Prometida peligrosa – Capítulo 4

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Ella envolvió la mano de su padre en sus mejillas con manos temblorosas. Sus manos estaban un poco frías en la fría noche, pero obviamente eran las manos del hombre vivo ya que ella se sentía cálida.

Podía sentir sus profundos sentimientos de tristeza y preocupación por ella a pesar de que estaba a solo un paso de él.

Esto es real. Él es mi verdadero padre; está vivo. Es muy vívido. Esto no puede ser un sueño.

—Creo que acabo de tener un mal sueño. Después de despertar, te extrañé mucho. ¿Qué tengo que hacer? —dijo ella.

Y luego lo abrazó con fuerza. Frotó su rostro sobre sus hombros apretados y se rio.

Aunque no dejó de derramar lágrimas, se echó a reír de manera extraña.

¡Estoy viva aquí! ¡Padre está aquí a mi lado!

—¡Dios mío! Pensé que mi hija era una mujer, pero ya sabes cómo jugar al bebé así —dijo el duque Kling sorprendido por la reacción de su hija.

De hecho, vivían en los tiempos en que era bastante vergonzoso para una mujer mayor de veinte años y para una hija de una familia noble jugar al bebé.

Sin embargo, ella siempre fue honesta con sus sentimientos. No sabía mentir. Si le gustaba, asintió mientras sacudía la cabeza si lo odiaba. No tenía que ganarse el favor de alguien.

Y, por supuesto, fue el propio Duque Kling quien la crio así.

Afortunadamente, no dudó de su respuesta.

Como si estuviera menos preocupado, acarició su cabello oscuro una y otra vez.

Diciendo que el sueño de uno siempre traía el resultado opuesto, en broma le dijo que no se quedaría inactivo si volvía a tener ese sueño.

Lloró en voz alta en los brazos de su padre.

Se preguntó si todo esto era posible. Se preguntó si era real que estaba muerta en el lago o si tenía veintiún años y estaba hablando con su padre aquí, cómo había viajado al pasado. Pero todo esto no le importaba en absoluto. El hecho de que su padre, a quien podía alcanzar y tocar, estaba vivo aquí y respirando… solo eso importaba.

No le importaba incluso si todo esto fuera su último sueño, cuyo cuerpo se estaba pudriendo en el fondo del lago, ya que era el sueño de los muertos que de todos modos no se despertarían.

Si quiero defender este mundo de fantasía, puedo hacer cualquier cosa… y lo haré.

Se hizo un voto a sí misma antes de recuperar completamente sus sentidos en la realidad.

Y era una promesa que cambiaría su vida.

♦ ♦ ♦

A la mañana siguiente, Marianne se despertó de buen humor después de dormir profundamente.

Colores familiares y techos estampados en su habitación se reflejaban en sus ojos.

Escuchaba el canto de los pájaros fuera de la ventana. Era una escena pacífica poco realista.

En lugar de levantarse de inmediato, se cubrió los ojos con una manta mullida. Rodó sus pupilas esmeraldas y miró a su alrededor.

Aunque se despertó del sueño, nada en particular cambió en el mundo. Cuatro temporadas fuera de la ventana, el paisaje dentro de la habitación y su vacilación antes de acostarse anoche eran todos iguales. Sintió una sensación de una realidad increíblemente estable en ellos.

No es de extrañar… Siento que he vuelto al mismo lugar, pensó para sí misma.

Esa fue una adaptación fantástica para una mujer que murió ayer y luego renació como ella misma hace dos años.

Sintió que su audacia era ridícula, pero pronto concluyó que estaba bien.

Después de encontrar a su padre vivo anoche, decidió que el mundo en el que vivía ahora era real. Ella pensó que Dios, que sentía lástima por ella, le dio una segunda vida.

Dobló su resolución y gentilmente tiró de la cuerda al lado de la cama.

Oyó una pequeña campana sonando fuera de la puerta.

Un poco más tarde, Cordelli entró alegremente con dos doncellas.

—Señorita, ¿está despierta? ¡Buenos días!

Las criadas abrieron las cortinas de la habitación. El sol que brillaba sobre el dosel era cálido. Ella se levantó muy bien. Su vida cotidiana ordinaria comenzó de nuevo.

Las criadas que trabajaban en el anexo solían ser amables e inteligentes porque la jefa de limpieza Icell les prestaba especial atención. Gracias a ellas, no experimentaba muchos inconvenientes en su vida diaria. Olía un aroma de flores diferente del agua de la cuenca calentada a una temperatura adecuada todos los días. El té que ella disfrutaba antes del desayuno era el té de más alta calidad disponible en el imperio.

Era lo mismo ahora. Terminó de lavarse la cara con agua tibia de rosas y tomó un té de hibisco, que probablemente se secó el año pasado y se llevó a un barco comercial. Una vez más se sintió aliviada de que la secuencia de sus actividades diarias no fuera muy diferente de lo habitual.

—Señorita, aquí está el vestido.

La señora Icell trajo varios vestidos mientras le cepillaba el pelo.

—Gracias. Déjame ponerme este vestido hoy.

Señaló el vestido color melocotón entre muchos vestidos que sostenían varias doncellas. Le gustaban los ricos volantes al final de las mangas que parecían flores de cerezo.

La señora Icell echó al resto de las criadas, a excepción de la criada que sostenía el vestido color melocotón, y luego mostró los zapatos y accesorios que trajeron.

No era común que la sirvienta principal prestara especial atención a la indumentaria de una familia noble. Como estaba acostumbrada al cuidado especial de la jefa de limpieza, Marianne naturalmente eligió los artículos que quería.

En poco tiempo, eligió zapatos de color rosa claro y un par de collares y aretes de perlas, que eran claros y frescos como si acabaran de traerlos del mar. Cordelli le trenzó el pelo con habilidad en ambos lados.

—Traje las respuestas a las tarjetas de invitación de su fiesta de cumpleaños de mañana. Por ahora, he seleccionado las respuestas de recuentos y superiores. ¿Los vería por sí misma?

—Sí. Por favor, muéstramelo.

La señora Icell colocó docenas de cartas en el tocador frente a ella mientras estaba ocupada embelleciéndose. Después de mirar el collar que brillaba en el espejo, recogió un montón de cartas.

Los nombres familiares en los sobres revivieron sus viejos recuerdos. Le dio la vuelta a las cartas con los sellos de importantes familias nobles como Evelyn, del marqués de Balua, mejor conocida como su mejor amiga en los círculos sociales del norte y Angelica del conde Essenbach. Los nobles que residían en territorios lejanos probablemente se fueron a su casa.

Mientras empujaba la letra delantera hacia atrás mecánicamente, cometió un error. Las cartas que sostenía cayeron al suelo.

Resultó que solo le quedaba una carta en la mano.

La elegante letra tallada sobre el sello de cera roja llamó su atención.

Ober von Chester

Era su nombre.

—Señorita, ¿está bien? —preguntó la señora Icell.

La criada principal hizo que las criadas recogieran las cartas esparcidas por el suelo.

No pudo apartar los ojos de la carta por un rato.

—Sí, estoy bien. Creo que era demasiado codiciosa hace un momento.

Sonriéndole apenas, dejó la carta con dedos temblorosos.

Aunque casi no tenía nada, tenía ganas de vomitar.

Se sentía cargada como si le hubieran puesto una piedra en el pecho.

Ese sentimiento era similar a la sensación de su interminable hundimiento en las aguas profundas.

Incluso sintió como si alguien estuviera presionando su corona contra el suelo.

Es peligroso.

Ella saltó de su asiento, envolviendo su cuello frío con sus manos.

Mientras luchaba mientras se ponía de pie, la señora Icell la ayudó rápidamente.

—Mi señorita, no se ve bien. ¿Debo llamar al médico de familia?

—Bueno, no, gracias. De hecho, no he comido nada desde anoche. ¿Puedes terminar la preparación para mí? Mi padre podría tener que esperar si me demoro más.

La señora Icell estaba un poco perpleja, pero siguió su orden.

Ayudada por las doncellas, repitió en numerosas ocasiones que estaba bien, mientras se quitaba el vestido y el pijama y se ponía el vestido planchado.

Bueno. Cálmate. No estoy bajo el agua, todavía no me he casado con él y mi padre no ha muerto. Marianne, por favor. Vamos a calmarnos, ¿de acuerdo?

Esto era lo que quería decir, pero se lo guardó en el fondo.

Se sintió bien momentáneamente porque lo repitió como si estuviera recitando un hechizo.

Pero ella no quitó su nombre de su mente hasta que salió de la habitación después de adornarse.

Mientras desayunaba con su padre, mientras llamaba a Hugo y a la señora Icell para verificar la preparación para su fiesta de cumpleaños al día siguiente, Marianne repitió ese nombre todo el tiempo.

Produjo una imagen vívida de esa persona.

Ober, Ober von Chester.

El joven y prometedor marqués de la familia Chester. Un hombre con ojos grises y cabello rojo oscuro. Su amante que envolvió sus hombros hábilmente y besó sus dedos cuidadosamente. El dueño de la voz que le susurró que nada hermoso en el mundo podía compararse con ella.

Y el traidor que mató a su padre y también a ella.


Maru
Siempre lo puedes matar tú ahora.

| Índice |

5 comentarios en “Prometida peligrosa – Capítulo 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *