Mundo Marcial – Capítulo 206: La cueva del Dragón Jiao

Traducido por Rencov

Editado por Ayanami


—Si es una cueva que está en la cima de la Montaña Estruendo del Trueno, no puede ser la guarida de un Lagarto del Trueno, tiene que ser la del Dragón Jiao del Trueno. Los lagartos de este hábitat tienen jerarquías distintas que se basan en la fuerza. El más fuerte controla el territorio de la cima, donde el poder del trueno es el más abundante. Además, la cima es el símbolo de la autoridad absoluta. ¿Cómo podría permitir el Dragón Jiao del Trueno que alguien más la tenga?

La mente de Lin Ming se aceleró a toda velocidad. El artista marcial vestido de negro había dicho que los Lagartos del Trueno guardan tesoros con atributos trueno en sus cuevas por lo que este poder era más vívido en sus guaridas.

Si está de verdad fuera la cueva del Dragón Jiao del Trueno, ¿qué tipo de tesoros habría dentro?

Tras pensar esto, el corazón de Lin Ming comenzó a encenderse con un deseo abrumador.

Sin embargo, también vio que, frente a la cueva, había docenas de reptiles. Lin Ming hizo una pausa. ¡Cualquiera de ellos podría quitarle la vida! Una vez que lo encontraran, moriría sin siquiera dejar un cadáver.

Su corazón atravesó una batalla de voluntades, Lin Ming apretó los dientes. ¡No había fortuna sin peligro! ¡Lucharía por ello!

Esta era una oportunidad única en un milenio. Si no fuera por la mujer de rojo que apareció, incluso si él avanzara al reino Xiantian, todavía no tendría ninguna posibilidad de entrar en la cueva del Dragón Jiao del Trueno.

Aquellos que recorrían el camino de las artes marciales estaban condenados a enfrentar incontables peligros y riesgos. Con el talento y la fuerza actual de Lin Ming, podría alcanzar el reino extremo de Xiantian sin un impedimento, e incluso ir más allá.

Pero, ¿qué tal más alto? ¿Podría alguna vez compararse con los poderosos ancianos del Reino de los Dioses?

Lin Ming sabía que el Continente Caída del Cielo tenía muchos genios. Pero en este universo, había muchos mundos que eran como este continente; el número de talentos no se podía estimar de manera simple.

Con tantos talentos, algunos nacían en sectas de cuarto grado, de quinto grado, de sexto grado o incluso en las sectas del Reino de los Dioses o Tierras Sagradas. Poseían recursos y materiales inimaginables para cultivar. Probablemente, fueron bañados en medicina milagrosa después de nacer. Al crecer de esta forma, también tenían acceso a los mejores métodos de cultivo y en las Tierras Sagradas del Reino de los Dioses, los métodos de cultivo que estudiaban no eran diferentes a los de Lin Ming.

Además de estos genios que nacían en entornos insondables, había muchos talentos que pasaron por todo tipo de aventuras y habían vivido todo tipo de encuentros fortuitos. ¡En el mundo en el que vivían, eran los protagonistas!

Con tanta gente, ¿cuántos realmente habían alcanzado la cima de las artes marciales?

Lin Ming no se descartó, ni fue ciegamente arrogante sobre sus propias habilidades. Sabía que el camino que tenía delante era largo y tortuoso. Pero, si podría llegar al final o no, ¡aún se desconocía!

Para aquellos que cultivaban artes marciales, ¡cada día era una lucha contra el cielo y contra la vida! ¡No podía perder un solo segundo de su vida, ni podía perder las oportunidades que se le presentaban!

De lo contrario, cuando llegase el día en que alcance el límite de su cultivo y se viera obligado a pasar por el aislamiento de la puerta cerrada de la vida o la muerte para atravesar el cuello de botella y extender el suyo, su camino en las artes marciales probablemente habría llegado a su fin.

Lin Ming miró firmemente la feroz pelea que se estaba librando en el cielo y sacó un conjunto de ropa gris de su anillo espacial para cambiarse.

No había nieve en la cima de la Montaña Estruendo del Trueno, solo una infinidad de riscos de minerales magnéticos grises. Si vestía ropa gris, sería más fácil no atraer la atención sobre él.

Al confiar en su reino de regresar a su verdadero ser y contener el aliento de su cuerpo, Lin Ming era como un leopardo gris mientras saltaba silenciosamente de una piedra a otra.

¡Se dirigió a toda prisa hacia la cueva del Dragón Jiao del Trueno!

Debido a la batalla monumental que se produjo en el cielo, nadie notó que un simple humano se acercaba a la cueva de la cumbre. Nadie podría imaginar que hubiera alguien que tuviera el coraje de colarse en la cueva y robarse los materiales raros con atributo trueno.

Después de que Lin Ming saltó al acantilado, sus manos se aferraron al exterior rocoso y rápidamente escaló hacia arriba como una salamandra. En este momento, a solo tres o cuatro millas de la cueva del Dragón, su sentido espiritual había alcanzado un alto grado de concentración. Desde donde estaba ahora, ya había pasado el límite del peligro. Si algún efecto colateral de esencia verdadera o contragolpe de la pelea aterrizara sobre él, moriría instantáneamente.

Aunque fue cauteloso, no disminuyó la velocidad en lo más mínimo. ¡El tiempo era vida! Si la batalla aérea llegara a su fin y el dragón repeliera a la dama y regresara a su cueva, Lin Ming estaría más muerto que muerto.

Afortunadamente, la mujer era poderosa. Con solo la fuerza de una persona, pudo igualar al Dragón Jiao del Trueno y a todos sus descendientes.

Lin Ming usó unas cuantas docenas de aliento para pasar esas tres o cuatros millas. Justo cuando estaba a punto de entrar en la cueva, vio un enorme Lagarto del Trueno parado no muy lejos de la entrada. Su cuerpo era más grande que el de un lagarto azul y era de color púrpura oscuro.

Este era un Lagarto del Trueno Púrpura, una bestia viciosa del mismo nivel que un artista marcial del reino Xiantian.

Los párpados de Lin Ming se levantaron. Esta abrumadora existencia podría extinguir su vida en tan solo unos alientos de tiempo.

Lin Ming se escondió detrás de una roca gigante, mirando la entrada de la cueva de tono negro. Su corazón latía rápido. Estaba a doscientos pies de su objetivo, pero estos doscientos pies eran como un foso insuperable.

Tras ver de nuevo al lagarto púrpura, Lin Ming vio que la concentración total de la bestia estaba enfocada en la pelea en el cielo. Las bestias viciosas no tenían percepciones naturalmente agudas. Además de eso, también tenía que prestar su poder y atención para ayudar al dragón en su batalla, mientras protegía a los otros Lagartos del Trueno. Gracias a esto, no había descubierto a Lin Ming, quien había contenido el aliento de su cuerpo.

¡Explosión!

Una gigantesca bola roja de fuego cayó del cielo. El Lagarto Púrpura del Trueno y sus otros compañeros concentraron con fervor sus poderes para reforzar la red de relámpagos y resistir el ataque. Pero, la potencia de esta era demasiado. A pesar de que el lagarto púrpura había hecho todo lo posible, su cuerpo se estremeció y vomitó sangre.

—¡Esta es mi oportunidad!

Los ojos de Lin Ming brillaron y, sin perder un segundo, ejecutó la técnica el Roc de Oro que Rompe el Vacío. ¡Bajo la cobertura del fuego explosivo, era como una flecha que atravesó la entrada de la cueva!

Después de la fracción de un segundo, cuando la figura de Lin Ming desapareció, las explosiones se detuvieron. El Lagarto Púrpura del Trueno resultó gravemente herido por el ataque; ¿Dónde tendría tiempo para darse cuenta de que un humano entraba corriendo en la cueva?

—¡Estoy dentro! ¡Lo hice!

Los pensamientos de júbilo de Lin Ming resonaron en su mente mientras su corazón latía como un tambor.

A medida que avanzaba dentro la cueva, Lin Ming notó que su interior era de color negro azabache, pero no estaba oscuro. Las paredes estaban adornadas con perlas gigantes luminiscentes, así como de algunos minerales con atributos trueno que brillaban. Su interior estaba bañado por una luz etérea, era agradable a la vista.

—Ese Dragón Jiao es demasiado excesivo, su codicia voraz es demasiado.

Al mirar las brillantes iluminaciones de los gigantescos montículos de tesoros, Lin Ming suspiró en su mente. En el mundo mortal, cualquiera de estos tesoros valdría más de diez mil taels de oro. Solo las decoraciones que cubrían las paredes valían bastantes millones de taels de oro.

Por supuesto, estas eran cosas que Lin Ming no tomó, ya que tenía objetivos más importantes en mente. Elevó su vigilancia al ciento veinte por ciento mientras se dirigía cautelosamente hacia más adentro.

Había un poder de trueno muy vibrante en la cueva, espeso hasta el punto que casi se convertía en una esencia tangible. Si un artista marcial con atributo trueno cultivara aquí, su velocidad de cultivo aumentaría a diez mil millas en un día.

Al doblar una esquina, Lin Ming solo vio una luz púrpura que brillaba frente a él.

—¿Mm? ¡Hierba del Rayo!

No muy lejos de Lin Ming, había un terreno frondoso de Hierba del Rayo de color púrpura oscuro que tenía la mitad de la altura de un humano. En la punta de la planta había frutos diminutos del tamaño de un puño que resplandecían con corrientes eléctricas. La fruta era oscura de un color negro violáceo.

—¡Hierba del Trueno del Milenio!

Los ojos de Lin Ming se abrieron de alegría. Según las descripciones del panfleto de la montaña, esta debería tener al menos mil cuatrocientos a mil quinientos años de antigüedad. Era valiosa e inestimable.

Lin Ming no se demoró. Sacó el sable tesoro de grado alto y lo llenó con el poder del trueno, antes de cortar la fruta de color púrpura oscuro para almacenarla en su anillo espacial.

En cuanto a las raíces, no las tomó. El dragón cuidaría de ellas y, en el futuro, si su fuerza alcanzara un nivel lo suficientemente alto, haría otro viaje de regreso. En ese momento, no necesitaría escabullirse.

Después de recoger la planta, Lin Ming no se detuvo. Continuó más adentro de la cueva, bajando a toda velocidad una ladera.

Pronto, comenzó a ver una luz. Había una cámara de piedra gigante frente a él. Esta cámara tenía casi mil pies de ancho.

Después de entrar, Lin Ming se quedó sin aliento. En el suelo de la cámara, había un campo de más de cien Hierbas del Rayo, tanto grandes como pequeñas. A juzgar por el tamaño, las más pequeñas tenían varios cientos de años, y el resto tenían más de mil años.

La Montaña Estruendo del Trueno había existido durante diez mil años; la edad del Dragón Jiao del Trueno no sería menor que eso. Si quisiera plantar Hierba del Rayo, ¿no sería demasiado fácil producir una del milenio?

Cuando Lin Ming miró, descubrió que la mayoría de las frutas habían sido recolectadas y solo quedaban entre 30 y 40 frutas.

Ah, así era como fue. El dragón usaba este terreno como su “huerto” personal. Esperaría a que crecieran un poco, las arrancaría, luego se las comiera, y continuaría este ciclo.

El Dragón Jiao del Trueno no solo tenía el exuberante poder del trueno en la cueva, sino que también tenía un excelente alimento. ¡Qué vida tan maravillosa!

Lin Ming les dio la bienvenida a todas a ellas. Invocó algunos de sus truenos, y en unos cuantos alientos de tiempo, no quedó ningún fruto. Todo lo que quedó fueron los tallos de la hierba.

Las treinta o cuarenta Frutas del Trueno fueron guardadas en su anillo espacial. Para él, esto era irreal. ¡Más del ochenta por ciento de estos frutos tenían más de mil años! Si esta fuera la periferia de la montaña, sería tan difícil como ascender al cielo para encontrar estos frutos. Pero, en la cueva del dragón, cosecharlos fue como agarrar verduras del suelo.

Esta era la ventaja de una larga vida. Solo si uno viviera mucho tiempo podría criar y cultivar una medicina milagrosa como esta. De lo contrario, si el período era demasiado largo, uno moriría antes de que la medicina estuviera madura.

El tiempo era esencial. Después de que Lin Ming cosechó todas las frutas, continuó adelante. Tan pronto como salió de la cámara de piedra, llegó a otra cámara de piedra. Esta era incluso más grande que la anterior; ¡tenía más de dos mil pies de ancho!

Al observar las paredes y el piso, era obvio que no estaba formada naturalmente, había sido excavada.

De acuerdo con lo lejos que había llegado, Lin Ming estimó que ya estaba en las profundidades de la montaña. Solo ahí habría espacio suficiente para tallar una cámara tan grande.

El suelo estaba cubierto con todo tipo de pieles preciosas. Había sables,  *, tigres, leopardos y toda clase de otros animales raros; demasiados para contar.

Rencov
Nuestro Tanuki estará furioso ✍(◔◡◔)

Ayanami
Sin duda alguna jajaja. Quitarle la piel a los mapaches es demasiado O (≧▽≦) O

Algunas de estas pieles se colocaron en una sección de la pared, obviamente esto era una cama.

—¡Este Dragón Jiao del Trueno realmente sabe cómo disfrutar la vida!

Lin Ming se quedó sin palabras. Esta habitación tenía dos mil pies de ancho y recolectar todo ese precioso pelaje le recordaba las acciones de los humanos.

Lin Ming estaba a punto de irse, cuando, de repente, descubrió que había un poder de trueno incomparablemente abundante proveniente de la cama. Su mente se agitó. Corrió hacia ella y levantó una piel de tigre que era blanca como la nieve. Debajo de ésta, había una gema púrpura incrustada en el suelo que emitía una luz del mismo color.

Esta gema era del tamaño de un puño. Lo más extraño de todo era que parecía estar sellando algo que se parecía a un corazón púrpura que latía.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.