Matrimonio Oculto – Capítulo 115: La calma antes de la tormenta

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


En ese momento, la noche estaba por caer y la luz era perfecta. El equipo de escenografía ya había preparado todo, y todos los actores estaban en su lugar.

Después de cambiarse, Jiang Muye comenzó a sentirse nervioso, algo que no era común en él. Hablando estrictamente, aunque hubiera salido con Ning Xi antes, ni siquiera había tocado sus dedos, ni hablar de besos.

No había pensado que la primera vez que lograría hacerlo no sería durante su noviazgo, sino en una filmación.

Tomando una respiración profunda para controlar sus emociones, una gran fuerza lo golpeó en la espalda. Vestida con un disfraz suave y su cabello atado en una cola alta, Ning Xi pasó su brazo por el hombro de Jiang Muye.

—¿Qué estás haciendo, rubia? No estarás nervioso, ¿verdad?

—¡Suéltame! ¡¿Quién está nervioso?! ¡El número de escenas de beso que hice es mayor a las veces que has comido arroz! —Jiang Muye la alejó infeliz. El hombro sobre el que ella estaba apoyada se sentía en llamas.

Fue en ese momento que Guo Qisheng se acercó preocupado.

—No pudimos sacar a todo el personal no relacionado con la escena. ¿Estarán bien?

Normalmente, quitarían al personal que no estaba involucrado cuando se hacían escenas de este tipo. Esto era para evitar que los actores se sintieran incómodos y afectara su actuación, pero Ning Xi se encogió de hombros con una expresión relajada.

—¡Estoy bien! El Senior Jiang dijo que el número de escenas de beso que ha hecho es mayor a las veces que he comido arroz, así que definitivamente estará bien.

—¡Entonces, comencemos! —Dijo Guo Qisheng luego de reírse con fuerza—. Como es el beso más importante de toda la película, mis estándares estarán un poco altos. Sin embargo, ya que los dos acaban de comenzar a trabajar juntos, estará bien si no lo hacen bien de inmediato. Lo haremos lento, y estará bien, aunque tengamos que hacerlo muchas veces —les aseguró.

Escuchando que el Director les daba permiso para hacer el beso varias veces, la esquina de la boca de Jiang Muye tembló. Sus palabras no lo habían calmado en absoluto. Por el contrario, su corazón comenzó a latir con fuerza.

¡Hay algo mal conmigo! ¡Es sólo una escena de beso, ¿por qué mi corazón está latiendo con tanta fuerza?!

Nadie vio la cámara de alta definición que volaba por sus cabezas en círculos. En la calle a cien metros del estudio, un auto negro estaba aparcado.

Dentro del vehículo, había varias pantallas ubicadas para proyectar la grabación.

Lu Tingxiao estaba vestido con un traje de negro, con su remera abotonada hasta el final. Sus dedos delgados sostenían su frente. La luz de la pantalla se reflejaba en sus pupilas negras, mientras observaba a la chica disfrazada sin decir nada.

Sentado a su lado, Lu Jingli miró por la ventana momentáneamente, luego se giró hacia la pantalla en el auto. Tenía una expresión preocupada en el rostro.

—Hermano, ¿estás seguro de que sólo los observarás sin hacer nada? ¿Entonces, por qué no te quedaste en casa si sólo ibas a mirar? ¿Por qué te torturas de esta manera?

Temiendo las consecuencias después de decir tanto, observó el rostro de su querido hermano, actualmente oculto por la luz del atardecer.

—No estás explotando, pero estás en silencio, así que todos moriremos sin saberlo… ¿Por qué tengo un mal presentimiento al respecto? —Murmuró para sí mismo.

Después de todo, había crecido junto a Lu Tingxiao por lo que comprendía muy bien su personalidad. Este hombre lucía frío y arrogante por fuera, aparentando no tener ningún deseo. Pero en realidad, tenía sentimientos increíblemente frustrantes hacia todo aquello que marcaba como su territorio.

Desde que Ning Xi apareció, Lu Tingxiao sólo le había mostrado su lado más brillante y cálido. Sin embargo, Lu Jingli sabía que siempre y cuando fuera algo que quisiera, no había nada que no pudiera hacer. Tenía la paciencia de una bestia cazando. Esta fachada no duraría por mucho tiempo más, pero no había forma de saber cuándo explotaría en miles de pedazos.

Estos últimos días estuvo viviendo con su corazón en filo. Después de descubrir que ese niño Jiang Muye solía salir con Ning Xi antes, había comenzado a sudar por él.

Viendo que se trataba de su sobrino, buscaría una forma de advertirle más tarde. De otra forma, cuando llegue el momento, moriría sin saber cuál fue la causa.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.