La Princesa del Ataúd – Volumen 2 – Capítulo 2: El Paladín retirado (1)

Traducido por Zico

Editado por Sakuya


Un vehículo era básicamente un Gundo gigante.

En realidad, todos los dispositivos mágicos eran simplemente un tipo de Gundo. Cualquier dispositivo capaz de simplificar el normalmente arduo y largo proceso de la magia, podría ser considerado como tal. El diseño no tenía que tener forma de varita, ni tampoco una longitud fija. Esos eran sólo los fundamentos de Gundo, de la misma manera que la más fundamental de las herramientas es un palo.

—Esta cosa es más dolorosa de lo que pensaba —murmuró Tohru mientras se sentaba, mirando el paisaje frente a él.

El vehículo que el grupo de Tohru había obtenido, modelo Svetrana, estaba equipado con un gran parabrisas que rodeaba el asiento del conductor. Si las circunstancias lo requerían, podían cubrir el parabrisas con un toldo, pero básicamente, si querían mirar al exterior estaban completamente expuestos.

Si bien era cierto que este era un vehículo diseñado para el uso militar, no era el tipo de vehículo que se querría en el frente. Este era un vehículo de transporte; en otras palabras, prioriza la visibilidad y la facilidad de embarque sobre las capacidades defensivas.

Sin embargo, la vista desde el asiento del conductor y del ayudante de Tohru, el que ofrecía apoyo, era excelente. Mientras cruzaba las piernas y se inclinaba hacia atrás, tenía una vista completa del cielo estrellado más allá de las copas de los árboles.

Se abrían paso a través de un bosque en medio de la noche, generalmente un momento indeseable para viajar ya que era increíblemente peligroso. El camino estaba despejado y muy pocas veces se recorría. El carbón, los árboles caídos o los escombros al azar en el camino, hacían muy posible que un vehículo encallara o incluso se volcara. Tenían una lámpara improvisada, pero la luz que emitía era tan débil como la de un calentador, por lo que su visión estaba muy deteriorada.

No hace falta decir esto, pero al caminar por este oscuro camino, pretendían conseguir la más mínima distancia entre ellos y ese arrogante grupo liderado por Alberic Gillette. Habían conseguido un juego de ruedas, pero sus oponentes también tenían un vehículo, probablemente un modelo todoterreno de última generación. De ser así, viajar por un camino fácil a una hora más favorable del día sólo conseguiría atraparlos.

Viajar de noche también era más discreto.

—Quiero decir, para algo llamado magia, seguro que no resuelve todos nuestros problemas.

—Totalmente de acuerdo —respondió la maga de pelo plateado sentada en el asiento del conductor. A pesar de su respuesta, parecía que se lo estaba pasando en grande comparado con Tohru.

Era Chaika.

—Eres la única que puede usarla de nosotros tres…

Los vehículos eran una especie de Gundo, así que un usuario mágico o mago, tenía que estar conectado a su terminal para operarlo. Eso significaba que, si querías que un vehículo se moviera, necesitabas un mago. Claro, adquirir un juego de ruedas estaba muy bien, pero Chaika era la única capaz de conducir.

— ¿Quieres tomar un descanso?

—Claro… —Chaika dejó escapar un bostezo, como si las palabras de Tohru le hubieran recordado lo cansada que estaba. —Tiempo de descanso, tiempo de descanso. —Detuvo el vehículo, soltó la palanca de control y desconectó el cable de conexión de su cuello.

—Ahora que lo pienso, los magos utilizan el sello grabado en ellos, ¿verdad? —Tohru miró fijamente la nuca de Chaika.

Los magos tenían un patrón en la nuca que se parecía a una foca, y lo usaban para conectarse a su Gundo. El cordón de conexión tenía un sello invertido pero idéntico en el extremo, y al enchufar el cordón en el sello del cuello, el sistema nervioso del usuario se conectaba al dispositivo mágico.

—Oye, déjame ver eso un momento.

— ¿Eh?

—Tu sello.

—Ah… s-seguro. —Parecía estar algo desconcertada, pero asintió con la cabeza.

Sin preámbulo, Tohru le agarró el cabello y lo levantó para ver bien el sello grabado en la nuca.

La cara de Chaika se enrojeció por alguna razón, pero Tohru no le prestó atención.

—Vaya, es muy detallado. Se parece al mío…

Tohru también tenía un sello, grabado en la palma de su mano. Era una marca que le permitía conectarse con sus compañeros.

Aunque el poder mágico y los vasos sanguíneos eran dos cosas diferentes, probablemente compartían algunos puntos en común. No era un ingeniero o un técnico, así que los detalles estaban más allá de su comprensión.

— ¿Te importa si lo toco? —Preguntó Tohru, con curiosidad repentina.

— ¿¡U…Ui!? —Chaika se congeló por sorpresa.

—Ah, ¿eso es un no?

—E… Está bien. —Mencionó Chaika. Su cara se puso aún más roja.

—Uh, si no quieres, no tienes que forzarte…

—Está… bien. —Repitió, mostrando una ligera convicción en su voz.

—Está bien, entonces…

Tohru pensó que su sello debía ser más sensible que el suyo. Con eso en mente decidió ser más gentil, y la rozó suavemente con su dedo índice.

— ¿¡Hyooh!?

— ¡Huwah!

Su cuerpo se estremeció cuando soltó un ridículo aullido. En respuesta a eso, Tohru tiró su mano hacia atrás instintivamente y la miró.

— ¿Por qué fue eso?

—P-problema, ninguno.

Eso dijo, pero sin duda tenía un problema. Estaba toda encorvada y su cara estaba roja como la remolacha, como si estuviera avergonzada.

En ese momento…

—Querido hermano.

Escuchó una voz desde atrás.

—Ah, Akari. Es hora de cambiar…

Tohru ni siquiera llegó a terminar su frase.

Porque el martillo de Akari estaba trazando un arco horizontal en su dirección.

— ¿¡Agh!?

Habiéndose hundido en el suelo para evitar el golpe, se enderezó y le gritó a Akari.

— ¿Qué demonios?

Aunque no había sido un golpe con intención de matarlo, eso lo hizo aún más peligroso. Tohru podía sentir instantáneamente un golpe con intenciones asesinas, pero como lo había esquivado, llegó un poco tarde.

— ¿Por qué es así cada maldito día contigo?

¿Por qué fue agredido de repente? Con las capacidades de Tohru pudo evadir, pero si su objetivo hubiera sido un novato en artes marciales, habría habido sangre… no, habría sido una muerte instantánea.

—¿Qué demonios, preguntas? Esa es mi línea —dijo Akari en un tono demasiado familiar. — ¿Qué diablos cree mi hermano que está tratando de hacer a estas horas de la noche… —Miró a las estrellas —con ella? —Señaló a Chaika con su martillo. —Querido hermano, eres un verdadero desvergonzado.

—Espera un momento, ¿qué quieres decir con vergüenza?

—Manipular su pelo, tocar la nuca así…

—Ah…

Mirando hacia atrás en la conversación, por fin se dio cuenta de todo, y se dio cuenta desde un punto de vista objetivo de lo que había hecho.

—U-Uh, no, no había ningún significado detrás de eso.

—Entiendo. No digas más, mi querido hermano. Sé que tus intenciones son más genuinas que las de cualquier otra persona. Después de todo, sé todo sobre ti, hasta la ubicación de todos los lunares de tu cuerpo.

— ¡¿Cuándo has…?!

—Hay uno bastante grande en tu muslo izquierdo.

— ¿Por qué demonios sabes eso?

—Fu hu hu.

—No te rías tan poco emocionalmente, ¡es espeluznante! No, antes de eso, ¿realmente entiendes?

—Por supuesto. Siempre he sabido que la perversión de mi hermano es genuina.

— ¡No entiendes nada! —gritó Tohru. — ¡Fue sólo por curiosidad! Claro, debería haber sido más consciente de lo que estaba haciendo, ¡pero todo lo que hice fue tocarle el cuello un poco!

—Bueno, si hubiera sido yo, estoy segura que habría quedado embarazada.

— ¿Qué crees que soy, una especie de superhombre?

—No dicen: ¿Despeja tu mente de todos los pensamientos mundanos y encontrarás fuego fresco? Mi corazón está tan lleno de amor por mi hermano, que es un hecho establecido que el bebé saldría en medio del procedimiento.

— ¡No es nada de lo que estar orgulloso!

— ¿Falso embarazo? —Esa era Chaika, que ahora estaba inclinando la cabeza, diciendo cosas que provocarían aún más confusión.

—Supongo que podría llamarse así.

—No, no puedes. —Tohru miró a su hermana por obligación y gimió con los ojos medio cerrados. —El hecho de que puedas decir esas cosas con cara seria… tus valores son realmente un misterio.

—Las mujeres son un tesoro de misterios, mi querido hermano.

—Creo que eres el único misterio por aquí. —Como de costumbre, Tohru no podía decir si ella estaba honestamente interesada en él o sólo se burlaba de él. Suspiró, una respuesta reflexiva a su confusión.

—Bueno, eso no es ni aquí ni allá ahora mismo. —Tohru sacó una hoja de papel doblada de un estuche de accesorios bajo sus pies y la extendió. En la parte superior de la superficie azul había una figura ovular, dibujada crudamente en negro.

Era un mapa del continente de Verbist.

—Ya que estás despierta, Akari, ahora es probablemente un buen momento para discutir nuestros planes futuros. Ya que estamos descansando ahora mismo y todo eso.

— ¿Futuro…? —Como un pequeño pájaro, Chaika inclinó su cabeza inocentemente.

—Bueno, cuando lleguemos a la siguiente ciudad, Ratison, vamos a tener que poner nuestro escape en espera.

Chaika y Akari intercambiaron miradas.

—Estar huyendo constantemente no nos llevará a ninguna parte. Ahora que estamos seguros de que al menos hemos conseguido un poco de distancia entre nosotros, debemos volver a nuestro objetivo original. Específicamente…

Chaika y Akari continuaron mirando a Tohru.

No parecía que se quedaran calladas porque estaban en contra de la idea, sino que se aferraban a cada una de sus palabras. Pero…

—Espera un momento. Oye, tú. —Envió una mirada a Chaika. —Se supone que eres nuestra maestra, ¿no? ¿¡Por qué soy yo el que está a cargo!?

Chaika parpadeó sus ojos con sorpresa.

—Ah. Lo olvidé.

— ¿En serio? —Tohru bajó los hombros y se quejó.

Por detrás, Akari puso su mano en su espalda como para consolarlo.

—Querido hermano, las palabras no pueden expresar lo orgullosa que estoy de ti en este momento —dijo Akari a su espalda. Por supuesto, no había emoción en su voz.

— ¿Orgullosa? ¿De qué?

—De hecho, por una vez dijiste algo proactivo.

No lo estaba consolando para nada…

Bueno, era cierto que, hasta hace medio mes, Tohru siempre era atacado por su hermana por ser un inútil sin ninguna motivación.

— ¡De todos modos, nunca pedí ser el líder aquí! —gritó, mostrando una expresión de ira.

Por ahora, el siguiente punto en la agenda del grupo de Tohru era reunirse con Dominica Scoda, la persona que Guy había mencionado. Había dicho que ella tenía una de las piezas de los restos.

Por supuesto, no confiaban por completo en el propio Guy. Pero, en realidad, no tenían otra opción… al menos, fue gracias a su información que obtuvieron el vehículo de Svetrana, así que Tohru supuso que la probabilidad de que esta información también fuera precisa, era bastante alta.

Pero ellos no fueron directamente al bosque como Guy les había aconsejado. Habían decidido ser cautelosos, primero reuniendo información de un pueblo cercano, por lo que se detuvieron en Ratison. Si uno de esos héroes realmente vivía en ese bosque, seguramente alguien en el pueblo tendría algo que compartir sobre ellos.

—Hey, Chaika —dijo Tohru en voz baja. —Sabes que, dependiendo de las circunstancias, es posible que esos refugiados del Imperio Gaz te hagan su líder, ¿verdad?

— ¿Mui…? —Chaika sólo inclinó la cabeza, como si no tuviera idea de lo que él estaba hablando.

A menos que Chaika mintiera, ella misma no tenía interés en revivir el Imperio Gaz.

Según ella, todo lo que quería era reunir los restos de su padre y darle un entierro apropiado.

Entonces, ¿qué esperaba Guy al darle esta información?

No había manera de que fuera sólo por buena voluntad. Tenía que haber algún motivo oculto. Sería extraño si no lo hubiera.

—No, espera un minuto… ah, déjame ponerlo así… —Tohru asintió con la cabeza, habiéndose dado cuenta. —Es posible que te encuentres con personas que no son necesariamente tus enemigos, pero tampoco necesariamente tus amigos.

La gente podría beneficiarse de las batallas que no eran suyas. Haciéndola su líder y luego usándola como una marioneta… tal vez eso era lo que buscaban.

Para empezar, aunque fuese la resurrección del Imperio, Tohru dudaba de que alguno de esos defensores tuviera lealtad hacia el Emperador Tabú. Cualquiera con una profunda lealtad, como sus criados, habría estado con él durante la batalla en la capital, y habría perecido. Eso o habrían permanecido obedientemente al lado de Chaika ya que ella era de su propia carne y sangre.

Teniendo eso en cuenta…

—Tú… en realidad lo tienes bastante difícil, ¿no? —dijo Tohru sombríamente.

— ¿Mui…?

Como era de esperar, no lo consiguió. O por lo menos eso es lo que su pequeña inclinación de cabeza le comunicó a Tohru.

Mientras miraba fijamente a Chaika, Akari asintió con la cabeza.

—De hecho, tener que sufrir tal vergüenza debido a la falta de conocimiento de mi querido hermano, indefenso y…

—Me gustaría que te callaras ahora —dijo Tohru, mirando a Akari. Luego volvió su mirada hacia Chaika… parecía que ella no tenía conciencia de sí misma. Se sentó allí con los brazos cruzados y la cabeza inclinada.

— ¿Mumumu?

—No, probablemente es mejor que no lo entiendas.

¿Era un ejemplo de inocencia o era una idiota colosal? Bueno, no importaba cuál fuese, pensó Tohru.

Ya sea por estupidez o ingenuidad, al menos Chaika siempre tenía los ojos puestos en su objetivo, sin importar lo desesperada que fuera la situación. Era mucho mejor que aquellos que se excusaban a sí mismos a través de un propósito mental a medias. Era esa seriedad de Chaika que a Tohru le gustaba.

—Pero, sería mejor si al menos averiguamos cuáles son las intenciones de esos tipos.

En otras palabras, necesitaban confirmar si realmente había personas que apuntan al resurgimiento del Imperio, como el grupo de Alberic había sugerido. Sin embargo, dudaba de que hubiera alguien que realmente quisiera poner a Chaika en el trono. Al contrario, podrían usarla como cebo para atraer a los del grupo de Alberic; en otras palabras, usarla como señuelo, controlandola a su antojo.

Si eso era cierto, entonces las acciones de Guy tenían sentido.

No esperaba nada de Chaika como sucesora del Imperio. Pero si era capturada y asesinada por el grupo de Alberic, no podría cumplir su papel de señuelo. Por otro lado, si Guy interfirió demasiado directamente las acciones de Chaika, podrían ser rastreadas hasta él, haciendo que la desviación no tuviera sentido.

Y así, con la mínima cantidad de contacto que podía manejar, Guy había ofrecido esa información sólo para que Chaika no fuera atrapada. Algo así.

Pero… si ese es realmente el caso…

Miró el ataúd a su lado.

Entonces, ¿qué pasa con la recolección de los restos?

Si lo peor ocurriera y Chaika fuera capturada, los restos de Arthur Gaz serían entregados al enemigo… La Agencia Postguerra de Implementación para la Reconstrucción, Kleeman. Los restos del Emperador Tabú albergan un gran poder mágico en su interior, que podía ser vendido por una cantidad desmesurada de fondos de guerra, o incluso usado directamente como armas. En las manos de un mago podían ser increíblemente poderosos. Lo habían visto por sí mismos con la cuenta atrás en Del Solant.

¿Estaba realmente bien poner la misión de reunir tan valiosos objetos en las manos de alguien tan poco fiable como Chaika? Lo que es más, incluso sin los restos, aquellos que aspiran a la resurrección del Imperio podrían tener otros métodos al acecho, sólo con el propósito de fomentar sus ambiciones.

Aunque, por supuesto, cuáles serían los detalles de esos métodos, no tenía ni idea.

—Ah, maldición. Esto es un fastidio. —Tohru se rascó la cabeza irritadamente. — ¿Por qué tengo que envolverme en esto?

No tuvo más remedio que preocuparse por los detalles.

Los saboteadores se dedicaban a trabajos que generalmente eran mal vistos, también conocidos como trabajos sucios. Por eso, veían el bien y el mal sólo desde la perspectiva de la misión que se les había encomendado. Si sus métodos eran cobardes o injustos, dependía de su propia discreción. La forma en que se movían de acuerdo a su propia voluntad no era muy diferente de un pagano sin ley. No, sólo por sus técnicas eran probablemente más mezquinas por naturaleza que un simple bandido o ladrón.

—Tohru… —Chaika de repente tiró de su manga.

— ¿Hm?

—Agradecida. —Sonrió un poco avergonzada.

—Oh… de nada… —dijo, por alguna razón sintiendo que había perdido su batalla mental. Su sonrisa era… brillante.

Como ella había dicho, su expresión era de pura gratitud, nada más.

Aunque no la conocía desde hacía mucho tiempo, estaba seguro de que la torpeza de esta chica por naturaleza no podía ser fingida, y que tampoco era el tipo de persona que pudiera manipular astutamente usando expresiones faciales.

Ella era, para bien o para mal, completamente genuina.

Probablemente no pensó en nada más que en recoger esos restos. Así que seguramente estaba muy agradecida de que Tohru estuviera aquí para preocuparse por ello en su lugar.

—De todos modos. —dijo Tohru, apartando su mirada de Chaika. —De acuerdo con la información que obtuvimos del agente de información que Chaika mencionó, hay un bosque cerca del pueblo de Ratison, y aparentemente, uno de los héroes que lleva un pedazo de los restos vive en ese bosque. Aunque si esta persona tiene o no los restos, primero debemos confirmarlo nosotros mismos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *