Prometida peligrosa – Capítulo 25

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Incluso el médico que inicialmente pensó que tenía un resfriado estacional sintió que hablaba en serio, por lo que le preguntaba sobre su condición cada hora. Si algo saliera mal, el médico podría ser decapitado por no examinar adecuadamente a la futura emperatriz.

Mientras tanto, Marianne solo estaba soñando.

En sus sueños, caminaba por un jardín familiar. Era el jardín del anexo de la mansión Lennox.

Los muros cercados estaban cubiertos de rosas laberínticas y pequeños animales corrían a la sombra de los olmos. En el camino hacia el lago, había escalones redondos escasamente colocados para guiar el camino.

Marianne saltó sobre los escalones como una niña. No era nada especial, pero estaba emocionada y feliz. Cayendo, cayendo. Mientras saltaba aquí y allá, los conejos pastando se acercaban y se mezclaban con ella. Como eran lindos y encantadores, estiró las piernas hacia la siguiente piedra.

En ese momento, la parte inferior de los escalones se cayó y el mundo se volcó. Ella ya estaba en medio de un generoso lago bajo sus pies.

Su cuerpo se hundió profundamente en el lago.

Contuvo la respiración inconscientemente y se tambaleó. Sintió una ola de agua fría por todo su cuerpo. Cuando miró por encima de su cabeza, vio una gran mano que se levantaba y presionaba su coronilla hacia abajo. Una tremenda presión la sumergió más profundamente.

Escuchó una voz familiar desde lejos. Como si el dueño de la voz hablara con la cara en un frasco vacío, un sonido sonó en su cuerpo.

—Marie, no hay amor en el mundo.

Ella estaba sin aliento.

—Eres solo una muñeca bonita. Habría sido lo mismo si te hubieran vendido a alguien que no fuera yo.

En ese momento, trató de decir que eso no era cierto. Pero su respuesta no salió de su boca, sintió más dolor en el pecho. Sintiendo una terrible sensación de agua filtrándose en sus pulmones, agarró una ola que no pudo agarrar en absoluto.

Quiero vivir. No quiero morir estúpidamente. Por favor… ¿Alguien puede ayudarme por favor?

Sus gritos silenciosos hicieron burbujas de espuma y subieron a la superficie.

En ese momento, agarró algo de repente.

Abrió los ojos, atónita. No era el lago, sino su dormitorio. La única iluminación era un candelabro en una pequeña mesa junto a la cama, pero no tuvo problemas para identificar los alrededores.

Cuando se dio la vuelta, notó que era el brazo de alguien que sostenía con fuerza en su sueño. Cuando se frotó los ojos húmedos, que podrían ser sudor o lágrimas, pudo notar claramente la forma de la sombra.

Un hombre. Como estaba un poco oscuro, no sabía exactamente quién era él. Pero vio su cabello brillante, sus ojos que reflejaban los colores cálidos y la energía azul, así como rasgos faciales rectos como yeso finamente cortado.

—¿Su excelencia?

Soltó el collar que sostenía.

—Marie…

Ella solo lo vio dos veces, pero él la llamó por su apodo con una voz familiar.

Sin embargo, el emperador no la habría llamado por su apodo sin ningún propósito, por lo que esto también parecía un sueño. ¿Era como un sueño en su sueño? Ella se rio rápidamente. Cuando pensó que no era real, comenzó a escupir las palabras que quería decir en lugar de levantarse y mostrar sus modales.

—Pensé que me había despertado, pero es un sueño de nuevo. Pensé que finalmente había salido del brutal control de Ober, pero no sabía que estabas esperando ante mis ojos. Eres tan malo, de hecho.

Eckart frunció el ceño un poco ante eso. Abrió la boca como si quisiera protestar, luego se calló y suspiró.

—No me malinterpretes. No vine a culparte.

—Supongo que sí. Este es mi sueño. Yo tampoco te culpo.

Eckart se quedó mirándola en silencio.

—Estoy bien, de hecho. Estaba un poco sorprendida. No es porque crecí en un cómodo invernadero, ¿sabes? Cualquiera se hubiera sorprendido si hubiera estado en ese lugar. Iric, Sir Colin y Sir Jed se habrían sorprendido. ¡Qué suerte que Cordelli no estuviera allí! Ella tiene más miedo que yo.

Ella se rio entre dientes mientras hablaba. Su voz ronca sonaba somnolienta como si fuera a desaparecer en cualquier momento.

—¿Has venido aquí porque estás preocupado por mí?

—¿Tú crees?

—Bueno, hasta cierto punto. Puede que estés aquí para vigilar a tu rehén, por supuesto.

—Creo que sé cómo me ves.

—Puedes apostar. Pensé que tenías un corazón muy frío, pero parece que desearía que fueras de buen corazón. De lo contrario, no tienes ninguna razón para estar aquí y no tienes ninguna razón para llamarme en voz baja. Escuché que un sueño es la proyección de la esperanza de uno, pero como este es mi sueño, no puedo tener ninguna excusa para llamarlo una ilusión. Creo que me molestarás mucho si lo averiguaras.

—Me alegro de que sea un sueño.

En su franco soliloquio, Eckart frunció el ceño como si se hubiera quedado sin palabras.

Rápidamente cambió de tema.

—Quiero hacer una pregunta.

—Por favor, adelante.

Se alegró de que ella lo aprobara. Sin embargo, dudó un rato antes de abrir apenas la boca.

—¿No quieres retractarte del trato?

Parecía que le estaba preguntando si su decisión de llegar a un acuerdo con él era fácil.

—¿Rechazar el trato? ¿Yo? ¿Por qué? ¿Estás loco?

Ella se sorprendió al escuchar eso. Incluso desafió al emperador preguntándole si estaba loco con el pretexto de su sueño, pero no pudo calmarse.

Por un momento pensó si era un sueño, pero otro pensamiento la consumió.

¿Rechazar el trato? No podía, dado el hecho de que invirtió tanto para que este trato sucediera. Estaría arruinada si el trato se derrumbaba esta vez.

—Fuiste tú quien tomó la iniciativa de tomarme como rehén. ¿Era una mierda tan inútil?

—No, eso no es lo que quiero decir. No quiero liberar a un rehén importante como tú.

—¿Por qué dices eso? Dijiste que luchará a tus espaldas hasta que pudiera protegerme. Creo que podré hacerlo pronto. Me necesitas, ¿verdad?

—Marie.

Eckart la llamó con voz tranquila. Luego, inconscientemente, le puso la mano en el hombro tembloroso. El suave peso y la temperatura corporal provenientes de su palma calmaron lentamente su corta respiración. Ella contuvo sus palabras en ese momento.

—Te lo acabo de preguntar. Eso es todo. ¿No es este tu sueño?

El rostro de Eckart se veía horrible.

Pero la luz de la habitación, iluminada por solo un par de velas, no era muy diferente de la oscuridad. Su puño cerrado estaba oculto en las sombras, y su expresión contundente desapareció rápidamente más allá de la oscuridad. Como acababa de despertar, no podía ver su rostro correctamente.

—Porque esta es una pelea en la que podrías perder mucho incluso si ganas. Probablemente no puedas tener una familia normal o una vida pacífica con la que podrías haber soñado.

—Una vida pacífica…

Poco a poco respiró hondo. Ahora respiraba de manera uniforme.

—Me sorprende que haya algo que no sabes.

Vida pacífica. ¿De qué vida pacífica estaba hablando?

¿Era como jugar con los conejos en el jardín o vivir en un invernadero aislado sin preocupaciones? ¿Era una vida en la que los seres queridos se amaban a sí mismos solo como un milagro? ¿O era una vida en la que tomaste todo lo que querías tener pero tiraste todo lo que no te gustó, o una vida llena de felicidad solo, completamente separado de la desesperación?

—No quería volver a esa vida pacífica, vine a verte.

Pero para Marianne, su vida pasada fue traición y muerte. Fue una tragedia en la que fue utilizada por un hombre amado, empujó a su padre al pantano con sus propias manos y se hundió interminablemente bajo el lago como una tonta.

—Tienes razón. Fui lo suficientemente ingenua como para creer que cambiar el futuro sería fácil y que todos podían confiar en mí. Todo lo que sabía era muy superficial. Pero pensé vagamente que todo estaría bien. Mi vida anterior fue dulce durante mucho tiempo, aunque su última fase fue dura.

¿Vida anterior? ¿Pasada?

Eckart sintió algo extraño en sus comentarios, pero no pudo preguntar. Su rostro cansado y las palabras posteriores bloquearon su profunda sospecha. Pensó que sus palabras desconocidas eran una metáfora de la “vida pacífica” de la que hablaba.

—Tienes razón. Creo que fue difícil para mí admitir esto. Y por eso estoy soñando con esto. Como dijiste, creo que necesito más tiempo para confirmar y rendirme.

Ella se consoló a sí misma. Como lo reconoció todo, se sintió aliviada y relajada.

Todo tipo de pensamientos complicados giraban como un vórtice y luego desaparecían muy lejos.

—Lo siento. Tengo tanto sueño de repente. Si duermo un poco más y me despierto de este sueño, creo que puedo hacerlo mejor. Dijiste que podría tener que hacer algo terrible o sufrir mucho. No lo olvidaré.

| Índice |

2 comentarios en “Prometida peligrosa – Capítulo 25

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *