Mundo Marcial – Capítulo 205: La lucha del Dragón y el Fénix

Traducido por Rencov

Editado por Ayanami


Había muchas especies diferentes de Bestias Sagradas tipo dragón. Por ejemplo, había Dragones Jiao, Dragones Astados, Dragones sin Cuernos, Dragones de Montaña de una sola pierna, Dragones de Vela, etc.

Si bien era verdad que estos dragones eran Bestias Sagradas y sus apariencias eran similares, había ciertas características que los separaban. El Dragón Jiao tenía escamas luminiscentes, el Dragón de Lluvia Alado tenía alas, el Dragón Astado tenía un cuerno, el Dragón de Montaña de una  *, y así sucesivamente.

Rencov
*Claro XD

Ayanami
Suena lógico, si en su nombre dice Dragón de una pierna, debe tener sólo una pierna no? jajaja

Incluso en los Dragones Jiao había variantes. Había Dragones Rojos, Negros, de Sangre, y así.

El Dragón Jiao Púrpura que volaba en el cielo era una rara variante del Dragón Jiao del Trueno. Este se alimentaba de truenos y relámpagos, y su personalidad era cruel y tiránica. Sin olvidar que era muy promiscuo.

Este dragón se había asentado en la Montaña Estruendo del Trueno hace casi diez mil años y se había adueñado de todos los tesoros de la montaña. Después de aparearse salvajemente con las feroces bestias de este lugar, finalmente dio lugar a una exuberancia de descendientes; los Lagartos del Trueno.

Ahora, al enfrentarse a un desafío, el Dragón Jiao del Trueno rugió con fuerza, ¡todos sus descendientes llegaron a la cima de la montaña en un instante!

¡Los Lagartos del Trueno estaban observando la confrontación en el aire, el enfrentamiento épico entre la línea de sangre de un Dragón y la línea de sangre de un Fénix!

En cuanto a Lin Ming, estaba lejos, escondido detrás de una enorme roca. Después de alcanzar por accidente el reino de regresar a sus orígenes, la capacidad para ocultar su aliento no era menor que la de un maestro del reino Xiantian. Mientras estuviera lejos, nadie debería poder encontrarlo.

Al ver al Dragón del Trueno en el aire, la mente de Lin Ming atravesó una variedad de emociones. Poco a poco, comenzó a darse cuenta de un problema grave. Si no se equivocaba, el Alma del Trueno de la Montaña Estruendo del Trueno debería estar en el cuerpo de este dragón.

El Dragón Jiao del Trueno había vivido en la montaña durante muchos años, por lo que debe haber encontrado el Alma del Trueno. Si lo hizo, ¿cómo podría no absorberlo?

Aunque Lin Ming nunca tuvo muchas esperanzas de obtener esta alma, siempre pensó que, con un poco de suerte, todavía tenía una oportunidad. Incluso si fallaba ahora, no significaría que no pudiera esperar hasta que su cultivo fuera un poco más alto antes de regresar.

Pero ahora que sabía que el Alma del Trueno estaba en el cuerpo de la Bestia Sagrada, sintió que su corazón se hundía por la decepción. Arrebatársela a esta fiera sería una locura. Sin mencionar ahora, incluso si entraba al reino inicial Xiantian, su habilidad seguiría sin ser suficiente.

En el aire, el enfrentamiento continuaba. La mujer de rojo estaba parada valientemente sobre el Ave Bermellón. Un fuerte viento celestial sopló su cabello negro, lucía como un lienzo de tinta en movimiento que bailaba con bravura al son del viento. En el cielo, un aluvión de rayos violeta apareció, pero ella permaneció impasible. Era como si hubiera un campo de fuerza invisible que la rodeaba, distorsionando el poder del trueno.

—Ja, ja, ¿un campo de fuerza magnético? Para lidiar con este Sagrado, ¿cultivaste especialmente esta técnica?

En el cielo, el Dragón Jiao del Trueno abrió la boca para escupir su juicio.

Ver hablar a un dragón púrpura era una escena extremadamente extraña. Lin Ming quedó atónito, pero luego pensó que no era inusual que una Bestia Sagrada pudiera hablar.

La mujer de rojo miró al dragón y dijo lentamente:

—El Campo de Fuerza Magnético es un método de cultivo superior, naturalmente puedo cultivarlo. No fue algo que preparé especialmente para ti, no te consideres tan importante.

—Jeje, niñita, eres bastante joven, pero tus palabras son muy valientes. Si hubieras llamado a un Anciano de la Isla del Fénix Divino para que viniera, este Sagrado podría respetarte un poco… pero, ¿solo con tu habilidad? ¡Sueñas! ¡Jaja! ¡Este Sagrado acabará contigo!

El Dragón Jiao del Trueno se rió descaradamente. La cara de Lin Ming tenía un color extraño. Este dragón había llamado a la mujer que tenía un nivel de cultivo formidable, niñita. Era algo que solo un viejo monstruo que había vivido durante varias decenas de miles de años diría.

¿Pero la Isla del Fénix Divino? ¿Qué secta era esa? Si había un maestro como esta mujer, entonces también tenía que haber Ancianos más fuertes en su secta. Iba más allá de cualquier cosa que pudieran producir los Siete Profundos Valles. Podría ser una secta de cuarto grado, o incluso las legendarias sectas de quinto grado. No podía imaginar lo lejos que estaba de aquí, nunca antes había oído hablar de ella.

Frente al griterío fanfarrón del dragón, la mujer tenía la misma expresión serena de antes, no mostraba ni un atisbo de ira.

—Entonces, ¿te niegas? —Dijo.

—Deja la palabrería. Para un pollo que todavía no tiene todas sus plumas, ¿quieres la mitad de la sangre de este Sagrado? Que petición tan ridícula, ¡¿cómo puede este Sagrado estar de acuerdo con eso?!

—Que así sea… luchemos.

—¡Je, je! Una vez que te derrote, ¡no creas que este Sagrado dudará en no matarte sólo porque eres de la Isla del Fénix Divino!

El Dragón Jiao del Trueno rugió como un trueno, relámpagos se retorcieron sobre su vasto cuerpo.

Lin Ming escuchó claramente la conversación entre ellos desde su escondite. Habían revelado mucha información. ¿La misteriosa mujer quería la mitad de la sangre del dragón para “el pollo que todavía no tiene todas sus plumas”?

Esto daba a entender…

Lin Ming miró al Ave Bermellón que esquivaba la lluvia de rayos. Su apariencia era majestuosa, parecía como si estuviera bailando y una vasta aura emanaba de él. Si tenía razón, entonces, lo que el dragón había llamado “pollo que todavía no tiene todas sus plumas” era a esta ave.

En otras palabras, todavía estaba en pleno crecimiento. No era de extrañar que fuera mucho más pequeño que su oponente.

Aunque todavía era un joven, poseía una gran fuerza y aura. Con solo una mirada, había logrado intimidar al pequeño avatar de llamas del Chamán Gusano de Fuego. ¿Qué pasaría si fuera mayor?

Lin Ming no pudo evitar sonreír con pesar. No importaba qué talento tuviera un humano, o qué tipo de genio monstruoso fuera, su talento natural no era nada frente a estas Bestias Sagradas. Mientras éstas comieran y durmieran, se convertirían en un maestro del reino Xiantian. Con algunas oportunidades de suerte y algo de cultivo, ¡podrían incluso atravesar el reino Xiantian y alcanzar un reino superior!

Si fuera una verdadera Bestia Divina, como un Roc de Alas Doradas o un Verdadero Dragón, sin mencionar cosas simples como ésta, pero una vez adultas, podrían usar sus garras para perforar el vacío infinito y sus colas podrían devastar estrellas. Con tal poder, incluso los poderosos ancianos del Reino de los Dioses encontrarían difícil de compararse.

Si esta mujer pudiera tomar la mitad de la sangre del Dragón Jiao del Trueno, ¿qué tipo de efecto tendría sobre un Ave Bermellón joven?

Mientras Lin Ming reflexionaba sobre esto, la pelea en el aire había comenzado. No sabía cuándo, pero la mujer había desenvainado una espada. La hoja tenía solo dos pulgadas de ancho, pero tenía cuatro pies de largo. Era delgada y estrecha, y la imagen de un fénix con las alas extendidas, como si quisiera volar estaba tallada en la empuñadura de la espada. La hoja era de color carmesí, la hacía lucir como si estuviera empapada en sangre.

Tan pronto como vio la espada larga carmesí, Lin Ming se sorprendió. Nunca antes había visto una espada tesoro de este nivel. Con solo sentir las poderosas fluctuaciones de energía provenientes de ella, supuso que era al menos un tesoro de la fase Tierra. En cuanto a si se trataba de grado bajo, medio o alto, no tenía forma de determinarlo.

Había una gran diferencia entre un tesoro de fase humana y un tesoro de fase Tierra. Ni siquiera el Maestro de la Séptima Profunda Casa Marcial, Qin Ziya, tenía un tesoro de la fase Tierra.

Esta era una batalla entre dos maestros incomparables. Lin Ming miró con los ojos bien abiertos, sin querer perderse ni un solo detalle.

Cuando aquel poderoso anciano del Reino de los Dioses vio a un Verdadero Dragón luchar contra un Roc de Alas Doradas, se sintió divinamente inspirado y se recluyó durante sesenta años para crear la técnica de movimiento inigualable “Roc de Oro que Rompe el Vacío”. Aunque era imposible para Lin Ming alcanzar ese nivel, era probable que recibiera algunas ideas de esta batalla.

La mujer balanceó la espada larga y una llama carmesí apareció en el filo de ésta. Al principio, la llama tenía unos cuantos pies de largo, pero cuando la mujer levantó la espada, ¡las llamas se dispararon hacia el cielo!

Su largo cabello negro escapó de su cinta, ondeando en el viento.

Un enorme infierno ardiente de llamas impactó con los Cielos del Caos Primordial, era como si el cielo hubiera sido arrasado violentamente.

¡Fuera de los Cielos del Caos Primordial, el ardiente Qi Yuan convergía constantemente en la espada, formando un vórtice gigante de fuego!

Este vórtice giró lentamente. Era de color negro azabache en el centro, se sentía como si el mundo mismo hubiera sido desgarrado, revelando un pasadizo místico.

El Dragón Jiao del Trueno observó esta situación y sus ojos morados reflejaron una solemne dignidad. Bajo su vasto cuerpo, docenas de lagartos del reino pico de Houtian rugieron juntos, abriendo sus mandíbulas para liberar una gigantesca descarga de Bolas de Trueno. Al mismo tiempo, una gigantesca y brillante red de relámpagos los cubrió, apoyándolos. Obviamente, se trataba de una cubierta protectora contra rayos.

Después de que estas bolas azules de trueno volaron por el aire, la Bestia Sagrada abrió la boca y las succionó todas sin dejar alguna. Luego de haber inhalado tanto poder del trueno, arcos púrpuras de electricidad surgieron sobre su cuerpo. Antes habían sido delgados, pero ahora habían incrementado varias veces su espesor.

Al ver esto, Lin Ming entendió. Al escuchar el alarde del dragón, habría parecido como si la mujer de rojo fuera inferior a él. La bestia había mostrado cierto respeto por la Isla del Fénix Divino y se ofreció a dejarla ir esta vez.

Pero ahora, parecía que incluso con la ayuda de todos sus descendientes, apenas excedía el poder de la mujer de rojo. ¡En una situación de uno contra uno, el Dragón Jiao del Trueno no sería rival para ella!

Al darse cuenta de esto, Lin Ming dejó escapar un suspiro frío. ¡Esta dama era incluso más poderosa de lo que había imaginado!

Este Dragón Jiao ya era un adulto. Después de que una Bestia Sagrada terminaba de crecer, no era extraño que llegara al reino Xiantian. Sin embargo, incluso así, ¡todavía tenía que depender del apoyo de sus descendientes para apenas contener a su contrincante!

La enorme columna del infierno ardió, se volvió más caliente y feroz que antes. Su grosor aumentó a tres metros y era como un pilar de fuego que sostenía los cielos. Había alcanzado los Cielos del Caos Primordial, iluminando todo el cielo.

Frente a un ataque tan formidable, el dragón respondió sin reservas. Concentró todo su poder de trueno en sus dos garras delanteras, y una bola púrpura comenzó a formarse rápidamente. Al principio, era de diez pies, pero pronto se expandió a más de cien pies; ¡su diámetro era incluso más grueso que el del mismo dragón!

Un relámpago la rodeó y su centro se volvió de un color violeta más oscuro, casi negro, mientras brillaba con una luz sofocante.

Sin piedad, la espada carmesí de cuatro pies de largo lanzó un golpe descendente. Era como si el pilar de llamas que sostenía los cielos se hubiera derrumbado. ¡No solo se dirigió hacia al dragón, sino que también alcanzó a sus descendientes, sus secuaces! ¡La mujer de rojo quería acabar con ellos rápidamente!

El Dragón Jiao del Trueno desató un rugido ensordecedor. Sus garras se impulsaron hacia adelante, ¡y esa enorme bola de trueno púrpura se dirigió hacia la mujer como un meteoro!

La enorme columna de llamas y la bola de trueno se colisionaron entre sí.

¡Una explosión aterradora resonó a través de las nubes y agrietó las rocas! Era como si el vacío mismo se hubiera partido en dos.

¡Toda la Montaña Estruendo del Trueno tembló bajo el impacto!

Las llamas ardientes se estrellaron como meteoritos hacia las docenas de Lagartos del Trueno que estaban bajo el escudo relámpago. La defensa tembló fuertemente, y algunos de los Lagartos del Trueno Azul del reino pico Houtian vomitaron sangre, ¡fueron gravemente heridos!

Lin Ming sintió una creciente sensación de incomparable horror y asombro al observar esto desde lejos. Si las secuelas tuvieran semejante poder, ¿qué tan aterrador sería enfrentarlas de frente?

Mientras exclamaba asombrado, miró por el rabillo del ojo y descubrió que detrás de los lagartos que se habían dispersado después de haber muerto, había una caverna gigante. Esta estaba completamente hecha de mineral magnético y la entrada tenía más de cien pies de ancho.

De repente, una idea apareció en la mente de Lin Ming. ¿Era esta… la caverna del Dragón Jiao del Trueno?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.