Matrimonio Oculto – Capítulo 103: ¿De quién es la culpa cuando el perro rabioso te muerde?

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


Ning Xueluo intentó persuadirla.

—Junior Ning, sé que no te sientes cómoda con ello, pero estás equivocada en este asunto. No puedes dejar que una disputa entre ambas afecte a la compañía. ¡Lo único que podemos hacer ahora es minimizar el daño!

Ning Xi miró tranquila su fachada que transmitía su deseo por proteger el negocio.

—Senior, si lo recuerdo bien, fue Jia Qing Qing quien discutió conmigo todo el tiempo, intentando perjudicarme. Siempre mantuve las enseñanzas de Changge en mente e intenté no avergonzar a la compañía, poniéndola frente a mí. Soporté y me mantuve en silencio. Incluso cuando me calumniaron, no me atreví a buscar problemas y sólo pude aclarar mi reputación porque algunos internautas amables y colegas dieron un paso adelante por mí. De lo único que los internautas y los fans protestan ahora es respecto a la posición de amante de Jia Qing Qing. ¿No fue ella quien actuó por sus propios intereses sin pensar en la compañía? Incluso culpó a una artista de la misma compañía y como resultado arruinó nuestra imagen. ¿No me digan que Senior está diciendo que si un perro rabioso cae en un pozo y muere mientras te persigue es tu culpa?

Si ella hablaba sobre perdonar a Jia Qing Qing, entonces, la reputación que tanto le había costado limpiar volvería a empeorar.

Perdonar a alguien como Jia Qing Qing cuando el público estaba buscando sangre… ¿En serio creía que era una idiota?

Ning Xueluo casi se atragantó con sus palabras. ¿Qué internautas amables? Era claro que fue ella quien filtró ese video. Tenía mucho coraje para decir algo como eso con tanta calma e inocencia.

Jia Qing Qing, que acababa de calmarse, volvió a enfurecer.

—¡Ning Xi, ¿a quién estás llamando perro rabioso?! ¡Dilo con claridad! ¡Tú…!

—No hay necesidad de publicar alguna disculpa —interrumpió Feng Haoyang en cuanto vio que volvía a enloquecer.

—¿En serio? —La expresión de Jia Qing Qing se volvió una de alegría al instante.

—Qing Qing, escribe una carta explicando que vas a retirarte.

—¡¿Por qué?! —Gritó Jia Qing Qing—. ¿Harás que me retire del círculo del entretenimiento? ¡¿Por qué debo hacerlo?! ¡No escribiré algo como eso!

La expresión de Feng Haoyang mostraba su impaciencia.

—¡Te estoy dejando algo de dignidad permitiéndote escribirla! ¡No me escupas el favor a la cara!

—¡¿Cuál es el problema con ser mantenida?! ¡En la industria del entretenimiento muchas estrellas femeninas tienen patrocinadores a sus espaldas, y muchas de ellas son amantes! ¡¿Por qué debo retirarme?! —Simplemente, no podía aceptarlo.

—¡Tú fuiste la única estúpida como para dejar que el público lo sepa!

—¡Eso no tiene nada que ver conmigo, todo es culpa de esa perra de Han Ying que me traicionó! ¡¿Por qué no vas a investigarla?!

—¿Cómo puedo hacer eso cuando ya renunció? Han Ying era la mánager más calmada de toda la compañía. Pregúntate a ti misma quién podría soportar tu temperamento además de ella. ¡Estaba bien cuando le gritabas y causabas problemas, pero cuando su hijo tuvo una fiebre alta y necesitaba ir al hospital, te negaste a dejarla ir! Eventualmente, para el momento en que llegó a media noche, tuvo que ir a cuidados intensivos porque había empeorado. ¡Él sigue en una condición crítica ahora mismo!

Feng Yaohang comenzó a listar sus berrinches uno tras otro. No fue sólo a Han Ying, sino que él ya estaba cansado de limpiar todas las acciones despreocupadas de Jia Qing Qing.

Después de escuchar eso, ella seguía sin sentir que había cometido algún error.

—¡No es como si hubiera muerto al final! Los doctores están para este tipo de situación, aunque la hubiera dejado ir, no habría podido hacer ninguna diferencia. ¿Realmente valía la pena empujarme a este agujero?

Hasta ahora, Jia Qing Qing no entendía por qué la normalmente débil Han Ying haría algo como esto de repente. Se había divorciado de su esposo y su hijo estaba muy débil. Necesitaba de una gran cantidad de cuidados médicos, y su tarifa en el hospital era alta todos los meses. Sin su trabajo, ¿cómo pagaría por todo eso?

Nunca habría adivinado que alguien como Liang Feixing tomaría acción personalmente contra alguien de poca monta como ella.

| Índice |

2 thoughts on “Matrimonio Oculto – Capítulo 103: ¿De quién es la culpa cuando el perro rabioso te muerde?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *