Mundo Marcial – Capítulo 209: Doncella Herida

Traducido por Rencov

Editado por Ayanami

En la base de la Montaña Estruendo del Trueno en una cueva, Lin Ming se estaba recobrando de sus heridas mientras meditaba. Las llamas residuales del Ave Bermellón habían sido difíciles de tratar. Solo después de ejercer una gran cantidad de esfuerzo, pudo sofocarlas.

Después de ingerir una píldora medicinal, revisó su cuerpo con su fuerza del alma; las heridas internas estaban casi curadas.

Luego, miró al cielo, el sol se estaba poniendo sobre el horizonte. Tenía la intención de huir de la montaña durante la noche y buscar un escondite para refinar los tesoros del atributo trueno que había obtenido. Pero sintió un poco de pena que no hubiese podido conseguir el Alma del Trueno.

Al salir con cuidado de la cueva, ejecutó su técnica de movimiento. Era como un elegante guepardo que se abría paso por el bosque con solo el sonido de las ramas quebrándose bajo sus pies. En un instante, había avanzado una gran cantidad de millas.

El sol desapareció en el horizonte y el frondoso bosque se llenó de total oscuridad. No obstante, esto no tuvo ningún impacto en su velocidad. Después de correr varias docenas de millas más, se detuvo. Sus agudos sentidos habían sentido una energía de llama* abrumadoramente densa en el aire.

Rencov
No sé porque en un momento pensé en la llama animal XD

Al mirar a su alrededor, descubrió que el suelo era negro, estaba quemado, incluso las hojas verdes de los árboles se habían tostado y tornado de un color amarillo marchito. Al parecer, un aire ardiente había soplado.

Con todos estos signos en su entorno, pudo encontrar rastros obvios de fuego, como si algo en llamas se hubiera adentrado en el bosque.

Lin Ming dudó por un momento, antes de seguir las marcas de las llamas durante varios pasos. De repente, sus ojos se entrecerraron.

—¿Sangre?

En el suelo, había algunas manchas de sangre de un color rojo oscuro. Asimismo, la madera muerta y las hojas que las rodeaban se habían reducido a cenizas.

Lin Ming tenía una vaga sospecha de lo que había sucedido. Contuvo el aliento de su cuerpo y envió la fuerza de su alma. Siguiendo, con cautela, los rastros de las llamas, solo tuvo que caminar dos o tres millas antes de que se detuviera de golpe.

En un claro del bosque, un pájaro rojo gigante estaba tendido en el suelo, postrado. Era el Ave Bermellón que había visto antes.

Esto sorprendió a Lin Ming.

¡El ala del pájaro estaba rota! 

La sangre goteaba constantemente de la herida. Las manchas de sangre que había visto en el bosque fueron dejadas por éste.

Tras observar su apariencia menguante, parecía que había recibido heridas extremadamente graves. Las llamas de su cuerpo no eran tan vibrantes como antes. Más bien, eran como la mecha de la llama de una vela que estaba a punto de apagarse.

Detrás del ave, había una mujer vestida de rojo apoyada contra el tronco de un árbol. Su rostro estaba pálido, sus hermosos ojos estaban cerrados y sus largas pestañas temblaban levemente.

Su cuerpo estaba envuelto en fuego y relámpagos púrpuras. En la noche oscura, era una vista especialmente espectacular.

Era evidente que también resultó gravemente herida.

Al ver esta escena, los ojos de Lin Ming se abrieron con estupefacción. La mujer de rojo había estado sometiendo al Dragón Jiao del Trueno en la batalla, entonces, ¿cómo se revirtió la situación y recibió una herida tan grave? Si no podía ganar, al menos podría haber huido. Pero incluso a su montura, el Ave Bermellón, se le había roto un ala. ¿El Dragón Jiao del Trueno había usado un poderoso as bajo la manga? ¿O había llegado otro rival imponente?

Lin Ming observó a la dama y su expresión cambió varias veces, revelando sus pensamientos conflictivos. Al final, decidió regresar sobre sus pasos. Una persona de este calibre, incluso si estuviera gravemente herida, no tendría ninguna dificultad en matarlo. Él no quería poner su pequeña vida en manos de otros.

Por supuesto, también pensó que, si podía ayudarla a curar su herida, ella tendría que deberle un favor. Y el valor de un favor de un maestro del reino Xiantian era inimaginable.

Pero si ella fuera una maestra del reino Xiantian, lo más probable era que tuviera varias medicinas milagrosas y elixires que podría sacar casualmente y que equivaldrían a todo el patrimonio neto de Lin Ming. Así pues, ¿por qué necesitaría su ayuda para curar sus heridas?

Justo en el momento en que Lin Ming dio un paso atrás, la mujer abrió los ojos. Sus pupilas de color negro azabache lo miraron fijamente. En la noche oscura, sus ojos eran como estrellas brillantes.

Lin Ming se detuvo, de pie donde estaba. Dudó por un segundo, antes de hablar respetuosamente:

—¡Saludos, Sénior!

—Eres tú.

La dama ya había percibido a alguien cerca. Fue solo porque su nivel de cultivo no era alto que no le prestó mucha atención.

Pero, parecía que se había cruzado con el chico de la Montaña Estruendo del Trueno.

Esta era la tercera vez que se encontraban, era verdaderamente el destino*.

Rencov
En el taoísmo si no me equivoco se cree mucho en el destino. De ahí la mención.

—¿Sabes si cerca del sur hay una tribu grande? —Preguntó.

Su voz era frágil, pero, aun así, revelaba un sentido innato de una nobleza orgullosa.

—Sí, hay una a doscientas millas al suroeste —respondió Lin Ming con honestidad.

Pensó que, al estar en la cima de la montaña, la mujer de rojo había estado demasiado ocupada como para molestarse con una persona tan débil y sin importancia como él. Por lo tanto, no había forma de que ella supiera que él ya había saqueado la cueva del Dragón Jiao del Trueno, de modo que no le preocupaba que ella codiciara algo de él.

—Doscientas millas…

La mujer suspiró, una amargura aguda cruzó sobre su rostro. No se había imaginado que un día, una doncella noble de la Isla del Fénix Divino como ella se quedaría perpleja por tan solo doscientas millas.

Lin Ming se dio cuenta de la amargura de la dama. Se sorprendió por un momento, pero lo comprendió enseguida. No solo el Ave Bermellón se rompió el ala, sino que ella también resultó gravemente herida, hasta el punto de que incluso caminar sería una tarea dolorosamente pesada.

Sentía curiosidad, ¿cómo esta doncella, que había tenido la ventaja, de repente, sufrió una herida tan grave? Desde luego, esa era una pregunta que no se atrevió a hacer.

Aunque era poco probable, Lin Ming todavía preguntó cortésmente:

—Sénior, ¿hay alguna forma en que pueda ayudarla?

La mujer pensó por un momento y luego preguntó:

—La tribu que acabas de mencionar, ¿tiene Águilas del Viento Celestial a la venta?

Lin Ming negó con la cabeza.

—Es solo una pequeña tribu, no tienen una montura de ese tipo. Pero sí tienen caballos…

Lin Ming no terminó la oración cuando miró al Ave Bermellón. Un pájaro tan robusto, ¿podría ser transportado por un caballo?

La dama ladeó la cabeza, sus ojos brillaban con decepción.

—Gracias —dijo gentilmente.

Luego, se puso de pie y se inclinó para susurrarle al oído a su compañero. El Ave Bermellón abrió ambos ojos y gimió un par de veces, esforzándose por levantarse.

Intentó usar sus alas para sostenerse, pero, debido a que su ala izquierda estaba rota, perdió el equilibrio y estuvo a punto de caer al suelo.

La mujer no podía soportar ver una escena tan lamentable. Con un poco de profundo pesar, extendió su mano blanca como el jade, la colocó sobre el pecho del pájaro y le vertió esencia verdadera de fuego en el cuerpo de forma continua.

Cuando la esencia verdadera entró, la apariencia saludable del ave se recuperó un poco. Pero, al mismo tiempo, los arcos eléctricos sobre el cuerpo de la mujer se volvieron más salvajes y poderosos. Después de que surgieron más de ellos, su cara se tornó cada vez más pálida.

Lin Ming había estado observando claramente todo desde un lado. El rayo, obviamente, fue dejado atrás por el ataque del Dragón Jiao del Trueno y los arcos púrpuras se originaron dentro del cuerpo de la mujer.

Antes, ella había estado usando su esencia verdadera para contener el rayo en su cuerpo, pero no parecía haberlo logrado. Ahora que había vertido una parte de su esencia en su compañero, el relámpago se volvió feroz de inmediato.

Si era una fuerza de trueno que ni siquiera la mujer de rojo podía reprimir, entonces, tal vez….

Lin Ming tuvo una pequeña conjetura.

¡Esta especulación lo hizo respirar entrecortadamente y su corazón comenzó a latir como un tambor salvaje!

Al verla tomar una píldora y cojear hacia el pájaro para conducirlo hacia el suroeste, Lin Ming abrió la boca y dijo:

—Sénior, ¿puedo revisar su herida?

La mujer giró la cabeza y lo miró con sorpresa. Aunque el joven frente a ella parecía algo místico y su fuerza superaba con creces su cultivo actual, no pensó que hubiera alguna posibilidad de que él pudiera curar sus heridas.

Cuando el Dragón Jiao del Trueno fue con todo con su ataque final, ella solo pudo usar su esencia verdadera concentrada para reprimirla a duras penas. No tenía otros medios para lidiar con eso.

Ella solo había querido un poco de la sangre del Dragón Jiao del Trueno para ayudar al Ave Bermellón a completar su evolución. Incluso había traído suficientes tesoros y términos para intercambiar por igual con él. Nunca se hubiera imaginado que este asunto, que no podría haber sido considerado con demasiada seriedad, había provocado que el Dragón Jiao del Trueno apostara todo lo que tenía en su contra.

Dado que ella tenía la ventaja y lo estaba venciendo, éste no dudó en usar el Alma del Trueno milenario que había estado refinando dentro de él durante un largo periodo de tiempo para asestarle un golpe final.

Si fuera un poder normal del trueno, ella habría podido usar su esencia verdadera para extinguirlo. Sin embargo, el Alma del Trueno se aferró a la vida y se negó a ser sofocada. Después de entrar en su cuerpo, tuvo que transferir toda la esencia verdadera en su cuerpo para contenerlo. Si relajaba la guardia solo un poco, o usaba esencia verdadera, el Alma del Trueno se manifestaría de inmediato y atacaría desenfrenadamente los meridianos en su cuerpo.

Por esta razón, ni siquiera tenía la capacidad de volar ahora.

Si quería eliminar el Alma del Trueno de su cuerpo, solo podía hacerlo en la Isla del Fénix Divino. Pero, este lugar estaba a quinientas mil millas de ahí. Al pensar esto, se llenó de amargura. Con su condición actual, moriría antes de llegar hasta allí.

El Ave Bermellón había escapado a toda prisa de la Montaña Estruendo del Trueno para salvar su vida. También había resultado gravemente herido y apenas había logrado descender de la montaña; su ala izquierda había sido completamente destruida.

Una persona y un pájaro atraerían fácilmente la atención de bestias feroces de alto nivel en este bosque bestial. Ella podía lidiar fácilmente con ellas, sin embargo, el problema era si venían en grandes números. Si lo hicieran, tendría que gastar una cantidad excesiva de esencia verdadera, agravando más sus heridas.

Ella nunca se imaginó que se vería en tal situación, parecía que había llegado a un callejón sin salida.

—Gracias, pero no —respondió—. No tienes medios para tratar mi herida.

Supuso que Lin Ming provenía de una gran familia en el mundo mortal y que, probablemente, tenía algún tipo de medicina milagrosa costosa en su cuerpo. Pero ella tenía muchas de estas píldoras y elixires, además eran incluso mejores. Sin embargo, no eran nada frente al Alma del Trueno.

Lin Ming sabía que ella no le creería.

—Sénior, solo me gustaría mirar. Si no puedo hacer nada, me rendiré. Con esta clase de herida, ¿Planea llevar al Ave Bermellón con un ala rota a la tribu humana? ¿O Sénior planea quedarse en este feroz bosque de bestias? Me temo que ambos planes son un poco peligrosos.

—Dije, ¡no hay nada que puedas hacer con mi herida! —Respondió la mujer con impaciencia.

Ella era alguien que estaba acostumbrada a estar en la posición superior y que la escucharan, no estaba acostumbrada a que otros la cuestionaran, especialmente sobre un asunto tan obvio.

Esto era como un niño pequeño diciéndole a un médico sabio que lo ayudaría a tomar su pulso y ver qué enfermedad tenía. Ese médico pensaría que el niño pequeño solo estaba jugando y entreteniéndose.

Si no fuera porque el hombre era tan joven, ella sospecharía que estaba teniendo pensamientos inapropiados para aprovechar la situación.

Lin Ming vio la evidente impaciencia y mal humor de la mujer de rojo. Él tenía un motivo oculto al pedir que le dejara ver la herida. Quería examinar la posibilidad de que se tratara del Alma del Trueno.

—Solo quiero mirar —dijo con paciencia—. Si no puedo hacer nada, no tiene nada que perder. Usted es una gran maestra Xiantian, ¿por qué tendría miedo de un niño pequeño en la etapa de Forja de Huesos como yo?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *