No quiero ser amada – Capítulo 46: Te mataré yo mismo

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—Su Majestad, ¿es la señorita de antes?

—Sí.

La mente de Igor giró erráticamente, su respiración se volvió pesada. Basil notó el ligero cambio en su aura.

—Nunca pensé en esto… yo… no esperaba que nos encontraríamos así… —Su cuerpo se estremeció, aunque momentáneamente. Igor se alisó la ropa y se limpió el sudor de las palmas de sus manos antes de proceder a barrer su cabello hacia atrás.

Basil lo miró con asombrosa curiosidad.

—Su Majestad, ¿cuál es su conexión con el conde Alessin? Sé que se ha encontrado con el conde varias veces en el palacio. Oh, ahora que lo pienso, la condesa era de sangre real de Crichton…

Entonces, en ese momento, Basil se dio cuenta de algo y rápidamente cerró la boca.

¡Oh Dios mío! ¿Fue el primer amor de su majestad la hija de la condesa? ¿No la princesa Helena? ¿Entonces él espera que le ofrezcan a la hija de la condesa y no a la princesa?

Las piernas de Basil se tambalearon ante la repentina revelación.

Igor miró por encima del hombro y lo miró sin negar la afirmación. Echó la cabeza hacia la ventana y miró al puerto con una cara nerviosa. Su mirada afirmaba la teoría de Basil.

—Dios mío, Su Majestad, ¿qué es todo esto…? ¿Está ella aquí para suplicar que renuncie al matrimonio?

Igor suspiró profundamente mientras miraba por la ventana. Murmuró suavemente:

—Supongo que sí. No hay otra razón para que se encuentre conmigo que para pedir eso.

—¿Es por eso que no pidió explícitamente el nombre de la princesa en ese momento y en su lugar usó una frase vaga para pedir por una mujer con sangre real? Pensé que su acción era tonta en ese entonces. ¿Quién escribe documentos oficiales entre dos partes en conflicto tan vagamente? Ahora lo sé, pero ¿por qué tiene que hacer esto? Si tenía planes de casarse con ella, ¿por qué no le propuso matrimonio personalmente? Aunque es de sangre real, no es del linaje directo de Crichton. Casarse con ella era aceptable.

—Entonces ella escaparía y se escondería…

Basil estaba estupefacto y miró a Igor como si fuera un niño estúpido. No entendía por qué la joven huiría en el momento en que le propusiera matrimonio.

—Mmmmm… Su Majestad, ¿le prestó dinero? ¿Cuánto?

La cara de Igor se oscureció y miró a Basil patéticamente. Una flecha golpeó el dolorido corazón de Basil al ver su fría respuesta.

Basil se aclaró la garganta.

—Entonces, ¿qué va a hacer, Su Majestad? ¿Aceptará su pedido de encontrarse con usted? Ella espera sola en una habitación del puerto.

El semblante del rey aumentó su impaciencia, algo que Basil rara vez veía. Siempre había sido un niño brillante desde temprana edad, y sus habilidades en los últimos años no habían sido más que aterradoras. Se volvió hacia el mar para mejorar su poder naval y finalmente ganó contra Crichton.

Había pasado un tiempo desde que Basil atestiguaba la debilidad de Igor y todo estaría condenado si perdía esta oportunidad de obtener algo de influencia.

—Entonces, podemos negarnos. Iré a su mensajero en este momento y…

—Cállate —dijo Igor.

El rey silenciosamente le dio un mensaje al mensajero de la noble, ordenando que la trajeran a la nave. Su solicitud de tiempo a solas con Igor fue aceptada.

Cuando salió el mensajero, Basil intervino.

—Bueno, esto también es genial. ¿No le disgustó que nunca tuvo la oportunidad de conocer a la joven cuando era niña? Si pudiera aprovechar esta oportunidad para explicar…

—No se lo digas.

—¿Perdón? —Basil estaba confundido.

Igor se acercó a Basilio, enfatizando todas y cada una de las palabras que salían de su boca.

—Nunca debes decirle que fui a verla ese día.

—¿No se supone que debo hacerlo?

Una idea brillante apareció en la cabeza de Basil.

¿Por qué no aprovecho esta oportunidad para terminar mi relación con él y salir corriendo? Ya no quiero sufrir bajo su crueldad. En los últimos años, he envejecido sufriendo de trabajo excesivo… Ugh… solo quiero descansar.

—Entonces, si abro la boca, este será el final para nosotros, ¿verdad? ¿Me despedirá?

—No —dijo Igor con tristeza—, porque te mataré yo mismo.


Maru
Se me hace extraño ver a Igor... nervioso. Ansioso. Hay muchas cosas que no sabemos... Necesitamos más pov suyos. Basilio, por favor. Eres único al preguntarle a tu señor que si le prestó dinero a alguien jajaja PD: Sé que es Basil... pero me gusta llamarlo Basilio. Es ya mi meme de esta historia.

| Índice |

8 comentarios en “No quiero ser amada – Capítulo 46: Te mataré yo mismo

  1. Denisse says:

    Sigue siendooo el mismo imbecil de antees …. lo que tenia que hacer era pedirle perdon a Rihannan … aunque no me guste la idea, estoy segura que ella lo hubiese perdonado …. peroo nooo¡¡¡ toma el camino mas dificil haciendo que ses ella la que tenga que hablar con el. Ademas aun no le perdono el que el la haya engañado Igor pinche mamon 🤬🤬 te deseooo el maaal!!!

  2. Nadia says:

    Aunque quiera redimirse en esta vida, lo sigue haciendo muy mal. Si de verdad dejaran que Riha este con Igor (cosa que definitivamente no quiero, la autora necesitará unos 200 capítulos de puro sufrimiento y arrepentimiento por parte de Igor para que siquiera considere que es un partido para Riha) sería muy similar a la primera vez. Igor no cambió nada, sigue siendo el mismo implacable y cruel hombre de siempre. Caprichoso y desconsiderado. No me gusta para nada.

  3. Rina says:

    Esto es más raro… Lo único que me vino a la mente es cuando la perra le dió el veneno… A lo mejor lo hizo porque se decidió no matarla al dia siguiente y ella quería quitarsela de enmedio. Talvez descubrieron todo lo que manipularon y estaban tratando de arreglarlo antes de que muriera, pero la hermana se adelantó y la mató. Entonces el puto de Igor como se sentía culpable volvió al pasado como la prota para evitar todo el desastre.

    Escribí tanto en un segundo que ya me lié. Igual seguiré odiando al puto aun si es algo por el estilo.

  4. Hanajima says:

    Uhmmm vamos el a encarando también. Y esta colado por ella? Después de ponerle los cuernos y tratarla como mierda? Vete a la mierda rey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.