Hogar Zerg – Capítulo 9: De vuelta al trabajo

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Temprano a la mañana siguiente, Huan Xiu, quien fue despertado por su alarma a las 8:30, primero miró al techo durante unos segundos, luego recordó lo que sucedió la noche anterior e inmediatamente se volvió para mirar a su lado.

No había nadie ahí.

Sin embargo, Huan Xiu rápidamente se dio cuenta de que la colcha tenía rastros de que alguien había dormido a su lado. Xi Ran ya debería haberse levantado. ¿Fue al cuartel general militar? Después de apagar el despertador, Huan Xiu recordó que Xi Ran se había ofrecido a llevarlo al trabajo esa mañana. No debería haber olvidado un asunto como este, por lo que después de despertarse probablemente fue a ver a Xiao Ye, o bajó las escaleras primero.

Después de bañarse rápidamente, Huan Xiu bajó las escaleras mientras se ataba la corbata. Cuando pasó por la habitación de Xiao Ye en el segundo piso, no escuchó nada dentro y se preguntó si el niño todavía estaba ahí. Así que bajó las escaleras para echar un vistazo.

Como resultado, los dos estaban abajo y el desayuno estaba en la mesa.

Huan Xiu estaba un poco sorprendido. Esto era realmente parecido a una escena de un ganador en la vida.

Sin embargo, las personas en la escena no estaban muy familiarizadas entre sí, lo cual era un poco anormal.

—Maestro, me tomé la libertad de preparar el desayuno. No sé si es de tu agrado. Puedes probarlo primero. —Xi Ran salió de la cocina y puso la parte de Huan Xiu sobre la mesa.

—Gracias. Oh, sí, ayer dijiste que sabías cocinar, hiciste un buen trabajo. —Huan Xiu no sabía nada de cocina y no tenía ningún requisito de comida. Pero si tenía una comida preparada, era mejor que pedir para llevar.

—Es normal. —Xi Ran fue muy modesto al respecto.

Xiao Ye estaba esperando y tímidamente miró a Huan Xiu.

—¿Y el tuyo? —Huan Xiu se sentó a la mesa y descubrió que solo estaba su parte en la mesa—. ¿Ya terminaste?

—Comeré con Xiao Ye aquí. —Xi Ran se refirió a las encimeras conectadas a la cocina abierta.

—Ven aquí, no me aísles. —dijo intencionalmente Huan Xiu.

Efectivamente, Xi Ran no estaba acostumbrado a este tipo de bromas. Su primera reacción fue ponerse nervioso. Pero luego miró hacia arriba y vio la sonrisa en el rostro de Huan Xiu y se relajó un poco.

—Está bien.

Huan Xiu asintió y tomó la iniciativa de hablar con Xiao Ye.

—¿Dormiste bien anoche?

Encogiéndose en la puerta de la cocina, Xiao Ye, que se quedó quieto, asintió con fuerza.

Huan Xiu miró hacia arriba y le preguntó a Xi Ran.

—¿Le dijiste sobre el nombre?

Xi Ran estaba trayendo su desayuno y el desayuno de Xiao Ye a la mesa. Cuando escuchó esto, asintió con la cabeza y dijo—: Ya lo mencioné. Él está feliz.

—Huan Ye… ¿No te parece un poco extraño?

—Estoy feliz. Gracias… Padre. —susurró Xiao Ye con poco aliento. Al ver que Huan Xiu no sentía ninguna insatisfacción con el título de “Padre”, volvió a llamarlo con un volumen normal.

Xi Ran arregló sus cosas y dijo que iría a cambiarse de ropa. Para evitar ensuciar su ropa al cocinar, Xi Ran había estado usando ropa de casa.

—Come primero, Maestro.

Huan Xiu sonrió, pero no respondió directamente. Después de que Xi Ran se fue, señaló el asiento opuesto e indicó a Xiao Ye que se sentara ahí.

Xiao Ye lo miró y corrió rápidamente, mirando a Huan Xiu sin apartar los ojos de él, como un animal pequeño. Silenciosamente subió al asiento que señaló Huan Xiu. Todavía era muy chiquito, le costó mucho esfuerzo subirse y sus acciones fueron tan lindas que Huan Xiu no pudo evitar querer reír.

—Yo… creceré alto pronto. —Huan Ye sintió que se estaba riendo de él y decidió mostrar lo excelente joven Zerg que era.

—Bien, bien. Pronto crecerás alto. —Huan Xiu cambió su tono por el de persuadir a un niño.

Después de luchar por un tiempo, Huan Ye finalmente se armó de valor y preguntó—: Uh… Cuando vaya a la escuela más tarde, ¿debería llamarte padre o maestro?

Huan Xiu casi lo olvidó y explicó con vergüenza que en realidad era un asistente de pasantía en la universidad de al lado, lo que tenía poco que ver con la escuela de Huan Ye.

—Oh.

Huan Xiu no sabía cuánto tiempo había estado pensando el niño anoche y ahora que le dijeron que este problema no existía, el joven corazón de Huan Ye se mostraba muy herido.

Huan Xiu pensó que este pequeño era realmente divertido.

Xi Ran ya había bajado de las escaleras en ese momento, y Huan Xiu estaba asombrado por la velocidad a la que se cambió de ropa. Xi Ran fue transferido temporalmente al departamento de logística y, teóricamente, no importaba si se vestía de manera informal, pero Huan Xiu lo miró, vestido meticulosamente de la cabeza a los pies.

Huan Xiu ya había movido los platos y tazas de Xi Ran de la posición al lado de Xiao Ye al lado opuesto, a su lado, sin hacer ningún sonido.

Sin dudarlo, Xi Ran se sentó en el asiento “arreglado” para él por Huan Xiu. En teoría, el puesto junto a su amo pertenecía a la monarca femenina, o permanece vacío. Pero como dijo anoche, a pesar del miedo, Xi Ran nunca rechazaría el favor de Huan Xiu.

—Por cierto, Xiao Ye, puedo ir a la escuela el fin de semana para ayudarte con las formalidades de volver a la escuela.

La primera reacción de Xiao Ye fue mirar a su papá con impotencia.

—Iré yo mismo, Maestro. —Xi Ran volvió la cabeza y obviamente no quería molestar a Huan Xiu.

—¿Por qué no vamos todos juntos? —Huan Xiu miró a Xi Ran y dijo de manera significativa—: Me dará tiempo para saludar a los líderes escolares.

Xi Ran se quedó atónito por un momento y asintió con la cabeza.

Huan Ye, que todavía estaba de vacaciones por el momento, se quedó solo cuidando de la casa. Huan Xiu y Xi Ran salieron. En el camino, Huan Xiu conversó con Xi Ran sobre el tiempo de viaje. Se enteró de que el departamento militar debería haber llegado mucho antes, pero el departamento de logística estaba relativamente inactivo, por lo que se había movido la hora de entrada. Cuando le preguntó de nuevo, descubrió que Xi Ran saldría del trabajo más tarde que él.

En comparación, Huan Xiu no pudo evitar aplaudir lo amigables y humanas que eran las horas de trabajo de su escuela de posgrado. Por supuesto, no podía estar seguro porque la mayoría de los empleados del departamento de investigación eran hombres zerg, por lo que el gobierno les podría haber dado un trato preferencial.

—Me iré directamente a casa después de salir del trabajo.

—Bien.

Xi Ran pareció un poco molesto cuando se enteró de que no podía ir a recoger a Huan Xiu por la noche.

—El Maestro mencionó ir a la escuela antes. —dijo Xi Ran de repente—. Eres muy amable.

—El incidente de intimidación se había extendido a la universidad antes, por lo que no debe haber ocurrido solo una o dos veces. Iré a saludar. Es bueno para Xiao Ye.

Huan Xiu tuvo que suspirar porque algunos de los niños de esa edad podían tener tanta malicia hacia sus compañeros, siendo que también eran cachorros Zerg. En esta sociedad donde la vida de las mujeres Zerg no era fácil, era irónico burlarse de alguien que experimentaba lo mismo.

—Se lo dejo a usted entonces…

—Hua Ye ya tiene mi apellido, ¿no estás siendo demasiado cortés?

Xi Ran sonrió un poco, pero todavía no parecía responder adecuadamente a la amabilidad de Huan Xiu. Ser demasiado respetuoso parecía molestar a Huan Xiu, pero el silencio mostraba que no respetaba al otro. Xi Ran todavía estaba buscando una forma adecuada de comunicarse. Aunque pensó que no era bueno para hablar, se esforzará mucho.

Los colegas del Instituto se sorprendieron un poco al saber que Huan Xiu aceptaba a Xi Ran como concubina.

—¿No te gustaba una mujer inferior? —Cuando un grupo de personas se reunió para almorzar al mediodía, un zerg preguntó directamente y con valentía. Después de llevarse bien durante más de un mes, Huan Xiu ya los conocía muy bien y no le importaban demasiado sus palabras.

—¿Quién te dijo que me gustaba esa mujer inferior? —El rabillo del ojo de Huan Xiu se movió. A excepción de Kaczki, no se lo mencionó a nadie más.

Kaczki se quedó atónito por un segundo, luego rápidamente se volvió para defenderse y dijo—: No fui yo. No dije nada. No se lo dije a nadie más.

—Ah, no es de él, fue de mis parientes. —el hombre se acercó y susurró—: Escuché… tu primo lo esparció por todo el lugar él mismo. Dijo que se casó con tu mujer inferior favorita, y te sorprendiste tanto que te rendiste y casualmente encontraste a una mujer Zerg con la que arreglártelas, y luego saliste corriendo de la casa en desgracia…

Huan Xiu estaba profundamente asfixiado por la niñería de su primo. Había gente tan infantil en el mundo que trataría de crear problemas incluso si huyeras.

—Me agradaba. Pero ahora todo ha terminado. —explicó con paciencia Huan Xiu—. Puede que haya estado un poco deprimido, pero ¿no crees que estoy en buena forma ahora? Mi primo piensa demasiado.

—Sí, te ves mucho mejor que antes.

Todos los zerg asintieron con la cabeza.

Kaczki recordó algo.

—Bien, ven cómo está tan feliz y sonriente. Me encontré con él en la puerta esta mañana y con la concubina que lo envió aquí. Parece que te gusta mucho, ¿no es así?

—Sí. —Huan Xiu se rió.

—Es bueno saber que hay alguien en casa, ¿verdad? ¿O quieres aprovechar y casarte con dos más?

Huan Xiu suspiró.

—Puedes ahorrarte tus palabras. Estoy satisfecho con una.

Esto era bastante raro entre los hombres zerg. Sin embargo, muchos Zerg piensan que Huan Xiu era un Zerg extraño que solo quería casarse con una mujer inferior como su monarca. Ahora había transferido su atención, lo cual era normal.

Así que la conversación se fue cambiando gradualmente.

—Ah, escuché que tu concubina era un oficial militar. ¿Cómo es?

—¿Cómo es qué?

—Ese aspecto, escuché que los soldados tienen una gran resistencia.

—Ja… Hasta ahora, todo bien…

Entonces, un grupo de personas se reunió a plena luz del día durante la pausa del almuerzo para discutir temas como “juguetes” y “ejercicios de resistencia” en voz baja, lo que hizo que Huan Xiu se maravillara de este mundo.

Huan Xiu se retiró silenciosamente de la discusión y se convirtió en un atento observador silencioso.

Después de las felices discusiones sobre los temas pervertidos al mediodía, Huan Xiu regresó al laboratorio de investigación, y el grupo de Zerg rápidamente regresó a un estado de calma, concentrándose en el trabajo de investigación de las partes del mecha disponible, lo que hizo que Huan Xiu sintiera que estos hombres zerg también eran muy extraños.

De camino a casa solo por la tarde, Huan Xiu compró deliberadamente dos bocadillos al pasar por la tienda de postres. No le gustaban mucho los dulces, pero probablemente al niño le gustaban, así que compró algunos. Según su visión del mundo humano, Xiao Ye todavía era muy joven. Debería sentirse muy aburrido de pasar un día en casa, sin mencionar el hecho de que lo hizo todos los días del mes anterior.

—Volví.

Después de cruzar la entrada, Huan Xiu se quitó los zapatos y se quedó atónito por un momento. ¿Cuántos años habían pasado desde que dijo eso? La última vez, fue en la Tierra, ¿probablemente en la escuela secundaria? Más tarde, se fue de casa para ir a la universidad. En un abrir y cerrar de ojos, pasaron muchos años desde su licenciatura hasta su doctorado. Finalmente, antes de que pudiera volver a casa para reunirse con sus padres, ocurrió el día del juicio final. Después de eso, no hubo noticias de su familia.

—Padre… Padre…

—¿Mnn…? —Huan Xiu volvió a sus sentidos y vio a Huan Ye salir de la sala de estar, mirándolo con cierta cautela. Era raro para él estar distraído, así que bromeó en su corazón sobre su repentina tristeza y sacudió la bolsa en su mano—. Te compré algo de comida. Todavía queda algo de tiempo antes de cenar. Primero llenemos tu estómago.

Después de digerir esta oración durante varios segundos, Huan Ye se dio cuenta de que esto fue comprado por Huan Xiu. Rápidamente y con entusiasmo dijo—: ¡Gracias, gracias padre!

| Índice |

One thought on “Hogar Zerg – Capítulo 9: De vuelta al trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *