Prometida peligrosa – Capítulo 1

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


La copa de vino que cayó sobre el suelo de piedra se rompió en pedazos con un golpe sordo.

Mientras el vino tinto se derramaba por el suelo como manchas de sangre, las dos voces incómodas sonando se detuvieron repentinamente.

Las yemas de los dedos de Marianne temblaban. Cuando dio un paso adelante, mordiéndose los labios inconscientemente, su vista, que estaba oculta por el rosal enredado, se abrió de par en par.

Era Ober quien estaba parado frente al gran lago del jardín trasero. Giyom, su caballero guardaespaldas, lo estaba protegiendo.

—Ober…

Marianne lo llamó como si estuviera tranquila.

Ella deseaba que él no respondiera. Deseaba que él se desvaneciera como una sombra como si agarrara el aire cuando extendió su mano.

—Marie.

Pero fue una voz familiar la que volvió a ella.

—Es mentira, ¿no?

Marie.

Ese era el apodo que solo Ober podía llamar en esta espaciosa mansión.

Aunque lo oyó claramente, Marianne le preguntó de nuevo. Tenía que hacerlo porque pensaba que podría haber escuchado mal. Lógicamente, debería haber escuchado mal.

Era imposible para Ober hacer algo como eso. Era un buen hombre. Independientemente de cuándo estaba saliendo con ella o después de casarse con ella, siempre fue atractivo y amigable.

A su padre, el duque Kling, no le gustaba mucho Ober. Aunque su padre lo humilló terriblemente varias veces, nunca la abandonó.

Sin Ober, no podría haber enterrado adecuadamente a su padre, que murió inesperadamente.

—Por favor respóndeme. ¿Estoy teniendo un mal sueño en este momento? Si no…

—Marie. Creo que estás borracha —la interrumpió.

—Es imposible que hayas hecho eso. No, no puedes. Debo haber escuchado mal. ¿Verdad?

Marianne casi lloró cuando se acercó a él y lo agarró por los brazos.

—Por favor, Ober. Sálvame de esta pesadilla.

Sus transparentes ojos esmeraldas temblaban de ansiedad.

—Marie, cálmate. ¿Qué escuchaste? ¿Eh?

—Dijiste que me amarías hasta que murieras. Ayer… y hasta esta noche, besaste mis mejillas y me sonreíste dulcemente. ¡Me susurraste al oído que soy tu luz y salvación!

—¡Si, lo hice!

—Entonces, ¿cómo puedes… cómo pudiste hacerle eso a mi padre? Si eso es cierto, es como si hubieras matado a mi padre. ¿Cómo puedes hacer esto…?

—Marie.

—Ober, como humano, no puedes hacer eso. No, no eres ese tipo de hombre, ¿verdad? No lo eres. Por eso me casé contigo. Ober, ¿cómo puedes hacerme esto?

Mientras Marianne balbuceaba para negar la situación, la cara de Ober se endureció gradualmente.

Aunque sus palabras fueron cortadas en el medio y mezcladas con emociones porque estaba tan sorprendida, su punto era muy claro.

Fue traicionada por su esposo, en quien pensó que podía confiar después de que la dejaran sola después de la repentina muerte de su padre.

Ella escuchó su plan para matarla.

Había alguien detrás de la repentina muerte del duque Kling, que no era otro que su esposo Ober. Y ella sin saberlo lo ayudó a llevar a cabo su plan de matar a su padre…

Ober acarició lentamente las mejillas de Marianne, que temblaban, llena de tristeza. Aunque la acarició tan amablemente como siempre, lo que sintió con su toque fue aterrador en lugar de reconfortante.

—Bueno, ¿cómo podría hacerte eso? —dijo en un tono irritado y molesto.

Marianne instintivamente sintió peligro en el cambio instantáneo del tono de voz de su marido.

Como una mujer que pasó toda su vida sola en la casa de un duque pacífico, sintió algo como un ansia asesina en él. Tenía el mismo aspecto y expresión que ella solía conocer, pero sintió como si fuera un completo desconocido.

—¿Ober…?

—¿Por qué te hice eso, Marie?

Ober la agarró por los hombros mientras ella intentaba retroceder. Aunque Marianne se retorció con un leve gemido e intentó escapar, fue atrapada cuando él la atrapó con fuerza. Le dolían mucho las muñecas. Su fuerte agarre la hizo advertirse una vez más.

Tengo que huir. ¡Ahora mismo!

—¿Vas a escapar porque soy peor que una bestia? —dijo Ober en ese momento—. O…

Mariane sacudió sus brazos tan fuerte como pudo.

Ober la soltó de sus brazos como ella deseaba, pero esta vez la agarró fuertemente por la barbilla. Él estranguló su cuello con sus dedos suaves sin dudarlo. Su estrangulamiento no era lo necesariamente fuerte como para matarla en este momento, pero sí lo suficiente como para provocar miedo.

—¡Ugh…!

Como se anticipó a lo que podría ocurrir, Marianne se aferró a sus brazos con un gemido.

Era su primera experiencia potencialmente mortal. Golpeó desesperadamente sus brazos y giró su cabeza para alejar incluso sus pequeños dedos de él. Pero era demasiado difícil para ella alejarlo, ya que era una mujer criada como una flor en la mansión.

—Te lo hice porque eres demasiado estúpida para lo que tienes.

No ocultó su burla hacia ella.

Una vez que mencionó a su difunto padre, el duque Kling, Ober no tenía motivos para perdonarle la vida. Ya no necesitaba fingir ser amable con ella.

—Ober…

Al final, Marianne se echó a llorar. No era una mujer totalmente tonta como dijo Ober.

Llegó hasta aquí porque estaba ciega de amor, por lo que podría ser culpada como una mujer tonta. Pero era lo suficientemente inteligente como para descubrir la verdad de toda la situación que rodeaba a su difunto padre.

Fue traicionada por la persona que más amaba. Era algo tan grave que no podía creerlo en absoluto; sentía que se le rompía el corazón.

Tenía las mejillas húmedas de lágrimas. Sus ojos eran demasiado honestos para negarlo.

Marianne sabía lo que significaban sus ojos: una mirada mezclada con un profundo disgusto, un poco de simpatía, el ridículo y sus sentimientos fríos en lugar de amor.

—Me engañaste, aunque confiaba en ti. Realmente te amaba.

—Esa es una muy buena prueba de que eres estúpida.

Ober soltó a Marianne.

Marianne se sentó en el suelo, con las piernas temblorosas. Ella tosió de repente.

No estaba disgustada en absoluto, aunque fue arrojada al suelo rocoso.

Se le ocurrió que el guardaespaldas, que estaba parado detrás de él, la estaba observando todo el tiempo, pero ella no juzgó sus acciones como vergüenza.

—Marie, no hay amor en el mundo.

Una vez se dedicó y amó a este hombre. Él le susurró sobre el amor eterno. Ahora, le decía que no había nada como el amor en el mundo.

No sentía como si estuviera parpadeando y respirando bien. Todo tipo de pensamientos desordenaron su mente, pero no podía pensar en nada.

—Solo eres una muñeca bonita. Sería lo mismo si te vendieran a alguien que no fuera yo.

Desempolvando su ropa arrugada con indiferencia, miró a su alrededor.

El jardín trasero con un lago era el lugar más apartado de la mansión, incluso a plena luz del día. Todo tipo de árboles y paredes de flores estaban alineados en todas partes, por lo que había muchos puntos ciegos alrededor de la mansión. Como era tan grande y complejo, les llevó más de medio día al personal encontrar un perro cuando corrió hacia el jardín trasero.

¿Cuánto tiempo llevaría encontrar una duquesa que se emborrachara y desapareciera?

—Si puedo darte un consuelo… —Ober le hizo señas a Giyom—. Eras una muy buena muñeca. Eres más hermosa que cualquier otra persona, con un gran honor y una riqueza difícil de comparar con cualquier otra familia. Pero fuiste tan estúpida y leal conmigo como los demás.

Giyom cerró su boca y la dejó caer al suelo.

Sorprendida, luchó, pero fue detenida por Giyom, que era casi el doble de su tamaño.

—Así que no quería tirarte hasta que me convertí en emperador.

Ober apuntó su barbilla hacia el lago. Ella se resistió, golpeando desesperadamente a Giyom.

Sin preocuparse en absoluto, Giyom caminó hacia el lago, sosteniéndola en sus brazos como si estuviera sosteniendo un gato ligero.

Cuando atravesó el borde poco profundo del lago, una ola fría comenzó a mojarle el pijama de seda y las piernas blancas. Sin dudarlo, caminó hacia el agua que rebosaba hasta su pecho y luego la soltó de sus brazos.

Ella no sabía nadar. Quería comprobar si sus pies podían tocar el suelo, pero no podía controlar su cuerpo. Tan pronto como ella se puso rígida y se tambaleó en el agua, él tiró de su cabello y luego empujó su cabeza hacia abajo con una fuerza enorme.

Marianne fue enterrada bajo el agua sin poder respirar una pizca de aire exterior.

Su vía aérea aspiraba agua en lugar de aire. Sintió dolor porque no podía respirar. Cada vez que su cuerpo delgado luchaba con el miedo a la muerte, el agua del lago la barría.

—¿Por qué has venido hasta aquí en este momento? Hiciste las cosas mal. Un funeral es demasiado molesto durante el verano.

Mientras Ober se quejaba, Marianne no pudo sacar su rostro del agua ni una sola vez hasta que su cuerpo, que hizo una ola considerable, se dejó caer.


Maru
¡Hola! Y aquí estamos de nuevo con una nueva novela. Esta vez parece que me pasaré al espionaje. Una vez más volver al pasado, una vez más a cambiar un futuro horrible. ¿Con que nos va a sorprender Marianne? Vamos a descubrirlo jeje.

Tanuki
Buenas, esta vez Maru y yo les traemos su dosis de drama. Fui atraído por promesas de poder insultar a la basura de marido >:c

| Índice |

6 comentarios en “Prometida peligrosa – Capítulo 1

  1. GenIssa says:

    Oh por dios que cruel no me había tocado leer que las mataran de ese modo, usualmente es una guillotina, una espada, veneno o ahogada por accidente.
    Se ve interesante seguiré leyendo
    〜(꒪꒳꒪)〜

  2. Milagros says:

    Hola, gracias por traer esta novela que se ve muy intensa e interesante. Luego de mencionar eso, Ober que mal bicho y traicionero eres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *