Mundo Marcial – Capítulo 207: Tesoros robados

Traducido por Zico

Editado por  Ayanami


Este tipo de tesoro no estaba registrado en el panfleto de la Montaña Estruendo del Trueno. Pero, si era algo que el Dragón Jiao del Trueno apreciaba lo suficiente como para colocarlo bajo su cama, era definitivamente un objeto extraordinario.

Lin Ming sacó bruscamente la extraña piedra púrpura y la rodeó con sus dedos. Pudo sentir que la piedra, parecida al jade, estaba tibia al tacto, no helada como había imaginado.

Lo que más sorprendió a Lin Ming fue que los arcos eléctricos púrpura que aparecían alrededor de la extraña piedra también eran de naturaleza templada. Era sabido que la mayoría de los poderes del trueno son ferozmente violentos, destructivos y de naturaleza incontrolable. Si entran en los meridianos de un artista marcial normal, solían sufrir graves heridas que tardaban mucho en sanar.

Pero el poder del trueno que emitía esta extraña piedra era suave y puro, como una casta brisa de verano. Era realmente inconcebible.

Lin Ming quería absorberlo inmediatamente, pero si lo hacía, su cuerpo habría absorbido demasiadas fuentes de poder diferentes. Eso no sólo no aumentaría su fuerza, sino que también afectaría negativamente al flujo de su esencia verdadera.

Lin Ming colocó la piedra en su anillo espacial.

En solo media varita de incienso de tiempo, Lin Ming había tomado las 30 o 40 Frutas de Hierba del Rayo y también esa extraña piedra de trueno púrpura. Simplemente, había tesoros por todas partes para tomar. Por supuesto, Lin Ming había arriesgado su vida para conseguir esta oportunidad.

Después de salir de la habitación, había una última cámara de piedra delante de Lin Ming. Esta cámara de piedra era mucho más pequeña que las dos anteriores, y sólo tenía unos cientos de metros de ancho.

Después de entrar en la cámara de piedra, los ojos de Lin Ming brillaron con deleite. Delante de él, había un solo bambú de unos tres metros de altura. Todo su tallo era de un profundo y brillante color púrpura. Sus exuberantes hojas eran como espadas afiladas que crecían hacia arriba, y cada hoja tenía unos treinta centímetros de largo.

Los bordes de las hojas de bambú destellaban con pequeños arcos de relámpagos púrpura. Lin Ming sólo se inclinó, y fue capaz de sentir todos los pelos de su cuerpo erizados por la electricidad. Este era el campo de fuerza creado por un formidable poder del trueno.

¡Bambú Espiritual de Electricidad Violeta!

Lin Ming reconoció este tipo de bambú. Descubrió un Bambú Espiritual de Electricidad Violeta de 900 años con el artista marcial vestido de negro en la base del Valle del Estruendo del Trueno. Con la información que el artista marcial vestido de negro había proporcionado, Lin Ming sabía que también había un Bambú Espiritual de Electricidad Violeta más antiguo en algún lugar de la montaña. ¡Había estado escondido en la cueva del Dragón Jiao del Trueno!

Realmente, ¿cómo podía ese avaricioso dragón tener un tesoro tan bueno en su cueva?

El Bambú Espiritual de Electricidad Violeta tenía casi 3 metros de altura, lo que significaba que tenía 9900 años; era casi tan largo como la Lanza Ligera de Peso Profundo de Lin Ming.

Si hubiera un método en el que pudiera ser procesado especialmente, ¿podría este Bambú Espiritual de Electricidad Violeta ser usado para hacer un asta de lanza?

Lin Ming empezó a jadear.

El factor más difícil en la construcción de una lanza era el asta. La madera normal era fácilmente cortada por espadas o sables, pero el metal no era lo suficientemente elástico. En cuanto al hierro elástico púrpura oscuro y la Plata Ligera de Peso Profundo, tardaban mucho tiempo en forjarse, y debido al proceso extremadamente especializado, era muy difícil convertirlos en tesoros de alto grado.

En realidad, el mejor material para hacer un asta de lanza era la madera espiritual.

Por ejemplo, este Bambú Espiritual de Electricidad Violeta.

El Bambú Espiritual de Electricidad Violeta tenía la flexibilidad necesaria. En cuanto a la dureza, dado que el Bambú Espiritual de Electricidad Violeta de 900 años era ya tan difícil de cortar con espadas y sables, incluso un maestro del reino Xiantian inicial encontraría difícil destruir este Bambú Espiritual de Electricidad Violeta de 9900 años.

Su único punto débil era donde estaba conectado a sus raíces. No sólo eso, sólo podía ser cortado con el poder del trueno.

Sólo en términos de rigidez, era un material excelente. Y este material podía conducir la esencia verdadera naturalmente. El Bambú Espiritual de Electricidad Violeta era simplemente un recipiente natural para que fluyera la esencia verdadera, especialmente la esencia verdadera con atributo de trueno. Si la esencia verdadera del atributo trueno se depositaba en él, no sólo sería inconmensurablemente suave, sino que también tendría una efectividad incrementada.

La propia esencia verdadera de Lin Ming contenía el poder del trueno. Si era capaz de tener una lanza hecha de Bambú Espiritual de Electricidad Violeta, inevitablemente se volvería aún más alarmantemente poderosa.

Lin Ming se lamió los labios con emoción y sacó el sable tesoro de grado alto fase humana. Inundó el sable con el poder del trueno y cortó ferozmente las raíces del Bambú Espiritual de Electricidad Violeta.

Sin embargo, incluso con este golpe, no hubo ni un solo rasguño.

Lin Ming estaba encantado. Si incluso su punto débil era tan tenaz, todo lo demás debía serlo aún más.

Ya que el tiempo se estaba acabando, Lin Ming usó toda su fuerza en su siguiente golpe. El sable empezó a brillar con gruesos arcos de electricidad, y entonces, cortó las raíces del Bambú Espiritual de Electricidad Violeta. Esta vez, se abrió un poco.

Lin Ming retrajo su sable e hizo varios cortes. Cada golpe era tan intenso como el primero, y daban exactamente en el mismo punto. Con cada golpe, un intenso rayo parpadeaba contra las paredes de la cámara de piedra. La velocidad de Lin Ming era cada vez más rápida. Finalmente, en el vigésimo segundo corte, fue capaz de cortar el Bambú Espiritual de Electricidad Violeta.

Después de colocar el Bambú Espiritual de Electricidad Violeta en su anillo espacial, Lin Ming dispersó bruscamente su fuerza del alma para sondear la cueva. Después de determinar que no había otros tesoros presentes, lanzó su técnica de movimiento y huyó rápidamente de la cueva.

Durante el tiempo que había estado robando la cueva del Dragón Jiao del Trueno, Lin Ming fue capaz de escuchar las explosiones de la feroz batalla en el cielo. Incluso podía sentir las débiles vibraciones que atravesaban la montaña y hacían temblar el suelo. Obviamente, la lucha de afuera estaba entrando en su periodo de supernova, de lo contrario, Lin Ming nunca se habría atrevido a entrar en la cueva tan profundamente.

Si los sonidos de la batalla hubieran empezado a disminuir, Lin Ming habría huido inmediatamente de la cueva.

Los tesoros eran agradables, pero nada de eso se comparaba con mantener su propia vida intacta.

Afortunadamente, el poder de la mujer de rojo estaba más allá de su imaginación. Con la fuerza de una sola persona, había sido capaz de enfrentarse a toda la Montaña Estruendo del Trueno sin caer hacia atrás.

La cueva del Dragón Jiao del Trueno tenía menos de tres mil metros de profundidad. Comparado con la forma cautelosa con la que entró, Lin Ming salió a toda velocidad. Esta vez, sólo tardó unos alientos en llegar a la entrada.

Mientras se acercaba a la entrada de la cueva, Lin Ming redujo la velocidad y contuvo completamente toda la respiración de su cuerpo.

Lin Ming era como un pulpo mientras extendía su fuerza de alma en todas las direcciones, sondeando la situación fuera de la caverna. Mirando hacia arriba, Lin Ming se quedó sin aliento de repente. Fuera de la cueva, había sangre por todas partes. Los lagartos del trueno estaban esparcidos por el suelo, sangraban por la cabeza, su vida se había extinguido. Habían muerto por las secuelas.

En cuanto al resto, la mayoría estaban heridos. Del originalmente feroz ejército de Lagartos del Trueno, más de un tercio habían muerto, y la mayoría de los dos tercios que quedaban estaban heridos.

Viendo esta escena, Lin Ming no pudo evitar tragar saliva. ¿Qué clase de nivel de cultivo tenía esa mujer de rojo? Era simplemente aterradora.

Aunque el ejército del Lagarto del Trueno estaba en una situación extremadamente grave, Lin Ming no bajó la guardia en lo más mínimo. Subió cuidadosamente a la parte superior de la entrada de la cueva, y esperó a que se produjera una gran explosión de nuevo. Cuando eso ocurriera, aprovecharía la oportunidad para salir corriendo.

Desde la entrada de la cueva hasta el afloramiento más cercano había unos 60 metros. Pero, esta distancia estaba completamente expuesta a la visión de todos los Lagartos del Trueno de los alrededores. Lin Ming no se atrevía a correr este riesgo.

En el cielo, la batalla se desarrollaba a toda velocidad. El Dragón Jiao del Trueno no estaba prevaleciendo. Más bien, estaba perdiendo terreno constantemente, mientras la lucha continuaba.

Y la mujer de rojo estaba ganando esta batalla. Detrás de ella, apareció la tenue imagen ardiente de un gigantesco fénix. El Qi Yan de fuego de los Cielos del Caos Primordial se había transformado en cuatro tornados de fuego de 1000 pies de largo; ¡era como si un dragón rojo estuviera bailando locamente alrededor de la mujer de rojo, abarcando los cielos!

Viendo esta escena apocalíptica, como si los propios cielos se estuvieran rompiendo, el corazón de Lin Ming latió rápidamente. En este tipo de batalla, incluso las réplicas serían capaces de matarlo instantáneamente.

La mujer de rojo agitó su espada, y los cuatro tornados de llamas convergieron en uno, formando un enorme vórtice de llamas de 3.000 metros que se dirigió hacia el Dragón Jiao del Trueno.

El Dragón Jiao del Trueno rugió ferozmente, y arcos de rayos púrpura se retorcieron por todo su enorme cuerpo. ¡Fue golpeado por el gigantesco vórtice de llamas!

El vórtice de llamas golpeó al Dragón Jiao del Trueno, luchó contra el dolor abrasador que le asolaba el cuerpo y se elevó hacia la mujer de rojo. Su velocidad no parecía corresponder a su gigantesco cuerpo; era como un láser de color púrpura intenso que salía disparado hacia delante.

El Dragón Jiao del Trueno había decidido luchar contra la mujer de rojo en un combate cuerpo a cuerpo. El potente poder físico que tenía era evidente; no era algo con lo que un artista marcial humano pudiera compararse.

La mujer de rojo resopló fríamente. Sacó su espada carmesí y el estridente grito de un fénix resonó en el aire nocturno. Un fénix en llamas salió del filo de la espada y se dirigió hacia el Dragón Jiao del Trueno.

Viendo la inminente colisión ardiente, Lin Ming decidió aprovechar la cobertura de esta explosión para correr hacia el refugio más cercano. Allí estaría a salvo. Pero, en este momento, Lin Ming palideció.

Mientras las fuerzas titánicas en el aire chocaban, el tornado de llamas cortado que había golpeado al Dragón Jiao del Trueno no se había disipado todavía. ¡Había caído, y el lugar en el que había caído era donde estaba Lin Ming!

—¡Maldición!

La cara de Lin Ming se puso verde. ¿Cómo podía tener tan mala suerte? Aunque la esencia verdadera de las secuelas de los vórtices de llamas se había disipado, ¡las llamas dispersas eran suficientes para iluminar su posición!

Lin Ming no se demoró; inmediatamente se dio la vuelta y estaba a punto de correr de vuelta a la cueva del Dragón Jiao del Trueno para ponerse a cubierto; las llamas no deberían extenderse aquí. Primero, superaría este dilema, y después, pensaría cómo proceder.

Pero justo cuando estaba a punto de lanzarse hacia delante con el Roc de Oro que Rompe el Vacío, Lin Ming se sorprendió. ¡El viento circundante se había convertido en un poderoso remolino que lo succionó con fuerza hacia el tornado de fuego!

¡Lin Ming había sido atrapado por esa enorme fuerza de succión, y su cuerpo fue enviado involuntariamente a volar por el aire!

—¡Esto es malo!

Lin Ming forzó desesperadamente el máximo potencial del Roc de Oro que Rompe el Vacío, pero la fuerza de succión era demasiado fuerte. No era diferente a una hoja en una tormenta; incluso el concepto de viento que le permitía fluir por el aire palidecía en comparación con esta fuerza.

Comparado con esta tormenta flamígera, ¡incluso el duodécimo nivel de dificultad del Túnel de Viento Violento de la Séptima Profunda Casa Marcial no era digno de mención!

No era solo Lin Ming, también había 7 u 8 lagartos del trueno de color azul oscuro que fueron enviados rodando por el aire. Sus cuerpos tenían varias decenas de miles de jins y su fuerza era igual a la de un artista marcial del pico del reino Houtian, ¡pero ni siquiera ellos eran capaces de resistir esta aterradora succión!

Al escuchar los rugidos sibilantes de los lagartos del trueno, el corazón de Lin Ming gritó con quejas al cielo. De hecho, ¡había salido volando por los aires con esos tipos! Si no moría quemado por las llamas, probablemente moriría aplastado por esos 7 u 8 bestias excesivamente grandes.

Lin Ming tomó la decisión de activar la Fuerza Herética de Dios. Con el apoyo de la esencia verdadera comprimida, Lin Ming activó la Verdadera Fórmula de Caos Primordial para cubrir todo su cuerpo con la esencia verdadera más gruesa que pudiera. En este momento de vida o muerte, ¡esta era su única arma!

Cuando terminó sus preparaciones, Lin Ming sintió que algo pesado golpeaba su espalda. Sus órganos temblaron y escupió sangre.

Había que saber que después de que Lin Ming hubiera pasado por los retos de la prueba de vida o muerte, su cuerpo se había fortalecido, y su poder defensivo había alcanzado un grado asombroso. Si esta única colisión era capaz de hacerle vomitar sangre, sólo resaltaba la aterradora fuerza de esta succión.

¡Fu fu fu fu fu fu!

Lin Ming no tuvo tiempo de mirar hacia atrás y ver lo que lo había golpeado; había sido tragado por esa terrorífica tormenta dentro del vórtice de llamas. Todo a su alrededor era de un color rojo escarlata brillante; su entorno había alcanzado una temperatura abrasadora que era capaz de fundir instantáneamente el acero. Incluso los lagartos de trueno azul oscuro de pico Houtian solo podían soltar gritos lastimeros mientras eran carbonizados vivos. Las ropas de Lin Ming se convirtieron instantáneamente en cenizas, y todo su cuerpo estaba bañado en un mar de llamas. ¡La sensación de muerte estaba cerca!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *