La Princesa derriba banderas – Capítulo 147: El viaje al Norte de la princesa reencarnada

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Sentí que alguien me llamaba y me giré.

Mi línea de visión se encontró con la de sir Leonhard, que me miraba con curiosidad.

—¿Todo bien?

—N-No particularmente.

La cara de sir Leonhard estaba tan cerca de la mía que el corazón casi se me sale del pecho.

¿Por qué perdí la compostura, te preguntarás?

Los dos cabalgamos en el mismo caballo, así que, por supuesto, perdí la calma.

Mi corazón, que por fin había conseguido calmarse, volvió a agitarse.

Apoyé suavemente una palma en mi pecho y respiré profundamente.

—¿Tiene frío?

—Estoy bien.

En realidad, hace bastante calor, pero nunca podría decirlo en voz alta…

—Cuanto más cerca estemos de la frontera, hará más frío. Por favor, asegúrese de decirme si necesita algo.

Me recordó, cuidando de mi bienestar.

—Lo haré.

Su expresión seria era tan fría y suave que mi rostro empezó a calentarse. Me bajé una parte de la capucha y la tapé bien para que no se viera.

La parte de la piel me rozaba las mejillas y hacía que me picara.

En muchos sentidos, no creo que sobreviva hasta el final de este viaje…

No… En realidad, soy feliz… Soy feliz, ¿verdad?

La resistencia de mi corazón estaba siendo implacablemente probada por sir Leonhard. Estaba extasiada y aterrorizada al mismo tiempo. Era inevitable.

Me puse la palma de la mano en la frente. Solo por la temperatura, cualquiera pensaría que tengo fiebre.

El aire es muy frío, así que me pregunto por qué me siento tan cálida y acogedora.

Contemplé el paisaje mientras montaba el caballo a un galope ligero.

A lo largo de los lados de la carretera había manchas de nieve mezcladas con hojas, y más allá de esas suaves colinas se extendían unas montañas escarpadas que se alzaban como paredes, todas coronadas de blanco puro por la nieve.

Sir Leonhard dijo que haría aún más frío a medida que nos dirigiéramos al norte.

Él y yo estábamos viajando a la frontera entre Nebel y Raptor.

Iba a encontrarme con su viejo amigo, el Comandante de la Guardia Fronteriza.

Puede que Nebel tenga climas principalmente cálidos en la mayoría de los lugares, pero las tierras del norte seguían siendo bastante frías, especialmente la zona cercana a la fortaleza fronteriza donde se encuentran los guardias. A menudo parecía cubierta de blanco durante todo el invierno. A pesar de que la primavera aparecía en el calendario, el verdadero deshielo aún estaba lejos.

Por el momento, había tomado algunas medidas propias contra el frío.

Actualmente, llevo un sencillo vestido azul marino y un par de botas, ambos forrados de lana. El abrigo está hecho de una tela gruesa con pieles forradas tanto en la capucha como en el dobladillo. Incluso preparé ropa interior de invierno adecuada.

Era un poco esponjosa parecer algo hinchada frente a alguien que te gusta, pero era mejor que coger un resfriado y causarle problemas. Como siempre, el afán de feminidad de una mujer viene arrastrándose desde el fondo de la tierra de la nada.

Por cierto, esta vez también me teñí el cabello. Era un color negro como el de sir Leonhard para que pareciéramos parientes.

Debería haber sido un color de cabello al que una (antigua) japonesa como yo estaría acostumbrada, pero me sentía incómoda cada vez que me veía en el espejo. Puede que fuera por la enorme diferencia de belleza entre ambas. En mi vida anterior, era increíblemente sencilla, un hecho que se acentuaba aún más ahora que mi cabello era negro.

Sir Leonhard lleva un cuello alto negro y un abrigo gris. Su cinturón y sus botas son de color marrón oscuro a juego. La gruesa capa que lleva es de uso invernal, pero no tenía pieles alrededor de la capucha como la mía. Solo son simples colores oscuros, pero… ¡aun así se ve genial!

Su habitual traje de caballero con cresta de flores era bonito de por sí, pero la forma en que se viste ahora desprende un aire diferente. ¡Quiero verlo con otro tipo de ropa también! Algún tipo de ropa tradicional como la que usa el Clan Kua podría sentarle bien…

Mientras se me caía la baba con mis delirios al ver a sir Leonhard con ropa tribal, me acordé del señor Wolf y de Lily.

Mientras estaba en el castillo, ninguno de los miembros del Clan Kua vino. Claro, se necesita mucho tiempo para hacer las maletas y viajar, así que no se podía evitar, pero tenía muchas ganas de saludarlos a todos. Esperaba darle un buen abrazo de “bienvenida” a Lily… Y luego escucharla responder tímidamente con un “estoy en casa”…

—¿Princesa?

Con la cabeza baja, sir Leonhard me llamó preocupado.

—¿Hace demasiado frío después de todo? ¿O acaso está cansada?

—¡No! No tengo el más mínimo frío. ¡Estoy totalmente bien!

Sacudí la cabeza apresuradamente, pero la expresión de sir Leonhard no se aclaró.

—Vamos a tomar un descanso…

—No, no es necesario. De verdad.

—No, no lo permitiré. Viajar a caballo cuando no se está acostumbrado puede suponer más estrés para su cuerpo de lo que cree.

Ciertamente, no estaba acostumbrada a montar a caballo.

Pero también era la princesa que atravesó las montañas a pie después de navegar en un barco. Me consideraba bastante dura en comparación con las demás chicas del mundo.

Sin embargo, sir Leonhard se había decidido.

Cuando llegamos a una abertura, detuvo el caballo y colocó una tela sobre una roca que parecía lo suficientemente cómoda para que me sentara. Incluso después de atar el caballo a un árbol, realizó otras tareas, como ponerme una manta sobre los hombros e incluso proporcionarme toallitas para las manos.

Cuando recibí la bebida que me ofreció, en mi interior, se agitaron sentimientos encontrados.

—Sir Leon…

—¿Sí?

Sir Leonhard respondió despreocupadamente, con su cuerpo en una posición que me bloqueaba el viento.

Sí… Soy feliz. Sé que soy feliz, pero…

—¿No está siendo un poco sobreprotector?

Los ojos de sir Leonhard se abrieron de golpe, como si le hubieran pillado desprevenido. Miró hacia la derecha y hacia el cielo mientras apoyaba la barbilla en sus dedos.

¿No me digas que no se ha dado cuenta?

—¿Es… así?

Asentí a su incierto susurro.

Sir Leonhard me acompaña como escolta, no como sirviente.

Y, a pesar de eso, seguía cuidando de mí. No podía soportarlo. Puede que sea una princesa, pero puedo ocuparme de las necesidades básicas por mí misma.

Además, si me miman todo el tiempo, me acostumbraré a ser mimada y actuaré de nuevo como una princesa protegida. Por fin he madurado algo desde entonces, así que prefiero no volver a empezar de cero.

Naturalmente, no podía decirle todo eso, así que lo que salió fue solo la mitad de lo que realmente sentía. Sir Leonhard parecía ansioso.

—¿Le he causado problemas?

—¡No ¡Nada de eso! Es que… Lo siento…

—Entonces, por favor, no se preocupe.

Era difícil refutar un comentario así.

Me pregunté si a Sir Leonhard le gustaba cuidar de mí. Escuché que en el juego tenía muchos hermanos pequeños que estaban muy bien cuidados.

Si esto es una recompensa, ¿debería disfrutarla? He estado bailando en el borde de mi asiento todo este tiempo… Me pregunto si podré acostumbrarme a esto algún día…

Sin embargo, sir Leonhard hizo estallar una bomba casualmente, sin saber el conflicto que había en mi corazón.

—Parece que disfruto atendiendo sus necesidades.

Casi escupo la bebida.

Que alguien, por favor, me elogie por ser capaz de mantener a raya mi agitación interna.

Quise preguntarle qué quería decir con eso, pero después de verlo con una sonrisa, lo supe inmediatamente.

A él probablemente le gusta cuidar de los más jóvenes. Yo no era alguien especial, y él no estaba jugando con el corazón de una doncella ni nada por el estilo.

Pero el corazón de una chica enamorada puede ser complicado, así que, por favor, comprenda que me siento un poco amargada en este momento.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.