para mí ahora.

—¿Entonces solicitaste en alguna parte?

—Es complicado. Envié mi solicitud, pero es muy lento… Hasta ahora, no hay noticias.

—Al menos has intentado hacerlo. —sonrió Huan Xiu.

Después de cerrar la tapa del desinfectante, Xi Ran se limpió especialmente las manos. Huan Xiu notó que era extremadamente meticuloso en detalles tan pequeños.

—Gracias, Maestro, por estar aquí todo este tiempo. De hecho, podrías haber subido las escaleras y descansar primero.

—Estoy cansado de estudiar durante el día y quiero hablar más por la noche. —No había conexión entre los dos, pero dijo eso de todos modos.

Xi Ran entendió hábilmente sus palabras con otro significado.

—Entonces le daré al Maestro un masaje para que se relaje.

—No hay necesidad… —Se sintió mal. Xi Ran se levantó más temprano que él por la mañana. Sin mencionar que después del trabajo cocinaba y lavaba platos. Ahora quería darle un masaje. Además de dormir, se movía todo el día.

—Deberías ir a descansar.

Xi Ran no se negó, probablemente porque estaba muy cansado, así que volvieron a la habitación para darse una ducha.

Huan Xiu estaba sentado en la cama con la lámpara de noche apagada, viendo las noticias en una pantalla de luz en la noche. Xi Ran salió del baño tan desnudo como ayer. Huan Xiu no sabía si Xi Ran no estaba acostumbrado a usar pijamas o si estaba pensando en sus “necesidades”.

—¿No tienes frío? —Huan Xiu miró a Xi Ran y preguntó—: ¿Sueles dormir desnudo?

Xi Ran vaciló por un momento y dijo con franqueza—: Si duermo solo, suelo usar una camiseta y calzoncillos.

—No tienes que preocuparte por mí. Siempre puedes ponerte lo que quieras.

—¿No quiere el Maestro hacerlo hoy…? —Xi Ran miró inquisitivamente a Huan Xiu.

—Creo que estás muy cansado hoy, ¿no es así? ¿Está ocupado el departamento de logística?

—¡No me importa! —Xi Ran, con un poco de prisa, diciendo que estaba completamente bien.

—Hay círculos oscuros debajo de tus ojos. No te esfuerces demasiado. —Huan Xiu dio unas palmaditas en la cama y le indicó a Xi Ran que no se quedara desnudo y se fuera a la cama.

Xi Ran estaba realmente muy ocupado. Para que su solicitud de cambio de departamento fuera aprobada por sus superiores, no se había retrasado por la brecha o la recuperación desde que ingresó al departamento de logística. En cambio, trabajó más duro. Hoy, preparó el desayuno y la cena con cuidado. Quería causar una buena impresión en Huan Xiu. Después de tomar un baño caliente, se relajó un poco y su cansancio se desbordó incontrolablemente.

Aunque no sabía si era una buena idea, ahora que Huan Xiu había hablado, Xi Ran fue a buscar su camiseta habitual a la hora de acostarse, se la puso con cierta incertidumbre y luego, vacilante, se fue a la cama.

—¿No es mejor?

—¿El Maestro cree eso? —Xi Ran frunció el ceño un poco—. ¿No reducirá tu libido?

Huan Xiu estaba estupefacto, ¿qué teoría retorcida y sencilla era esta?

—No. ¿No crees que es divertido que alguien más te quite la ropa a veces? No siempre es bueno estar desnudo todo el tiempo. —Después de que Huan Xiu dijo eso, sintió que él mismo podría no ser tan bueno si podía decir este tipo de cosas con seriedad.

—Ya veo. Aunque no lo entiendo del todo… Pero como el Maestro lo ha dicho… —Xi Ran le indicó que lo entendía.

Aunque la conclusión puede ser ligeramente diferente de la intención original, Huan Xiu decidió no entrar en este tema por el momento.

| Índice |

2 comentarios en “Hogar Zerg – Capítulo 10: Pequeño Huan Ye

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.