Matrimonio Oculto – Capítulo 116: ¿No terminarían en el infierno si ellos se besaban?

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


La grabación comenzó.

Vendedores ambulantes ofrecían linternas de colores a los lados de la calle. Los plebeyos pasaban sosteniendo algunas en sus manos, y el lugar estaba lleno de risas y alegría.

Meng Changge estaba arrastrando a Sun Huanqing fuera del hospital en donde se había encerrado para atender a los pacientes.

La cámara los siguió mientras avanzaban. Estaba capturando a un joven y a una dama corriendo por las calles iluminadas de Chang’an. La escena era hermosa, más allá de lo que se podía describir.

Esta escena no tenía diálogo. En su lugar, el foco estaba en la escena y los cambios en las expresiones faciales de los actores. Meng Changge estaba llena de emoción. Sun Hanqing se había mostrado reacio al principio, pero más tarde fue infectado por la alegría de la joven, y caminaron entre la multitud juntos.

Después de andar por un rato, Sun Huangqing se dio cuenta de que la chica seguía tomando su mano y se apresuró a soltarse. Por el contrario, Meng Changge lo tomó con más fuerza y se rehusó a dejarlo ir. Su expresión transmitía con claridad “esta mano es mía”.

—Señorita Meng, por favor compórtese con dignidad. ¡Hombres y mujeres deben mantener su distancia! —Dijo ansioso.

—En verdad eres un tonto amante de los libros. ¿Qué pasará si nos separamos porque dejé ir tu mano? —Meng Changge frunció el ceño, observándolo.

—¡Si nos separamos, que así sea! —Escupió con resentimiento.

—Sun Huanqing, tú… —Meng Changge soltó su mano con ira y se internó en la multitud.

Mientras observaba su figura roja desaparecer entre la gente, la expresión de Sun Huanqing se puso cada vez más ansiosa. Últimamente, había escuchado un rumor en la capital sobre algunos ladrones de flores[1]. Las mujeres de algunas casas se habían perdido y, en este momento, las calles eran caóticas. Era sólo una joven, ¿qué pasaría si le sucedía algo?

Ahora estaba preocupado. Se había olvidado por completo de que ella era una demonio hábil en la calle. Aunque se cruzara con el ladrón de flores, entonces sería el día de mala suerte del malhechor.

La cámara comenzó a seguir a Sun Huanqing mientras buscaba desesperado a través de la multitud. Cuando estaba por colapsar por la frustración, alguien palmeó su hombro.

Al girarse, se encontró con una persona usando una máscara de demonio.

—Doctor Sun, ¿estaba buscándome? —Preguntó complacida. Al escuchar la voz familiar, Sun Huanqing no pudo controlar su alegría y la jaló entre sus brazos.

Era claro que Meng Changge no había esperado tal reacción del usualmente conservador Sun Huanqing, por lo que se congeló.

En la próxima escena, Meng Changge tomaría la iniciativa y besaría a Sun Huangqing. Las fans que observaban de lejos estaban tan emocionadas que contuvieron el aliento mientras fijaban sus miradas en las dos personas, sin atreverse a respirar. Sólo con sus imaginaciones, ya sabían que el primer beso entre ambos sería hermoso.

Al mismo tiempo, había otra persona conteniendo el aliento. Esa persona era Lu Jingli, que estaba sentado en el auto negro.

Él se estremeció y se pegó a la ventana para permanecer tan lejos como pudiera de su hermano. Estaba tan asustado que incluso cerró los ojos porque no podía soportar verlo.

No podía creer que el otro hombre fuera a observar sin hacer nada. La temperatura en el auto había descendido hasta el punto en que congelaba cuando Ning Xi sólo había sostenido la mano de Jiang Muye, además de cuando se abrazaron. ¿No terminaría en el infierno si ellos se besaban?

¿Se produciría un baño de sangre?

Sin importar cómo lo pensara, Lu Jingli no podía entender cómo haría su hermano para cancelar la escena sin enfurecer a Ning Xi.

Observó la escena con cuidado a través de sus dedos, sólo para ver a Ning Xi quitándose su máscara lentamente, observando a Jiang Muye enamorada. Luego envolvió sus brazos alrededor del cuello de su compañero de escena para acercarlo…

¡Es el fin! ¡Alguien va a morir!

En el momento en que Lu Jingli gritaba de angustia, todas las linternas del camino se apagaron de repente. Era como si la ira silenciosa de su hermano lo hubiera provocado.

Fue aterrador y no había nada que pudiera comparársele.


[1]Violadores

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.