Pronto, utiliza el rostro del demonio – Arco 1 – Capítulo 7

Traducido por Shiro

Editado por Yugen


Cuando despertó de manera muy puntual a las cinco de la mañana, Zhou Yun Sheng, como de costumbre, le dio un cálido abrazo al cuerpo que estaba a su lado. El cabello del hombre estaba completamente desorganizado, sus atractivos rasgos faciales revelaban una expresión de satisfacción plena después de una noche de pasión. Sus ojos, los cuales siempre destellaban con perspicacia, estaban cerrados en ese momento, tentando al joven a inclinarse y besarlo con suavidad.

Como villano completamente homosexual aunque controlado por el sistema, el pasado de Zhou Yun Sheng fue terrible.  Siempre se veía forzado a «enamorarse» de alguien con quien tenía que iniciar un contacto íntimo que no deseaba. Cada vez que esto ocurría, el sistema controlaría de forma automática su cuerpo. Muchas veces, cuando recuperaba el conocimiento, se encontraría con una heroína maldiciéndolo, amenazándolo con suicidarse o quizás con intenciones de morir junto con él. Irónicamente, incluso más que la otra persona, él era quien de verdad quería maldecir, amenazar con suicidarse y llevar a todos consigo a la tumba.

Incapaz de continuar recordando su pasado, Zhou Yun Sheng agarró el mentón sensual y heroico del hombre, dándole un profundo beso y borrando así todos esos pensamientos y recuerdos de su mente.

Du Xu Lang, en realidad, se encontraba despierto desde que su amante abrió los ojos, pero ya estaba familiarizado con su hábito: cada vez que su amado se despertaba antes que él, se quedaría observándolo por un largo rato y luego le daría un beso cargado de emocionalidad. La apariencia de su amante era sumamente apuesta y gentil, su boca siempre parecía portar una ligera y suave sonrisa, pero si lo conocías a profundidad, te darás cuenta de que su carácter y su personalidad eran fuertes.

Esto llevó a que el amor entre ambos fuera como una batalla por el control; apasionada, frenética y satisfactoria. Una vez que lo probó, nunca más quedó saciado.

Entonces sonrió con suficiencia y puso las manos en las mejillas de su amado para devolverle el beso con fervor. Su actitud hacia esta relación era completamente seria, lo cual no tenía precedentes, pero al principio, nunca pensó acerca de cuánto duraría. Sin embargo, con el paso del tiempo, los rasgos faciales de su amante maduraron, gradualmente floreciendo de forma deslumbrante y radiante, ocasionando que sus pensamientos fueran ocupados por este hombre por largos periodos de tiempo. De pronto se encontró a sí mismo pensando que debería hacer algo para capturarlo por siempre, poseyéndolo así de forma franca y directa.

Zhou Yun Sheng era totalmente ajeno a las cavilaciones del otro, solo percibiendo que parecía estar más emocionado que otros días, jugando en la cama por más de dos horas antes de dignarse a detenerse. Afortunadamente, la data correspondiente a su cuerpo había sido mejorada, de lo contrario su cintura habría quedado destruida.

Luego tomaron un baño juntos, y cuando se estaba preparando para ordenar comida para llevar, el móvil repicó. Zhou Yun Sheng a continuación buscó con la mirada la identidad de la persona que llamaba y sus cejas se arquearon ligeramente, era Zhou Wenang,

—Está bien, iré de inmediato. —Después de escuchar la llamada en silencio, arrojó el móvil y comenzó a empacar.

—¿Qué ocurre? —Du Xu Lang notó con extrañeza la expresión de su amado.

—Zhou Hao está muriendo. Me pidieron que volviera —contestó sin levantar la cabeza, sin embargo, en su rostro no habían rastros de la tristeza que embargaba a las personas cuando perdían a un ser querido. Más bien, la anticipación y la picardía eran palpables. Miró en dirección a la IA en su muñeca. La barra de progreso en la esquina superior izquierda había aumentado hasta el 50% cuando fundó Noah, pero había quedado inmóvil desde entonces.

No obstante, la muerte de Zhou Hao era el punto de inicio de la vida trágica de la persona original, y para alterar el curso del desarrollo del mundo debía acabar con este evento.

Sacando la lengua para lamer sus labios, Zhou Yun Sheng se topó con la dificultad de contener toda la emoción que sentía.

⧫ ⧫ ⧫

Ambos empacaron sus cosas, reservaron boletos y llegaron a la residencia Zhou por la tarde.

—¡Hermano, llegaste! —Zhou Wenang se acercó a saludarlo con pasos rápidos, dándole además un fuerte abrazo a la persona que no había visto en años. Ojos enrojecidos y lágrimas amenazando con rodar por sus mejillas, parecía muy emocionado. Si Du Xu Lang no lo hubiese investigado, habría sido engañado por su actuación impecable.

—¿Papá? —Zhou Yun Sheng lo hizo a un lado. Se veía extremadamente calmado, incluso su tono revelaba algo de indiferencia. No era como si no pudiera fingir sentirse afligido, sino que su fuerza era mucho mayor que la de sus oponentes, por lo que le daba pereza disfrazarse.

—Papá está arriba. El doctor dijo que no lograría resistir más de una noche y me dejó traerlo a casa. Sabes que nunca le gustaron los hospitales —le dijo Zhou Wenang mientras guiaba a las dos personas escaleras arriba, preguntando de manera aparentemente inocente por el camino—: Oh, cierto, ¿por qué vino el asistente Du? ¿Acaso se encontraron en el extranjero?

Antes de que Zhou Yun Sheng pudiese contestar, el otro admitió con gentileza:

—No fue un encuentro fortuito, estamos saliendo. Soy el novio de Yun Sheng.

Decidir salir del clóset en el lecho de muerte del suegro. Se ve que Du Xu Lang no quiere dejar a su suegro morir en paz, ¡ah!

En ese momento, la mirada indiferente de Zhou Yun Sheng finalmente fue acompañada por una leve sonrisa, asintiendo.

Zhou Wenang repentinamente se tropezó en el aire y casi cae por las escaleras. Por fortuna, la anciana ama de llaves que lo seguía lo atajó y lo ayudó a estabilizarse.

—Ve tú, yo esperaré afuera. —Llegando a la puerta, Du Xu Lang no tenía intenciones de pasar a visitar.

Zhou Yun Sheng no encontró nada extraño con su decisión, y acarició su apuesto rostro mientras entraba. La habitación oscura estaba impregnada del aroma a medicamentos y muerte inminente. Zhou Hao estaba lleno de tubos, el movimiento de su pecho arrugado era apenas perceptible.

—Papá, mi hermano mayor vino —gritó Zhou Wenang de forma simbólica al oído de su padre, y al ver que este no reaccionó no podía esperar para echar a Zhou Yun Sheng.

—¿Yun Sheng regresó? —Lo escucharon decir cuando iban llegando a la puerta para salir de la habitación. Zhou Hao había despertado, y con dificultad añadió—: Yun Sheng, te he defraudado, defraudé a tu madre, la asesiné…

—Papá, eso ya pasó, nadie te culpa. Madre estaba deprimida, no tuvo nada que ver contigo. Por favor, no te atormentes con cosas como esas. —Zhou Wenang se apresuró en llegar a su lado y pellizcó con fuerza la mano de su padre. Se dice que las palabras de un hombre en su lecho de muerte vienen siempre de su corazón.

Al ver que su padre había llamado con insistencia a Zhou Yun Sheng, Zhoe Wenang tuvo el presentimiento de que el hombre quería contarle el secreto de esos años. Sin embargo, habiendo llegado ya tan lejos, ¿cómo podía permitir que todos esos años de planificación fueran en vano?

Zhou Hao estaba sufriendo, pero al ver la mirada suplicante de su hijo menor al final decidió llevarse su secreto al infierno. Por otro lado, cuando Zhou Wenang vio que su padre se había quedado dormido y que ya no despertaba por mucho que le gritasen, finalmente dejó escapar un suspiro de alivio en su interior.

Zhou Yun Sheng había permanecido a tres metros de distancia como espectador, las comisuras de sus labios elevándose para revelar una sonrisa burlona.

Mientras tanto, Zhou Wenjing, quien se había apresurado en llegar a la residencia Zhou, inevitablemente se sorprendió al ver allí a su tío.

—Te explico luego. ¿Quieres entrar a dar un vistazo? —Du Xu Lang apuntó en dirección a una puerta con un cigarrillo en mano, tras lo que entró de manera casual al estudio de al lado para escuchar con descaro.

La habitación de Zhou Hao y el estudio estaban conectados, separados únicamente por una puerta delgada. Sentado en el estudio, podía escuchar la conversación con claridad. Zhou Wenjing vaciló por un momento, aunque al final terminó decidiendo entrar también.

La audición de Zhou Yun Sheng estaba muy por encima a la de la gente común, naturalmente escuchó los pasos de ambos, pero no le importó. Sentándose en un sillón cerca de la cama, le preguntó casualmente a su padre:

—Padre, ¿por qué sientes pena por mí? ¿Es porque asesinaste a mi madre?

Zhou Hao abrió repentinamente los ojos y comenzó a toser con violencia.

—Hermano, ¿qué cosas dices? ¡Madre se suicidó! —lo reprendió Zhou Wenang, reprimiendo su nerviosismo con dificultad mientras ayudaba a su padre dándole palmadas en el pecho.

—¿Estás siquiera calificado para llamarla «madre»? ¿Eres su hijo? —Zhou Yun Sheng se hundió cómodamente en la silla, cruzando sus delgadas piernas como un zorro astuto.

El rostro de Zhou Wenand se distorsionó por completo, los dos hombres que se encontraban en la habitación de al lado no pudieron evitar inhalar de forma abrupta. En ese momento, el electrocardiógrafo emitió un largo pitido, dejando de fluctuar. Zhou Hao había muerto del susto, pero nadie se movió en la habitación, ni siquiera le dirigieron una mirada. Habiendo llegado hasta ese punto, Zhou Wenang abandonó la farsa, con lentitud sentándose frente a Zhou Yun Sheng y mirándolo con hostilidad.

—¿Cómo supiste?

—Tu pulgar te traicionó —se burló Zhou Yun Sheng—. Tu pulgar tiene una articulación menos, es corto y feo, y esa mujer tenía la misma condición. Este es un gen dominante que heredaste, pero las manos de mi madre y Zhou Hao son normales, no tengo que explicarte lo que eso significa, ¿cierto?

Entonces Zhou Wenang flexionó su pulgar con fuerza, pero después de un rato dejó escapar una risa grave.

—Lo sabes, ¿y qué? Ya no dispones de los medios para recuperar lo que ahora es mío, la familia Zhou es mía. Oh, cierto, puedes quedarte con la herencia de Yang Xi. También puedes rogarle a la familia Yang para que lidie conmigo, pero, desafortunadamente, quizás aún no lo sabes. El Grupo Yang ha sido contratado para construir un túnel submarino entre las ciudades Isla Milenaria y Chengdu. El Grupo Zhou prometió invertir dos billones en este proyecto, pero una vez retiremos nuestra inversión, la familia Yang estará acabada, completamente en bancarrota.

Zhou Wenang parecía encontrar sus palabras muy divertidas, su risa inicial evolucionando pronto en carcajadas. Los días que había pasado asustado de muerte llegarían a su fin cuando el Grupo Yang fuera destruido, ¿cómo podía no sentirse deleitado?

Sin embargo, la reacción de Xhou Yun Sheng lo decepcionó. El otro permaneció tranquilamente sentado, esperando a que terminara de reír para preguntarle:

—¿Fue Zhou Hao quien asesinó a mi madre?

—Adivina —dijo Zhou Wenang, eligiendo no responder.

—¿No estuviste tratando de asesinarme mientras estuve en el exterior? Los cigarrillos envenenados de Elsa, ¿eran para mí?

—Qué pena. —Sonrió con ambigüedad. No le permitiría al otro atraparlo en ese momento crucial. Si quería tenderle una trampa grabando sus palabras, no le daría la oportunidad.

Zhou Yun Sheng también sonrió, caminando hasta donde se encontraba Zhou Wenang y dándole una palmadita en la cara.

—Disfruta de tu último festival, querido hermano —le dijo con tono gentil. Entonces abrió la puerta y se fue.

Las dos personas que escucharon la conversación en el estudio estaban esforzándose por digerir la bomba que recién habían dejado caer. Du Xu Lang recordó la muerte del hijo ilegítimo de la familia Zhou y luego cayó en cuenta que las fechas de nacimiento de este y Zhou Wenang eran muy similares; finalmente ensamblando todas las pequeñas piezas sospechosas de este rompecabezas.

Yun Sheng pudo ver a través de un fraude tan perfecto, su percepción es aterradora. Pero ¿cuándo lo descubrió? ¿Qué sintió al descubrirlo? Su padre asesinó a su madre y su hermano menor se convirtió en el hijo de la enemiga, ¿cómo ha manejado todo eso en su interior hasta el día de hoy?

No es de extrañar que no sintiera el más mínimo afecto hacia Zhou Hao y que, por eso, su actitud hacia Zhou Wenang cambió de forma tan drástica.

Du Xu Lang sentía un dolor desgarrador en su corazón.

Zhou Wenjing tampoco lucía bien. No se esperaba que la persona contra la que había estado en guardia durante todos esos años no fuera en realidad su verdadero enemigo.

Esa amabilidad, la consolación, los regalos… Todo fue una demostración hipócrita de afecto. Estos años he sido un tonto con el que Wenang ha jugado, y mi padre ni siquiera me mencionó en su lecho de muerte.

En ese momento, lo único que deseaba era estrangular a muerte a Zhou Wenang, aunque en lugar de dejarse llevar por la ira del momento esperó a calmarse antes de ir a la habitación en la que Zhou Yun Sheng se encontraba. Las sirvientas entraban y salían, preparando todo de manera metódica y veloz para el funeral que se avecinaba.

—Mi madre no atormentó a la tuya hasta la muerte —dijo con frontalidad después de tocar a la puerta.

Zhou Yun Sheng arqueó una ceja.

—Así que no te debo nada. —Al decir esto, Zhou Wenjing tuvo que admitir que se sintió aliviado. La forma en la que ahora veía a este medio hermano era muy compleja. Más de diez años de odio acumulado no podían eliminarse por completo, pero también lo encontraba lamentable.

—¿Qué quieres decir? —le preguntó con paciencia.

—Quiero decirte que no me vengaré de ti, pero tampoco te ayudaré. Tendrás que velar por ti mismo en el futuro. —Como Zhou Yun Sheng había permanecido bajo perfil, Zhou Wenjing pensaba que sólo era un estudiante sin habilidad económica. Él, quien ya estaba sentado sobre cientos de millones, naturalmente lo miraba por encima del hombro.

No podía olvidar el acoso al que Zhou Yun Sheng lo había sometido en el pasado, pero ahora, por lástima, le dejaría una salida y no haría nada en su contra. Ese ya era el mayor acto de amabilidad, el otro hombre no debería pedirle más.

Estas palabras también eran para prevenir que buscara favorecerse descaradamente con él cuando en el futuro se hiciera pública su identidad como el presidente del Grupo ZongDa y el sobrino del líder del clan Du. Era obvio que pensaba que su tío sólo había venido a la casa de la familia Zhou para apoyarlo.

Zhou Yun Sheng se había quedado en cierto modo sin palabras, pero Zhou Wenjing solo le sostuvo la mirada por un momento para luego irse.

—¿No es demasiado engreído? ¿Qué fue esa expresión y ese tono? ¿Acaso piensa que soy un perro callejero y que no patearme mientras estoy caído es el mayor acto de caridad y bondad? —Tiró de la corbata de Du Xu Lang con fuerza.

El hombre abrazó con rapidez la cintura de su amante, disculpándose con sinceridad:

—Es mi culpa por no enseñarle bien. Cariño, ¿por qué no continuamos con esta conversación en la cama?

Su pregunta sorprendió a Zhou Yun Sheng. Parecía que todos habían olvidado lamentar la muerte de Zhou Hao.

| Índice |

3 thoughts on “Pronto, utiliza el rostro del demonio – Arco 1 – Capítulo 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *