La Princesa del Ataúd – Volumen 2 – Capítulo 3: La melancolía del caballero dragón (2)

Traducido por Zico

Editado por Sakuya


Dentro de su vehículo modelo abril, los seis miembros de Gillette Corps estaban todos reunidos. Se dirigían a Ratison.

Oficialmente, el grupo se movió con Alberic Gillette al timón, y la organización Kleeman le había dado a Alberic rienda suelta para decidir dónde y cómo operaba. Es decir, Alberic era libre de decidir cómo manejar la mayoría de las órdenes que le daban los cuarteles generales. Se estableció de manera que sus compañeros de grupo fueran sus subordinados, sirviendo sólo como miembros adicionales donde los suyos no podían llegar.

Pero cuando se trataba de su unidad, Alberic detestaba jugar al dictador.

Por supuesto, si llegaba el momento, no dudaba en dar órdenes a su unidad, sin embargo, cuando surgían nuevos desarrollos en torno al objetivo, prefería convocar reuniones y dejar que cada uno diera su opinión. Desde el punto de vista de la sociedad, se consideraba todavía verde y carente de experiencia, por lo que valoraba las variadas opiniones que su equipo, una unidad llena de gente de todas las clases sociales reunidos en una mesa.

Al principio, hubo algunos miembros de su equipo que denunciaron este método, calificándolo de muy poco líder (como Vivi, por ejemplo), pero ahora todo el cuerpo aceptó su método de liderazgo.

—Así que… —El segundo al mando de Alberic, Nikolay, comenzó a mirar los documentos que estaban en la mesa redonda. Por cierto, las heridas que había recibido en su batalla con el joven saboteador el otro día, aún estaban curándose, así que su ya enorme brazo todavía estaba envuelto en gruesas vendas blancas. Ahora se parecía más al tronco de un árbol que antes. — ¿Qué es lo que te molesta?

Sentados alrededor de la mesa, en el sentido de las agujas del reloj, empezando por Alberic, estaban Vivi, Zita, Nikolay, y luego Leonardo. Mateo estaba en el asiento del conductor, a cargo de operar el vehículo de Abril, pero estaba lo suficientemente cerca como para poder participar en la conversación.

—Siento que hay demasiadas incógnitas, —dijo Alberic. —Nuestro objetivo es capturar a la descendiente del Emperador Tabú Arthur Gaz, Chaika Gaz, y en el proceso asegurar los restos que está tratando de recoger. Sin embargo, —señaló los documentos del cuartel general sobre la mesa, —casi no hay información relativa a la chica.

Esta pila de documentos era un poco más gruesa que los que le habían dado justo antes de aceptar la misión, aunque ese grosor añadido podría atribuirse sobre todo a los largos registros de arresto de todos los falsificadores que se hacían llamar Chaika Gaz. La información sobre la propia Chaika Gaz era tan escasa como antes.

— ¿Por qué han salido tantas falsificaciones para hacerse pasar por ella de todas formas?

—Bueno, eso es… —Se fue arrastrando.

—Sí, ¿y eso qué? —Nikolay estuvo de acuerdo con un asentimiento.

Llamarse a sí mismo Chaika Gaz y predicar sobre la segunda venida del imperio, era una forma de llevar a cabo un plan para hacer dinero. Eso en sí mismo no era inusual. Pero había habido demasiados impostores. Para ser honesto, incluso antes de que empezaran a perseguir a esta Chaika Gaz en particular, el grupo de Gillette ya había detenido a dos que decían ser la hija del Emperador Tabú.

Si extorsionar dinero era su único objetivo, había otros que podían imitar en su lugar. De hecho, tener el nombre de Chaika Gaz sería bastante arriesgado para los negocios.

—Bueno, no tener suficiente información es sólo uno de nuestros principales problemas, —dijo la chica con el pelo magníficamente ondulado, Vivi.

A pesar de la refinada y noble impresión que daba su aspecto exterior, era como una asesina. No estaba dispuesta a revelar qué tipo de vida llevaba antes de unirse al cuerpo, y sin embargo…

—Soy Chaika Gaz.

Dijo, produciendo una peluca plateada de algún lugar y dejándola caer sobre su cabeza. Luego, juntó ambas manos como si estuviera rezando.

—De acuerdo con el último deseo de mi padre, me esforzaré al máximo para resucitar el imperio Gaz.  Por favor, présteme dinero, señor.

— ¡Wahahaha!

— ¡Ahahahaha!

Nikolay y Zita se echaron a reír explosivamente, señalándola. Alberic y Leonardo mostraron pequeñas y tensas sonrisas.

—Sólo bromeaba…

Quitando la peluca plateada, Vivi sacó la lengua con descaro y continuó hablando.

—Cómo nadie sabe si realmente existe o no, es más fácil falsificar su apariencia. Engañar y estafar a la gente sería un chasquido… todo lo que necesitas son los rasgos de una chica y cabello plateado.

Para un asesino, el dominio del teatro y el disfraz eran indispensables. Si Vivi estaba tan interesada, probablemente podría engañar a cualquiera con su acto de Chaika Gaz.

—Eso es cierto… —dijo Alberic. —Pero, por otro lado, también es cierto que de los que hemos estado buscando, también estaban los que no parecían estar haciendo ningún tipo de estafa… esta Chaika Gaz actual incluida.

—Hablas de los refugiados del Imperio tratando de crear un nuevo líder, ¿verdad? —Nikolay dijo, secando las lágrimas que se habían formado en sus ojos como resultado de su risa bulliciosa.

—Sí, de hecho, había algunos impostores de Chaika Gaz con eso en mente, no obstante…

Alberic se acercó a los documentos. En la página superior había una lista de todos los avistamientos confirmados de Chaika Gaz hasta ahora.

El número total era de más de treinta, y el setenta por ciento de ellos ya habían sido arrestados. Como se mencionó anteriormente, las chicas habían sido en su mayoría individuos egoístas tratando de hacer dinero rápido… pero el problema era que había tres Chaika Gaz que no lo eran.

Esas tres chicas… todas se habían suicidado después de su captura.

A partir de la existencia de magos como Mattheus que se especializaban en controlar la voluntad de Feyra, Alberic sabía que era posible extraer por la fuerza información de un humano que quedara vivo. Lo más probable es que esas tres chicas se hubieran quitado la vida porque temían ese hecho.

En otras palabras, tenían un secreto que estaban dispuestas a llevarse a la tumba.

Alberic y los demás sospechaban que era información perteneciente al ejército de refugiados.

Y así, la razón por la que el grupo de Gillette iba tan lejos para perseguir a Chaika Gaz era para cortar de raíz cualquier inquietud social, matanzas indiscriminadas o insurrecciones rebeldes que los refugiados del Imperio pudieran provocar. Aunque ahora eran refugiados, una vez habían sido parte de una potencia gigantesca. Si todos se movilizaban, tenían personal más que suficiente para superar un país pequeño.

Por lo tanto, Alberic y los demás también habían supuesto que, para la realización de ese propósito expreso, la elevación de un nuevo líder y la obtención de poder a través de la adquisición de los restos de Gaz eran cursos de acción perfectamente naturales.

Pero…

—Mattheus.

— ¿Sí?

Aparentemente sorprendido por haber sido llamado de repente, Mattheus giró la cabeza hacia atrás para mirarlos desde el asiento del conductor.

—Estuviste detrás de ellos por un tiempo. Durante ese tiempo, ¿había algún indicio de que nuestra actual Chaika Gaz estaba en contacto con algún refugiado o aliado del Imperio?

—No, no hubo ninguno, —dijo Mattheus mientras se frotaba la cabeza calva con la palma de la mano. Había estado en reconocimiento, siguiendo previamente a la Chaika Gaz que Gillette Corps había conocido en Del Solant. En realidad, había durado un poco más de tres días, pero a pesar de eso era el que más había observado las acciones de la chica. —Por lo que pude ver, ella actuó sola todo el tiempo.

—Y luego fue y reclutó a ese saboteador, —dijo Nikolai, asintiendo con la cabeza.

Después de investigar, descubrieron que esta Chaika Gaz había solicitado al gremio de Del Solant, reclutar a dos hermanos llamados Tohru y Akari, y había asaltado la mansión del Conde Abarth. El joven con el que Nikolay había luchado era probablemente Tohru.

Pero… si esa chica realmente estaba siendo colocada por el ejército de refugiados como su nuevo líder, no la controlaban bien o, mejor dicho, ser abandonada a su suerte para merodear por el continente como le gustaba, no encajaba en la definición de líder. Debería haber habido alguien vigilándola, o custodiándola, o incluso alguien a su lado.

—Lo que significa que realmente no tenía a nadie que la apoyara… ¿Nadie en absoluto? Si es así… —Alberic tocó los documentos con su dedo índice, —entonces, ¿quién es esta chica? ¿Podría ser ella la verdadera? O tal vez…

—No es una estafadora, ni una refugiada del Imperio… ¿un tercer tipo de Chaika Gaz, entonces? —Murmuró Zita, inclinando la cabeza.

—Siendo el artículo genuino o no, el verdadero problema es cuál es su objetivo, —habló Leonardo. —Bueno, si ella es la verdadera, puede que sólo esté tratando de darle a su padre un entierro apropiado.

—Ciertamente tampoco podemos descartar esa posibilidad.

La figura de la chica que había visto en Del Solant pasó por su mente.

En algunos aspectos, había tenido este aire efímero sobre ella. Tampoco parecía ser del tipo intrigante en ningún sentido. Por supuesto, todo eso también podía ser parte de su acto, aunque…

—No podemos perder de vista el hecho de que podría haber algún otro motivo, también. Como si alguien pudiera estar usándola, y ella simplemente no se ha dado cuenta, algo así. Si eso es cierto, no podremos dejar que sus usuarios hagan lo que quieran. Cómo por ejemplo, los propios sirvientes de esa pobre chica linda. Usarán todo lo que puedan para lograr su objetivo, así que… ¿eh? ¿Qué pasa, todo el mundo?

Alberic se dio cuenta de que las miradas de todos alrededor de la mesa, excepto la de Mateo que estaba preocupado por la conducción, se habían fijado en un punto singular: él. No, él era el que hablaba, y por supuesto era su líder, así que naturalmente se centraban en él. Pero… cómo decirlo… él sentía que la intensidad de sus miradas era un poco diferente de lo habitual.

—Eh… ¿qué dije?

Nikolay habló primero, rascándose la mejilla.

—De todos las Chaika Gaz hasta ahora, pareces un poco… apegado a esta.

— ¿Apegado? ¿De verdad? —Alberic inclinó la cabeza.

Era cierto que sentía algo diferente en esta Chaika en comparación con todas las anteriores.

Pero… entonces.

— ¿Vivi?

Por alguna razón, Vivi había sacado la peluca plateada de nuevo, y ahora la apuñalaba con una aguja que había sacado con su bolso. Al ver a su subordinado hacer algo tan extraño, Alberic quedó perplejo.

— ¿Qué es lo que pasa?

—Oh, nada en particular.

Con una mirada malhumorada, Vivi lanzó la peluca al aire. Probablemente no le apuntaba a él, pero la peluca aterrizó en la cabeza calva de Mateo, y como la aguja aún estaba alojada ahí, Mateo soltó un fuerte grito.

— ¿¡Ouch!?

—Bueno, quiero decir, tú eres su Gillette-sama.

—Hacia ti, Vivi se siente pura…

Nikolay y Zita abrieron sus bocas para hablar, y en el siguiente instante…

—Silencio. —Ordenó la chica asesina.

En algún momento, aunque él no sabía cuándo, ella se levantó y ahora blande dos agujas por detrás de ellos, justo en la parte posterior de sus cabezas.

—Entendido. Me callaré.

—Absolutamente. No diré nada más.

Zita y Mattheus levantaron una mano, como si hicieran un juramento.

—Aún no lo entiendo…

—Eso está bien. Es tan parecido a ti, después de todo. —Leonardo rio, dejando a un estancado Alberic en la duda.

♦ ♦ ♦

La ventaja vocacional era la idea principal detrás del arte de la guerra, eso fue lo que había aprendido en el pueblo de Acura.

También se le había enseñado que cuando se enfrentaba a una situación difícil, una persona solía olvidar su objetivo original. Sin embargo, esto podría contrarrestarse dando un paso atrás y evaluando toda la situación. Hacerlo a menudo abría caminos útiles para la victoria en lugares inesperados.

Adhiriéndose a esta línea de pensamiento, Tohru decidió primero dar un paseo por la mansión, examinando su interior.

Encontró que estructuralmente, no había nada demasiado inusual.

La mayoría de las mansiones de los nobles tenían una arquitectura específica, cuatro paredes alrededor del exterior y un área abierta en el interior. La mansión de Dominica Scoda era muy parecida, un edificio cuadrado amurallado por todos lados y un patio en el medio.

—Qué mansión tan simple —murmuró Tohru en voz alta.

Era una mujer militar antes de ser condesa, así que en ese sentido, la idea de que quisiera vivir en un lugar tan simple no era particularmente sorprendente… pero ni siquiera tenía decoraciones ni nada. Era una mujer militar, así que Tohru pensó que al menos tendría algunas armas o trajes de armadura en exhibición, pero no había nada de eso.

Además, parecía que rara vez limpiaba la casa.

El polvo se había acumulado por todas partes, hasta el punto de que dondequiera que Tohru caminaba dejaba huellas. La atmósfera era realmente la de una casa abandonada, es decir, no había otros signos de vida en ninguna parte.

—Aun así… una situación bastante inusual.

Mientras Tohru caminaba por los pasillos, murmuraba para sí mismo, mezclando un suspiro.

Como le había mencionado a Chaika, si se trataba de tomar los restos por la fuerza, no tenían más remedio que enfrentarse al caballero dragón Dominica Scoda. Aun así, era un caballero dragón contra dos saboteadores y un mago. Si tuviera que ponerlo en palabras, la idea de enfrentarse a ella le inquietaba mucho.

—Pensar que terminaríamos yendo contra un caballero dragón…

Los caballeros dragón eran de una clase completamente diferente a los caballeros o soldados normales.

Podrías pensar en ellos como un caballero semi humano.

Dicho crudamente, eran parte-monstruo, o seres que habían vendido su alma y dignidad a la Feyra. Muchos los vieron como existencias que ya habían perdido su humanidad.

Habían cambiado parte de su cuerpo por el de un dragón, lo implantaron y se convirtieron en parte-dragón.

Básicamente, el dragón Feyra entregaría una parte de su cuerpo al caballero, y la magia del caballero se elevaría efectivamente a la de un dragón.

—Un dragón… eh.

Varias especies de seres llamados dragones se habían identificado aquí en Verbist, como los wyverns y wyrms, pero ninguno de ellos podía ser llamado Feyra. No podían usar la magia, y su inteligencia no era muy alta, sólo grandes lagartos, dirían algunos. Había un nido de wyrm cerca de la aldea de Acura, así que Tohru estaba relativamente familiarizado con ellos.

Los dragones, por otro lado, eran Feyra.

Podían usar la magia, eran inteligentes, e incluso se les conocía por su nombre, eran dragones con armadura.

O para ser más precisos, eran capaces de endurecer y transformar partes de sus cuerpos, elevando sus defensas a niveles astronómicos. Básicamente la magia de un dragón era la habilidad de alterar su propio cuerpo.

Pero no era tan simple como que eran casi invencibles.

Usando su magia que altera el cuerpo, en la remota posibilidad de que recibiera una herida seria, se curaría inmediatamente.

Y lo mismo ocurrió con el caballero dragón, que era efectivamente uno con el dragón.

A través del uso de un pacto, incluso si estaban a una corta distancia el uno del otro, la magia de un dragón llegaría al caballero dragón.

Por lo tanto, era imposible incluso casi matarlos cuando estaban armados. Si lo deseaban, podían usar la magia del dragón para equiparse con una armadura en una fracción de segundo, o incluso podían fabricar una espada o lanza alargando su piel. Lo que es más, mientras no destruyeran ninguna de sus áreas vitales como la cabeza o el corazón, podrían curar su cuerpo en cualquier momento que lo necesitaran.

Todo esto hizo que los caballeros dragones fueran ya una amenaza suficiente. Pero eso fue sin tener en cuenta el poder de ataque del propio dragón.

Tenían construcciones masivas que fácilmente empequeñecían a las de caballos y vacas, y estaban equipados con músculos que, naturalmente, no estaban ni siquiera en la misma liga que los de un humano. Podían golpear, patear, mover la cola o batir las alas. Con simples ataques como ese, los dragones podían nivelar las casas de un solo golpe o hacer agujeros en los muros de los castillos.

En otras palabras, el hecho de que los dragones normales no pudieran atacar con magia, no significaba que no fueran fuertes.

—Si hubiera algún tipo de punto débil…

Para ser honesto, no sabía casi nada sobre la ecología de los caballeros dragón.

No había tantos de ellos para empezar. Los países habían empezado a tratarlos como un gran secreto militar, por lo que la información sobre ellos ya no circulaba. Tohru sólo conocía esta información basándose en lo que le habían dicho sus saboteadores veteranos de guerra, nunca había visto uno en persona.

Se decía que los dragones, por sí solos, aparecían en los lugares más sorprendentes… incluso los soldados del mismo campamento, que los caballeros dragones, decían que aparecían antes de que te dieras cuenta, y no podías saber si te acercabas o no a uno… ese tipo de movimiento sigiloso a pesar de su tamaño masivo aparentemente los hacía aún más inquietantes.

—Si es tan grande, tal vez debamos atacar la mansión, pero si la mansión es destruida y nos aplastan bajo los escombros, no tiene sentido.

Si se trataba de una pelea, y atrajeron a Dominica a la mansión, tal vez eso al menos evitaría que el dragón interfiriera.

Reflexionando sobre todo esto, Tohru abrió la puerta del patio y entró…

Una chica estaba parada ahí.

Fue tan inesperado como una solitaria flor que florece en el desierto.

Se había puesto un pequeño y modesto cantero de flores en el patio, pero en lugar de flores, sólo había maleza. Casi como para contrastar la apariencia que daba la arruinada cama de flores, la chica esperaba ahí; ordenada, arreglada, apropiada.

— ¿Quién en el…? —Había un poco de tensión en la voz de Tohru.

Porque no podía sentir su presencia en absoluto.

¿Un conocido de Guy, tal vez?

Incluso cuando la miraba directamente, no sentía nada que indicara que estaba ahí.

Parecía estar en su adolescencia, tal vez a la edad de Chaika. Tal vez uno o dos años más joven.

Llevaba un vestido rosa claro, y su pelo largo estaba atado con adornos de pelo rojo. Era linda, pero era un tipo de lindura moderada. Algo pasajero, casi… tenía la impresión de una doncella pura.

—Uhm… —Tohru habló.

Sin embargo, la chica no respondió.

¿Quién… en el mundo era ella? No había sentido la presencia de nadie más en esta casa, excepto la de Dominica, y se sentía así incluso ahora. Había, por supuesto, formas de ocultar su presencia, pero… era definitivamente extraño no sentir nada de ella aunque estuviera parada justo frente a él.

—Esto es…

Mientras se acercaba a la chica, la miraba fijamente, esperando algún tipo de reacción. Mientras pensaba, ella lo ignoraba por completo.

Todo lo que hizo fue quedarse ahí, mirando fijamente al vacío.

Casi como si…

—Hm…

Agachado, Tohru agarró una piedra que estaba en el suelo, y con su dedo índice, lo lanzó hacia la chica. La piedra se dirigió directamente hacia ella…

—Lo sabía.

Pasó a través de ella.

La chica era una ilusión. Un espejismo… no, más bien una proyección.

Tohru había oído hablar de este… un dispositivo que proyectaba un fantasma. Aunque carecía de una forma física real, el dispositivo podía hacer creer que realmente existía. Parecía magia, pero aparentemente el efecto podía lograrse con un simple aparato. Sin embargo, una proyección era una proyección, y por lo tanto era lo suficientemente delicada como para que un simple cambio en la temperatura o la humedad del ambiente que la rodeaba desdibujara la imagen, delatándola.

— ¿Podría ser un retrato de alguien? —Tohru murmuró, tejiendo sus cejas.

Era tan atrevido como un dibujo con suficiente profundidad que podrías alcanzar y tocar. Sólo por curiosidad, Tohru extendió su mano…

—No la toques.

Escuchó una voz tranquila.

Tohru se volvió para mirar detrás de él.

Por supuesto, había sentido una presencia que se acercaba por detrás de él, pero…

—Ah, no… yo estaba… sólo… —Tohru fingió un comportamiento nervioso.

Parada en el borde del patio… estaba Dominica.

—Mis disculpas. —Dominica sacudió la cabeza, como si se arrepintiera al instante de lo que acababa de decir. —No es como si pudieras tocarla, aunque lo intentaras, ¿verdad?

—No… también me disculpo. —En un gesto admirable, Tohru bajó la cabeza. —Ella es tan hermosa, yo…

—Hermosa, eh, —murmuró Dominica. Cerró los ojos, como si estuviera perdida en sus pensamientos. Después de un rato, volvió la mirada de Tohru y le dio una pequeña sonrisa.

—Gracias.

— ¿Quién es ella? ¿Un miembro de la familia?

Aunque preguntó de todos modos, ya tenía una idea bastante buena.

En la chica fantasma, pudo ver semejanzas con Dominica aquí y allá. Podría haber sido Dominica en sus años más jóvenes, pero aunque había muchas similitudes entre las dos, la sensación general que daba era diferente. Dominica no tenía el comportamiento transitorio, como el de una flor en el viento, que tenía esta chica. Por el contrario, su impresión era fuerte, como un árbol alto firmemente arraigado en la tierra.

Después de una breve, casi vacilante pausa, ella respondió.

—Lucie Scoda. Mi hermana menor.

—Ya veo. —Asintiendo con la cabeza, Tohru echó otro vistazo a la ilusión de Lucie.

En algunos aspectos, su figura le recordaba casi a Chaika. Sin embargo, lo que específicamente le trajo a la mente a Chaika, Tohru no pudo poner su dedo en la llaga. Quizás esta similitud era una de las razones por las que Dominica actuaba tan afablemente con ellos.

Tohru y Dominica se quedaron en silencio.

Los dos se quedaron ahí, mirando la ilusión, cuando…

— ¿No vas a preguntar? —Dominica preguntó con una voz tranquila y cansada.

Como ya había confirmado, no había nadie más viviendo aquí. Dominica había dicho lo mismo antes, y él podía decirlo por la falta de presencia. Lo que significaba que Dominica no vivía con su hermana.

Estaba decorando expresamente este jardín con la imagen de su hermana.

Había un número limitado de explicaciones para este comportamiento. También, recordando la forma casi reflexiva y vehemente en que había prohibido a un completo extraño tocar la ilusión… que ahí mismo contaba la historia de lo profunda que era su fijación.

Era la forma en que uno actuaba hacia algo que nunca más sería capaz de sostener.

Lo que significaba…

— ¿Falleció?

—Así es…

Dominica llevaba una expresión de auto-odio.

Dejó escapar un solo suspiro, tal vez sintió alivio al ser preguntada, y continuó.

—Fue mientras estaba en la guerra.

Fue similar a cuando Tohru le contó a Chaika sobre su pasado, sobre la chica Jasmine. Tal vez ella también había querido confiar en alguien, y decírselo a un completo desconocido alejado de todo. Tal vez esta fue la razón por la que ella salvó al grupo de Tohru e incluso se esforzó por invitarlos a su casa. O podría haber albergado sentimientos de culpa después de escuchar el cuento de Akari, pensando que después de escuchar el secreto de alguien más, necesitaba exponer el suyo propio para que sus sentimientos mantuvieran el equilibrio.

—Mi hermana era todo para mí. Y, sin embargo, ella pereció. No pude protegerla.

Tohru ofreció un conciso —Qué lástima.

Se dio cuenta de que las palabras destinadas a consolar eran baratas, e incluso podían pisotear aún más el corazón del receptor. Ni siquiera un millón de palabras podrían devolver la vida a los muertos. Por lo tanto, mantener la boca cerrada era también una forma de presentar sus respetos.

—Me convertí en un caballero dragón porque quería que mi hermana viviera con seguridad y lujo. Nuestros padres murieron pronto, así que sólo eran dos hermanas, una más joven y otra mayor, que prácticamente vivían hombro con hombro…

Se rio de forma autodidacta.

—Ridículo, ¿no? Me convertí en un caballero dragón por su bien, y, no obstante, fue precisamente porque me había convertido en uno que no podía estar cerca para protegerla.

Los jinetes de los dragones tenían una fuerza increíble.

En términos del campo de batalla, era su defensa impenetrable en particular lo que los hacía perfectos para las primeras líneas.

Si se eliminaba a un solo caballero dragón de una unidad o incluso de un ejército entero, sus posibilidades de ganar disminuirían drásticamente. Lo más probable era una situación en la que, independientemente de sus propios sentimientos, no había manera de que pudiera salir. Sólo el hecho de que estuviera ahí salvó a numerosas personas de la muerte. No importaba cuánto anhelaba ver la cara de su hermana; si se iba por una razón como esa, podría haber ordenado a sus camaradas que murieran.

¿Podría ser eso también… por lo que vive en reclusión?

Después de que le arrebataran su cosa más preciada, probablemente no le importaría un comino la autoridad de una condesa o el renombre de un caballero dragón.

—La familia Scoda era… una familia caída de caballeros para empezar.

Con un gemido, comenzó a contar la historia.

—Mi padre se fue a la guerra y nunca regresó, y mi madre murió de enfermedad… nuestra tierra era pequeña, y no teníamos el lujo de ser contratados. Nuestra familia estaba literalmente colgando de un hilo, lista para romperse en cualquier momento. Cuando sólo quedamos nosotros, incluso los aldeanos despreciaron a la familia Scoda. Se negaban a pagar los impuestos y así… era una vida dura.

No importaba cuánto disminuyeran sus ingresos, un conde tenía que vivir como un conde. No se les permitía vivir como plebeyos. Esto también causó que los Scodas continuaran perdiendo el respeto a los ojos de los aldeanos. Sólo por miedo a que siguieran cumpliendo.

Pero… una vez que Dominica se fue a la guerra, todo lo que quedaba de la familia era una niña soltera que aún no tenía edad. Y al parecer, hubo quienes en la aldea vieron esto como una oportunidad para aprovecharla.

Irrumpieron en su propiedad y exigieron que, por el bien de la población, ella entregara todo lo que tenía. Apenas se aferraba a la dignidad de la familia como condesa, y aun así, los hombres determinaron que había estado viviendo en la extravagancia. Afirmaron que mientras que el resto del territorio apenas se llevaba bien, los Scodas habían estado viviendo en el regazo del lujo todo el tiempo.

Sin embargo, Lucie les dio casi todo lo que tenía.

Pero los objetos que le habían sido confiados y que se habían acumulado durante generaciones, como las espadas y armaduras heredadas, así como las obras de arte que les había concedido la corona, se había negado a desprenderse de ellos. Eran los últimos vestigios del linaje de caballeros que encarnaba la familia Scoda. Esta era la familia que su madre había muerto protegiendo y que su hermana mayor había heredado, y ahora le correspondía a ella protegerla a toda costa. Eso tenía que ser lo que pasaba por su mente en ese momento.

Pero… no había forma de que los aldeanos pudieran entenderlo.

Enfurecidos por tal absurdo, los aldeanos perdieron el sentido de la razón, se confabularon contra ella y la golpearon. Habiendo sido golpeada en puntos vitales, el estado de la chica derribada empeoró, y así como así, ella falleció.

—Puede que ya hayas oído esto de los aldeanos de Ratison, pero…

Su sonrisa autodespreciativa se torció.

—Después de saber la verdad… asesiné a todos los aldeanos que habían puesto sus manos sobre mi hermana.

Ajá, así que esa es la masacre de aldeanos de la que escuché,Tohru se dio cuenta.

Las acciones de Dominica podían ser vistas como un castigo hacia aquellos que levantaron sus puños a un miembro de su familia, pero aunque ella era una condesa, la masacre fue tan unilateral que un juicio no era necesario, y el acto fue visto como uno nacido de la locura mental. Fue incluso peor ya que Dominica era un caballero dragón. Los aldeanos asesinados ni siquiera tuvieron la oportunidad de resistirse.

—Estaba preparada para sufrir las consecuencias… pero, irónicamente, me había ganado varios elogios de la batalla final de la guerra, y así la corona me absolvió. Terminé recibiendo la propiedad de las tierras de este pueblo, y me mudé aquí.

—Ya veo.

Esa fue probablemente también la razón por la que Dominica no tenía interés en gobernar esta tierra. Habiendo recibido la tierra por la fuerza, e incluso habiendo perdido a su querida hermana al final, por supuesto que tendría una actitud de despreocupación hacia ella.

—No, me disculpo…

Habiendo terminado de contar sus circunstancias, Dominica sacudió la cabeza débilmente.

—Esto no tiene nada que ver contigo. Por favor, perdóneme, y considere su alojamiento pagado.

—No, no pienses en ello —respondió Tohru.

Pero…

¿Qué pasa con esta… sensación desagradable?

Tohru estaba meditando algo en un rincón de su mente.

Probablemente Dominica no estaba mintiendo. Ella no habría tenido ninguna razón para mentir aquí.

Pero…

¿Es por el tiempo transcurrido?

Ella estaba contando esta historia de manera muy natural, casi como si fuera un narrador de cuentos que le ofrece un cuento de hadas. Habiendo encontrado la tragedia, se había entregado a su ira y había asesinado a varios aldeanos, pero Tohru no podía sentir ese arrebato de emoción en ningún lugar dentro de ella ahora.

Tal vez, el tiempo realmente curó todas las heridas.

Así que después de varios años, se las arregló para aceptar la muerte de su propia hermana.

O…

¿Podría ser porque… es un caballo dragón?

¿Podría la magia de un dragón también ser capaz de curar las heridas del corazón?

¿O quizás convertirse en uno con el dragón significó que perdiste tus emociones como humano?

—Por cierto, Srta. Scoda. —Tohru comenzó a tratar de hacer parecer que acababa de conseguir una idea. —Eres un caballero dragón, ¿correcto?

—Sí, ¿y qué? —Dominica inclinó la cabeza.

Mirando por el patio, Tohru le hizo la pregunta que más le había molestado.

—No veo al dragón por ningún lado. ¿Dónde está?

Estaba en el nombre: un caballero dragón era uno con el dragón.

Una vez en efecto, la promesa de un caballero dragón, o el pacto que hicieron con su dragón, sólo podía ser disipado si alguno de ellos moría. Incluso si estaban a cierta distancia el uno del otro, el pacto seguiría en pie, por lo que no tenían que estar juntos las 24 horas del día… pero aun así, Tohru había oído que en la mayoría de los casos el dragón y el caballero dragón actuaban juntos.

Pero Tohru no había sentido el pelo de un dragón en ninguna parte de la mansión.

Por supuesto, el dragón probablemente no había muerto. Tohru y los demás la habían visto usar la magia de transformación del dragón para cambiarse de ropa, después de todo.

—Ah, eso… —Dominica asintió con la cabeza, con una expresión algo indiscreta. Después de aparecer profundamente en el pensamiento por un momento…

—Debido a algunas… circunstancias, está un poco más lejos de aquí.

Eso fue todo lo que dijo.

Parecía que no iba a divulgar los detalles de esas circunstancias.

—Bueno, en realidad es más conveniente de esta manera.

—Y… ¿por qué es eso?

—La gente normal ve a los dragones como una especie de Feyra. Si un dragón estuviera cerca, su gente estaría al límite hasta el punto de no poder dormir. Incluso en el campo de batalla, todos los soldados acamparon tan lejos de mí como pudieron.

—Pero he oído que los dragones son una historia diferente…

Aunque todos caían bajo el mismo paraguas de Feyra, el dragón y el kraken se diferenciaban fundamentalmente de la otra Feyra en que poseían una gran inteligencia. Debido a eso, había aspectos de ellos que no podían ser controlados. Mirándolo desde el punto de vista inverso, sin embargo, tener criaturas tan inteligentes significaba más que una dominación y servidumbre unilateral, podías entrar en una relación de cooperación con ellos, y cosas como pactos eran posibles.

—Es lo mismo. —Dominica sacudió la cabeza. —Una aberración es una aberración. No importa si el dragón tiene sentimientos o no. Por eso los humanos son… no importa.

Parecía que estaba a punto de decir algo… pero Dominica se detuvo ahí mismo y sacudió la cabeza, como para cortar de raíz ese pensamiento.

—En cualquier caso, no hay necesidad de preocuparse por ello.

—Claro… —Tohru ofreció una respuesta vaga.

Ella dijo no te preocupes por eso, pero no había forma de que no pudiera.

Si se trataba de luchar contra Dominica para robar los restos, el hecho de que su dragón estuviera en un lugar desconocido significaba que podrían ser capaces de atacarla a escondidas después de todo.

Pero, todavía había un problema. No sabían con seguridad si ella tenía o no los restos.

—Oh, por cierto, Srta. Scoda.

— ¿Qué?

—Hace poco, mencionó que recibió ciertos elogios durante la guerra.

—En efecto. Una recompensa por seguir luchando casi hasta mi último aliento.

— ¿Qué, específicamente, eran?

—Estuve ahí durante la batalla por la capital del Imperio de Gaz.

Lo dijo de inmediato.

Pero en lugar de orgullo, habló de ello casi con vergüenza, con una expresión de desaliento en su rostro. Debe haber sido por lo que le pasó a su hermana. No había forma de que pudiera estar orgullosa de sus logros después de eso.

—Recibí esta tierra de Su Majestad como resultado de esa batalla. Sin embargo, para ser honesto, ahora que Lucie se ha ido, poseer esta tierra no es más que una molestia.

—La sociedad, el poder, la fama, los bienes… nada de eso te importa, ¿eh?

—Exactamente… No tengo necesidad de nada de eso.

Esto también, Dominica afirmó fríamente.

Luego…

Había una posibilidad de que ya hubiera regalado los restos.

O, mejor dicho, si no lo hubiera hecho… entonces podrían llegar a un acuerdo con ella para obtenerlos.

—Entonces, ¿qué pasa con eso? —Dominica preguntó con una expresión de perplejidad. Parecía que no había visto el verdadero propósito de la pregunta.

—Oh, nada, es sólo que… para ser una condesa y noble, eres más bien… ya sabes

—Vivo plenamente. ¿Es eso lo que quieres decir? —Una ligera sonrisa apareció en su cara.

—Hablando con franqueza, entonces sí. Me preguntaba por qué era eso.

—La verdad es que ya no tengo nada que desee —dijo, indiferente. —No obstante, incluso ahora, si fuera capaz de desear cualquier cosa que quisiera en el mundo, tendría que ser…

En ese momento, su voz se apagó.

Como si estuviera recordando, miró al cielo con ojos lejanos.

— ¿Sería…? —Tohru la instó.

Pero ella se quedó ahí, aparentemente perdida por una respuesta, y luego al final…

—Sé que es ridículo, pero…

Su mirada regresó a Tohru.

—Me gustaría volver a estar en el campo de batalla, una vez más.

El fin de la larga guerra había traído finalmente una era de paz.

Tohru había pensado que probablemente sólo había una pequeña fracción de la población que era como él, harto de la paz – o tal vez eran en realidad la mayoría – pero, aun así, no esperaba encontrarse con alguien más que también deseaba hundir al mundo en la guerra una vez más.

Menos aún, alguien que había ayudado en el colapso del Imperio Gaz.

Incluso Chaika no necesariamente deseaba la guerra…

—Oh sí. En cuanto a las comidas…

Cambiando repentinamente de marcha, Dominica habló.

—Ah… sí.

—Para ser honesto, no tengo ningún ingrediente. Salgo a cazar de vez en cuando y como carne de jabalí o de ciervo, pero eso es todo.

—No hay necesidad de preocuparse por eso. Nos ocuparemos de nosotros mismos. Gracias por su preocupación en nuestro nombre.

Tohru inclinó la cabeza. En realidad, todavía había algunas raciones conservadas en el Svetrana, así que seguramente podrían repartirse y arreglárselas con sus actuales ingredientes y alimentos durante al menos una semana.

—Ya veo. Entonces, siéntanse libres de usar la cocina a su gusto.

—Entendido. —Tohru asintió.

Pero…

¿Qué demonios? Sí, esto es definitivamente raro.

Pero por supuesto, no pudo poner en palabras exactamente lo que era tan extraño.

En el fondo de la mente de Tohru, un número de inquietudes revoloteaban por ahí, sin poder manifestarse completamente.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *