Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 121: La confusión del primer ministro, parte 2

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


Finalmente, Louis dejó escapar un pequeño suspiro y levantó la cabeza.

—Aunque no lo hubiéramos descubierto ahora, eventualmente el aprendiz de Alf lo habría hecho… Después de todo, está infiltrándose en la Firma Nord para recolectar información.

—Estás bastante tranquilo, considerando que es una crisis para la familia de tu prometida…

—Te aseguro que no… —murmuró Louis en voz baja con una ligera impaciencia en su voz.

—Mis disculpas… Entonces, Alf. Si has descubierto esa conexión, ¿significa que puedes encontrar el paradero del hierro que Wels malversó en secreto?

—Sí. Como ahora sé la identidad de su socio comercial, pronto lo descubriré.

Comparado con una búsqueda sin información alguna, era natural que la investigación fuera más rápida después de conocer la transacción y el socio comercial.

Fue lo mismo cuando salió a la luz la implicación del conde Talbot en el tráfico de esclavos.

—Entonces, búscalo de inmediato.

—Entendido.

—Ah…, con respecto al paradero del hierro, reúne la información del lado de Nord. Al mismo tiempo, confirma si Wels o alguien cercano a él se está comunicando con Nord.

—Espera… —exclamó Louis, deteniendo mis palabras y dirigiéndome una mirada sospechosa—. Padre…, no me digas, ¿estás dudando del general Gazelle?

—No puedes decir que la posibilidad no existe, ¿verdad? Por supuesto, no creo que él esté involucrado en esto, y quiero creer que es así… Sin embargo, tengo que obtener pruebas firmes para aplastar esa posibilidad… y, de las personas que realmente sospecho son la esposa y los hijos de Wels. Los subordinados de Wels también son sospechosos.

Aunque sea mi mejor amigo, no puedo permitir que mis ojos se nublen por ello.

Mientras exista esa posibilidad, continuaré buscando la verdad sin huir de los hechos.

En el pasado, le dije a Gazelle que esto pasaría si se daba tal escenario.

—De todas formas, debemos dividir a Wels y Nord. Mientras reescribes su intercambio de cartas, hazle creer que uno de tus subordinados es el mensajero de Nord. Después de eso, te daré más instrucciones. Al mismo tiempo, que uno de los infiltrados del lado de Nord destruya todos los intercambios que han tenido con Wels hasta ahora. Además, confirma que Cordis no tiene ninguna evidencia de ello, y si la tiene, destruye también todo lo que tenga.

—Entendido, maestro. Haré que empiecen de inmediato.

Al escuchar mi orden, Alf bajó la cabeza y rápidamente dejó la habitación.

—Wels y Cordis podrían ser muy similares… —murmuré en voz baja cuando Alf desapareció.

—¿Similares, dices?

—Sí… en cuanto a su situación.

Después de pensarlo un momento, Louis asintió.

Wels fue dejado a un lado debido al talento de Gazelle con la espada, mientras que Cordis fue debido al temperamento natural de su hermano menor, Miles.

Ninguno de ellos fue reconocido por su familia…

¿Qué tan triste los hizo sentir? ¿Qué tan frustrados se sintieron?

No… Precisamente porque estaban relacionados por sangre, ese sentimiento pudo haber ido en incremento.

—Supongo que acumularon tanto odio que quisieron destruir el mundo que no los reconocía… Aunque simpatizo con ellos, no puedo pasar por alto sus actos.

—Por supuesto. “Sé misericordioso, pero…”

—“No permitas que ese valor te influencie”, ¿verdad?

—Sí, así es.

Esas fueron las palabras que le dije a Louis cuando empezó a trabajar como mi ayudante.

Sé misericordioso… o nadie querrá seguirte. Sin embargo, no debes dejarte influir por ese valor.

Dejarse influenciar por las emociones y moverse de forma impulsiva como resultado… era lo mismo que abandonar todo pensamiento.

Cuando el resultado menos deseable se produce como resultado de eso… tú serás el que termine lamentándolo más.

—Entonces, ¿se lo dirás a Mellice?

—Sí… Después de que se aclaren las dudas sobre el general Gazelle.

—Oh… qué amable de tu parte. O quizás, ¿qué meticuloso?

Cualquiera de las dos podría decirse de la decisión de Louis.

Si se lo dijera a Mellice antes de que las dudas sobre el general Gazelle se aclaren… entonces Mellice tendría que soportar la carga de un secreto tan pesado.

Y, sin importar lo mucho que ella crea en su padre… la angustia la consumirá con el hecho de que su padre sea sospechoso.

En ese punto, se podría decir que es amable al considerar los sentimientos de Mellice.

Por otro lado, mientras haya dudas sobre Gazelle, no hay manera de que pueda permitirse el lujo de decirle a un pariente del general acerca de esas dudas… Si por casualidad el general fuera culpable, entonces definitivamente se movería para ocultar ese hecho.

Además, incluso si el general no hacía un movimiento, desde el momento en que Louis habló de las dudas a Mellice, es posible que la gente piense que tal vez fue Mellice la que hizo el movimiento, causando que las miradas interrogantes se vuelvan hacia ella.

En ese aspecto, la decisión de Louis fue meticulosa.

—Que pregunta tan cruel —exclamó Louis sin confirmar o negar mis palabras, con un tono de voz neutro—. Dejando eso de lado, una vez dijiste que los trabajos de Wels se volvieron más ingeniosos en un punto.

—Sí… sucedió con el paradero del hierro, pero también le ha causado bastantes problemas a Alf para encontrar su conexión con el conde Rumell, el perpetrador del caso de secuestros en serie de las nobles en la capital.

—En otras palabras, ha tenido conexiones con Cordis a través de la Firma Nord desde entonces.

—Sí… Dependerá de los resultados de la investigación de Alf, pero es una alta posibilidad… Además, es probable que la razón por la que los atacantes, durante la fiesta, llevaran el uniforme del ejército también fuera…

—Debido a que alguien cercano a Wels utilizó el nombre de la casa del marqués Anderson para obtener los uniformes, y luego los envió a través de la Firma Nord.

Al escuchar mis palabras, el rostro de Louis palideció. Por supuesto, mi rostro también debería tener un color similar.

—Solo revelar una pequeña parte de información sería suficiente para que los consideraran como posibles desterrados… pero si ellos llevaran el título de cooperadores para el incidente de esta vez, entonces…

—No solo eso… Más importante, existe la posibilidad de que sus espadas fueran hechas de hierro de buena calidad del territorio del marqués Anderson… Si hacen esa conexión, entonces….

—Sí. Si esto se revela, entonces existe una alta probabilidad de que los Anderson sean destruidos… En el peor de los casos, toda la familia y sus sirvientes serán ejecutados.

Por un momento el cuerpo de Louis tembló… y luego, dejó caer la cabeza.

—Naturalmente, si eso sucede, tu compromiso con Mellice será anulado… No hay manera de que la esposa del próximo jefe de la casa ducal Armelia pueda ser alguien de una casa acusada de traición por el reino… Algo así no podría ser aprobado.

—¡Padre!

Era inusual para Louis levantar su voz contra mí.

—Cálmate, esto es solo si esto se revela al público…

—Sí, es verdad… En otras palabras, ¿no tienes intenciones de que este incidente se haga público?

—Aún no hemos cesado las hostilidades con Towair… En este tipo de situaciones, ¿qué crees que pasaría si matamos a nuestro héroe? Sin embargo, naturalmente, esto es solo si podemos estar seguros de que Gazelle no está involucrado en este asunto.

Al escuchar mis palabras, que responden a su pregunta con otra interrogante, Louis se secó un sudor frío y rió.

—La razón por la que me hablaste de esto ahora… es porque quieres que coopere contigo, ¿no es así?

Simplemente sonreí ante las palabras de Louis.

Por lo general, esto sería algo de lo que tendría que informar de inmediato…

Si el hecho de que abandoné mi deber… fuera descubierto, naturalmente la casa ducal Armelia tampoco se dejaría a la ligera.

—Por lo general, esto es algo que debería asumir yo mismo.

—Es imposible. Incluso ahora, tus deberes actuales han aumentado debido a la diplomacia con el Principado de Rinmel… Esa es la razón por la que dijiste esto, ¿verdad? Y…

Louis me miró fijamente. No había rastro de miedo o impaciencia en sus ojos.

—Juré que la protegería… incluso si eso significa que tendría que ir en contra de mi propio padre, planeé hacerlo desde el principio.

—Ya veo… eso es una confesión de amor bastante apasionada. Bueno, dejando las bromas a un lado… primero, necesitaremos especificar quién pasó de contrabando los uniformes del ejército y qué canales ilegales fueron usados por los perpetradores durante el ataque en el castillo. Al menos, hasta que podamos obtener un informe adicional de Alf.

—Sí, es cierto. Me encargaré de eso, para que puedas continuar la correspondencia con el Principado Rinmel.

—Sí, lo sé.

Después de eso, Louis dejó el estudio de inmediato y volvió a su propia habitación para trabajar.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *