La vida después del matrimonio – Capítulo 24: Usando una máscara

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Un tal Ying dijo una vez que ¿criar a un niño era una cuestión de disciplina? Si no puedes cuidar a un adoslecente, ¿no me digas que podrás con un bebé?

Con toda honestidad, Ouyang Shuai era un niño sensato y lindo, me gustaba bastante. En comparación con esos niños que no lo eran y les gustaba ser falsos, me gustaba más su franqueza. Al menos fue franco frente a mí, especialmente sobre su adoración por Han Lei.

Después de conocerlo por unos breves diez minutos, descubrí que este niño era bastante interesante. Cuando estábamos fuera del alcance de Han Lei, solo discutíamos. Era un niño que realmente sabía cómo actuar, por lo general usaba una linda máscara como Han Lei. Si él no hubiera tomado la iniciativa de exponerse en aquel momento, realmente me habría engañado. Pero qué lástima, después de todo he estado viviendo con Han Lei, quien es el rey de las máscaras, por un largo período de tiempo. ¿Realmente tomaría en serio a este niño?

Solo es por diversión. Cualquiera puede usar una máscara, incluso yo.

Prometo que sus vacaciones de verano no serán aburridas.

Cuando salimos del aeropuerto y llegamos al auto de Han Lei, Ouyang Shuai cambió su apariencia fría y volvió a ser adorable y lindo. Comenzó a usar su voz tierna justo a tiempo para que Han Lei lo escuchara.

—Hermana mayor Ying, quiero sentarme al frente, ¿puedo?

Bueno, me llamó “tía” a espaldas de Han Lei y hermana mayor frente a él. ¿Cómo puede este niño ser tan inteligente?

Sonreí con cariño y dije: —¡por supuesto, siempre y cuando seas feliz!

Después de recibir mi permiso, Ouyang Shuai estaba muy feliz y se sentó con aire de suficiencia en el asiento que siempre había estado reservado para mí. El segundo antes de que la puerta se cerrara, mientras Han Lei no prestaba atención, inesperadamente este mocoso me lanzó una mueca. Casi me reí a carcajadas, una acción tan adorable e infantil. Así que por cortesía, también le devolví una mueca.

Como resultado, estaba asustado por mí…

Luego lo seguí para entrar al auto y, en silencio, observé las interacciones entre los dos hombres, uno grande y otro pequeño. Solo vi la emoción y el enrojecimiento de las mejillas de Ouyang Shuai, moviendo su boquita y mostrando sus hoyuelos con frecuencia. Mientras que Han Lei siguió sonriendo suavemente y respondiéndo a sus preguntas. Aun así, el mocoso seguía muy feliz.

Después de todo, estaba frente a la persona que admiraba, pude entender la emoción de Ouyang Shuai. ¿Pero no tenía miedo de tener una personalidad dividida o un trastorno mental porque sonríe en un segundo y luego es frío y melancólico al siguiente?

En el camino, gracias a Han Lei, Ouyang Shuai me agregó a regañadientes a su conversación. No pude evitar sonreír ampliamente cuando vi la falta de voluntad y la renuencia del mocoso a mostrarlo.

Finalmente, los tres regresamos a casa “alegres”, “armoniosos” y “llenos de afecto”.

En mi opinión, Ouyang Shuai mostró su lado real frente a Han Lei y frente a mí, pero fue en términos de carga positiva o negativa.

Después de asignarle una habitación a Ouyang Shuai, Han Lei, quien sorprendentemente estaba de buen humor, tomó la iniciativa de mostrar sus capacidades y preparó una deliciosa cena de bienvenida para el niño.

Mirando la espalda elegante pero ocupada de Han Lei, los ojos de Ouyang Shuai brillaron con las palabras superficiales de adoración. Cuando comió la cena preparada con amor por Han Lei, sus ojos se humedecieron y brillaron aún más.

Miré a Han Lei que tenía su sonrisa característica y luego miré al emocionado Ouyang Shuai, suspiré en mi corazón: Han Lei, ah Han Lei, ¿cuánto quieres que este niño te adore para que estés satisfecho? Siempre estás liberando sin querer tus encantos mortales. ¿Todavía quieres que viva?

Debido a la diferencia horaria, pensé que Ouyang Shuai no se dormiría tan temprano, pero en contra de mis expectativas, se fue a la cama después de refrescarse. Encendió el aire acondicionado, se arropó, sonrió dulcemente, cerró los ojos y planeó continuar su conversación con Han Lei en sus sueños.

Después de bañarme, me puse una camiseta holgada y entré en la habitación de Ouyang Shuai con un vaso de leche en la mano y le pregunté si estaba interesado.

Ouyang Shuai abrió los ojos con dificultad, mirándome a mí y la leche en mis manos. Hizo un adorable puchero y sacudió la cabeza, sus ojos contenían un profundo desprecio y desagrado. Por supuesto, su desprecio y disgusto estaban dirigidos hacia la leche, no hacia mí.

Me encogí de hombros, si no te gusta entonces olvídalo, después de todo forzar a alguien no era el camino a seguir. Por lo tanto, coloqué la leche sobre la mesa y caminé hacia él, ayudándolo a acomodar sus mantas. Aunque era verano el aire acondicionado estaba encendido, si no tenía cuidado podría resfriarse, entonces eso no sería divertido.

Al principio, estaba arropando sus mantas con seriedad, pero cuando vi su rostro tierno y suave, no pude evitar extender mis manos y acariciar un poco su cabeza. Su cabello es exactamente como lo había imaginado. Originalmente, pensé que el mocoso se enfadaría por mi osadía, incluso saltando o al menos expresando sus “sentimientos”. Pero en contra de mis expectativas, el mocoso no solo no se molestó, sino que estaba mirando mi pecho con la cara enrojecida.

Seguí su mirada, bajé la cabeza para mirarme hacia abajo y descubrí que el cuello de mi camiseta era demasiado ancho. Por lo tanto, cuando me incliné, accidentalmente expuse un amplio espacio. Realmente solo expuse un poco, les juro que no fue a propósito.

Me arreglé la camiseta sin expresión y con calma. Miré al todavía sonrojado y aturdido Ouyang Shuai. Sonreí, rodé los ojos y pensé con picardía.

—¡Oye! ¿Cómo puedes mirar a alguien así? ¡Solo tenías que mirar hacia otro lado! —Fingí ser tímida y jugarle una pequeña broma con la situación.

Frente a mis burlas, el mocoso respondió enterrando su cabeza en la manta y no saldría sin importar nada.

¿De verdad vivía en los Estados Unidos, ese país de mente abierta? Era raro mantener pensamientos tan puros y conservadores.

Tenía miedo de que se abrumara por el lugar nuevo, así que amablemente encendí una luz de noche y salí de la habitación. Miré la puerta cerrada, sonreí y me di la vuelta para caminar hacia mi habitación.

Después de entrar en la habitación, descubrí que Han Lei, que se había bañado, estaba recostado en la cabecera de la cama leyendo un libro. Rápidamente, me subí a la cama y habitualmente me apoyé en su hombro. Mi mirada se detuvo en el libro en sus manos y serenamente dije —en verdad, ya viste a través de los verdaderos colores del mocoso, ¿verdad?

Es posible que otras personas fueran engañadas por la “máscara” de Ouyang Shuai, sin embargo, esa “otra persona” no podía ser Han Lei, creo que eso es absolutamente imposible.

Sentí temblar el pecho de Han Lei, se rió y dijo —¿Qué quieres decir?

Fingiendo ser estúpido, ¿verdad?

—Sigue fingiendo y se volverá realidad —exprese con indiferencia

Al escuchar esto, Han Lei dejó el libro en su mano sobre la mesa de noche. Me tomó en un brazo y me miró con su hermoso rostro. Extendió su otro brazo para tocar ligeramente mi nariz, sus ojos brillaban y sonrió, —no importa si lo sabía o no, es interesante, ¿verdad? Si es interesante, ¿importa si finjo que no lo sé?

Este hombre obviamente tenía la idea de “podemos entretenerlo como usualmente lo hacemos entre nosotros”. Justo en ese momento, solo quería describir la adoración que sentía hacia él con las siguientes palabras: ¡Orgulloso! ¡Simplemente demasiado egocéntrico!

♦ ♦ ♦

Al día siguiente todavía era un día de trabajo, así que fuimos a trabajar correctamente.

El saludable Ouyang Shuai que se acostó y se despertó temprano usó una forma extremadamente eufemística para expresar su pedido de seguirnos a la compañía. Incluso nos aseguró una y otra vez que no nos molestaría, ni retrasaría la eficiencia de nuestro trabajo.

Como era de esperar, Han Lei sonrió y asintió con la cabeza.

Moví las comisuras de mi boca mientras miraba la sonrisa de Han Lei y pensé: De hecho, este tipo originalmente había planeado llevar al mocoso a la compañía para “jugar”. Con mi comprensión de él, creo que si el mocoso no estaba dispuesto a ir, aún encontraría una manera de tentarlo para que fuera.

Después de ingresar a la empresa, primero fuí a la oficina de Han Lei con ellos.

Después de que Han Lei llevó a Ouyang Shuai a su oficina, Qin Hao abrió mucho los ojos con una expresión insondable y me preguntó —¿quién es ese niño?

—Mi hijo —dije juguetonamente.

—Deja de hacer el tonto, ese niño no parece tener más de 10 años. ¿No me digas que lo tuviste cuando tenías 15 años? Si eso es cierto, ese niño definitivamente no es del señor Han —Qin Hao explicó con calma.

—¡Oye! ¡Xiao Hao Hao, no pensé que supieras mi edad tan bien!

Qin Hao rechinó los dientes y dijo —¡No me llames Xiao Hao Hao!

Hombre mezquino.

Toqué el brazo de Qin Hao y después de dejar que mirara a Ouyang Shuai conmigo, le pregunté en voz baja —¿Ya viste a ese mocoso?

Qin Hao asintió mientras evaluaba a Ouyang Shuai.

—Toma nota de sus expresiones. ¿Sientes alguna sensación de familiaridad? —Continué preguntando.

Después de escuchar lo que dije, Qin Hao una vez más observó con seriedad al pequeño amigo. Entonces, sus ojos comenzaron a volverse más y más brillantes, como si se encontrara con un amigo lejano.

Parece que notó que el mocoso y él poseen la misma reverencia, adoración y admiración hacia Han Lei. Tenía razón en que son el mismo tipo de personas.

Apuesto a que a Qin Hao le gustó este amigo, Ouyang Shuai, considerando la expresión que tenía cuando lo miraba. Era una ternura tan suave como el agua.

Como era de esperar, amigos íntimos se encuentran con amigos íntimos, dos pares de ojos llenos de lágrimas.

Como esperaba, Han Lei rápidamente envió a Ouyang Shuai a Qin Hao para que lo cuidara. Por lo tanto, se descubrió otra de las capacidades de Qin Hao: una niñera todopoderosa.

El mocoso, originalmente, no estaba dispuesto, pero después de conocer e interactuar con Qin Hao durante una hora, se podría decir que ambos establecieron una amistad profunda e inseparable.

Ni siquiera pude vislumbrar sus siluetas hasta la hora del almuerzo. Creo que estos dos fueron a quién sabe dónde para profesar su reverencia, adoración y admiración hacia Han Lei.

Después del trabajo, Ouyang Shuai y Qin Hao se separaron de mala gana y los tres llegamos a la residencia Han.

Esta noche, la residencia Han estaba brillantemente iluminada, llena de ruido y emoción. Todos se reunieron para celebrar el secuestro exitoso de la cuñada mayor, Su Yue Yan, por parte del hermano mayor, Han Si, en casa.

En la mesa del comedor, Han Si sonrió satisfecho y complacido. Mientras que Su Yue Yan era tímida y bajaba la cabeza, sin atreverse a encontrarse con nuestras expresiones y sonrisas burlonas y provocativas. Por lo tanto, puso toda su atención en Ouyang Shuai, el único extraño en la familia.

El mocoso se portaba muy bien, tanto su boca como su sonrisa eran bastante dulces. Complació a todos hasta el punto de que no sabían dónde estaba el este o el oeste. Todos lo adoraban y se apresuraron a cultivar sentimientos con él, especialmente mi suegra. Ella amaba al mocoso hasta el punto de ser parcial, ignorando por completo a Han Si, quien era nuestro personaje principal original y le otorgó el papel principal al niño.

Aunque Ouyang Shuai recibió toda la atención de mi suegra, tenía algo aún más importante que hacer. Por lo tanto, endureció su corazón y de mala gana se separó del mocoso y lo “prestó” al grupo de hombres. Cuando se puso de pie y aplaudió, nosotras, las mujeres, nos levantamos de inmediato y “obligamos” a Su Yue Yan a entrar en una habitación para “extorsionar una confesión”.

Empujamos a Su Yue Yan para que se sentara en medio de la cama. Mi suegra y yo nos sentamos a su lado mientras Han Min y Han Hui movieron las sillas para sentarse frente a ella.

—¡Oye, oye! ¡Confiesa honestamente! ¿Qué método usó Han Si, ese niño tonto, que te hizo perdonarlo? —Mi suegra sonrió siniestramente y le preguntó a Su Yue Yan.

Dado que nuestra suegra ya ha expresado nuestros pensamientos, las tres restantes tampoco seríamos irrazonables, mostrando tácitamente una sonrisa ambigua.

El rostro ligeramente sonrojado de Su Yue Yan se puso aún más rojo cuando vio nuestras “expresiones feroces”. Bajó la cabeza y jugó con los dedos, confesando tímidamente en voz baja —no fue nada especial. El primer día que vino a buscarme, le cerré la puerta. Al día siguiente, llegó a la entrada de mi empresa con flores y lo empujé cuando trató de detenerme. Al tercer día, vino otra vez a mi casa… Da la casualidad de que todos se fueron de viaje… Luego me metió en la habitación… durante cuatro días y cuatro noches…

Ese refinado y gentil Han Si… Como era de esperar, no podíamos juzgar a una persona por su apariencia.

—Vaya —resopló Han Min.

—¡Cuatro días y cuatro noches! Que salvaje —admiró Han Hui.

—¡Cómo se esperaba de mi hijo! —Mi suegra se rió, —¿Usó una corbata?

Su Yue Yan se sonrojó y se negó a responder.

En cuanto a si Han Si usó una corbata o no, parecía que solo las partes involucradas lo sabrían.

Después de saber todo lo que queríamos, mi suegra aplaudió con satisfacción y les dijo a todos que se dispersaran. Estaba ansiosa por volver corriendo a la sala de estar para seguir interactuando con el mocoso.

Después de que todas abandonaron la habitación una por una, mi suegra tomó mi mano de repente, me miró furtivamente y me susurró al oído —¿por qué ese niño no es de nuestra familia?

Uh, también me interesa saber por qué…

| Índice |

Un comentario en “La vida después del matrimonio – Capítulo 24: Usando una máscara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.