Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 70: Mi encuentro con mi asistente personal (3)

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


—Oh Dios~ ¿Eso no se convirtió en una buena experiencia para ti?

Durante el descanso entre las lecciones, cuando surge el tema de Anna y Enerine, esa es la reacción de Aurelia-sama.

—Puedes aprender mucho más de lo que crees mostrándole a otras personas lo básico. No puedes ser ambigua sobre las cosas.

Me rio secamente de sus palabras.

—Con eso dicho, continuemos firmemente tus estudios.

Sin prestarle atención a mi reacción, sonríe dulcemente.

—S-Sí…

—Bueno, terminemos el descanso. Intenta hacerlo una vez más desde el principio.

A la par sus palabras, el piano comienza a tocar la canción. Coincidiendo con las notas, doy un paso junto con Alf, que está de pie frente a mí.

—Sí, así es. Presta atención a la música… sí, y haz tus movimientos elegantes.

Mientras escucho las palabras de Aurelia-sama, dirijo mi conciencia hacia mis piernas. Si no llegaba a hacerlo, siento que se enredarían.

Desde el fondo de mi corazón, me es bastante difícil hacer que los movimientos de mi cuerpo coincidan con la música. El único punto bueno es, que gracias a las artes militares que he hecho hasta ahora, soy capaz de mantener mi fuerza física.

—¡No mires tus pies! Siempre sonríe… eso es. Presta más atención al flujo.

Siguiendo el consejo de Aurelia-sama, muestro una sonrisa. Incluso yo sé que parece bastante forzada.

—Mantén tu postura. Eso es, vas bien.

Seguí bailando con Alf hasta que la pieza terminó.

—Gracias por el día de hoy también.

Cuando la lección termina, le doy las gracias a Aurelia-sama y a Alf. Luego me retiro y el carruaje me lleva a casa.

Al volver a mi habitación, me cambio de ropa. Luego, moviéndome a un lugar dentro de la misma, cerca de una ventana, desde la cual puedo ver el campo de entrenamiento, observo cómo van las cosas.

Parece que Anna y Enerine de alguna manera se las arreglan para mantener el ritmo del entrenamiento básico.

Entre las personas que están entrenando por primera vez con mi padre, sólo unos pocos tienen una base lo suficientemente buena para completar el entrenamiento básico.

Cuando piensas en eso, es verdad que han entrenado bastante.

Sea como sea, al verlas sin aliento y exhaustas, probablemente sería mejor si construyeran un poco más de resistencia.

Después de eso, ambas se mezclan con los del Cuerpo de Guardia y comienzan a practicar el balanceo de la espada.

Tal como dijeron, su esgrima fue autodidacta y aún está en proceso de formación.

—¿Cómo va su entrenamiento, señorita?

—Oh, Granny. ¿También estás interesada?

Sentándome, Granny me pregunta eso mientras me sirve el té.

—No… no tengo mucho conocimiento en las artes militares. Es sólo que me preocupa su condición.

—Ya veo. Las dos están realizando adecuadamente el entrenamiento de mi padre… pero con sus habilidades actuales, todavía no pueden luchar juntas contra mí. Sin embargo, estoy esperando su crecimiento de ahora en adelante.

—¿Es así? Por cierto, señorita. Desde que vinieron a esta mansión, parece tener una idea de su fuerza física… ¿podría ser que las conociera desde antes?

—No hay forma de que eso sea así, ¿verdad? Honestamente, las conocí por primera vez frente a la mansión. ¿Hemos tenido este tipo de conversación, Granny?

—No me hablaste directamente, pero… dijiste cosas como dejé al Cuerpo de Guardia observándolas para asegurarme que no inflijan ningún daño a las personas en la mansión y estoy segura de que serán capaces de controlar la situación si eso llega a pasar. Eso es algo que no puedes declarar a menos que tengas una idea de su fuerza.

—Ahh, era eso… Jojojo, fue intuición, intuición.

Tal vez mi respuesta es inesperada… ya que Granny abre los ojos de par en par mientras parpadea aturdida.

Al ver eso, siento que me voy a reír una vez más y bebo té para detenerme.

—Tomé esa decisión basándome en cómo posicionan su centro de gravedad cuando caminan, el movimiento de su mirada, y otras cosas. Mi padre me dice a menudo que juzgue la habilidad de un oponente basándome en los movimientos que hace inconscientemente, así que desde que entreno, he observado con debida atención los movimientos de los demás. En cuanto al resto, supongo que sería gracias a las enseñanzas de Aurelia-sama.

—¿Aurelia-sama…? ¿Por qué las enseñanzas de la Duquesa Armelia…?

—Es difícil ocultar los movimientos que se han grabado en los huesos de una persona. Gracias a eso, Aurelia-sama a menudo señala los que hago. Por eso, he prestado más atención y he comenzado a observar los movimientos habituales de los demás.

Al final, eso fue sólo un juicio que hice basándome en mi experiencia, así que no fue necesariamente a nivel de intuición.

Aun así, creí en mi propia experiencia.

—Ya veo… Señorita, tengo una sola preocupación con respecto a la conversación de hace un momento.

—Oh, ¿qué podría ser?

—Aunque esto puede ser presuntuoso de mi parte, me ha sorprendido su crecimiento desde que comenzó a tomar lecciones de modales en la Casa Ducal Armelia, señorita. Por supuesto, es en parte debido a que usted se esfuerza adecuadamente… y también está el hecho de que la Duquesa Armelia es excelente en la enseñanza. Pero lo más importante, creo que los poderes de observación que ha cultivado hasta ahora, han jugado un papel decisivo. Usted observa, entiende las diferencias, y luego hace suyas las partes buenas de esas diferencias. Es precisamente porque eso le viene naturalmente a usted, señorita, que ha sido capaz de crecer a una velocidad tan asombrosa.

—Oh Dios~ Estoy feliz de recibir tales elogios por mis modales, Granny.

Mientras digo eso, sus palabras siguen resonando en mi cabeza.

Es cierto que incluso si veo algo que parece no tener relación alguna a primera vista… lo dejo en un rincón de mi mente, pensando que puede enredarse con otros asuntos de alguna manera.

—Es una habilidad increíble. Estoy deseando su crecimiento en el futuro, señorita.

—Sí, trabajaré duro, Granny.

Ella sonríe suavemente ante esa respuesta.

—Ahora que lo pienso… mientras esas chicas reciben entrenamiento, ¿qué haré con el mío?

Sin embargo, al pronunciar esas palabras con una sonrisa, Granny deja escapar un gran suspiro.

—¿Qué tal si te presentas como Mel?

—Oh, Granny. ¿No me detendrás?

—¿Cuántos años crees que llevo cuidándote, señorita?

—Jojojo, es verdad… Está bien saludarlas como Mel, pero si esas dos se van a convertir en mis asistentes personales, entonces no debería llevarles mucho tiempo darse cuenta de que Mel y yo somos la misma persona.

—¿Estás planeando no decirles?

Encontrándolo inesperado, Granny hace una expresión ligeramente sorprendida.

—Incluso si lo descubren, podemos decir que todo estará bien ya que son empleadas de nuestra casa, pero… siendo honesta, no quiero que se sepa demasiado.

Aunque no hay nada de qué avergonzarse por haber sido entrenada en las artes militares… como pensé, al ser la hija de un noble, eso es herejía.

Si se extiende, entonces manchará mi reputación, así que tiene que ser absolutamente un secreto para otros nobles.

Para los secretos, cuanta menos gente lo sepa, más difícil será que se filtre… Por eso, aunque fuera entre los de mi propia casa, no tengo intención de darlo a conocer.

—Ya veo. Entonces, ¿qué tal si deja de entrenar?

—No quiero. He reflexionado sobre lo inactivo que se volvió mi cuerpo en el poco tiempo que dejé de entrenar. Por eso quiero seguir acumulando mi entrenamiento, pero…

Me viene a la mente el menú de entrenamiento para un solo día.

Como últimamente no he hecho más que tomar lecciones de modales en la Casa Armelia, en un principio se ha hecho difícil entrenar con todos.

—En cualquier caso… ya que se ha vuelto difícil participar en el entrenamiento, entonces está bien entrenar de forma independiente en su lugar. No habrá problemas si llamo a algunas personas al azar del Cuerpo de Guardia para que me hagan compañía mientras esas chicas trabajan en la mansión.

—Si ese es el caso, entonces cuando Mellice-sama esté entrenando, les instruiré para que hagan un trabajo que no las lleve al campo de entrenamiento. Y todavía hay muchas cosas que debo enseñarles. Las tendré a mi lado por un tiempo, así que no debe ser descubierta tan rápido.

—Ya veo… Gracias, Granny.

—De nada. —Ella responde a mi agradecimiento con una tierna sonrisa.

—Ahora que lo pienso, Granny. ¿Has pensado en ese asunto?

Ese asunto se refiere a una charla sobre su familia.

El esposo de Granny ya ha fallecido, y ellos tienen un hijo.

Como ese niño ya se ha independizado, cuando se decidió que Granny vendría conmigo a la capital, eligió quedarse en el territorio, y los dos vivieron separados.

Desde que llegó a la capital, Granny no ha tomado unas largas vacaciones y no ha regresado al territorio. Naturalmente no se ha reunido con su familia.

Eso me preocupaba y le sugerí en numerosas ocasiones que se tomara unas vacaciones y volviera a casa, pero en todas me rechazó. Por ello, pensé que sería mejor presentarle un trabajo a ese miembro de la familia y hacer que se mudara a la capital, así que traté de persuadirla preguntando.

—Señorita, estoy muy agradecida de que estés tan ansiosa por una persona sin valor como yo. Sin embargo, de verdad no hay problema. Ya he prometido mi lealtad a la Casa del Marqués Anderson. Tener el privilegio de trabajar aquí es lo mejor para mí.

—¿En serio…? Pero no has vuelto al territorio ni una sola vez desde que llegué.

—Sí. Está bien.

Al ver su sonrisa mientras declara eso, percibo que su opinión sobre el asunto no cambiará sin importar lo que diga.

Nunca escucho a las personas cuando me decido hacer algo y Granny es igual en ese aspecto.

—Si cambias de opinión, puedes decírmelo cuando quieras.

—Sí, te lo diré.

—Entonces… supongo que continuaré mi lectura de ayer. Granny, por favor, trae un poco de té caliente a mi habitación.

—Entendido.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *