Princesa Bibliófila – Volumen 4 – Extra 2: El demonio en las estrellas

Traducido por Maru

Editado por Sakuya


—Las estrellas tienen una conexión íntima con la agricultura; la gente incluso tiene nombres para ellas como “La estrella de la plantación de trigo” y “La estrella del corte de trigo”. La observación de los cielos también es imprescindible en la creación del calendario. De hecho, algunos piensan que el movimiento de los cielos también está íntimamente ligado a eventos de nuestro pasado.

Un cielo resplandeciente lleno de estrellas se extendía por encima.

Este verano hubo un número inusual de parejas que asistieron a la velada de observación astronómica de Orphen. Esto se debió en parte a que cierta chica compartió una historia que había leído en alguna literatura extranjera con su doncella. La noticia se extendió desde ahí, envolviendo la totalidad del palacio.

La chica en cuestión estaba parada a poca distancia frente a mí, escuchando la conferencia del anciano con gran interés.

—Te refieres a la profecía de las estrellas de Nostra Oak —dijo—. Entretenido, suponiendo que lo leas como un cuento de ficción, pero…

—No, señorita Elianna. Ese libro profetizó la caída del Imperio Kai Arg, el estallido de la plaga y nuestra guerra con Maldura. Cada vez que ha ocurrido un evento importante en la historia, ha habido una perturbación en las estrellas. ¡Eso lo podemos decir con certeza!

En otras palabras, cada vez que se avistaban lluvias de meteoritos, estrellas de un rojo carmesí inquietante o cometas enormes, se producía un cambio monumental. Todos estos fueron registrados en Profecía de las Estrellas, pero la gente adoraba a Nostra como un profeta. Al menos, esa era la línea de pensamiento cuestionable que estaba impartiendo este funcionario, y la niña escuchó todo lo que dijo sin siquiera pestañear.

Oh, chico…

Yo, Alan Ferrera, no pude evitar reírme de frustración.

La chica en cuestión era, cómo estoy seguro de que todos habrán adivinado, la prometida de mi amo. Si su demostración en el baile de máscaras de hace unos días fue un indicio, ella era demasiado crédula y confiada. Bueno, parte de eso fue culpa de mi amo por ser tan sobreprotector y mimarla.

Vi a Espantapájaros de pie al borde de la reunión y me dirigí hacia él.

—¿Por qué la señorita Elianna está aquí en el palacio tan tarde? —Si no me informaba de tales anomalías con prontitud, no tenía forma de lidiar con ellas. La única razón por la que me presenté a esta pequeña fiesta fue porque estaba cazando rumores. Imagínense mi sorpresa al ver aquí a la prometida de mi amo.

Espantapájaros, que probablemente sabía de qué se trataba todo el grupo antes de venir aquí, se encogió de hombros como si no le importara menos.

—El marqués y Alfred estaban abrumados por el trabajo. La señorita les trajo algunas cosas para comer, luego ese viejo búho le puso las garras.

—Ajá. —Ahora entendí cómo terminaron las cosas así, pero ahora estábamos en una situación no menos peligrosa de lo que habíamos estado unos días antes en el baile de máscaras. Esta fue una fiesta de observación sólo de nombre, su verdadero propósito estaba en otra parte.

Espantapájaros debía haber entendido lo que estaba a punto de decir porque soltó:

—Bueno, no te preocupes. Regresaremos pronto.

Desafortunadamente, justo cuando terminó esas palabras…

—¡Elianna!

La noticia de que ella estaría aquí esta noche ni siquiera debería haber llegado al príncipe todavía, pero su alteza apareció de todos modos. Seguro que tenía una aguda intuición y un agudo sentido del olfato cuando se trataba de la señorita Elianna.

Las parejas que se habían estado susurrando cosas dulces el uno al otro al amparo de la oscuridad momentos antes, ahora estallaron en nuevos susurros. A pesar de la falta de iluminación, el heredero al trono de nuestro reino tenía el cabello de un color dorado tan brillante que ni las sombras podían ocultarlo por completo.

—Su alteza… —La señorita Elianna compartió la sorpresa de todos los demás, girándose para mirarlo.

El príncipe corrió hacia ella, exudando un aura amenazadora que ahuyentó al hombre que había estado cerca de la dama.

—¿Hay algo mal? Es demasiado tarde. Si querías participar en esta fiesta, debías haberme pedido que fuera contigo.

—Eso no es necesario —dijo, sonando tan monótona e inconsciente como siempre lo hacía.

El príncipe Chris no se dejó disuadir, demasiado emocionado por la deliciosa sorpresa de poder reunirse con ella incluso a esta hora tardía.

—Aparentemente, la historia de amor extranjera que compartiste ha comenzado una nueva tradición entre las parejas de citas nocturnas bajo las estrellas. Me encantaría saber de qué se trata esta historia de amor. ¿No quieres compartir la historia conmigo?

Su sonrisa se extendió, blancos dientes nacarados brillando a través de la oscuridad mientras la señorita Elianna inclinaba la cabeza confundida.

—Simplemente compartí un cuento popular sobre el amor del lejano oriente. Si quiere conocerlo en detalle, el libro del que proviene se encuentra actualmente en los archivos. ¿Se lo presto?

—No, preferiría escucharlo directamente de tus labios. —Hoy estaba siendo inusualmente persistente. Quizás estaba sintiendo los efectos de su velada en el baile de máscaras. El pensamiento me hizo cosquillas con deleite.

Lamentablemente para él, la peor plaga imaginable eligió ese momento más inoportuno para aparecer.

—¡Eli! —llamó la alegre voz del archienemigo del príncipe Chris: el marqués Bernstein.

—¡Padre!

—Después de comer la comida que trajiste, aceleré el resto de mi trabajo. Ven ahora, es tarde. Deberíamos estar llegando a casa.

—Por supuesto. —Ella asintió antes de volverse para presentar sus respetos al príncipe.

La sonrisa de este último se tensó, los labios crispados por la irritación.

Oh…

Estaba a punto de estallar en carcajadas.

La historia de amor que había estado circulando en el palacio era básicamente sobre una princesa que se había enamorado, solo para que su padre interviniera entre ella y su amante. Por lo tanto, los dos solo podían reunirse en secreto una noche al año durante el verano. Una escena similar se estaba desarrollando justo frente a mí, pero lamentablemente para el príncipe Chris, ni siquiera tenía la oportunidad de tener una cita secreta con su amada.

Reprimí mi risa. Tanto Espantapájaros como yo nos alejamos apresuradamente de la escena, aunque no antes de que pudiéramos escuchar al archienemigo del príncipe Chris dando el golpe mortal.

—Por cierto, príncipe Christopher, le he enviado algunos documentos que requieren su sello de aprobación. Los necesitaremos a primera hora mañana por la mañana para nuestra reunión. Espero que los termine a tiempo.

Ni siquiera necesitábamos mirar atrás para saber que el señor demonio había descendido.

El funcionario que balbuceó todas esas tonterías tenía una cosa correcta: cuando las estrellas surcan el cielo, predicen el descenso del temible señor demonio.


Maru
Y con esto, termina el cuarto volumen. Personalmente, ardo en ascuas por saber qué pasará en el quinto, ya que se quedó muy interesante. Espero que os haya gustado jeje.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *