La vida después del matrimonio – Capítulo 23: Viviendo con un pequeño

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


¡Sé que te gusta admirar a los hombres hermosos, así que te envié uno para que juegues! ¿Estás feliz? o más bien ¿emocionada? 

Después de que terminó el mes de julio, llegó el sofocante mes de agosto. El abrasador y apasionado sol estaba cumpliendo diligentemente con su servicio en el cielo, haciendo que todos lo odiaran o lo amaran.

Al mencionar agosto, no pude evitar conectarlo con las vacaciones de verano, un tiempo lejano y feliz, lejos de mí.

Pero este año, confiando en la suerte de mi madre al huir de casa, tuve la suerte de oler el aroma de las vacaciones de verano. La razón era que tenía que cuidar a un pequeño que acababa de salir de vacaciones de verano.

Primero, necesito explicar un poco sobre la relación y los sentimientos entre mi madre y yo.

Todo el mundo sabe que cuando entré a la escuela secundaria, mi madre se fue de casa. Pero esto no significó que la relación entre nosotras se enfriará. De hecho, era todo lo contrario, cuanto más separadas estábamos, mejores eran nuestros sentimientos. No me preguntes por qué, ya que, hasta el día de hoy, ni siquiera entiendo nuestra relación.

Aunque no estuvimos una al lado de la otra, ella entiende que me gusta admirar a los hombres guapos al igual que entiendo que a ella le gusta ser perseguida por papá, una especie de mal gusto.

Nuestra relación era más de amigas o hermanas que de madre e hija. No hubo absolutamente ninguna brecha generacional, bloqueo de pensamientos o comunicación desordenada.

Por lo tanto, mi padre llegó a una conclusión: Xia Ying es una niña perfecta para ser criada con ciertas libertades.

Sobre el tema de los “pensamientos entrelazados” entre mi madre y yo, nadie debería pensar que realmente nos habíamos basado en eso. Aunque ella es mi madre biológica y yo su hija biológica, la sangre es más espesa que el agua, pero ¿cómo era esto posible? Estábamos a millas de distancia, así que no importa cuán interconectadas estuviéramos, seguramente habrá brechas. Por lo tanto, confiamos en la tecnología moderna: la computadora y el teléfono para comunicarnos y comprender a la otra parte, así como para captar sus movimientos.

Por ejemplo, mi madre se enteró de mi matrimonio a través de un correo electrónico, una impactante noticia. A través del chat de video de kakao, mamá y Han Lei lograron, de alguna manera, hablar y, por mi parte, logré que el yerno le rindiera respeto a su suegra. A través de una llamada telefónica, me enteré del paradero de mi madre y comprobé su seguridad.

Después de tantos años, mi madre seguía deambulando sin freno por diferentes países y ciudades. Lo único que no cambió fue que nos llamábamos tres o cuatro veces al mes. Al menos una llamada telefónica a la semana cada mes. Después de asegurarnos de que la otra parte todavía estaba viva, nos reíamos y poníamos al día sobre nuestras vidas.

Así, la primera noche de agosto, mi teléfono sonó temprano. Después de dejar que sonará durante tres segundos, respondí la llamada sin dudarlo y ni siquiera miré la pantalla de llamadas.

—¡Ying, querida! ¿Extrañaste a mamá? ¿Estabas esperando la llamada de mamá?

El teléfono transmitió la voz de estilo único de una madre llena de vigor anormal.

—Francamente —dije con calma, —durante el primer año que te fuiste, incluso si nos llamábamos todos los días, siempre estaba deseando que llegara. Pero después de tantos años, lamento decirte que ya no lo espero con ansias. Además, sugiero que nos llamemos una vez al mes.

—¡Qué niña tan odiosa! —Mi madre se quejó por teléfono, pero su voz carecía por completo de ese tipo de significado. Era más como si estuviera teniendo una rabieta.

—Esta vez te estoy buscando porque es beneficioso para ti —dijo mi madre en un tono complacido, —ve al aeropuerto mañana para recoger a un hombre llamado Ouyang Shuai. Vivirá con ustedes y tienes que cuidarlo durante un mes. Sé que tienes un gusto especial. ¡El producto de esta vez definitivamente será de tu agrado!

¡Esto es injusto! ¡Me está acusando injustamente! ¿Qué quiso decir con que tenía un gusto especial? Me gusta admirar a los hombres guapos, eso es todo. ¿Por qué lo dijo como si fuera una pervertida? Además, ¿Como es posible que una mujer casada cuide de otro hombre? Impensable.

Además, un hombre que necesitaba de alguien para que lo cuidará ¿estaba lisiado, discapacitado, retrasado o qué?

—Eh…

Justo cuando estaba a punto de explicarle a mamá sobre las circunstancias y el verdadero rostro del Han Lei de nuestra familia, ella ya lo había anticipado e interrumpió rápidamente mis palabras.

—Sin objeciones. Solo tienes una opción y es obedecer la orden. ¡Ahora, dale el teléfono a mi obediente yerno! ¡Sé buena!

Realmente era normal que una madre olvidara a su hija una vez que tenía un yerno.

Sostuve mi teléfono frente a mis ojos e hice una mueca. Se lo entregué a Han Lei, que estaba sentado a mi lado y dije con frialdad —la emperatriz viuda se acordó de nosotros y espera que recibamos su favor.

Han Lei recibió el teléfono sonriendo. Parecía que realmente le gustaban y esperaba con ansias las llamadas telefónicas de mi madre.

A lo largo de toda la conversación, después del saludo de cortesía que Han Lei pronunció al principio, escuchó en silencio después. Me miraba de vez en cuando y la sonrisa en su rostro se hacía más y más grande, hasta que evolucionó a la última forma de ver solo los dientes, pero no los ojos.

Era una expresión muy extraña.

¡No pude evitar sentir un escalofrío en la espalda al ver esto! Luego, miré sospechosamente a Han Lei, que estaba hablando por teléfono con mi madre y pensé, estos dos no estarán conspirando en algo perjudicial para mis intereses, ¿verdad?

En última instancia, bajo la “orden” de mi madre, Han Lei, decidió saltarse abiertamente el trabajo con su esposa para ir a buscar a alguien al aeropuerto.

Entre las muchas personas que iban y venían del aeropuerto y los muchos amigos y familiares que esperaban, Han Lei y yo éramos uno de ellos.

Estaba soleado afuera, con una temperatura abrasadora, estaba muy contenta de que hubiera aire acondicionado dentro del aeropuerto. De lo contrario, incluso si el agua estuviera llena de tiburones, me lanzaría en busca de oportunidades.

En este momento, estaba sosteniendo un letrero, que fue escrito por Han Lei anoche, con tres grandes palabras en él, “Ouyang Shuai”. Me paré afuera de la puerta con él esperando a un hombre con este nombre.

Mientras el vuelo descendía con gente saliendo por la puerta, caminé de puntillas y levanté el letrero con la esperanza de atraer la atención de Ouyang Shuai y que caminara hacia nosotros.

Mi madre dijo que Ouyang Shuai era un hombre que se adaptaba a mis gustos especiales, por lo que ciertamente es un hombre guapo que podría reconocer fácilmente. Pero, incluso después de que la mayoría de los pasajeros se habían ido, todavía no pude ver a ese hombre considerado como de un “gusto especial”. ¿Será que es el tipo de chico guapo que le gusta ser el último en salir?

Justo cuando no sabía qué hacer, un niño, increíblemente hermoso, acercó su pequeña maleta hacia nosotros y preguntó cortésmente —¿están esperando a Ouyang Shuai?

Lo miré y asentí.

Al ver mi afirmación, el pequeño niño sonrió brillantemente, mostrando sus hoyuelos y dijo: —¡Hola, soy Ouyang Shuai!

Espera… Miré al lindo niño frente a mí y no pude evitar abrir la boca. Ouyang Shuai? ¿Un hombre? ¡Es simplemente un niño pequeño!

Asombrada, abrí mi bolso y busqué mi teléfono, planeando confirmarlo con mi madre.

El pequeño niño parecía haber recordado algo, abrió su mochila y sacó una carta, —Hermana, la tía Mo me dijo que te diera esto.

Un niño tan lindo y llamándome dulcemente hermana…

Recibí sonriendo la carta que me escribió la “tía Mo” y leí cuidadosamente:

Ying cariño, ¿sorprendida? No podrías haber imaginado que Ouyang Shuai era solo un niño pequeño, ¿verdad? De hecho, llamarlo hombre no estuvo mal, después de todo, algún día se convertirá en uno. Debes haber pensado mal, ¿verdad? ¿De verdad pensaste que era un hombre maduro que podría amenazar a Han Lei? ¿Cómo puede ser? Amo muchísimo a Han Lei, además, ¿realmente existe una persona así? Bien, volvamos al tema principal. Actualmente, los padres de Ouyang Shuai están en medio de una demanda de divorcio y para no tener una mala influencia sobre él, decidimos enviárselo a ustedes durante el verano, antes de que termine la demanda. Ese pequeño parece haber conocido a Han Lei antes. y le gusta mucho. Además, ya hablé con Han Lei y aceptó sinceramente esta tarea. Entonces, espero que cooperes bien y cuides adecuadamente de él. En realidad, este niño…

Mirando las tres letras llenas de palabras escritas por mi madre, descubrí para mi sorpresa que mi frente estaba completamente llena de líneas negras.

Guardé la carta con cuidado y observé a Ouyang Shuai. Tenía solo diez años, su altura solo llegaba a mi cintura, pero ya estaba comenzando a exudar un aura elegante. Con el tiempo, se convertirá en un hombre apuesto por el que todas las mujeres se volverán locas. Este pequeño tiene un peinado corto, naturalmente rizado, brillantes ojos de fénix, cuyas esquinas exteriores se inclinan hacia arriba, mejillas sonrosadas, es muy simpático.

¡Dios! Esto es lo que significa el tener un nombre hermoso indica, real y justamente lo que significa su nombre. ¡Este es el poder de los genes!

El pequeño estaba parado allí con buen comportamiento, dejándome observarlo, ni ansioso ni quisquilloso. Parece que su educación era bastante buena y que su temperamento principesco aristocrático era aún más evidente.

Mirando a este niño de alta calidad que estaba a punto de vivir en nuestra casa, con mucho gusto le extendí la mano, —Soy Xia Ying, puedes llamarme hermana mayor —señalé a Han Lei, —Él es Han Lei puedes llamarlo hermano mayor, viviremos juntos por un mes.

Ouyang Shuai sonrió tímidamente y agarró mi mano, diciendo tímidamente —¡Hola hermana mayor y hermano mayor!

Ouyang Shuai parecía tener una gran primera impresión de nosotros. No, debe decirse que tuvo una gran impresión de Han Lei, mirándolo con adoración y admiración.

Esto me hizo pensar en Qin Hao y me pregunté si debería encontrar algo de tiempo para que este pequeño y Qin Hao se conozcan un poco. Después de todo, tienen la misma expresión cuando miran a Han Lei.

Han Lei mostró una típica sonrisa de negocios hacia Ouyang Shuai y después de saludarlo, tomó la mano del niño con una mano y tiró de su pequeña maleta con la otra. Sostuve la otra mano del pequeño y salimos del aeropuerto.

Ouyang Shuai, que estaba siendo retenido por Han Lei, sonrió felizmente, era adorable. No pude evitar venerar a Han Lei, este tipo era del agrado de hombres y mujeres, jóvenes y viejos por igual. Un Qin Hao no fue suficiente, y ahora había una adición con este pequeño, demasiado admirable.

Han Lei nos hizo esperar afuera del aeropuerto mientras sacaba el auto del estacionamiento, así que estaba sola con el pequeño.

Como no suelo interactuar con niños de su edad, por un momento no supe de qué hablar con él, por lo que el estado de ánimo se volvió un poco incómodo y silencioso.

Justo en ese momento, Ouyang Shuai habló con un tono helado e insondable —¡Tía, creo que no coincides con el hermano mayor Han Lei!

¿Tía?

Mis cejas se torcieron y me giré para mirar al pequeño engreído Ouyang Shuai. En ese momento, él no tenía el aspecto lindo y adorable que vi hace un rato, más bien, su mirada era de menosprecio, le parecía desagradable a la vista.

¿Estaba poseído?

Además, ¿por qué me llamo tía y a Han Lei hermano mayor cuando él es claramente mayor que yo? No es justo, ¡nada justo!

Sin esperar mi respuesta, Ouyang Shuai una vez más me miró con frialdad y sus ojos contenían un rastro de hostilidad.

Bien, aunque me tomó desprevenida, entendí un poco que él y los síntomas iniciales del camarada Qin Hao eran los mismos. Tenían una hostilidad inexplicable, sin sentido y querían mantenerse lejos de mí.

Han Lei, ah Han Lei, ¿qué has hecho en tan poco tiempo?

Pero este Ouyang Shuai parecía ser aún más divertido para jugar, así que sonreí y decidí tratarlo como un rival. Después de todo, jugar con un “rival” era mejor que jugar y desafiar a un “niño”.

Por lo tanto, después de ajustar mis sentimientos, le sonreí y lentamente dije —¿oh? Pero ¿qué pasa con eso? ¡Incluso si no estoy a la altura, sigo siendo su esposa!

El mocoso estaba aturdido, luego se enojó y guardó silencio.

Tal vez, no haya conocido a una persona como yo antes, Ouyang Shuai se atragantó y me miró con tenacidad, esto promete ser sumamente divertido.

Mocoso, me aseguraré de cuidarte bien. ¡Te prometo que tendrás unas vacaciones de verano inolvidables y agradables! ¡Espéralo!

¡Madre! ¡Definitivamente terminaré la tarea de manera sobresaliente!

| Índice |

Un comentario en “La vida después del matrimonio – Capítulo 23: Viviendo con un pequeño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *