Matrimonio Oculto – Capítulo 104: ¿Quién no tiene esqueletos en el armario?

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


Feng Haoyang apretó su entrecejo, rindiéndose a seguir comunicándose con ella. Intentar explicarle la situación a una idiota era lo más estúpido que podía hacer.

La compañía había invertido un montón en Jia Qing Qing, pero no había forma de recuperarse con este incidente. Sin importar cuántas fueran las pérdidas, sólo podían rendirse.

Viendo que Feng Haoyang ya había decidido, Jia Qing Qing saltó hacia Ning Xueluo como si estuviera en el borde de su vida.

—¡Señorita Xueluo, debe ayudarme! ¡Deje que la señorita Chang sea mi mánager! ¡Le garantizo que seré obediente! ¡Le prometo que publicaré una disculpa!

Al escuchar esto, la expresión de Chang Li se volvió una de horror al instante. ¿Que ella se encargue de Jia Qing Qing? Ning Xueluo no haría eso, ¿verdad?

Por supuesto, Ning Xueluo no era tan tonta como Jia Qing Qing.

—Qing Qing, no es que no quiera ayudarte, pero escuchaste lo que Ning Xi acaba de decir. Ella no quiere ayudar. Esta es la decisión de la compañía, así que no puedo hacer nada —dijo con una expresión preocupada.

Sabía que, una vez que este asunto terminara, Jia Qing Qing no tendría otra oportunidad. Sin embargo, quería usarla para arrastrar a Ning Xi al fondo sin importar qué. Era una lástima que Feng Haoyang ya hubiera descubierto que disculparse sin hacer nada en este punto sólo provocaría la caída de otra actriz, así que decidió rendirse con Jia Qing Qing.

Había pensado que era una gran arma para usar contra Ning Xi. ¿Quién habría pensado que sería tan estúpida como para caer y aumentar la popularidad de Ning Xi en el camino? ¿Cómo era posible que hubiera gastado su esfuerzo en alguien como ella?

—¡Ning Xi! ¡Perra! ¡Sólo espera, aunque vaya a morir, te arrastraré conmigo! —Jia Qing Qing finalmente comenzó a desesperarse. Intentó ventilar su ira en Ning Xi, pero Feng Haoyang llamó a seguridad y fue arrastrada fuera.

Ning Xi no quería gastar energía odiando a este tipo de persona. Sólo tenía simpatía por ella, quien no supo, hasta el final, que fue usada como carne de cañón.

Feng Haoyang miró a Ning Xi, y su expresión se volvió amable.

—Ning Xi, sólo concéntrate en tu película actual. Si los resultados son buenos, la compañía se enfocará en ayudarte a crecer. Sin embargo, las palabras de Xueluo tienen sentido. Mantén un perfil bajo y no causes problemas innecesarios.

Desde el estallido inicial para calumniar a Ning Xi hasta que se aclaró su inocencia, con el retiro forzado de Jia Qing Qing al final, toda la secuencia de eventos parecía un plan de relaciones públicas ejecutado a la perfección. Aunque Feng Haoyang sospechaba que había alguien detrás de escena, no pudo encontrar ninguna abertura, así que sólo podía asumir que Ning Xi tenía mucha suerte.

—Gracias, Director Feng. Eso haré.

Ning Xi tenía escrito en su cara lo agradable que era esta sorpresa y el miedo por el futuro.

♦ ♦ ♦

Después de dejar el cuarto de conferencias, Ning Xi fue al baño, donde Ning Xueluo entró apresurada. Ella se cruzó de brazos y la miró con burla.

—Ning Xi, luego de sacar a la luz los esqueletos de los demás, ¿no tienes miedo de que alguien vaya a cavar los que se encuentran en tu armario?

Ning Xi entrecerró los ojos ligeramente, revelando un brillo frío.

—¿Quién no tiene un par de esqueletos en el armario en esta industria? ¿No los tienes tú también, señorita Ning? —Dijo con indiferencia luego de girarse. Le puso especial énfasis al apellido, y luego pretendió que acababa de darse cuenta de algo—. ¡Ah! ¿Hablando de eso, no encaja contigo el título de Jia Qing Qing de una “amante fingiendo ser una heredera rica”? Cuando llegue el tiempo de exponerte, ¿no me estás ahorrando el tiempo de pensar en un titular?

Era como si hubiera apuñalado el punto débil de Ning Xueluo.

—¡¿De qué estás hablando?! ¡He estado en la familia Ning desde que nací, y soy la única hija que padre reconoce! ¡En cuanto a Su Yan, fallaste en evitar que su corazón temblara, ¿no piensas que nadie creerá en tus tonterías?! —Rugió de inmediato.

—Entonces… ¿deberíamos intentarlo? ¿Por qué no revelo mis esqueletos también? Hay muchas personas afuera, la ubicación de los dos hombres que sobornaste sigue siendo desconocida. Quizás, tendré más suerte si los buscamos públicamente.

| Índice |

Un comentario en “Matrimonio Oculto – Capítulo 104: ¿Quién no tiene esqueletos en el armario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.