La hija del emperador – Capítulo 16

Traducido por Lily

Editado por Sakuya


Ya han pasado dos meses desde la fiesta de cumpleaños de Kaitel.

Bueno, si alguien me preguntara si hubo un gran cambio en los últimos dos meses, todo lo que puedo hacer es gatear sobre mis rodillas en lugar de arrastrarme por todos lados, y solo podía estar parada sosteniéndome de algo para no caer.

Fue un cambio muy pequeño, pero debido a ello, los sirvientes del Palacio Solace tuvieron que acondicionar cada rincón para que me fuera más fácil andar.

Pensé que era una genio, por el simple hecho de gatear más rápido que otros niños, pero escuché a Selena decir que estaba creciendo a una velocidad normal.

Tsk, sí. Yo no era considerada una genio.

Ya se acercaba el invierno.

Me sentía presionada todos los días porque mi papá no me dejaba separarme de su lado.

Papá era muy molesto. Me gustaría decirle que me suelte, pero me quedé en sus brazos porque tenía miedo de morir.

Oh, me está dando sueño.

—Entonces, Su Majestad, en primer lugar, creo que es prioridad resolver el problema con el sur de Praezia en lugar de Langres.

No lo sabía por qué se acercaba el invierno o había terminado la fiesta de cumpleaños de Kaitel, pero se había hecho un pequeño cambio en esta oficina compacta, por lo que eran más frecuentes las visitas de Ferdel.

—¿Por qué?

Mi tiempo de vida en el palacio era de casi 10 meses. Sin embargo, siento que era la primera vez que veía su rostro, y era extraño.

Es raro.

Su nombre me era familiar, pero su cara no.

Su pelo también era azul. No tuve la oportunidad de verlo de cerca, así que no sabía que existía alguien con el pelo azul, mucho menos que fueran del mismo color de sus ojos.

Por cierto, el color azul de Ferdel era más como un cielo azul pálido que solo azul. En general, la impresión que daba es que su sonrisa es maravillosa en lugar de ser un hombre guapo. No obstante, aun así, era muy encantador.

Pensé que era una especie de nerd, pero en realidad, se ve un poco fuerte. Lo más importante era que, parecía que venía a jugar con Kaitel.

¿Por qué parecía que iban a jugar?

—Me preocupa la tranquilidad del emperador de Praezia, sobre todo, estamos investigando el reciente descubrimiento de una gran cantidad de armas con el país vecino de Praezia. Así que este no es un buen momento, al menos mira lo que queda de el y toma una decisión.

Atrapada en los brazos de Kaitel, sostenía una taza sin un mango en mis manos y bebía. No era agua, era jugo de fruta, pero era una bebida que a menudo tomaba porque era deliciosa.

Está delicioso, ñom ñom.

Miré a Ferdel chasqueando los labios y, por un momento, él me miró.

¿Qué?

—Praezia también es molesto.

Kaitel me quitó la taza de la que había estado tomando. Ya lo había terminado, así que se lo entregué a papá sin protestar.

Estuvo delicioso.

—¿Hay algún movimiento particular del Emperador Pellephon?

—Desafortunadamente, aún no.

Luego de quitarme la taza, Kaitel se giró hacia la cuna.

¿Quieres ponerme ahí?

Cuando lo miré, nuestros ojos se encontraron. Si fuera antes, solo miraría hacia abajo sin ninguna expresión facial, pero ahora se había convertido en un ser humano. En estos días, Kaitel sonreía cuando lo miraba.

Aunque era una sonrisa seca y pálida.

Quería ir a practicar a caminar con Selena. Podía caminar un poco sosteniendo el pasamanos, pero lo mejor era hacerlo con las manos de ella. Sobre todo, es muy reconfortante tener a alguien lo suficientemente cerca como para abrazarme cuando me caigo. Caminando con Selena en lugar de sostener algo, podía estirar mejor las piernas.

Mi papá debe haber estado celoso de nosotras, viéndome jugar con Selena.

Mi padre está tratando de hacer que practique caminar, pero… este padre novato mío, pensó que podía caminar tan rápido que prácticamente quiso que caminara a su nivel.

Yo fui quien sufrió después de todo.

¡No! ¡Ya no quería hacer eso! Debido a mí, quién dio unos pasos y se sentó, Kaitel tuvo que renunciar a su gran ambición para que practicara.

Kaitel es demasiado pronto para ser un maestro de la crianza de bebés, ¡así que no caminaré contigo, bastardo!

—¿Dónde está Asís?

—Oh, está regresando al palacio después de terminar de procesar los restos de la fiesta. Bueno, volverá en dos meses.

De alguna manera sentí pena por el hombre llamado Asís.

Está luchando duro bajo las órdenes de su maestro, mientras los líderes comandantes están sentados en el palacio y con el estómago lleno.

Escuché que no hay que creer todo lo que dicen, sin embargo, ¿por qué Ferdel me seguía mirando?

Como Kaitel me dejó en la cuna, me puse de pie sosteniendo la barandilla. Entonces la cara de Ferdel fue realmente extraña.

¿Qué quieres? ¿Estás enamorado de mí? Solo tengo 10 meses ahora. ¡No me mires, pervertido!

—Es la primera vez que veo a la princesa tan de cerca.

—No te acerques a ella.

Mi padre debe haber sentido su mirada insistente. Se acercó a mí alrededor cuando Ferdel intentó acercarse. Ferdel estaba siendo tratado como una mala presencia sin ninguna razón.

Los tres estuvimos en silencio.

Cuando Ferdel dio un paso más, Kaitel se llevó la mano a la espada. Con un espíritu abrasador formado en un instante, silenciosamente me aferré a la barandilla.

¿Qué diablos está haciendo?

Los dos parecían mejores amigos, todo fue una estafa. Miré a las dos personas. En ese momento, Ferdel abrió la boca con una expresión aturdida.

—Bueno, ¿su Majestad?

—No.

Kaitel le dio la espalda a Ferdel. No fue que le diera la espalda, fue que me cubrió dándole la espalda.

¿Uh? ¿Qué está pasando aquí? ¡Vamos, papá!

Yo no era la única que estaba avergonzada, la voz de Ferdel sobre Kaitel estaba igualmente desconcertada.

—¡Vamos, Kaitel!

—No puedes.

Me abrazó de nuevo y se giró ligeramente. Kaitel le advirtió una vez más. Ferdel, extendió la cabeza para verme, estaba abriendo la boca con una expresión absurda.

—¿De verdad, soy el villano aquí? Wow, ¿por qué no me dejas acercarme? ¡Es sólo una niña!

—Tú no puedes.

Kaitel se puso serio. Esas palabras hicieron que la cara de Ferdel se arrugara. Gritó con todo su corazón.

—¡Lo sé, y tendré un pronto! ¡Tendré uno en aproximadamente un año!

—Pero no es ahora.

—¡Los tendré cuando me case! ¡Tendré más hijos que tú!

—Entonces dímelo cuando tengas un bebé primero.

¿Qué clase de discusión es este? Fue triste verlo.

Sin celebrar la victoria perfecta de mi padre, me tapé la boca con mi pequeña mano.

Ese pobre tipo.

Sentí pena por todos los hombres que estaban bajo el mando de mi papá. ¿También serán así?

—Wow, eres un bastardo…

Su voz de injusticia me hizo asentir.

Sí, es un mal tipo. Mi papá es muy malo.

Oh, no debería estar orgullosa de esto, pero ¿por qué me sentí así cuando pensaba que nadie podía vencerlo cuando se trata de maldad? Qué realidad más absurda, este mundo es un desastre.

—¡Dijiste que me mostrarías a tu hija en el día de tu cumpleaños!

Deben haber tenido un contrato que no conocía.

Kaitel frunció el ceño por un momento cuando recordó haber hecho tal promesa. Su mirada seria me dijo que realmente no quería mostrarme.

Sin embargo, una promesa es una promesa. Kaitel se dio la vuelta y le mostró a Ferdel lo que sostenía en sus brazos.

—Sí, mira.

—¿Hmm?

—Mira.

La cara de Ferdel brilló al instante. Estaba un poco asustada cuando vi su rostro sonriente como un tonto.

¿Qué está mal con él?

Tan pronto como Ferdel intentó acercarse a mí, Kaitel le dio un golpe en la mano y le advirtió con un chasquido.

—Solo puedes mirar.

La cara de Ferdel estaba arrugada, no sabía cuáles eran sus intenciones.

¿Eh? Papá, ¿qué haces?

Kaitel, con los ojos más afilados que una espada, miró a Ferdel sin expresión. Los ojos de Ferdel se arrugaron al ver a Kaitel acercándose a él. Lo que dijo mi padre después, fue genial.

—Dije que te la enseñaría, más no dije que te dejaría tocarla.

¿Acaso eres un niño de cinco años?

Mis pensamientos no fueron un problema. Ferdel gritó delante de mí, incluso señaló con el dedo a Kaitel.

Estaba realmente enojado con él, ¿no?

Ferdel gritó antes de que mi simpatía lo alcanzara.

—¡Eres un fraude!

| Índice |

Un comentario en “La hija del emperador – Capítulo 16

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.